Crianza

De la cuna a la cama (II) Primeros ¿avances?

paso de la cuna a la cama bebé

Ya han pasado casi 2 meses desde que dimos el paso de transferir a mi bichilla de la cuna a la cama. Vamos, 8 semanitas en las que algo hemos aprendido. Antes de nada os diré que nuestro caso no está siendo de esos milagrosos, de niños que dormían fatal en la cuna o colechando, que se despertaban muchas veces para tomar teta o biberón, o pedir agua y que cuando sus padres decidieron independizarlos a su propia habitación empezaron a dormir del tirón durante toda la noche. No. En el caso de mi churumbelita estos asuntos fáciles de la crianza finalizaron cuando cumplió 7 meses y todo se empezó a dificultar. No creo que el suyo sea un caso extraño, pero esta etapa no está siendo sencilla para nosotros, por lo mucho que se resiste a dormirse a horas decentes y porque el hecho de disponer de su propia cama llena de princesas, de Peppa Pig, con sus muñecos y todas sus cosas, esto es como dormir en la cuna pero en su propia habitación. De hecho, yo juraría que hemos hecho cero avances. Así, tal cual. Me da la sensación de que la única diferencia es que antes mi mochuela dormía la primera parte de la noche en su cuna, a mi lado en nuestra habitación y al primer despertar se trasladaba con nosotros a la cama y ya era imposible devolverla a su espacio, fuera la hora que fuera. Y esto sigue exactamente igual, excepto porque durante esa primera parte de la noche que duerme sola y del tirón, antes lo hacía en su cuna y ahora en su cama y en la habitación de al lado. Vamos, que no veo ninguna mejoría, porque justo esa fase de cada noche era la que ya nos parecía bien tal y como estaba.

1. Cero noches del tirón. Cero es cero. En el mejor de los casos, desde que duerme en su cama mi bichilla ha logrado llegar un día a las 7 de la mañana sin haberse despertado por el camino. No está nada mal, si no fuera porque se estaba acostando entre las 12-1 de la madrugada y porque sólo ha ocurrido una vez. Ocurrió de una forma completamente inesperada, y para colmo, yo me mantuve despierta desde las 4 de la mañana, la hora habitual en la que se desvela, esperando como una tonta porque la hormona esa famosa de la lactancia ya no me ayuda a conciliar el sueño. ¿Se puede desaprovechar de una forma peor un evento tan fantástico? Las peores noches se ha desvelado en menos de una hora, pero esto tampoco es lo habitual. O sea, que con el cambio de la cuna a la cama no hemos experimentado grandes ventajas.

2. Misma demanda de teta. Pero exactamente igual que cuando dormía en nuestra habitación. La primera etapa de la noche, unas 4 horas, las duerme seguidas y a partir de ahí se viene a la cama y se engancha al pecho todas las veces que quiere durante el resto del sueño. Que pueden ser 2 veces o 10, dependiendo del día. Nuestro caso no ha sido de esos en los que al cambiar a la niña de habitación se le han acabado las tomas nocturnas. Con el suplicio que supone lo de tener que ir a su dormitorio y traérmela al mío, con ese paseíto de pasillo al que me había negado desde que nació y al que he accedido porque este hombre creía que iba a ser la solución a nuestro incómodo colecho. Pues por ahora, no hemos mejorado en nada.

3. Excursiones por toda la casa. La mayor parte de las noches, mi bichilla empieza a quejarse en su cama cuando se desvela. Nunca llora, sólo se remueve entre las sábanas, se destapa y empieza una serie de quebrantos. Yo me espero algún minuto antes de acudir, no porque la quiera estivilizar, sino porque a veces se ha dado la casualidad de que hablaba en sueños, o sólo estaba cambiando de postura, y ha seguido durmiendo sola durante un par de horas más. Pero a veces le da por bajarse de la cama y como la casa está a oscuras, lo mismo se va de excursión a la cocina para quedarse como sonámbula hablando con el lavavajillas, o se mete en el salón a tropezar con todo lo que ha dejado desperdigado por el suelo antes de irse a dormir. También ha hecho algún intento de vernirse directamente a nuestra cama: uno muy certero, arrimándose a mi lado y subiendo sin complicaciones, y otro más arriesgado, subiendo por el lado de su papá y trepando por encima de él hasta llegar a la teta.

4. La maldita pared. La cama de mi bichilla tiene un lado pegado a la pared que da a nuestro dormitorio, y otro lateral protegido con una barrera de cama. Pues cada vez odio más la maldita pared. Porque es un muro falso que parece de papel y retumba cada vez que mi churumbelita lanza una patada durante la noche. Lo peor llega a la hora de dormirla, porque como no esté muerta de cansancio se dedica a hacer ruido pateando la pared mientras está con la teta. Alguna noche creo que se ha desvelado al chocar con ella por el ruido que ha hecho.

5. Más difícil conciliar el sueño. Si antes nos compadecíamos de nuestra suerte porque era casi imposible que mi bichilla se durmiera antes de las 11 de la noche, desde que pasó de la cuna a la cama los horarios aún se han hecho más nocturnos. Ahora, damos palmas si logramos que duerma antes de medianoche, y nos queremos morir de cansancio y de frustración si llegada la 1 de la madrugada sigue tan fresca y con tan poco interés por acostarse. Antes la dormía en brazos en el salón, o en nuestro dormitorio, y la dejaba en la cuna en poquísimos minutos. Ahora hay que convencerla para que nos vayamos juntas a la cama, pocas veces puede dormirla su papá y una vez allí se harta de teta y luego trata de escaparse de la cama, se destapa, arremete contra la pared, se pone a cantar, a bailar, intenta saltar encima del colchón. Y todo esto en la cuna no lo hacía.

Lógicamente, la cuna está ya más que desmontada y guardada, y no vamos a volver atrás, pero no se ha reducido ni el tiempo de colecho, ni la demanda de teta, ni la cantidad de despertares. Para vosotros ¿fue un milagro el paso de la cuna a la cama o también invertisteis bastante tiempo hasta que el sueño de vuestros churumbeles se reguló?

Esto te puede interesar

29 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    16 febrero, 2016 at 07:31

    A la mayor la pasé a cama a los tres años y estuvo meses cayendose hasta que aprendí a poner un churro de piscina bajo la sábana (aquí no hay barreras). Al pequeño aún no le saco de la cuna porque si ahí ya es Houdini no quiero pensar en cama. 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 22:25

      ¿Cómo que no hay barreras? ¿Esto no es un invento universal en todo el mundo mundial? Lo del churro de piscina no sé si serviría con mi bichilla. Normalmente no se mueve nada pero cuando le da por ahí acaba traspuesta y temo hasta que arranque la barrera.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    16 febrero, 2016 at 07:47

    Perdona que te diga pero esto es ganas de pasarlo mal!! Yo tengo clarísimo que este no se va de mi lado hastanque no lo decida por el mismo, y mira que ya duerme bien…y se a alguien le molesta que se vaya.
    No si al final tendré que hacer un post de mi maravilloso colecho a ver si recupero a las desertoras como tu ????

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 22:28

      ¡Jajaja! Mira, eso mismo propuse yo y este hombre se ha aferrado a los 10 centímetros que le quedan en esa cama como a un clavo ardiendo. Que dice que no lo echan de ahí. Yo desertaría de por vida, que ya sabes tú que yo colecho por necesidad y no por romanticismo, amor, ni apego, pero de momento sólo he conseguido desertar por horas.

  • Responder
    Carolina
    16 febrero, 2016 at 09:33

    En mi caso cuando mejoró mucho la cosa de dormir fué cuando comenzamos con el destete nocturno. Sólo con llevarla a su cama no mejoró nada, mejoró cuando fuimos poco a poco quitandole tomas nocturnas, consolándola de otras maneras, hasta que se acostumbró. No fue fácil y fueron facil tres o cuatro meses de dormir todos muuuuuyyyyyy poco. Muy duro, pero teníamos el objetivo muy claro en la cabeza y eso ayudó en los momentos de flaqueza. Yo estaba destrozada de no dormir, por mucho que colechásemos, a mi el que me pidiese teta cada hora y media o dos no me dejaba descansar y mi cuerpo y mi mente lo acusaban mucho.

    Una cosa que me sirvió mucho también fue leer el libro de Elisabeth Pantley sobre el sueño de los bebés y de los niños a partir de dos años. Es una mujer nada radical, y lo que te da son ideas basadas en la experiencias y evidencias científicas, para que tú cojas lo que veas bien para tí y te hagas tu propio plan. De hecho empieza diciendo que si tú colechas, y das teta por la noche las veces que sea, pero no tienes ningún problema con esto, no tienes que hacer nada. Pero si quieres cambiar la situación, da algunas ideas que me parecieron sensatas y en nuestro caso funcionaron. Por ejemplo, dos de las cosas que para nosotros supusieron un super cambio son:
    – Ella dice que la manera en que el niño se duerme la primera vez, condiciona cómo se vuelve a dormir en los siguientes despertares. O sea, que si quieres que no te necesite para volver a dormir y que pase de una fase del sueño a otra casi sin enterarse, debe hacerlo en su cama y sin teta. Por supuesto esto no es matemático, y ya te digo que nosotros fuimos cambiandole el habito muuuuuyyyy lentamente, nada de que sufriese ni llorase. Así es que pasó a tomar teta antes de dormir pero no a quedarse dormida a la teta.
    – Otro punto que para nosotros ha sido asombroso es que dice que cuanto más tarde se acuestan, peor duermen. Algo así como que están tan cansados que están «pasados de rosca». Así es que pasamos a levantarla más temprano, y ponerle horarios de acostarse y levantarse (más o menos, entiéndeme) Y en esto sí que notamos mejoría muy rápido. Es verdad que ahora tenemos que madrugar más los findes, pero ahora a las 9 de la noche como tarde tenemos a dos dormidas. Y es un gustazo…

    Aplicando estas cosas y alguna más que comenta en el libro, y habiendo decidido que la teta por la noche se acabó, ya te digo que nuestra vida cambió radical. El proceso fue muy duro por el no dormir, porque ya te digo que lo hicimos muy despacio, pero total, ya no dormíamos tampoco antes…jajaja.

    Te mando mucho ánimo, sé lo que es pasarte dos años sin dormir bien, ya verás que lo afrontes como lo afrontes, todo pasa y llegará el momento en que todos durmáis como antes.

    ¡Un beso!

    • Responder
      Alba
      16 febrero, 2016 at 10:18

      A mí me pasó parecido Carolina.
      Yo era de las que tenía claro en el embarazo que a la niña la iba dar sólo y exclusivamente lactancia materna. El caso es estuvimos así sólo tres meses. Se despertaba cada dos horas y acababamos haciendo colecho, no porque la niña lo pidiera, sino porque yo me dormía y era muchísimo más cómodo para mí. El caso es que después de las 16 semanas tenía que empezar a trabajar y necesitaba dormir. Además tenía que volver a tomar una medicación que no era compatible con la lactancia y lo estuve retrasando hasta que llegase el día que decidiera «dejar la teta». El caso es que la primera semana de trabajo (trabajo en una bodega y estabamos en vendimias…los días de más trabajo), como veía que no dormía, que no era demasiado compatible mi vida laboral con la lactancia, empecé a darla biberon con leche de formula, gasté toda la leche que me había sacado y congelado (estaba muy concienciada con la lactancia materna) y en menos d 15 días no me necesitaba para dormir, yo la dejaba en la cuna y ella sóla lo hacía y se despertaba sólo una vez por la noche. A los 20 días más empezó a hacer las noches enteras y hasta hoy que tiene 8 meses no se despierta (duerme de 9-9:30 a 7:15-8).
      También creo que cada niño tiene su cosa,a mí me costo horrores que cogiera el biberón, fueron 15 días de lloros de ella y míos, y con mucha paciencia y amor lo conseguimos.

      • Responder
        Planeando ser padres
        17 febrero, 2016 at 22:47

        ¡Ay! Si a mí esto de los despertares nocturnos me vino ya «de mayor». Esos horarios que cuentas que tiene ahora tu bichilla era los que tenía la mía desde que nació hasta los 7 meses ¡ni un despertar en toda la noche! Toda la leche de la teta se la bebía de día y me levantaba yo por las mañanas para reventar. pero un día, sin saber por qué se le alteró el mecanismo, y hasta hoy. Lo del hambre ya no puede ser, porque lleva comiendo de todo desde que cumplió un año y zampa a más no poder. Pero necesita ese contacto nocturno. No sé por qué pero le hace falta. Ahora, la mayoría de la gente insiste en que cuando empiece el cole cambiará. Pero ya no me fío de nadie, porque también me decían que cuando caminase dormiría más y aquí la tengo, dando botes de 8 de la mañana hasta la madrugad ay sin signos de cansancio por ninguna parte. Es una niña indestructible.

        • Responder
          Alba
          23 febrero, 2016 at 09:57

          Lo que está claro es que cada niño tiene su ritmo… y podemos intentar cambiarlo pero seguirá en lo suyo… jjj

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 22:40

      Es que yo no quiero destetarla porque sí. Sé que puede estar interfiriendo en el sueño pero me gustaría que fuera ella a que tomase la iniciativa. En las pocas noches en las que no he dormido en casa, un despertar que se soluciona con 2 minutos de teta, le ha costado a su padre 3 horas de paseo en la mochila de porteo. Si le digo que esa situación va a ser así durante meses hasta que duerma sola, este hombre le pone un monumento a mi teta y además dejaría de quejarse de nuestras horas de colecho.

      De todas formas, mi bichilla no es tan demandante como la tuya. En toda la noche puede pedirla un par de veces, normalmente. El problema lo tengo en que a mí no me importa colechar y seguir con la lactancia, pero a este hombre sí le incomoda la situación. Es decir, que somos nosotros los que no nos ponemos de acuerdo en lo que queremos. El truco de cómo se duerma la primera vez no me funciona. Se ha pasado meses completos en los que era su padre el que la dormía y cuando había un despertar, o poníamos la teta de por medio o nos esperaban muchas horas de desvelo. Quizás es porque no lo hemos prolongado durante mucho tiempo, ya que pronto volvió a querer dormirse con la teta. Y ahora va a días, unas veces con teta y otras sin ella, pero eso sí ya siempre dentro de su cama.

      Lo de los horarios sí lo hemos tenido claro desde el primer día. Hemos tenido casos cercanos de niños a los que no dejaban dormir durante el día para que se durmiesen antes de noche, que llegaban súper quejosos y tan irritables que tampoco conciliaban el sueño. Nosotros tratamos de levantarla sobre las 8 de la mañana, hace una siesta cuando le da la gana, pero es que aunque se salte la siesta, antes de las 11 no hay quien la meta en la cama. Y eso con suerte. A mí no me importaría madrugar de lunes a domingo, pero es que incluso despertándola muy temprano en días puntuales, no conseguimos adelantar el horario del sueño nocturno. Una opción sería quitarle la siesta, pero como no tenemos obligación de llevar un horario tan estricto, ya le desaparecerá cuando vaya al colegio.

      ¡Muchas gracias por tus consejos y ánimos! Yo sé que la racha pasará (no puedo predecir cuándo) y cuando mi bichilla duerma apierna suelta y del tirón ¡nos volveremos a complicar las noches con otro churumbel! Como si lo viera venir.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    16 febrero, 2016 at 11:09

    Aunque quede mal decirlo, nosotros empezamos a dormir con el destete. Sé que dicen que no tiene por qué pero vamos, fue tal cual. De momento sigue durmiendo con nosotros pero en cuanto nos mudemos a finales de mes, queremos aprovechar para hacerle una habitación propia en el nuevo piso.
    Eso sí, nuestra estrategia será que el padre duerma con él en su habitación y progresivamente se vaya alejando. Poco a poco y paciencia

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 22:51

      ¡Esto no lo cuentan en los libros de lactancia! Toda me decís que el destete es la clave. Yo no quiero destetarla sólo para conseguir que duerma, porque mira que si luego seguimos igual, o peor, porque con la teta se clama en un abrir y cerrar de ojos, pero sin ella… ¡no lo quiero ni pensar! Su habitación la tiene y le encanta jugar en ella, y acostar a todos sus muñecos y zapatos en su cama. Incluso acostarse ella misma cada noche, pero en cuanto se desvela, ya no vuelve allí.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    16 febrero, 2016 at 11:22

    Jo que paliza para ti esas idas y venidas. Yo entiendo q el.colecho a los papis les incomoda pero.para los peques y nosotras nos salva la vida. Nosotros primero pasamos a la beba en su cuna a su habitación y a los meses a su cama, y fue tras haber conseguido que solo tomara agua por la noche. Supongo que acabareis acostumbrandoos o encontrando una fórmula buena…mientras ánimo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 22:55

      Como la mía es tan enorme de tamaño, desmontamos la cuna pensando que al estar más ancha en su cama esto le gustaría. Pero ni por esas. Alguna vez hemos probado a darle agua si se despierta, pero nos lía unos dramas que se nos han quitado las ganas de intentarlo más. Y lo de que sea su padre el que se ocupe de los despertares nocturnos, con la de horas que tiene que dedicarle y teniendo que ir a trabajar ¡lo perderíamos por el camino!

  • Responder
    Mama Puñetera
    16 febrero, 2016 at 11:24

    Pues a nosotros si que nos fue muy bien, a Valkiria le encantó eso de tener su propia cama de mayores y quitando alguna racha mala, que no quería dormir en ningún sitio, el resto del tiempo se duerme bien y hemos hecho bastantes noches del tirón, si la tos y los mocos nos lo permiten. Pero claro, en nuestro caso ya no hay teta y yo creo que ese factor es importante. Dependerá del niño, pero para nosotros el destete nocturno fue fundamental para empezar a dormir medio decente. Dale tiempo, a ver si la cosa mejora poco a poco. Animo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 22:58

      Calla, calla que la tos y los mocos se interponen en todas las buenas intenciones de los padres. Un día de estos, después de leer tantas experiencias de destete nocturno, como se me acabe a paciencia se la voy a quitar de verdad. No sé si será eso lo que nos falla, pero de momento no entra en mis planes el ser yo la que tome la iniciativa para el destete. Ahora, que si ella quiere dar el primer paso ¡yo la seguiré como loca!

  • Responder
    Anónimo
    16 febrero, 2016 at 12:42

    Hola!
    Y te has planteado destetar a la peque por la noche?
    Es que, como ya te han comentado, normalmente ayuda…
    A mi fue lo que me funciono, lo destete (sólo por la noche) y poco a poco, con mucha paciencia y amor, empezó a dormir muuuuuuchisimo mejor.
    No se….es una idea!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 23:00

      No, si como idea no me parece mala, pero es que para destetarla por la noche tengo que depender de este hombre, porque si yo me arrimo a atenderla no puedo ocultar las tetas, y menos cuando se ponga a dramatizar a grito pelao durante horas porque las tiene delante y no se las dejo catar. Y el padre de la criatura, no esta nada por la labor de colaborar en este paso, así es que creo que la situación se alargará de forma indefinida.

  • Responder
    Carolina
    16 febrero, 2016 at 13:52

    Yo por mucho que hay quien dice que no, creo que hay una relación muy fuerte entre lactancia a demanda por la noche y dormir bien. Lo veo a mi alrededor y mira todo lo que decís vosotras aquí.

    Con esto por favor no penséis que quiero decir que la solución sea destetar, de hecho, yo al principio solo la desteté de noche, pero le daba pecho de día y antes de dormir (que no para dormirse) En nuestro caso fue una decision muy pensada y de muchos factores: la peque ya no era un bebé pequeño y entendía lo que le decíamos, cenaba de miedo, así es que no era tampoco el miedo a que tuviese hambre, y el no dormir no solo nos afectaba a nosotros, sino también muy fuertemente a ella, que estaba irritable, pasada de rosca muchas veces, como nerviosísima, y se la veía cansada. De verdad te digo que desde que duerme, parece una niña nueva.

    Yo le veo sentido a la teoría de que los niños son muy de costumbres, a lo que le acostumbres, eso te van a pedir, y me parece lo lógico. Cambiar las rutinas cuesta muchísimo, y por eso creo que es importante estar convencido de que uno quiere cambiar una situación. Porque si se está contento con algo, no hay ninguna necesidad de cambiarlo.

    Mucho ánimo a todas las mamas que no duermen, y mucha esperanza, que todo pasa y se consigue, de una manera o de otra y en más o menos tiempo.

    Un beso

  • Responder
    kika
    16 febrero, 2016 at 15:18

    yo creo que sino destetarla por lo menos si deberias acabar con la lactancia a demanda por la noche…y mas que ella ya no es un bebe. Yo he empezado a dormir mas cuando me plantee horarios…en plan si acabas de mamar tienen que pasar otras dos horas para que vuelves a mamar y luego 3 horas y asi. Ahora normalmente se despierta y mama a medianoche y sobre las 4-5 de la mañana que no es perfecto entiendieme pero bueno tiene 6 meses y medio poco a poco.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 23:08

      Si no es cuestión de que sea un bebé más o menos grandes, sino de que yo he interiorizado muy bien eso de la lactancia a demanda, y aunque ya sé que ahora podría sobrevivir sin teta, con todo lo que engulle desde que se levanta hasta que se acuesta. Curiosamente, mi bichilla no hizo ni una toma nocturna hasta los 7 meses ¡hasta esa fecha dormíamos del tirón! Lo de ser tan restrictiva con los horarios, entiendo que te pueda ir bien, pero yo no sería capaz de cumplirlos.

  • Responder
    Madre Agua
    16 febrero, 2016 at 15:22

    Sabes que me recuerdas a mi, a nosotros? Duramos 34 días de un verano que a mi señor esposo se le metió en la cabeza sacarlo de la habitación.
    Al final lo q hicimos es adosar una cama de 90 para el padre que era el que en realidad sobraba, jajajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 23:11

      Mira, este verano se le metió al mío lo de ocuparse él de ella en cada despertar ¡2 noches le duró la aventura! Y ahora, su genial idea era sacarla de la habitación y atenderla él cuando se despierte por las noches para que se olvide de la teta ¡ni una noche lo ha hecho! Lo de que el que sobra es él no se lo puedo ni insinuar, que se me pone de un ofendido…

  • Responder
    nosoyunadramamama
    16 febrero, 2016 at 16:26

    Ufff, vaya tela!!! Nosotros no sé si ha sido casualidad o es que, como no practicamos colecho, nunca hemos tenido problema en que los peques duerman solos del tirón… Yo les cambié pronto a su propia habitación, no por ellos, que ya dormían sus 8 horas con 3-4 meses sino porque yo me desvelaba con cualquier ruidito que hacían… y no descansaba nada! Así que probé, de eso que lo haces por curiosidad y ¡voila! 12 horas seguidas!!! Has pensado en destete nocturno??? coño, es que 10 veces!!! y otra cosa, acostarla pronto??? dice que a veces, si se les pasa la hora más buena para coger sueño, luego duermen peor.. Y es cierto que nosotros, cuando los niños se han acostado tarde por algún evento, nos ha costado mucho más dormirles y se han despertado antes… hija, es que no se me ocurre nada más!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 23:21

      Pero si mi colecho empezó a los meses y por este motivo. Que yo antes la metí aun ratito en la cama ya casi por la mañana, cuando se despertaba y por aguantarla un ratito más, pero ella era feliz durmiéndose en su cuna. ¡Y nosotros más! Ves, yo no soy de desvelarme fácilmente, ni con ruiditos ni ruidazos, y por eso no me molestaba tener la cuna cerca. Ahora, algunas noches es ella la que se queja y se baja de la cama para venir hasta la nuestra, porque no la escucho hasta que la tengo trepando por encima en busca de una teta. Yo también decidí probar (mucho más tarde, con más de 2 años ya) a ver si por casualidad dejándola en su habitación la cosa se encarrilaba, pero qué va. estamos igual que antes, sólo que hemos cambiado la cuna por la cama. Lo de las 10 veces no es lo habitual. Generalmente, con un par de tomas durante la noche tiene bastante, y son súper cortas, pero antes me dormía muy fácilmente y ahora me quedo desvelada. Lo de acostarla pronto lo hemos intentado muchas veces y ha sido peor. Nos hemos pasado 2 y 3 horas metidos con ella en la habitación hasta que ya ha caído pasada la medianoche. Ella encabronada y nosotros más, así es que por eso la dejamos correr a sus anchas hasta que cae fulminada.

  • Responder
    Educación-Emocional.es
    17 febrero, 2016 at 01:43

    Hola Lucía!!
    Notará tu falta. Ten paciencia que aún es pequeña. Ya se que se dice fácil. El sentirte cerca le dará tranquilidad, y el paso a la cama implica un cambio de «escenario», no de hábitos de sueño.

    Lo de que se duerme a media noche…ese ya es otro tema, que a veces tiene relación con las horas de siesta. Cada niño es un mundo, nuestro mundo, un abrazo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 23:26

      Siesta duerme la que le da la gana, para qué te voy a mentir. Hay días que no hace ni un minuto de sueño a mediodía (y se duerme a medianoche) y otros en los que duerme 3 horas (y se duerme a medianoche). Normalmente duerme como hora y media de siesta, pero es que no me veo capaz de negársela sobre todo porque no tenemos otra cosa que hacer en ese rato, y si quiere dormir, que duerma. Creo que por eso, cuando vaya al colegio y no pueda descansar ese rato día tras día, quizás se duerma antes ¡o no!Porque como parece incansable, ya no sé qué pensar.

      • Responder
        Educación-Emocional.es
        17 febrero, 2016 at 23:46

        Los horarios escolares regulan, no queda otra. Poco a poco, estáis a ella, qué más se puede pedir!! Un abrazo!!

  • Responder
    Anónimo
    18 febrero, 2016 at 18:48

    Desde mi punto de vista todos los comentarios se resumen en…o colechas y lactancia a demanda, o habitación, horarios y fuera teta. Para mí no hay otra. Tomar una decisión y llevarla a cabo, o seguir colechando hasta que decida la niña sin más…
    El ponerse de acuerdo con tu pareja es fundamental, porque si no, ni disfrutas del colecho, ni el cambio a la habitación es efectivo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 febrero, 2016 at 13:59

      El problema es que no se puede ser tan radical, porque el destete no es sinónimo de mejor dormir, y una vez que perdiese el recurso fácil de la teta como solución a nuestros desvelos ¿qué sería de nosotros si una vez destetada siguiese con el mismo ritmo de sueño que ahora? En lo que tienes razón es en que la pareja debería estar de acuerdo en las medidas a adoptar, pero tampoco está siendo fácil ese asunto de la negociación.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.