Inventos útiles

Sillones y sillas para niños

sillas para niños

Creo que os lo debo ir contando ya, porque además de estar metidos durante estos días en la súper tarea de buscar colegio ¡estamos pensando en mudarnos! Así, todo a la vez, sin un segundo libre ni un poquito de descanso. El caso es que hemos encontrado un piso que tiene muchas papeletas para ser el definitivo, con la ventaja de que tiene 2 habitaciones que podrían ser de matrimonio, por lo que mi bichilla va a tener todo el espacio del mundo para ella sola. Al tener que hacer el cambio, estamos descartando lo de montar una habitación infantil y muy de bebé y optar por una que le sirva más a largo plazo, sobre todo desde que hace ya unos meses mi criatura tiene una afición por el mobiliario de tamaño grande, las sillas de oficina y déjate tú de mini sillas para niños ni silloncitos adaptados. Ella quiere su gran silla con ruedas y trabajar como los adultos. Lo que se dice sillas de oficina para la edad de mi bichilla no hay quien las encuentre, porque lo ideal sería que fuesen bajitas y con ruedas y reposabrazos, todo igual que para los adultos. Como mucho, las pequeñas de estilo juvenil son las que se nos adaptarían mejor. Es que esta niña es un peligro si la dejamos montar y circular en nuestras sillas de escritorio.

Desde que mi bichilla empezó a andar, estamos buscando algún artilugio que la incite a sentarse. Así somos los padres primerizos: desde que nacen vamos con unas prisas tremendas para que nuestros churumbeles sean los primeros en gatear, en caminar y en recitar la lista de los reyes Godos, pero cuando su movilidad escapa a nuestra resistencia física, empezamos a desear que se aposenten un poquito y que dejen de trajinar con todo lo que tienen a su alcance. Cuando cumplió un año, le pedimos a la abuela uno de estos sillones infantiles, súper acolchados de medida ideal para ella. Al principio hasta le colgaban las piernas de él, pero enseguida lo hizo suyo y desde entonces hasta hoy lo maneja a su antojo. Si bien la altura le parece escasa y suele subirlo encima de nuestro sofá para sentarse lo más alta posible. ¡Un peligro! Porque con los vaivenes que da cuando quiere bajarse se nos puede ir de cabeza al suelo desde todo lo alto.

sillón para niños

En su último cumpleaños, como ya había empezado a desarrollar cierta afición por pintar, creímos que sería ideal agenciarnos una mesa y una silla a la altura de sus posibilidades. La mesa la tiene pintada desde el primer día y en la silla se sienta poco. Menos que en el sillón. Y no lo entiendo, porque tiene pinta de cómoda, es amplia, con un respaldo ancho… Todo un misterio. Creo que es porque sabe que no es un tipo de silla en el que nos sentaríamos ni su papá ni yo. De hecho, hace meses que a la hora de comer, la siento en una silla normal de las del salón, sin alzador ni nada, y dependiendo del día, ella se autogestiona asomando la naricilla por encima de la mesa y otros en los que se pone de rodillas en la silla para poder comer por sí misma. Sin embargo, por las noches, su padre la sigue sentando en la trona y come mucho peor predispuesta. Creo que en esto de la imitación nos ha salido muy tiquismiquis, y como se dé cuenta de que le estamos sometiendo a algún tipo de diferenciación respecto a nosotros, se nos encorajina de mala manera.

sillas para niños

Lo de las sillas de oficina para niños creo que le haría ilusión, aunque no termino de verlo claro. Por un lado, tengo bastante desconfianza, porque para ella lo chulo sería que tuviera ruedas, pero claro, como es una cabra loca, si la dejo a su aire para subir y bajar, lo mismo se echa a rodar y se me pega un batacazo a diario. Por otro lado, si le escojo una silla de escritorio grande pero sin ruedas ni artefacto giratorio ¡va a saber que intento engañarla! Y no le va a interesar la propuesta. Nosotros tenemos dos silla de estas en ese despacho abandonado que se ha convertido en depósito de montañas de ropa por planchar desde que mi churumbelita nació. A cada cual, más atractiva para ella, pero muy negras y poco alegres. Ahora que voy a disponer de espacios suficiente para poder montarle una habitación infantil en condicione s¡la quiero hacer mayor antes de tiempo! Pero claro, no me veo volviendo atrás a la decoración de bebés, e invirtiendo dinero en cositas en miniatura que enseguida se le quedarán pequeñas. ¿Me estaré precipitando? ¿Debería seguir con e mobiliario súper infantil unos años más?

Esto te puede interesar

10 Comentarios

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    2 marzo, 2016 at 09:48

    Nosotros tenemos un sillón rojo precioso y un juego de mesa con dos sillas, y la verdad es que a UNMF le encanta, pero es lo que tu dices, en nada serán trastos y si os vais a mudar…ya vais a empezar a acumular!? jajajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 marzo, 2016 at 11:27

      Es que nos mudamos, ya, ya,ya. Vamos, que ahora el colegio que nos gustaba nos pilla en la otra punta del pueblo y el que no visitábamos porque lo teníamos muy lejos ahora es el que nos queda más cerca de casa. Pero sí, si todo va bien ¡la semana que viene tendremos las llaves del nuevo hogar. ¡Ay, todos los follones a la vez!

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    2 marzo, 2016 at 13:25

    yo tengo uno de esos sillones de espuma y la verdad, no me arrepiento de haberlo comprado de calidad (años después he sabido que está hecho en españa) Lo usó la mayor (y aun lo usa) y lo usa la peque para comerse un helado, ver la tele o reposar. Y está en perfectas condiciones. No puedo decir lo mismo de más de una silla «moderna y bonita» pero incomodísima que les han regalado. Feliz miércoles

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 marzo, 2016 at 11:28

      ¡Jajaja! Mi bichilla es que lo usa todo de una forma rara. Al silloncito va y viene por temporadas, y la verdad es que sillas modernas e incómodas no tenemos ¡solo faltaría!

  • Responder
    mamiestoestachuli
    2 marzo, 2016 at 15:24

    nosotros tenemos dos sillones en forma de manos de niñ@. A ellos les encanta desde bien pequeños y hasta me siento yo! ven la tele, se sientan para pintar incluso cuando cenamos en el salón las usan. son grandecillas pero les encantan.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 marzo, 2016 at 11:29

      Es que si hacen mucho bulto también es un trastorno. Y porque ya nos hemos metido en la cabeza que nuestra existencia no es nada Pinterest ni tiene pinta de serlo jamás, pero si no, también sufriríamos por lo poco que pegan las cosas infantiles con el resto de la decoración de la casa.

  • Responder
    Blogs de mamás y papás: la cuarentena, elegir colegio, papás “smombies” y más | Infórmate todo sobre la vida
    2 marzo, 2016 at 22:32

    […] una mudanza y nos sumerge en el planeta de las habitaciones infantiles, casos de decoración y los sillones y sillas para niños. ¿Vale la pena montar una habitación tan infantil qué haya qué cambiarla al insuficiente […]

  • Responder
    Bitacoras.com
    3 marzo, 2016 at 00:40

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Creo que os lo debo ir contando ya, porque además de estar metidos durante estos días en la súper tarea de buscar colegio ¡estamos pensando en mudarnos! Así, todo a la vez, sin un segundo libre ni un poquito de descanso….

  • Responder
    La Hobbita
    10 marzo, 2016 at 09:34

    Mi madre tiene en su casa unas sillas pequeñas para la hora de comer de los peques. A mi lo que me da miedo es que tiene una cuarta silla para ella (de tamaño peque) y se sienta con ellos (ahí si que es una fiesta la comida, siempre que no la vean los padres, que tuercen el morro :p) pero yo veo como se van doblando las minipatitas y visualizo su esmorramiento en el suelo cada día. De momento no ha pasado xD. Conclusión: si a tu bichilla le gustan las cosas grandes, cómpraselo grande (pero sin ruedas, que harían el efecto tacatá)

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:31

      ¡Jajaja! Me parto con tu madre. Oye, que a cierta edad sentarse y levantarse de esas mini sillitas no debe ser tarea fácil. Eso o que yo estoy hecha una chochona, porque con tanto ir a jornadas de puertas abiertas y sentarnos en sillas de niños de P3 me da miedo la poca agilidad que demuestro ¡Tu madre debe estar muy en forma!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.