Crianza

¿Cuándo dejar de usar el carrito?

cuándo dejar de usar el carrito

Llevamos casi año y medio súper felices con nuestra silla de paseo Emotion de Babyhome, de la que tanto os he hablado en el blog y las redes sociales. Pero mi bichilla crece y desde hace unas semanas estamos dándole vueltas al asunto de cuándo dejar de usar el carrito. Si fuera por la niña, ya lo habría abandonado, pero desde luego mucha slow life de esa hay que tener para poder amoldarnos al ritmo de un niño de 2 años para salir a la calle. Y mira que yo soy pachorrona y tranquila, pero si cada tarde hiciera los casi 4 kilómetros de recorrido entre ir y volver a casa de la abuela, donde merendamos y hacemos la visita de rigor, me pasaría media jornada sólo para cubrir este trayecto. Y eso sin contar las ocasiones en las que hay que ir a hacer recados, comprar, al banco, al médico… Mi bichilla es una niña muy activa, y muy voluntariosa para comerse el mundo y realizar cualquier actividad por sí misma. Pero es una cabra loca en la calle, y aunque a veces parece inagotable, por más vueltas que le damos al asunto, no vemos claro cuándo dejar de usar el carrito. Me fijo en las guarderías y los veo allí aparcados, tanto los carros de bebé como las sillas de paseo de segunda edad, de lo que deduzco que la mía no es la única criatura de más de 2 años que la sigue utilizando. Pero ahora que hemos estado haciendo tourneé por las jornadas de puertas abiertas de los colegios, sí me he dado cuenta de que ningún niño entra en carrito en P3. Y los propios fabricantes ya te indican que sus sillas suelen abarcar hasta los 36 meses. Por lo que ya nos podemos ir haciendo a la idea de que al vida cómoda empujando el carrito llega a su fin.

1. Cuando salimos en familia. Salir los 3 es un lujo y sí podemos permitirnos dejar el carrito en casa. Uno carga con el bolso y otro corre detrás de mi churumbelita. Ella es feliz desplazándose a su aire, hace desgaste físico, se ve súper independiente y la verdad ¡hasta llegamos antes a los sitios! Porque aunque va haciendo eses por el camino, retrocede casi los mismos metros que avanza cuando se topa con una paloma o con un autobús en sentido contrario, lo cierto es que para ella no existe el paso normal al caminar. Ella sólo corre, suelta, sin querer dar la mano y como las locas. Pero con un adulto que destine el 100% de vigilancia a sus movimientos no hay mayores problemas. Odio ir en coche, por lo que vamos caminando a todas partes, otro motivo por el que me veo necesitada de carrito, ya que para mí, salir a la calle no es andar 10 metros hasta el coche y otros 10 desde el parking a la tienda, sino que equivale a caminar varios kilómetros a buen ritmo. Y ella es aún pequeña para tanto trote.

2. Mi bichilla, la desobediente. Como soy primeriza, no me atrevo a afirmar que mi mochuela no entiende algunas de mis instrucciones. Es más. Creo que si le digo que me tiene que dar la mano, que hay que parar en el semáforo en rojo, que delante de la raya del paso de cebra hay que parar, que los coches vienen deprisa y son peligrosos y que debe ir de mi mano en calles estrechas con poca acera, me entiende, pero se pasa mis peticiones por el arco del triunfo. Y esto impide que me lance a recorrer el mundo a solas con ella. Porque debo llevar el carrito por si se cansa (el porteo a la espalda no lo quiere y colgando del pecho son ya 15 kilos que me dejan para el arrastre) y no me da mi condición física para dejarla correr por donde quiera y dirigir el carrito sin tenerlo que abandonar a cada minuto, cuando veo que se va a poner en una situación de riesgo. Sin embargo, admiro por la calle a otras familias con niños que parecen más pequeños que la mía, que caminan sueltos pero pegaditos a las piernas de sus padres. ¿Cómo lo hacen? ¿Por qué esos niños no corren? ¿Por qué me ha tocado a mí la atleta profesional con lo chochona que yo soy?

3. Los trayectos cortos y las negociaciones. A pesar de la desobediencia, hay días en los que me siento inspirada, creo en la alineación de los astros y me armo de valor para salir las dos solas sin el carrito. Antes de salir le doy la charla y le explico que nos vamos de paseo, de la manita de mamá y que tiene que hacerme caso. Antes de llegar al ascensor, ya vamos luchando porque no quiere ir pegada a mí. Al llegar al portal empieza a revolcarse por el suelo para zafarse de mi mano. Pero… cuando llegamos a la calle, si no vamos muy lejos, consigo que camine a un paso normal, que no me suelte hasta llegar a la zona peatonal o al parque y hasta que se comporte medio racionalmente en las tiendas. Estas salidas no pueden ser muy largas ni en metros ni en duración. Descontando el tiempo de parque, que eso no cuenta porque ahí puede hacer lo que quiera, más de 20 minutos de paseo de la mano no lo tolera.

No sé si en esto va a pasar como con otras fases de la crianza, y el día menos pensado sabremos exactamente cuándo dejar de usar el carrito, pero a día de hoy veo que no pudo ir con ella por la calle a un ritmo medianamente razonable ni con una tranquilidad medio normal. ¿A qué edad guardasteis la sillita de paseo para siempre?

Esto te puede interesar

37 Comentarios

  • Responder
    Mami esto esta chuli chuli
    10 marzo, 2016 at 07:28

    Si fuera por mi perlilla a sus 3 años y 5 meses iría en la silleta todavía. Es más bien gandulete él. Aun asi suele ir a andando pero siempre está cansado y quiere que lo tomemos y claro eso ahora con la bebe no es nada fácil. Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:17

      La mía es inagotable durante mucho rato, pero claro, como salgamos de casa con prisas es inviable llevarla caminando, con lo que se entretiene, se para y retrocede.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    10 marzo, 2016 at 08:16

    Con la mayor guardé la silla hacia los 3 años y con el pequeño un poco antes, pero esto es porque las aceras en Sofía son una pesadilla.
    Realmente depende de los trayectos que se hacen con los niños y de la personalidad de cada niño, he hablado con madres que han guardado el carro antes y otras en cambio lo usan hasta pasados los 4 años.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:19

      Personalmente, lo de los 4 años me parece una exageración, pero claro, por muy bien que tengamos las aceras aquí, ya no lo veo tan descabellado, porque si esta niña no atiende a razones, y retrocede más que avanza por la calle, nunca llegaríamos al destino.

      • Responder
        Laura
        19 julio, 2016 at 06:18

        Lo he guardado a los 2 años y 8 meses, también camino mucho y distancias relativamente largas. Las primeras dos semanas mi niño iba como explicas que va la tuya. Pero pasado ese tiempo, es mayor el tiempo que va de la mano que el que va corriendo. Claro que muchas veces dice que está cansado de caminar y pide que lo cargue.

  • Responder
    Noemi
    10 marzo, 2016 at 09:30

    Nosotros, para ir por la calle, con dos más o menos. Pero lo llevábamos a la calle cuando salíamos a comer para que pudiese dormir la siesta. Luego ya sobre los 3, dejó de dormir siesta cuando estábamos en la calle, y ahí lo aparcamos definitivamente.

    A nosotros al principio también nos costó mucho que quisiesen ir de la mano por la calle, sobre todo las primeras veces que van sin carro, que se ven con una libertad…pero yo voy muchas veces con dos y no podia permitirme ir corriendo detrás del mayor, ni mucho menos ahora que el peque se acerca a los dos años y quiere ir andando también. Así es que opté por, si no me daba la mano, volvíamos a casa. ¡Y me tuve que volver unas cuantas veces!!!! ¡¡O muchas!!! Pero como quería salir, al final lo conseguíamos, y ahora ya se ha convertido en una costumbre y suelen hacerlo sin rechistar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:30

      Eso lo he hecho yo. Un par de veces he salido a solas con ella sin el carro, y en cuanto se me ha rebelado de forma incontrolable, le he dicho que se acabó el paseo y ha vuelto a casa. Resignad apero sin montar dramas. Me da pena hacerle esto, y confieso que creí que al ver lo poco que había durado el paseo, y que ni siquiera habíamos llegado hasta los columpios iría entendiendo que no puede ir como las locas por la calle. Pero qué va. No le ha hecho nada de mella. No pretendo que vaya pegada a mí como una lapa, pero sí que no me tiemble todo el cuerpo con los arranques y los sustos que me da.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    10 marzo, 2016 at 09:43

    Pues mira yo pensaba que íbamos a echar la matricula de la universidad con la silleta, porque a este niño mío no le gustaba andar, bueno no le gustaba cuando salíamos a pasear porque luego en casa es que no se siente ni un segundo!!! entonces alguna vez que probamos no llevarnos la silleta fue fracaso total porque UPMF tenía que cargar con él. Pero un día, de buenas a primeras sin más, dejamos la silleta en casa y no la hemos vuelto a sacar, ni se ha acordado. Yo feliz, para mí es un incordio argggggg

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:37

      ¡Jajaja! La mía no deja de hacer kilómetros ni en casa ni en la calle, pero no a un ritmo fijo ni con una dirección adecuada, de ahí mi sinvivir. A mí me encanta mi sillita de paseo, y sé que la echaré de menos hasta la siguiente preñez, pero por otro lado, me gustaría darle más libertad a ella para que anduviera por la calle como niña mayor. Ya viviré el cambio, ya.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    10 marzo, 2016 at 11:02

    Pues aquí ya solo la sacamos cuando llueve mucho, porque solo quiere andar así que salimos con tiempo y paciencia Jajja y ale a correr y así me mantengo en forma Jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:51

      ¡A mi me falta el tiempo! Y a veces a paciencia, no lo negaré. Y cuando llueve, si no es por estricta necesidad, no salimos y listos.

  • Responder
    Nekane
    10 marzo, 2016 at 11:29

    La mia tiene dos años recien cumplidos y llevamos ya unos meses que no quiere el carro ni en pintura. Normalmente vamos sin el porque me he hartado de cargar con el para nada. Cuando se que el recorrido sera mas largo de lo que aguanta o como estos dias que con el resfri se cansa antes.
    El tema de ir de la mano no tengo problemas aunque no siempre va cogida aunque corra no se aleja demasiado sinceramente no se si es por caracter o porque cuando empezaba a andar por la calle siempre tenia que ir cogida de la mano sino se volvia al carro, aunque en ese momento tuve muuuuchas criticas por no darle libertad a la peque yo pienso que es mas facil empezar con la cuerda corta y dejarla ir poco a poco, que empezar con libertad e irla acortando…
    Lo de que los niños de p3 no van con sillita es muy discutible…muchos por la mañana la llevan por temas de llegar a tiempo al cole y por la tarde porque los niños estan cansados

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 15:58

      ¡Qué ligera! La mía prefiere caminar, pero no reniega del carrito de esa manera. Yo sí tengo serios problemas porque se revuelca por el suelo si la obligas a ir de la mano voluntariamente no me la da a no ser que se asuste con el ruido de una de esas motos con el tubo de escape manipulado o con el ladrido de un perro gigante, y siempre va a 20 metros de distancia corriendo como si no hubiera un mañana. Igual me pasa como dices, que desde que camina la hemos bajado del carro para que fuese a su aire (tenía las piernecitas más cortas y era más torpe por lo que se le podía alcanzar con facilidad), pero ahora corre que se las pela y no quiere renunciar a su espacio. Lo del carrito en P3 desde luego que facilitaría las carreras matinales ¡me veo durmiendo en la puerta del colegio para no llegar tarde!

  • Responder
    Mama Puñetera
    10 marzo, 2016 at 11:41

    Nosotros aun usamos el carro y no tengo intención de abandonarlo por el momento. Pero claro, no para todo. Por la mañana, o si vamos a un sitio cercano, vamos andando. Pero si tenemos que ir al centro o similar el carro se viene, porque sino Valkiria, cuando se cansa quiere solo brazos y no hay manera humana ya de soportarla así mucho rato. No creo que haya una edad estipulada, más bien es cuando cada uno le venga mejor.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:00

      ¡Jajaja! Y ame veo preguntando al pediatra si cree que mi bichilla es muy mayor para el carrito y qué dice la OMS acerca del uso de la sillita de paseo más allá de los 3 años. Tienes razón, a veces queremos tener pautas para todo.

  • Responder
    Marta Dixital
    10 marzo, 2016 at 12:00

    Hola. en el verano que cumplió tres años ya la regalé. De todas formas la llevaba más que nada con los bártulos que sacábamos a la calle porque ella sólo se sentaba cuando estaba agotada. Seguimos en contacto

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:01

      Esa es otra. La mayoría de las veces salgo con la sillita para llevar el maxibolso, la moto de la niña y la compra en los bajos. A ver si va a resultar que la que no puede salir a la calle sin el carrito soy yo :O.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    10 marzo, 2016 at 12:17

    Yo tengo unos niños muy curiosos, Alfonso sale del cole todo eldía, entrena o juega un partido..acaba el entrenamiento o partido y hay que sacarle literalmente d ela pista porque sigue allí dale que dale a la pelota pero oye, en el camino a casa, ya está cansado…vamos,q ue correr sí pero caminar no… Yo creo que no hay edad para dejar la silla, depende del niño… En mi caso les ha tocado dejar la silla con dos años al nacer el siguiente y han pasado a patinete, que ahora usa bastante Rafa… a mí la silla no me supone mucho trastorno, la verdad, será porque llevo 5 años y medio usando de continuo, jajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:03

      La mía es de correr, en cuanto le pides que baje a velocidad ya se vuelve al carro. Con el patinete ¿te refieres a esa pieza que se engancha al carrito del hermano más pequeño o a ir en patinete de los de juguete por ellos mismos? A ti le que te supondrá un trauma será el abandono de la sillita ¡si ya debe ser una extensión de tu cuerpo!

      • Responder
        nosoyunadramamama
        14 marzo, 2016 at 16:11

        siii, la que va sujeto al carrito!!! Rafa lo pide de continuo, aunque él es trabqulite y pachorro…el que no entiendo que quiera sentarse es Alfonso, es un polvorín, si lo vieras jugar partidos!!! hasta cuando hace de portero está corriendo!!!

  • Responder
    clauminera
    10 marzo, 2016 at 14:24

    Te leo y me parece que hablases de mi hijo! Igualito!!! Hasta la añoranza al ver niños más pequeños de la mano de sus padres tan tranquilos.
    Así qué de momento cuando estoy sola con los 2, porteo a la peque y el mayor en la silla. Ahora he pedido la plataforma a ver si le gusta y consigo que se quede quieto, porque la verdad, tenemos que cruzar 1 carretera con mucho tráfico y me da un pánico atroz que se escape.
    Ah! Y yo si veo ir al cole a niños en carro, pero es que he llegado a verlos con 6 años, lo que me parece una barbaridad!

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:08

      Tenemos dos torbellinos incontrolables (bueno, con la tuya pequeña que aún está por descubrir a lo mejor tenemos 3 :P) y claro ver familias idílicas de la manita nos da cosita. Mira con 6 años ya… como no sea porque tengan algún problema de motricidad o algo que vaya más allá del no querer madrugar más para llegar a tiempo al cole, tampoco le veo explicación. Las plataformas es que no tengo con quién probarlas, porque claro, solo tengo una niña. En fin, ya os contaré cómo se desarrolla el asunto y cuánto tiempo más seguimos con la sillita de paseo.

  • Responder
    Minimar Bcn (@minimarbcn)
    10 marzo, 2016 at 15:04

    Hace meses que he desterrado el carrito excepto en trayectos muy largos, pero no sé si es peor. Por suerte la mía no corre, aunque no quiere saber nada de ir de la mano, poco a poco vamos consiguiendo que nos de la mano para cruzar, pero el resto del tiempo, va a sus anchas. Eso sí, caminar, camina poco, quiere ir siempre en brazos y como bien dices, ya pensan para cargarlas todo el día. Por suerte si salgo sola con ella y los perros, la convenzo y ella leva a uno y yo al otro, de forma que me salvo de llevar un perro y a la niña en brazos, jajaja.
    Aunque la verdad es que como mi carrito iba fatal lo dejamos de usar pronto, pero para el próximo no lo dudo, me compro el babyhome que me encanta.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:15

      Yo podría fiarme de ella (inconsciente que es una) para dejarla ir suelta si se quedase medianamente cerca de nosotros, pero lo primero que hace es poner tierra de por medio y huir. Mi bichilla camina mucho, mucho pero con un desorden digno de ver y en brazos tampoco es que quiera ir. Yo probé a tenerla bajo control saliendo con el carrito de muñecas, de forma que se sintiera responsable de su juguete y su bebé. Pero la responsabilidad le duró medio minuto y 100 metros, momento en el que estampó el carrito de juguete bajo un coche aparcado y se dio a al fuga.

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    10 marzo, 2016 at 15:43

    yo la tengo desde que cumplió 3 solo para emergencias (antes la usaba solo para el trayecto a la guarde), o paseos realmente largos. LA mayor siempre quiso silla y la uso hasta que no entraba, y la peque siempre ha querido caminar pero con la edad ha aprendido a decir que se cansa jajaja. Pero la tenemos guardadita por si las moscas. Ahora eso si, cuando vamos a barcelona aun la usan, las dos si pueden. Porque las hacemos caminar todo el día y ya nuestras espaldas no están para eso. Así que allí tenemos una sillita extraligera para paseos de todo el día y se van turnando.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:25

      Uy, yo una vez que la retire de la circulación no la quería volver a sacar, de ahí mi indecisión en este asunto. Realmente no puedo saber si pide ir al carro porque esté cansada, ya que sus carreras a traición y su carácter incontrolable hace que la volvamos a sentar para tener la situación dominada, no porque ella lo pida. Aguantaremos un poquito más con estos intentos,para ver si va entrando en razón, ve el peligro de la carretera y nos hace algo de caso. Para que vaya libre pero segura.

  • Responder
    Marigem
    10 marzo, 2016 at 18:17

    Pues yo hasta los dos años la usaba mucho, pero luego depende, por ejemplo para ir al cole por la mañana el primer año sí que la usaba porque aunque nos quedaba muy cerca por las mañanas el camino se nos hacía eterno. Y para ir por ahí mucho tiempo sí que la llevaba porque se acababan cansando. En cambio los fines de semana que íbamos en coche a pasar el día al aire libre pues no la llevaba a no ser que incluyese una caminata larga. Yo pienso que no hay prisa, cada niño la debe dejar cuando le parezca, y ya e digo que para ir al cole al principio está bien.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:31

      Eso es lo que me estoy imaginando, que por cerca que esté el colegio entre los madrugones, la pereza y demás, va a parecer que tengamos que correr una maratón cada mañana.Lo que no sé es si un día veremos signos claros de que podemos prescindir de ella. Porque actualmente, la niña casi no se cansa, y la usamos más por nuestra comodidad que por la suya.

  • Responder
    Maria E.
    10 marzo, 2016 at 19:41

    Con el mayor usé el carro hasta pasados los tres años y aún a veces, con casi 5 si tenemos que andar mucho lo acaba pidiendo. Con la edad de la tuya solo salía sola sin carro en trayectos cortos alrededor de casa o al parque con su moto pero es verdad que era un niño más tranquilo e iba de la mano o cerca mía.
    Con el pequeño, que cumple dos años el mes que viene, aún no me atrevo. Él es un cabra loca y aún no entiende que me tiene que dar la mano o no salir corriendo así que solo dejamos el carro en casa si salimos en familia

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 marzo, 2016 at 16:34

      ¡Todo el mundo tiene una criatura más tranquila que la mía! Ay, señor, que he parido al único terremoto de su generación. Lo de los trayectos cortos funciona en muy pocos metros, porque enseguida quiere deshacerse de mí y lanzarse a la carrera. Yo me veo como tú con el pequeño: si hay más gente de por medio con manos, piernas y ojos para la vigilancia, la dejo libre, y si no, se tiene que resignar a ir en la sillita.

  • Responder
    El espacio del bebé
    11 marzo, 2016 at 21:49

    Yo con mi hijo de dos años sigo utilizando el carro porque cada vez que salimos a la calle quiere andar y andar, pero luego mami brazos, mami cógeme… Por no hablar del peligro que tiene que corre más que yo. Así que todavía con el carro a todos lados.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:46

      Nosotros también seguimos con el carro, sobre todo por las carreras a lo loco y porque no atiende a razones. Es pequeña, y creo que me entiende pero esas ansias de libertad le pueden.

  • Responder
    Una mama mas
    12 marzo, 2016 at 11:15

    Pues el mío el carro lo odiaba. Era muy difícil que se quede ahí sentado o que se quiera sentar. Como viene un segundo compramos una silla ligera, y fue comprarla y en la misma tienda se sentó el solo y le encanta. Podemos hacer paseos más largos con él gracias a ella! Así que en la gloria! Espero que la siga usando mínimo hasta que el próximo tenga seis meses así retiró el carro!
    Eso sí, andar de la mano nunca. No le gusta, si para en las esquinas porque no me gusta que crucé la calle solo, así que lo cojo, pero suele ir caminando pero sin ir cogido de la mano.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:49

      Si la mía tuviera más de una velocidad, la del paseo y la de la carrera, iría suelta a todas partes. Pero es un torbellino imposible de controlar. A veces, va encantada de la mano mirando si pasa un avión, si ya se ven la luna y las estrellas, pero la mayoría de días lo que quiere es correr como una loca, sin rumbo fijo, avanzando y retrocediendo Si voy con el carro yo sola, no la puedo bajar porque no puedo ocuparme de la sillita y de ella. Y si vamos con más adultos entonces sí que la dejo a sus anchas y me pego el hartón de correr. Si tuviera que llevar a otro niño le pondría mi bichilla un patinete de esos enganchados al carro, porque igual le gustaba la idea de ir de pie, pero como no es el caso no voy a llevar el carrito vacío con ella detrás.

  • Responder
    correolacajitademusica
    12 marzo, 2016 at 12:35

    Nosotros ya le usamos poco, pero si vamos a dar un paseo largo sí qu enos le llevamos…

    Feliz día!

  • Responder
    LALA
    10 marzo, 2017 at 21:57

    MADRE VAGA! SI TUVISTE UN HIJO BANCATELA SI CAMINA Y SE CANSA. LA REALIDAD ES QUE DEBE DEJARSE EL CARRITO CUANDO EL NIÑOYA CAMINA

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.