Crianza

¡Mamá! Quiero hacerlo todo solo

niños quieren hacerlo todo solo

Yo no lo sabía, porque para eso soy primeriza, pero hay niños que nacen con menos inquietudes que otros y con menos necesidad de verse independientes de sus padres. Pensémoslo bien: con lo a gusto que se vive teniendo progenitores que nos calman, nos cuida y miman, nos quitan las cacas, nos dan de comer, nos acompañan para dormir ¿quién en su sano juicio querría hacer todas estas tareas tediosas por sí solo? ¡Si cada niño dispone de al menos un par de esclavos que se someterán a su voluntad! Y además por iniciativa propia y felices de hacerlo. Pues bien, resulta que a mí me ha tocado el otro modelo de niña, la independiente. La que lleva meses que desde que se levanta hasta que se acuesta (y bien tarde que se acuesta) no deja de repetir la cantinela de “Mamá, quiero hacerlo todo solita” (o “toto sonita” más bien, en la lengua de mi bichilla. Y yo, que soy una madre permisiva y desahogada donde las haya, que no vivo con el miedo constante de que se me vaya a lesionar o morir en cualquiera de estos descubrimientos de la realidad cotidiana, la dejo hacer. Pero claro, me parece a mí que quiere abarcar demasiado, y el cúmulo de despropósitos con sucio resultado son ya muchos, y lo de limpiar, a mí ¡eso sí que se me resiste! De hecho, durante las jornadas de puertas abiertas para elegir colegio, en casi todos los centros nos insistían en que el objetivo de P3 es que los niños logren ser autónomos en estas tareas simples del día a día. Pues como mi mochuela siga haciendo tanta prácticas ¡la voy a tener que matricular en P4, porque esto ya lo llevará superado!

1. La operación pañal y sus asuntos colindantes. Con el tema de la operación pañal y el uso del reductor del váter, hemos aprovechado para incitarla a que sea ella misma la que se baje el pantalón y si puede, se quite el pañal. Ella pide hacerlo todo solita: enciende la luz del cuarto de baño, levanta la tapa, coloca su asiento de pipí, se baja el pantalón… o lo intenta, porque si es muy ajustado, o son leotardos, no lo logra y como no tiene espera, me monta un drama. El pañal no sabe quitárselo, así es que en esto sí pide ayuda y no le importa hacerlo, pero que ni se nos ocurra intervenir en el resto de tareas, que ya las controla ella. Cuando acaba, quiere limpiarse con papel higiénico, a imagen y semejanza de nosotros, y yo la dejo, pero luego tengo que higienizarla a conciencia, porque ella coge un cuadradito y se lo pasa acariciándose el culo en plan súper sensible, y claro, con eso no limpiamos nada.

2. Comer y beber. Bueno, bueno, bueno lo de comer y beber viene siendo uno de los “must” del “toto sonita” de mi bichilla. Ella quiere gestionar su plato y su vaso, unas veces el antigoteo y ahora también el normal. Y esto es así desde el desayuno a la cena, momento en el que pierde el interés por autogestionarse porque su papá se lo arrima todo. Ya he perdido la cuenta de la de vasos de agua o de leche y cereales que he recogido, y del número de ocasiones que la riada ha alcanzado el ordenador, el móvil, el mando de la tele… De la comida debajo de la mesa ya ni os hablo, porque desde que pusimos en práctica el BLW esto ya casi que no nos extraña. Pero la recogida de líquidos por doquier es una novedad y un engorro. Todo sea porque lo tenga dominado en poco tiempo.

3. Los zapatos. Mi bichilla creo que es mega fan de este complemento de moda. Su especialidad es quitárselos, independientemente de que se abrochen con velcro, con cremallera o como sea. Y lo de ponérselos, realmente sólo lo hace con esas botas de agua rojas que tiene para andar por casa. Porque ella es así de moderna, y debe pensar que en cualquier momento vamos a salir a esquiar a Aspen y no la vayamos a pillar en un renuncio y sin equipar. Ya se ha pasado el invierno y no hemos logrado que use las zapatillas de estar en casa. Va con las botas o descalza durante todo el día. Por la noche, cuando se va a dormir, sabe quitarse el calzado que tiene puesto lo coloca en el cesto de sus zapatos y ya desconecta. El orden no es lo suyo, pero en lo relativo a los zapatos parece que le interesa más.

4. Caminar por la calle. Ya os conté hace unas semanas mis dudas acerca de hasta qué edad deberían ir los niños en la sillita de paseo. Pues mi torbellino la dejaría ya, pero entonces yo perdería la poca tranquilidad que me queda en la vida. Es decirle que vamos a la calle y ya empieza a anunciarme que en el carro no, que ella quiere ir andando “toto sonita” sin agarrarse a la mano ni a nada. Pero es que la cosa va más allá, porque pretende que antes de subir al autobús o al tren la baje de su carrito para hacer el proceso de entrada ella sola. ¡Ni loca la suelto de la sillita! Con lo que luego se enfada si la vuelvo a sentar y los malabarismos que hay que hacer para ir de pie en el transporte público! En el supermercado, en las tiendas y en todas partes quiere ir sola para meter mano a todo lo que pille.

5. Las 1.001 unas ideas peregrinas. Las de antes, son las situaciones que nos encontramos con más frecuencia, pero el cerebro de mi churumbelita me parece que no cesa en esto de barruntar disparates y situaciones arriesgadas durante todo el día. Por ejemplo, si un globo se el queda atascado detrás de la tele, ni corta ni perezosa, trepa por el mueble, pasa por detrás del aparato y lo recupera sin pedir ayuda. Si quiere ponerse el albornoz de princesas, que está colgado literalmente a 2 metros sobre el suelo del cuarto de baño, trepa sobre el bidet y lo coge sin pedir ayuda. O colocar ella los cubiertos del lavavajillas, cuchillos incluidos (y que no vea que se los quitas de en medio porque se pone hecha un basilisco).

No quiero limitarla, ni frustrarla, y pocas veces le digo que no a algo, pero hay situaciones a diario en las que no disponemos del tiempo necesario para afrontar este aprendizaje en momentos poco oportunos, y lo que es peor, sus consecuencias catastróficas (que unas veces se producen y otras no). ¿A qué edad pidieron vuestros hijos hacerlo todo solitos?

Esto te puede interesar

27 Comentarios

  • Responder
    Mamá puede
    28 marzo, 2016 at 08:03

    Pero

  • Responder
    Mamá puede
    28 marzo, 2016 at 08:05

    Que le di sin querer

    Yo creo que a todos los niños les gusta hacer las cosas solos, sentirse independientes.

    Yo soy muy de dejarles hacer aunque luego tenga que repasar. Aunque luego tienen retrocesos, Leo por ejemplo se cambiaba solo desde hace mucho tiempo yo creo que empezó a los dos años y ahora tenemos que cambiarle… Se vuelven vaguetes jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 13:56

      Yo también soy de darle alas a la mía, pero en lo de recoger lo que desordena ¡en eso no quiere hacerlo todo solita! ¡Ay, los repasos! Lo que llevo peor es lo que mancha la pobre tirando el contenido de vasos y platos por todas partes pero oye, que me controlo bastante y no estoy nada dramática.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    28 marzo, 2016 at 09:50

    UNMF es de los de «aquí me las traigan todas» eso sí, desde que empezó el cole he notado un cambio muy grande, sobre todo en el cole, que a veces me he esperado porque la seño me ha tenido que decir algo y me he quedado alucinado de la de cosas que sabe hacer y que en casa no hace porque no le sale de los hu…Vamos que este niño vive a cuerpo de rey, eso sí ya si hace muchas cosas solo, las normales supongo, come, va a hacer pipí y caca, aunque se viene sin limpiar tan pancho, claro el pensará pa que, si ahora va a venir esta a sollarme el culo…pero yo no me sofoco, cada uno a su ritmo, no creo yo que haya nadie que con 18 años no se limpie el culo solo…argggg prefiero no pensarlo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:01

      En el colegio, con estas infinita jornadas de puertas abiertas que hemos hecho, siempre nos dicen que lo básico en P3 es que logren autonomía, y claro, la mía ya empieza a estar sobrada. Todo lo que quiere hacer, la dejo, y avanza a una velocidad increíble. En el colegio, si no se esmeran mucho en casa, viendo que los compañeros lo hacen también se sueltan un montón. Pero oye, como yo me entere de que en clase tiene habilidades que oculta en casa ¡se va a enterar! Que a mí lo de su mini independencia me gusta mucho para ir liberándome yo un poquito. Lo de la dad a la que uno debe saber limpiarse solo el culo me intriga, porque mi bichilla sólo se lo acaricia con el papel, pero lo que sale de ese cuerpo ya es bastante adulto así es que podría ir avanzando con este tema, que me interesa.

  • Responder
    Emma
    28 marzo, 2016 at 09:58

    Las mías son muy de todo solitas, y la pequeña, que tiene año y medio, ya ni te cuento. Es verdad que se tarda en doble en algunas cosas al principio, pero en nada les van cogiendo el tranquillo y para ellos yo creo que es genial. Yo solo no le dejo hacer las cosas que o bien son peligrosas, o bien no llevan a ningún sitio o no están bien. Quitarse los zapatos en la calle, no, pero en casa, que se los quite sola, claro.

    ¡Y ellos se sienten tan bien cuando van logrando cosas!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:04

      Sí, la mía pone cara de satisfacción cada vez que logra un avance. Ahora estamos con lo de bajarse la cremallera y quitarse el abrigo ella sola, porque creo que hace cosas más difíciles, como lo de los zapatos, y sin embargo en este tema ni se ha molestado en indagar. Y oye, el primer día, peleando indignada porque en un pliegue la cremallera dejó de circular. Pero al día siguiente ya lo tenía dominado, con solo un par de prácticas.

  • Responder
    Marigem
    28 marzo, 2016 at 12:40

    Jajajaja, los míos eran muy de todo solos pero el pequeño lo de comer ni hablar, era tan inapetente que ni chuches me pedía, y le di de comer bastante tiempo.
    Lo del baño iba solo pero como a los 4 años llevaba un uniforme con un pantalón imposible de abrochar y desabrochar lo ayudaba yo, y me agobiaba pensando en el cole, pero por lo que me dijo la profe estaban todos igual. Debería inventar pantalones de uniforme con gomas en la cintura para tallas pequeñas, seguro que me forro.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:12

      Por eso en el cole te piden ahora que siempre los lleves con ropa cómoda, para que ellos puedan gestionarse solos y no con parafernalias extrañas con las que siempre requieran ayuda. La mía es muy zampona y creo que por eso no le importa experimentar con la comida Lo de ir a dormirse sola es algo que no le interesa probar ¡con la ilusión que nos haría que se lanzase al menos de vez en cuando!

  • Responder
    Una mama mas
    28 marzo, 2016 at 13:58

    El mio, que es de la misma edad que tú bichilla, tiene cosas que hace solo… Nosotros hemos tenido un retroceso con lo de la operación pañal, pero si se limpiaba solo el Pipi… Luego se le daba un repaso, pero el feliz de hacerlo solo. La comida según le de. Si esta entretenido nos toca darle, pero por norma general es el que coje tenedor y cuchara. Y los tenedores pequeños ya no los quiere, quiere cubiertos de persona mayor. El solo se baña… Nosotros vigilando claro está, pero él se pasa la esponja, coje el jabón y todo eso. El solo se lava los dientes. Y lo he pillado alguna vez intentando cojer cojas que no están a su altura, pero la mayor parte de las veces suele pedirlas.
    Lo que sí hice fue poner su vajilla en un cajón a su altura. Así que siempre que vamos a comer le dijo que coja sus cosas u el encantado va a por ellas.
    Antes que se me olvide, si suele tirar las cosas a la basura solo y abrir el frigorífico para cojer comida… No llega pero sí que ha intentado hacerlo muchas veces…
    Será cuestión de la edad. Yo lo agradezco!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:17

      Ahora que dices lo de los cubiertos, mi bichilla usa los de la cubertería normal pero los de postre (cucharillas y tenedores). Si se los pones a ella sola bien, pero si comemos todos juntos y compara el tamaño con los nuestros nos da el cambiazo en cuanto nos descuidamos para comer con los grandes. ¡Lo de que se baña solo me impresiona mucho! La mía sólo quiere estar sentada en la bañera, con mucha agua y jugar. Tenemos una regadera y a veces conseguimos que se aclare un poco con ella, pero nada más. Lo de ayudarnos a poner la mesa, pero todo, no solo su parte lo hace desde hace mucho tiempo, y también recoger el lavavajillas y guardar los cubiertos y arrimarme los platos y vasos para que yo los coloque en las alturas. Lo de coger cosas de la nevera ella sola no se le ha ocurrido ¡todo llegará!

  • Responder
    Maria E.
    28 marzo, 2016 at 14:56

    Pues en casa tengo los dos casos. El mayor ha sido muy flojo para hacer las cosas él solo. Total, siempre había alguien dispuesto a hacérselas…
    En cambio el pequeño es mucho más independiente y a falta de dos semanas para cumplir los dos años, ya quiere comer solo, empieza a querer vestirse y tambien quiere ir solo por la calle pero al igual que tú no lo bajo del carro ni loca!! Tambien es verdad que imita mucho a su hermano e incluso quiere ir a hacer pipí en el water como él así que me parece que con este va a ser todo muuucho antes!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:20

      Mira que ese es uno de los tópicos que se suelen decir de los hermanos pequeños, que al ver todo lo que hacen los mayores se espabilan mucho antes y van a mayor velocidad. Cosa que a ninguno nos vendrá mal, porque claramente todo este tiempo que dedicamos a los progresos del primer hijo, no podremos tenerlo con el segundo y los siguientes.

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    28 marzo, 2016 at 15:56

    cierto es que cada niño es un caso único. La mía mayor con 6 aun puede tener «ataques de cansancio extremo» con tal que la ayudes a lavarse los dientes. La pequeña con 4 no me deja ni ponerle la pasta en el cepillo jaja. Solo si no le sale algo te pide que la ayudes, pero te pide que la enseñes a hacerlo sola no que se lo hagas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:55

      ¡Jajaja! Tan jóvenes y tan agotados. No te creas, que a veces temo que se le gaste toda la energía a los 2 años y a los 12 sea una perezosa de cuidado. Mi mochuela se parece más a la tuya pequeña. Quiere hacerlo todo ella, y generalmente no pide ayuda incluso cuando no puede hacer algo, se frustra, lía un drama de cuidado, la ayudamos y ya avanza.

      • Responder
        Lai - Asi piensa mamá
        30 marzo, 2016 at 15:27

        Describes a tu bichilla y me recuerda mucho a la mia! Eso si, recoger un juguete del suelo ni hablar «soy pequeña y me canso mamita» jajajaj

  • Responder
    mamaseescribeconk
    28 marzo, 2016 at 16:28

    Brutote tiene 13 meses pero me da a mi que también me ha salido independiente. No quiere saber nada de ir de la mano por la calle , aunque claro está que no lo permito, que en lo de cabezota ha salido a mí… Me monta cada drama si le ayudo a pasar la página del libro que esté «leyendo» en ese momento que «paqué» y con la comida igual, él quiere comer solito, pero si le dejo no comería nada, el pobre no es capaz de mantener la cuchara llena de camino a la boca. Y es que este niño tiene un genio…Nada, nos tendremos que armar de paciencia

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 14:58

      Yo lo de la comida lo he arreglado de momento dejándola elegir entre cubiertos y manos, según tenga el día. Porque a veces parece muy experta con el tenedor y otros días no acierta ni una. Lo que llevo peor es que tiene muy malas maneras para darnos a entender que no está conforme con algo. Tiene que revolcarse por el suelo como poseída si intentamos ayudarla cuando vemos que no puede con algo. Y si la dejamos actuar a su aire y tampoco lo consigue se frustra igual y también la lía. Tenemos un espectáculo tras otro.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    29 marzo, 2016 at 00:27

    Yo no sé porqué tienen fases!!! que a veces quieren hacer más cosas al año que a los cinco, jaja.. Que a rafa a veces tengo que ayudarle a comer el bocadillo de chorizo y Gabriel se lo come solo, y sin BLW ni historias… Luego también dependen mucho de si tiene hermanos o no, de si son ágiles, de que sus padres le den vía libre… yo no he visto jamás a Rafa subirse solo a la mesa de la cocina y Gabriel me lo hace, estoy acojonadita porque yo no tuve un niño ágil jamás!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:02

      ¡Jajaja! Mira, vía libre le doy (hasta demasiada, según piensa todo el mundo). Hermanos no tiene en los que inspirarse así es que de momento sólo se fija en lo que hacemos nosotros. Y la agilidad ¡ni su padre ni yo la llevamos en el ADN! Pero a ella le sobra para trepar por todas partes. Me gusta que muestre tanto interés por ser independiente y espero que no se agote demasiado pronto y tengamos una regresión en esto.

  • Responder
    Arusca
    29 marzo, 2016 at 08:51

    Es la edad, alrededor de los dos o tres años empiezan con el «yo solito». Un fastidio para nosotras, ahora que ya casi teníamos controlada esa etapa van los peques y nos la cambian 😀
    Para mí una de las peores cosas es cuando dejan el carro (los míos con dos años y medio) y salir a la calle es una mezcla de tortura, preocupación y dolor de espalda.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:09

      Lo del carrito está siendo una tortura. En breve nos mudaremos, y estaremos en una zona más céntrica y quizás pueda prescindir más de él. Pero a día de hoy ni me lo planteo, porque en eso sí que no me hace nada de caso.

  • Responder
    marifififi
    29 marzo, 2016 at 17:37

    La mía empezó con dos años o así. Y ahora ya es «todo zolita», «mama que yo puedo»·, «déjame que lo se hacer yo». Y la voy dejando. Su último empeño es vestirse sola y yo la animo, aunque cuando vamos tarde a algún sitio es una desesperación. Pero forma parte del aprendizaje, y con ello además, vamos aboliendo poco a poco la esclavitud parental jajajaja. Besicos

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:44

      Es que las prisas no son buenas para nada, y para seguir el ritmo de los niños aún menos. Uno de los motivos por los que me veo incapaz de abandonar la sillita de paseo es precisamente que no tengo tiempo para poder adaptarme al paso de mi bichilla, que lo mismo avanza que retrocede. La independencia tiene muchísimas cosas buenas pero hasta que la logran, se convierte en una etapa muy sacrificada.

  • Responder
    Diana
    30 marzo, 2016 at 19:16

    jajaja con la peque!! Si es que quieren ser tan independientes para algunas cosas……..Sara también insiste en limpiarse ella cuando va al baño. El pipí, mal que mal, lo hace, pero claro, cuando hace caca ¡el brazo no le llega al culete! y se enfada porque la limpio yo.
    Son tiempos difíciles y lo que nos queda, pero con paciencia 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 abril, 2016 at 14:00

      ¡Encima con exigencias! Mi bichilla debe ser bracilarga porque con el papel se llega. Otra cosa es que sólo se dedique a acariciarse el culo en lugar de a limpiarse de verdad. Pero bueno, al menos pone voluntad.

      • Responder
        Diana
        7 abril, 2016 at 12:12

        Jajajajajaajajjajajajjajajaja

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.