Marcas

¿Cómo saber si tu hijo oye bien?

saber si tu hijo oye bien

Como miope que soy desde que tengo memoria, la salud visual de mi bichilla me ha preocupado desde antes de su nacimiento. Además, al ser la miopía un defecto hereditario, siempre ando pensando y observando por ni noto el más mínimo indicio de que mi churumbelita se mueve entre tinieblas para ponerle solución lo antes posible. Ahora que anda en plena fase revolucionaria a sus casi 2 años y medio, el tema del oído también ha empezado a captar mi atención porque a veces me ignora de tal manera que me pongo a sospechar cualquier cosa. He vivido de cerca dos experiencias familiares que a mí me han parecido extraordinarias, y que me hacen estar alerta en este asunto. Una tía de mi bichilla vive con un fenómeno llamado acúfenos, que para explicarlo llanamente es una especie de sonido que oye constantemente, como si lo tuviera dentro de su cabeza, sin que provenga del exterior. A veces es como un pitido, o más como el rumor del mar cuando nos acercamos una caracola y parece que podemos escuchar el vacío. Lo del pitido ya se ve que debe ser molesto de todas, todas, y lo de run run marino, pues claro, tiene su gracia un ratito, pero si es algo constante y de por vida, seguro que también acaba cansando. Y esto de los acúfenos le pasó porque sí, de un día para otro sin haber padecido ningún golpe, ni trauma, ni nada raro que ella recuerde. La segunda que anda medio teniente de un oído es mi madre. Hace unos años acudimos a una óptica a revisarle la vista. Vista cansada de las de señora mayor de toda la vida, y no sé por qué motivo ahora en las ópticas también te revisan el oído. Lo que tendrán que ver las churras con las merinas, pero parece algo normal. El caso es que la introdujeron en una sala y a mí con ella y con la experta que le hacía la prueba. Lo primero que le pidieron es que se pusiese unos auriculares e indicase en qué momento empezaba a escuchar un sonido muy agudo que estaban emitiendo, cada vez a mayor intensidad. Desde que le dieron al play, yo oía ese sonido tan molesto desde la otra punta de la sala, pero ella seguía como si la prueba aún no hubiese empezado. Tanto rato tardó y tan desagradable era el sonido, que acabé gritando “Mamá, por favor, ¿cómo no vas a escucharlo?”. Porque ya temía que nos reventaran los tímpanos a las otras dos. Con mi bichilla, las pruebas de audición que hemos realizado desde que nació han sido estas.

1. Hipoacusia. Es el único momento en el que estuvimos separadas en el hospital. Vino una señora llamada Loli, y por sobrenombre “la chica de las hipoacusias” que me pidió que le diera el pecho y la dejara lo más relajada posible, para venir a llevársela en su cunita unos minutos y hacerle la prueba. Como una va a parir después de haber visto muchas películas de cambiazos de bebés en los hospitales, y aunque ya la teníamos más que vista y llevaba su pijamita único y demás, su papá acudió a esperarla a la puerta de la sala, porque no se podía estar dentro. Todo parecía normal y nos despreocupamos del tema durante muchos meses.

2. Revisiones pediátricas. Cada vez que acudimos a las revisiones del programa del niño sano, las obligatorias de la Seguridad Social para controlar el correcto desarrollo de los niños, la pediatra le mira el interior del oído. De vez en cuando, nos llama la atención por la acumulación de cera y poco más. De hecho, con ese aparato en forma de cono con el que alumbra la cavidad auditiva, tuvimos un disgustazo en una de las últimas revisiones, cuando la niña tiró del cable y el cacharro se le cayó de punta dentro de la boca, dándole en una muela que le estaba naciendo y causándole sangre y un dolor y llanto muy dramáticos. Pero el oído lo seguía teniendo bien, gracias.

3. Con la rebeldía hemos topado. Ahora, parece que mi bichilla no nos escuche muchas veces, pero creo que no es porque tenga un problema auditivo, sino porque sus pensamientos y entretenimientos la absorben de tal manera que se olvida del resto del mundo a su alrededor. Si no, no me explico que tenga que decirle 10 veces que se beba la leche mientras ve a la Patrulla Canina, y sin embargo el roce de la sábana, cuando me quiero levantar y salir de la cama antes que ella, la desvele como si hubiera sonado una alarma de emergencias. Vamos, que la niña creo que oye, pero pasa olímpicamente de lo que no le interesa.

4. ¿Cómo saber si tu hijo oye bien? Desde que son muy bebés, deberían poder girar la cabeza cuando escuchan voces familiares, cuando se les llama por su nombre, entienden nuestras peticiones (conforme crezcan no nos harán caso, pero de pequeños, pequeños sí), imitan los sonidos que hacemos y las palabras y oraciones que repetimos los adultos. A partir de los 4 años, se podrán detectar problemas auditivos si el niños tiene dificultades en el habla, o para comunicarse, pobreza de vocabulario, no se concentra o anda con la tele, la tablet y todos los cachivaches sonoros que tenga a un volumen exagerado.

Por ahora creo que mi bichilla anda sana en este aspecto, y que son los estímulos audiovisuales los que me la hacen padecer una sordera selectiva. Pero de vez en cuando, voy haciendo este tipo de exámenes para estar segura de que su oído se desarrolla con normalidad. ¿Habéis detectado algún problema auditivo en vuestro hijos? ¿Cómo os disteis cuenta de que no oían bien?

Esto te puede interesar

29 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    29 marzo, 2016 at 07:45

    Yo me pasé mucho mucho tiempo pensando que el pequeño no oía bien porque no me hacía ni caso. Por suerte todas las pruebas salieron bien y parece que oye perfectamente.
    Pero está bien que cualquier madre que sospeche que algo no anda bien lleve a su bicho al médico, por si las moscas. 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:04

      Es que sobe todo, cuando aún no hablan y no nos podemos hacer entender ni entenderlos a ellos, es un asunto que supongo que siempre nos sobrevuela. Para que luego resulte que nos ignoran por iniciativa propia.

    • Responder
      paula
      27 mayo, 2016 at 00:51

      disculpen cuales pruebas… yo lei el articulo y no observe nada para hacer con mi hijo para saber s escucha bien??? la verdad no entiendo que pena…..

  • Responder
    Bea
    29 marzo, 2016 at 08:39

    los niños tienen, en general, «sordera selectiva testicular», o lo que viene a ser lo mismo, que oyen lo que les sale de ahí mismo 😀 😀

    Ahora en serio, está bien que cuando se sospecha se tomen medidas, es mejor hacer revisiones extra que darse cuenta del problema cuando ya está muy avanzado

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:06

      ¡Jajaja! ¿Y las niñas también? Supongo que la detección precoz siempre ayuda para poner medidas a tiempo y si hay un problema real afrontarlo y darle solución (siempre y cuando sea posible). Pero claro, al ser tan pequeños ¡cuando nos ignoran porque sí nos volvemos locos!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    29 marzo, 2016 at 09:35

    A ni pobre churumbel le llega por todos lados y me preocupa muchísimo tanto el tema de la vista ( el padre de la criatura tiene un ojo vago y es daltónico) y el del oído ( toda mi familia paterna estan sordos incluso yo de jovencita, hace dos días jejejej sufrí hipoacusia súbita, me quedé sorda de la noche a la mañana e igual me vino de nuevo). En cada revisión le miran profundamente oídos y ojos y ahora estamos esperando a que pasen los virus porque desde que tuvo la otitis a veces me dice que no oye, pero claro no sabemos si es algo puntual por la otitis o algo preocupante. Y los ojos igual, el viernes le harán la primera revisión exhaustiva con letras jejejeje
    Qué me dices el panorama!?

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:24

      ¡Hala! No conocía todos estos antecedentes familiares. Desde luego el tema te toca muy de cerca, así es que te veo súper consciente de la importancia de la prevención. Ojalá no haya heredado nada de esto, y lo de la otitis sea sólo una secuela pasajera. Es que siendo tan pequeños es complicado hacer experimentos caseros para detectar cualquier desperfecto de estos. Espero que las revisiones salgan súper bien.

  • Responder
    clauminera
    29 marzo, 2016 at 09:52

    Que casualidad que justo hoy publiques este post. Mi bichin está ahora mismo en un centro GAES especializado en niños pequeños haciéndole pruebas para saber si oye o no bien justo por lo mismo, no hace ni caso.
    Yo la verdad que no le había importancia, pensaba que pasaba de nosotros, pero un día su pediatra le vió en pleno apogeo de como es el sin 40 de fiebre y se asustó, pensó que podría tener TDAH y nos derivó al neurólogo, donde le han hecho una evaluación inicial y luego un electroencefalograma con privación de sueño (horrible, una lástima lo mal que lo pasó mi hijo, sin dormir toda la noche, a las 8 de la mañana analítica y a las 8.30 la prueba, le rasparon toda la cabeza para ponerle los electrodos y luego se tenía que dormir y le despertaban con flases de luz, con ruido…en intervalos de 10 min)
    También nos derivó la pediatra al otorrino por si su falta de atención se debía a un problema de audición, y primero le vió un otorrino del hospital, que cree que el niño oye bien, pero que prefirió mandarnos al GAES a un otorrino de niños para asegurarse, porque además de no hacer ni caso, habla aún muy poco (aunque cada día va diciendo palabras nuevas y el repertorio de canciones de Peppa, Mickey, Bob Esponja, Estrellita donde estas…se los sabe todos) así que ya te contaré que pruebas le hacen.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:27

      ¿No me digas? Lo que describes de la privación de sueño me pone los pelos de punta ¡con la que lía mi bichilla cuando tiene sueño y no puede dormirse! Tiene que ser una experiencia de lo peor. Espero que no sea nada de TDAH y que las pruebas específica para el oído también salgan bien. ¡Se sabe los mismos súper éxitos musicales que mi bichilla! Por eso digo yo que la mía sí oye pero a veces (muchas veces cada día) hace tan poco caso que ya empiezas a dudar de todo.

  • Responder
    Marigem
    29 marzo, 2016 at 10:23

    Hola!!!! A mi hijo le hicimos revisiones con aparatos en una consulta privada porque tuvo varios tapones de cera seguidos y el pediatra dijo que a veces el tímpano podía quedar dañado, pero todo estaba bien. AL parecer le salían porque le entraba agua en los oídos y el tenía propensión, pero se solucionó yendo a nadar con tapones de silicona en los oídos y listo, nunca más.
    La vista, ayyyy, tía miope, tío abuelo miope, cuñados miopes, padre y abuelo astigmático, así que mi hijo tiene miopía y astigmatismo, para que no tenga que elegir,jejejeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:31

      De pequeña recuerdo lo de los tapones de cerca y cómo nos los quitaba el médico con un jeringazo de agua templada ¿se seguirá haciendo así actualmente? Ahora con gafas monas y lentillas todo se arregla, pero cuando son pequeños lo de las gafas es un trastorno, porque las rompen, las pierden, te cuestan un dineral… Aunque mejor atajar el problema a tiempo, porque yo me pasé 3 años en la adolescencia sin usar mis gafas y no te quiero ni contar lo cegata que me quedé.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    29 marzo, 2016 at 11:17

    En casa parece que de momento problemas auditivos no tienen, otra cosa es como dicen algunas la sordera selectiva que tienen ya que mi peque a veces parece que esté sorda como una tapia. pero creo que en ese caso el problema es otro.
    Con el enano está vez nos han hecho la prueba del oído en el hospital cuando nació así que de momento no nos preocupamos, y además a la que oye algún ruido abre el ojo, así que parece que de esto está bien.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:37

      ¡Jajaja! Es que esa falta de atención con los padres ¡ay, que nos dislocan del todo! Mi bichilla es más delicada para los ruiditos ahora que de recién nacida. Por eso creo que oirá bien del todo, pero que me ignora cuando le da la gana (lo que suele ocurrir muchas veces últimamente).

  • Responder
    UrbanandMom
    29 marzo, 2016 at 12:13

    La verdad es que cuando son pequeños eso de saber que oyen y ven correctamente supone un respiro para los padres.
    Cuando son mayores sabes perfectamente que te oyen, pero no te escuchan. Al menos no aquello que no quieren oír.

  • Responder
    marifififi
    29 marzo, 2016 at 17:00

    Creo que todos tienen una etapa de «sordera selectiva», jajajaja. En mi caso nunca me ha preocupado el oído, pero si la vista (yo también soy miope). Hace un mes o así, Minififi empezó a guiñar los ojos, a acercarse mucho a la tv y a decirnos que no veía bien. La llevamos y, tras hacerle una revisión mediante imágenes de dibujos nos confirmaron que ve perfectamente. Me dejaron bastante más tranquila, la verdad.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:41

      A veces también veo que mi bichilla entrecierra los ojos para fijarse en algo, pero creo que lo hace porque lo suyo es hacer el payaso y muchas muecas, y esta es una más. De hecho tanto de cerca como de lejos se fija en detalles minúsculos, por lo que supongo que de vista todo andará bien. Y con el oído ¡pues escucha lo que quiere pero seguro que lo oye todo!

  • Responder
    madremaya
    29 marzo, 2016 at 22:39

    A mi hijo le hicieron la prueba del hospital, pero conmigo en la habitación. Vino un chico muy agradable y se la hizo en un momento, sin que tuviera que soltarlo de mis brazos. Y ha sido la única. Nunca he tenido dudas de que oye bien, de hecho, estoy segurísima de que lo que tiene es sordera testicular, y que oye cuando le parece. Sin embargo la vista sí que quiero revisársela, porque tanto su padre como yo llevamos gafas y queremos estar tranquilos. En unos días pediré cita para la revisión del ojo vago, que se hace al parecer por esta época, y saldremos de dudas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:55

      Pues a nosotros bien que insistieron en que debía estar en una sala aislada y le pusieron mucho misterio a la cosa. ¿Cómo pueden ser técnicas tan diferentes? Me apunto lo de la revisión del ojo vago para consultarlo con nuestra pediatra cuando nos toque la próxima revisión con mi bichilla.

      • Responder
        madremaya
        30 marzo, 2016 at 16:26

        A nosotros nos dijeron lo del ojo vago ahora en la de los 3 años, supongo que sea porque se hace a esta edad.. Lo del oído es muy curioso, supongo que sea política de cada hospital, pero recuerdo que fue ponerle el aparatito en cada oído un ratito y ya. Curioso..

        • Responder
          Planeando ser padres
          5 abril, 2016 at 13:57

          Pues sí, porque a nosotros nos hicieron la prueba con un secretismo y necesitaban que no se moviera nada de nada, que no hubiera sonidos externos… Cuando nos acerquemos a los 3 años ya veremos cómo va esa vista.

  • Responder
    mamaseescribeconk
    29 marzo, 2016 at 23:21

    De momento creo que todo va bien, aunque ya empieza a ignorarme voluntariamente, cuando le interesa no escucharme, no me escucha. A Brutote la prueba que dices que hacen en el hospital recién nacido, se la hicieron mientras lo tenía en el pecho, no se lo llevaron en ningún momento. Entraron mientras le estaba dando de mamar y dijeron: mira, la situación ideal. Todo salió bien ????

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:57

      Oye, ya eres la segunda que me dice que esta prueba se a hicieron sin separación de por medio. Todavía vuelvo al hospital a buscar a Loli para pedirle explicaciones. Y al final ¡todos nos ignoran por unas causas o por otras!

      • Responder
        mamaseescribeconk
        30 marzo, 2016 at 18:07

        Sí, yo también tenía miedo de que se lo llevaran «tú persiguele si es necesario» le dejé mandado a mí chico por si yo no estaba en condiciones. Pero no hizo falta, ni un segundo de separación. Ay, esta Loli…????

  • Responder
    mamiestoestachuli
    29 marzo, 2016 at 23:43

    He pasado por la fase de tu bichilla con los peques. El mayor ahora lleva los drenajes, asi que imagina el plan cuando tenia los oidos llenos de mocos. Con la peque he tenido alguna que otra paranoia pero se me ha pasado ya.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 15:59

      Me alegro de que la experiencia te haya dejado más tranquila. Eso de los drenajes no lo había escuchado hasta ahora ¿qué son?

  • Responder
    nosoyunadramamama
    30 marzo, 2016 at 16:09

    ostras, yo eso de los acúfenos no lo había escuchado nunca!!!! En mi familia, uno de mis hermanos mellizos, tardaba en hablar y por más que le miraban, no sabían qué era… Asi que mi madre se lo llevó a no sé qué hospital donde descubriieron que no oía por un oido, de ahí que no hablara casi nada. Sé que tuvieron que operarle, pero claro, aquello le ha pasado factura siempre, ha ido por detrás de su mellizo toda la vida… obviamente, no se parecen en nada pero creo que lo de vigilar los oídos es super importante!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 16:32

      Es que cuando pasan los meses y se supone que tu criatura debería hablar y no lo hace, el tema de los problemas auditivos hay que tenerlo muy en cuenta para descartar retrasos en el desarrollo. Claro, tus hermanos encima eran mellizos por lo que comparar los avances de uno con los del otro estaría a la orden del día.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.