Crianza

Frases completas de niños de 2 años

frases completas de niños de 2 años

Pues después de los episodios disparejos de “Mi bichilla habla” y esas primeras palabras medio balbuceadas, medio bien pronunciadas, unas veces entendibles y otras reconvertidas en un verdadero enigma incluso para nosotros, ha llegado un punto en el que sin tener aún los 2 años y medio, mi churumbelita ha decidido desbocarse en esto del lenguaje, y formar las que son sus primeras frases completas de niños de 2 años. No es que todas las criaturas del mundo vayan a verbalizar exactamente estas oraciones, pero algunas nos resultan de lo más sorprendente. A día de hoy sigo alucinando con lo bien que podemos entenderla (casi siempre) y no sólo como padres, que de tanto estar en contacto con ella a veces somos capaces de extraer sentido a sus palabras aunque sólo hayamos captado en condiciones uno de los vocablos y el resto debamos deducirlo por el contexto. Sino porque el resto de la familia y e incluso los desconocidos con los que nos topamos por la calle, también van entendiendo lo que la niña les quiere transmitir. Algunas son morfológicamente perfectas (que se note que soy de letras y que sé palabras raras), incluso con un vocabulario que no es nada habitual para niños de su edad. ¿El secreto? En esta casa llamamos a todo por su nombre, así sea la campana extractora de la cocina, el ventilador o el esternocleidomastoideo. A primera vista, puede parecer que nos metemos en unas complicaciones nada necesarias, con lo fácil que sería decirle a mi mochuela que eso es un cahcarrito de aire o un trozo de cuerpo, pero nos hemos quedado asombrados con lo pronto que interioriza todas las palabras nuevas y lo bien que las usa con propiedad. Estas son algunas de las frases completas de niños de 2 años que más nos han sorprendido.

1. Mamá mamá. Papá ha cerrado la puerta y se ha marchado. ¿Está en el trabajo? Es el razonamiento más largo y mejor formulado que le he escuchado hasta ahora. Para mi bichilla, cuando su papá no está en casa es porque está en el trabajo, pero una tarde en la que salió un momento de casa a por algo del coche, en lugar de liar la de Dios es Cristo tras la puerta por haberla dejado dentro, vino a la cocina y me soltó claramente la descripción de los hechos y lo que ella deducía acerca de la desaparición de su padre. Oye, tan predispuesta estaba yo oa escucharla a trompicones y trozos como de costumbre, que de tan bien que lo dijo casi que me costó entenderla a la primera.

2. Mamá Luchi, quiero el asiento de pipí. Esta petición es la que nos da pie a ir lentamente pero sin descanso en esto de la operación pañal. Mi bichilla anda muy resuelta para pedir que quiere ir al váter (o a jugar con mi tablet, dependiendo del momento) y siempre lo solicita de esta forma. Aunque últimamente, ha agregado eso de mamá Luchi, porque quiere dejar claro que me prefiere a mí como acompañante en esas ocasiones, y no a las otras madres, con otros nombres, que debe tener en no sé dónde.

3. Primero el apple y después a correr a la calle. Aquí estamos con el bilingüismo/trilingüismo de ingles y catalán, además del español estándar de esta casa. Para mi churumbelita, la manzana no existe como fruta, sólo el apple, y sabe que después de la merienda podrá ir a la calle a airearse. Pero por si a nosotros no nos ha quedado claro cómo debe desarrollarse la secuencia de acontecimientos, ella nos lo enumera antes de empezar a comer. No vaya a ser que engulla el apple para nada.

4. Quiero un poquito de… siéntate, por favor. Vale, no parece una frase muy ortodoxa, pero es que resulta que mi mochuela también ha empezado a usar metáforas. Debido a nuestra lactancia materna prolongada, tiene días muy diferentes en los que al número de tomas de pecho se refiere. Generalmente, yo estoy siempre con ella en casa, y si trabajo en el ordenador se sirve a su gusto. Pero sobre todo al volver de la calle por las tardes, o cuando ando trajinando para hacer la cena, o estoy de pie y sabe que no le puede dar alcance a la tetis, me coge de la mano para llevarme al sofá, mientras va repitiendo esta frase. Ella ya da por hecho que sé lo que quiere, así es que elide palabras para ir directa al grano y al agradecimiento.

5. Vamos a dormir con la tetis y con mamá. En ese orden. Esto solo lo pide para la noche porque la siesta la duerme a salto de mata y cada día en un horario y de forma diferente. Pero para pasar la noche empieza un ritual con uno de sus muñecos, dice que quiere dormir, se pega cuatro restregones en los ojos, bebe un poco de agua, y cuando su padre le pregunta y si quiere ir a dormir con él (lo cual de vez en cuando no está nada mal para poder disfrutar de un rato de relevo), mi mochuela suele dejar claro que que ella se va a dormir, pero con la teta y con mamá. El orden es importante, porque por lo visto no le importaría que yo no me acostase con ella, siempre y cuando la teta sí estuviera allí, de cuerpo presente.

Y hasta aquí un resumen brevísimo de todo lo que chasca esta niña. No todas las expresiones las pronuncia igual ni las construye a la perfección, pero ¡qué cambio en el día a día ahora que existe una comunicación más fluida! ¿Qué frases de vuestros peques son las que más os han sorprendido?

Esto te puede interesar

12 Comentarios

  • Responder
    La Moleskine de Mamá
    5 abril, 2016 at 07:20

    Bienvenida a esta etapa, es muy divertida!! Nosotros la estamos disfrutando mucho y somos los padres súper orgullosos de un niño que habla de todo y también nos asombra de todo lo que que puede expresar. Somos un matrimonio mixto, de mexicana y español y nuestro chico pasa del mexicano al castizo con mucha rapidez. También es una etapa que te puede causar un poco de vergüenza porque dirán lo menos indicado donde les venga bien. A mí me sorprenden muchas frases de él, quisiera grabarlas todas, pero las que más me llegan al corazón son las del tipo «mamá, que bien te quedan los pasteles y las galletas» o «mama, qué guapa estás» y yo me derrito de amor ????

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    5 abril, 2016 at 09:34

    A partir de ahora es un no parar!!! yo me parto de la risa y cuando empiece con las conversaciones y los porqués te troncharás.
    UNMF también dice lo de dormir con la teti y con mamá…ya podían inventar algo para que se pudieran quitar!!!

  • Responder
    La agenda de mamá
    5 abril, 2016 at 12:24

    Miss L empezó a hacer frases de 6-7 palabras rondando los dos años y ahora a 3 meses de cumplir los 3 es increible lo que habla! Puede mantener conversaciones completas por teléfono, y es que no deja ni hablar al interlocutor. Te cuenta lo suyo, te pregunta, hace relaciones con sucesos de otros días. Para mi es lo normal, porque estoy con ella todos los días, pero a la vista de las caras de sorpresa del personal del hospital cuando nació el peque y de algunos amigos con peques debe ser algo «raro». miedo me da cuando comience el cole!
    Un besote

  • Responder
    Carolina
    5 abril, 2016 at 13:33

    La época en la que empiezan a hablar ya bien es genial! Sus razonamientos, sus golpes….las mías empezaron a hablar muy pronto, pero su padre y yo también lo hicimos, me imagino que es herencia! Las dos han hablado de manera normal (aunque no pronunciando del todo bien, claro) antes de cumplir los dos años.
    También influye que no se callan ni durmiendo, así es que digamos que practican mucho. jajaja.

    A mi es una de las cosas que más me gusta, el hablar con ellas es tronchante!!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    5 abril, 2016 at 13:57

    te llama Luchi??? jajajaja… Son la leche!!! lo que yo me reía con Rafa!!!! es que era el que más gracia tenía y el que habló antes, como que no te pegaba escuchar ciertas frases en aquel cuerpecito, jajaja… Gabriel va muy mal encaminado, éste se nos ha acomodado y todo lo pide haciendo ruidos!

  • Responder
    Mamá de V
    5 abril, 2016 at 15:02

    jajajajajjajajaja que gran etapa, las primeras frases son ideales, claro, la mía si que tiene otras mamás (mamás de amigos suyos) pero mamás a secas soy solo yo. La teta la aprenden rápido con la secuencia de dormir, A mi la que más gracia me hizo que aun la usa la tia porque nos descojonamos. Es que en verano le dábamos un vaso de leche de soja o almendras o whatever antes de ir a dormir, y luego al ponía a la teta, total, que álvaro estaba conmigo y yo le dije un par de veces que había que calentar la leche porque la niña tenía la boca fria (ese frío que se nota en el pezón vaya). Total, que una de esas noches que la tenía que dormir su padre, le da la leche y la tía le dice que «con mami, que tengo la boquita muy fria». Vamos, que lo que viene siendo estar al plato y a la tajá!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 abril, 2016 at 21:31

      Pues no quiero ni pensar en cuando decida cambiarme por esas otras mamás que vaya conociendo. ¡Jajaja! La de la boquita muy fría… ¡tienen cada ocurrencia! Esta normalmente quiere tetis y a dormir (o a hacer como que duerme, o a dar vueltas en la cama hasta pasada la medianoche, pero con la teta), pero a veces va a buscar a su padre para que sea él e que a acueste con su método de cuentos y canciones. Deseando estoy de que le funcione ese sistema a diario, vamos.

  • Responder
    Maria E.
    5 abril, 2016 at 15:53

    Esta etapa es genial! A mí hijo mayor le pasó algo así también, pasó de decir cuatro cosas a hacer frases con sentido casi de corrido. La explosión del lenguaje es algo que me dejó alucinada…
    El peque cumple dos años dentro de una semana y también está empezando a unir palabras y a charlar sin entender bien lo que dice así que supongo que esa fase esta cercana.
    Me encanta las frases de tu bichilla y como razona!! Lo de que el padre está en el trabajo es genial y con lo de ven y siéntate me estaba partiendo de risa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 abril, 2016 at 22:07

      Sí, es que al principio te hace gracia que vayan memorizando palabras sueltas,pero de repente las enlazan en frases y te quedas alucinando, porque no sabes en qué momento han aprendido a hacerlo. Y luego están esas charlas eternas consigo misma y con el mundo, de las que mucha veces no entendemos ni una milésima parte, pero ella parlotea sin para, y cambia el tono de la voz y los gestos, como si estuviera súper convencida de lo que nos está diciendo. El «Quiero un poquito de… siéntate» ya es un clásico en el cachondeo de esta casa.

  • Responder
    mamapuede
    5 abril, 2016 at 20:47

    Son geniales!!
    Gonzalo ya ha empezado con sus frases pero todavía no son tan largas ni tan bien estructuradas cómo las de la bichilla.

    Estoy contigo en que llamar a las cosas por su nombre, les ayuda muchisimo a la hora de aprender vocabulario. Además luego no tienen que corregirse, así que aunque parezca más complicado yo creo que es mucho mejor

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 abril, 2016 at 22:17

      Pienso igual que tú. A mí me ha costado un poco (bastante) no usar siempre diminutivos, para que se acostumbre a las palabras tal cual son. Por eso, aunque pregunte por la cosa más rara que nos crucemos, por difícil que sea el nombre o el concepto, yo se lo suelto, y parece que sí los va interiorizando.

  • Responder
    clauminera
    8 abril, 2016 at 10:17

    Jaja, lo que me he reído con el «apple» y a dormir con la «tetis»
    Mi bichin aún no es de frases muy largas, está empezando por fin a hablar ahora, cada día dice más palabras nuevas, pero una mini frase que me encanta, es cuando llora su hermana y dice «Mami, «imena» teta» dejándome claro que debo hacer. Un día me lo como.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.