Crianza

La evolución del sueño del bebé (o al menos el de mi bichilla)

evolución del sueño del bebé

Entre los posts que llevo escritos acerca de la lactancia y el colecho, el tema de la evolución del sueño del bebé ha ido surgiendo en muchos de ellos, porque si algo he descubierto durante esta maternidad primeriza, es que hay cuestiones que están íntimamente relacionadas, aunque en un principio ni siquiera lo hubieses sospechado. Como a tantas otras madres y padres, yo tenía idealizada esta faceta de la crianza, pensando que un bebé había llegado a este mundo para comer, dormir y manchar pañales. Así es que estaba deseando que creciera un poco para que mi churumbelita mostrase algo más de actividad e interacción con el entorno. ¿Quién me mandaría a mí pedir nada? Con lo cómodos que fueron sus primeros meses en este mundo. Pero un buen día, su mecanismo regulador del sueño, en lugar de madurar y evolucionar, se estropeó y empezamos a retroceder en el sentido en el que caminan los cangrejos a marchas forzadas: obligación de colechar, más demanda nocturna de teta que diurna, despertares frecuentes, gritos porque sí, horarios intempestivos para acostarse… Según las grandiosas frases de la sabiduría popular ¡nos había tocado una niña mala para dormir! Yo no veía la situación de una forma tan catastrófica, pero este hombre sí. Y el entorno, que parecía haber parido y criado a hijos marmotas, también. Así es que para aprender a observar la evolución del sueño del bebé, y más concretamente del ejemplar que yo tengo en casa, he pasado por muchas fases.

1. Leer a Rosa Jové. El problema con su libro Dormir sin lágrimas es que lo leí durante el embarazo y durante aquellos meses idílicos en los que mi mochuela dormía del tirón. ¡Del tirón! Desde hace 2 años que no sabemos lo que es esto, pero bueno, al menos la obra de Jové me sirvió para que este hombre no entrara en pánico, rebuscase paciencia en todas partes y viviésemos felices pensando que esto de los despertares nocturnos y del colecho eran cosas normales en la maduración de nuestra criatura, y que un día pasarían a la historia.

2. Visitar a Rosa Jové. Como el libro no parecía hacer mella del todo en nosotros, me fui a una charla de la experta en sueño para ver si escuchándola de viva voz, me convencía aún más de lo mismo: el sueño del bebé es un proceso madurativo que va a ir evolucionando, y de la misma forma en la que aprenden a andar sin necesidad de que nadie los fuerce, un día se adaptaría a dormir de una forma más o menos normal, desde el punto de vista adulto. Por aquel entonces, el papá de mi bichilla me acusaba a mí de haberle malacostumbrado a la niña por culpa del colecho, porque si me hubiera levantado cada noche, como la buena madre que debería ser, a darle la teta en su propia habitación, y me hubiese vuelto a la cama de matrimonio cuando la criatura se hubiese calmado, hoy no estaríamos así. Pero él no es experto en sueño, así es que de su opinión, me fío menos.

3. Comparar mi situación con otras parecidos. Con mamás que han tenido lactancia materna, han colechado y cuyos hijos son mayores que mi bichilla, por lo que me han podido demostrar que un día, el menos pensado, los niños se te van de tu teta, de tu cama, y cuando son adultos hasta de tu casa. Unos antes y otros después, pero ninguno se queda eternamente en el lecho parental. Y como son gente conocida y de bien, con vidas comunes y corrientes, me creí sus testimonios, y seguimos esperando a que los meses fueran pasando.

4. Y hoy… A punto de cumplir los 2 años y medio, mi bichilla ha cambiado muchísimo sus pautas de sueño. En la serie de posts sobre el colecho podréis ver un resumen de todas las etapas por la que hemos pasado hasta que la evolución del sueño del bebé nos ha llevado al día de hoy. Desde navidad, mi mochuela se acuesta en su propio dormitorio y su propia cama, feliz y sin dramas. Unas veces se duerme a la teta, otras en brazos con su padre y otras tumbada en la cama mientras cantamos canciones o leemos cuentos. Cada día es diferente. Ahora, hace cosa de un mes que sólo tiene un despertar en medio de la noche, que teniendo en cuenta las horas a las que se acuesta (a partir de las 11-12) suele ocurrir entre las 4-5 de la madrugada. Un día tuvimos de lujo, en el que se despertó por primera vez a las 7 de la mañana ¡y me quise morir de gusto! Hasta el punto de que como a las 5 no haya venido a buscar la teta y a meterse en la cama con nosotros, yo me suelo despertar porque mi cuerpo ya no tiene más intenciones de seguir durmiendo. Lo normal es que al despertarse venga sola a nuestra habitación, se acueste, busque la teta, se quede en ella 5 minutos y sigamos durmiendo otra vez del tirón hasta las 8 de la mañana. ¡Es que no me lo creo! Supongo que habrá gente a la que este único despertar y el colecho en la última fase de la noche, le siga pareciendo un contratiempo, pero con las rachas que hemos pasado ¡ahora vivimos mejor que queremos!

Ahora, no os creáis que vivimos en una calma chicha y en la más absoluta tranquilidad. ¡No! Porque como primerizos, tenemos nuestras dudas de que esta etapa facilona en la que nos encontramos vaya a evolucionar favorablemente hacia una fase de sueño adulto y profundo, o pueda hacer una regresión a los momentos anteriores. ¿Cuándo empezaron vuestros hijos a dormir del tirón? ¿Se han seguido desvelando por la noche hasta ser bastante mayores? ¿Tuvisteis paciencia para esperar a ver la evolución del sueño del bebé, o inventasteis mil trucos para intentar que durmieran solos más pronto o durante más horas?

Esto te puede interesar

13 Comentarios

  • Responder
    Ierabm
    13 abril, 2016 at 08:06

    estoy en plena operación» duerme solita en tu cama de princesa» y voy zombie por la vida. Lo mas que he conseguido han sido 3horas del tirón esta noche. Y como no quiero dejarla llorar rollo estivill me parece que va para largo. Estoy pensando en echar un colchón al suelo y dormir al lado suyo y asi igual consigo algo….

  • Responder
    Marilia
    13 abril, 2016 at 08:13

    Hola! A mi el sueño de mi hijo me quita el sueño a mi directamente, jejj,para morirse la verdad.He conseguido destetar(destete largo y respetuoso) hace casi 2 meses porque me resultaba agobiante su demanda tetil,despertando a veces hasta 4 veces y además estoy embarazada de 20 semanas y lo destete con 11 y un dolor horrible en el enganche similar al de cuando eran sus primeras tomas de recién nacido, además bajo ningún concepto quería tándem. Evidentemente, se sigue despertando,llevábamos buena racha pero ahora no sé si son terrores nocturnos,que llora llamándome, aunque duerma pegado a mí y ni hablar de dormirse en su camita,lo he intentado todo y no dura ni una hora al darse cuenta de estar solo.También se duerme tardisimo cómo la tuya.. Y en septiembre, con el hermanito…uff..no vamos a caber colechando todos pero al coincidir con la adaptación al colegio, pienso en no agobiarme,porque tardará en asimilar los cambios y quizás el siguiente nene me salga un dormilón..(te imaginas..)y los pueda poner juntos a dormir en su habitación y así se sientan acompañados.

  • Responder
    marigem
    13 abril, 2016 at 08:16

    Hola!!!!!
    Es que yo con dos he vivido de todo, ya lo dije mil veces.
    La mayor era la niña de libro que enseguida durmió toda la noche y se iba prontito a la cama, nunca nos complicó la vida.
    El segundo fue el típico de no dormir en toda la noche durante meses, y dormía poquísimo de día yo estaba en un sinvivir ante tal falta de sueño en un bebé.
    Los despertares duraron bastante pero a partir de la edad de tu bichilla empezaron a ser tipo los tuyos, sobre las cinco de la madrugada únicamente y luego volvía a dormir así que me parecía estar en la gloria,jejejeje. Eso sí yo durante el día no paraba en casa y lo agotaba jugando, corriendo y saltando,jejeje, era una mala madre.
    Cada niño es un mundo.
    Mi suegra tuvo seis hijos, 5 criados a pecho hasta el año y medio y uno a mixta por problemas y unos dormían como lirones y hay otro que sigue insomne a día de hoy, y mi hermana y yo fuimos criadas a pecho también y yo era una marmota y mi hermana sigue insomne, no hay secretos ni fórmulas mágicas, hay ayuditas pero si el niño está sano y no tiene problemas, si es de mal dormir es de mal dormir.
    Yo creo que habéis evolucionado bien, y ese tiempo que va a vuestra cama es poco y se lo merece, al fin y al cabo es pequeñita y hay que aprovechar esos momentos que crecen volando.

  • Responder
    Cricri
    13 abril, 2016 at 08:58

    Con esto del sueño hay mucha leyenda urbana y mucho cuñadismo la verdad. Mi hija de 4 meses jamas ha dormido del tirón. Lo minimos son dos despertares, y ha habido noches de hasta 8 (pense que me tiraba por la ventana). Las sientas en su cunita dice que pa mi, ella fular o bracitos. La peque duerme en nuestra habitación en su minicuna, porque somos miedosos para eso del colecho y se que medio dormiría.
    Hemos recibido consejos de todo tipo, que si empanzarla con bibe de cereales, que si rutinas de sueño, que si chupete… Y ahora con 4 meses es ella la que esta empezando a regularse, se duerme y despierta a la misma hora, y hay noches que ya esta empezando a dormir hasta 4 horas seguidas.
    Eso si, hablas con el resto del mundo y sus bebes duermen todos 8 horas del tirón.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    13 abril, 2016 at 09:28

    Nuestro paraiso del sueño llegó a los dos años y medio. Empezó antes a despertarse solo dos veces, luego una vez y un día de buenas a primeras no se despertó ninguna vez y así estamos. Nosotros seguimos colechando porque es algo que nos encanta, mi tesoro es un angelito durmiendo, no da ningún ruido y me encanta dormir con él. Hay noches que se despierta, como todo el mundo, aunque son las menos y ya ni me pide teta ni nada a lo sumo me pregunta que hora es y sigue durmiendo. Y lo que es mejor, desde que empezó el cole se duerme a las 9-9 y media…eso si que es un lujo!!!!

  • Responder
    Carolina
    13 abril, 2016 at 09:29

    Pues yo que he dado pecho hasta el año y pico a mis dos peques, creo que sí que está muy relacionado el tema pecho con dormir. Pero creo que es conductual. Todos los expertos dicen que el sueño es evolutivo, y que es normal que un niño hasta los 2 años al menos tenga varios despertares cada noche. Lo que sí que cambia es cómo se vuelve a dormir. Si nada más moverse le metemos la teta el la boca, el chupete, o el biberón, se acostumbran a eso, y en cada despetar lo piden. Ojo,que no estoy diciendo que sea malo, lo que digo es que hay un componente costumbre o conductual. Igual por eso los niños de bibe duermen mejor, porque igual es más habitual en niños de teta el colecho y el tener el pecho disponible en cada movimiento que peguen en la cama, que para los de bibe, que a lo mejor las madres no se levantan cada hora a hacer un biberón.

    Yo en las épocas malas de sueño me sirvió mucho leer a Elisabeth Pantley, me abrió mucho los ojos y me ayudó mucho para mejorar la situación que teníamos.

    Eso sí, creo que al final casi todos lo niños llegan a dormir decentemente, sean de los que han dormido del tirón desde el principio, o sean de los que no. La diferencia creo que está más en los 2-3 primeros años.

    ¡Un beso!

  • Responder
    Minimar Bcn (@minimarbcn)
    13 abril, 2016 at 09:37

    Minimar dormía casi de un tirón y en su propia cama a los 8 meses (no me odies, jejeje), pero a partir del año y medio fue empeorando. Actualmente hay que dormirla en nuestra cama ( y esta semana con mucho esfuerzo) y pasarla luego a la suya, pero de vez en cuando se despierta de noche y viene llorando a nuestra cama. Yo la dejo entrar sin problema y que duerma con nosotros, pero al padre no le hace mucha gracia, básicamente porque se acurruca de su lado, jejeje. No entiendo como ha pasado de dormir perfecta a la actualidad, miedo me da ver como avanza, la veo metida todo el día en nuestra cama, pero ni pienso dejarla sola llorando en su habitación ni pienso dedicarme a hacer paseos nocturnos a su habitación que una ya está suficientemente cansada y hay que ir a trabajar al día siguiente. En fin, que ninguno se queda en la cama de sus padres para siempre, así que tocará esperar y rezar para que mejore. Suerte!!!

  • Responder
    Estrella
    13 abril, 2016 at 12:19

    La gente miente mucho respecto al sueño de sus bebés. Que sí, habrá excepciones, pero lo normal es que se despierten varias veces.
    Mi hijo tiene 7 meses y hacemos colecho porque es la única manera de dormir algo. No voy a estar levantándome mil veces porque quiere el chupete (cuando se siente relajado lo escupe), no encuentra posición o le entra hambre. Así que barra de cama (se mueve como un condenado) y mamá a su lado para abrazarle, consolarle o controlar que no se ponga a intentar gatear a las 3 am. Como mi marido madruga para trabajar nos hemos trasladado a otra habitación y tan contentos. Eso sí, a cambio él se ocupa del bebé una noche entera del finde para que to pueda recuperar algo del sueño perdido.
    Hay familiares que me han criticado por colechar pero paso porque lo importante es descansar. Y como cada niño es diferente el mío me necesita para dormir lo mismo que otros tendrán otras necesidades.

  • Responder
    Norgwinid
    13 abril, 2016 at 13:30

    Yo en esto del sueño del bebé tengo también un máster. Mi Mayor no me dejó pegar ojo hasta el año y medio aproximadamente y no empezó a dormir del tirón hasta pasados los dos años. Eso sí, ahora con cuatro es una marmota en toda regla, a la que hay que despertar por las mañanas echándole agua por la cabeza. Yo no creo que dar o no el pecho tenga nada que ver con los despertares nocturnos. La Mayor dejó la teta con un año y aún se tiró otros 12 meses dando por culo!!!! La Pequeña es otro cantar: desde recién nacida se saltó una toma nocturna, tiene horarios fijos de sueño (nada de dormirse a las 11 de la noche como hacía su hermana) y aunque a día de hoy, con sus 18 meses, se sigue despertando, lo hace una sola vez (sobre las 3-4 de la mañana) y no suele desvelarse casi nunca, por lo que pasa de su cuna a nuestra cama y a seguir sobando tan tranquilos hasta la 7 u 8 de la mañana.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    13 abril, 2016 at 15:21

    Ayyy, yo poco puedo aportar!!! aquí los tres han seguido el mismo patrón y siendo recién nacidos de 2-3 despertares, fue pasarles a su cuarto a los 4 meses y eaaa, 12 horas durmiendo sin enterarse!!!! pero vamos, te digo yo que esto es porque han salido a mí, yo duermo mejor sola que acompañada, de toda la vida!!!! y espera que no se me cruce el cable y le diga a maridín que en vez de cama matrimonial, mejor dos camas una al lado de otra… Yo es que para dormir, necesito mi espacio, y veo que mis hijos van por el mismo camino… aunque mi hijo mayor necesita algo más que espacio, jajajaja

  • Responder
    Mami esto está chuli
    14 abril, 2016 at 10:12

    Yo no voy a engañar si digo que tengo a dos niños marmotas. Empezaron a dormir del tirón con algunos 6 meses y después no han dado la lata!!! Ahora es cuando se despiertan de madrugada y vienen a nuestra cama. Esta noche misma el peque ha dormido pegado a mi espalda. Como han dormido tan poco conmigo hasta me gusta.

  • Responder
    La Hobbita
    15 abril, 2016 at 11:50

    A mi no me gusta el colecho y aquí estoy, colechando todas las noches…. Así, tragandome mis principios para regocijo del Mozo, que es el que quiso colectar desde el principio…. Ya te contaré cómo evoluciona esto xD

  • Responder
    Teacher and Coach
    17 abril, 2016 at 21:29

    Se me había pasado este post ¡felicidades! Dormir del tirón es un lujazo, me alegro que ya os haya llegado. ¿Cuándo os vemos para celebrarlo y estrenar vuestro nuevo piso? Así me cuentas qué tal eso de pasar de la cuna a la cama. Ahora vivo muy feliz con la macaca metida entre barrotes ¡así la tengo controlada! Miedo me da pensar en cambiarla jijijiji

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.