Ocio y viajes

¿Las familias somos rentables para el turismo?

familias somos rentables para el turismo

La semana pasada este hombre supo por fin cuándo va a estar disponible para empezar a organizar nuestras vacaciones de verano. Esto de viajar con niños pensaba que no influiría para nada en mis planes turísticos, pero en realidad no ha sido así. Hemos disminuido mucho las salidas de fin de semana (a veces parece que faltar un día a la comida de las abuelas es poco menos que pecado mortal) y en nuestros “grandes viajes” de verano, aún no se nos ha ocurrido ni poner el pie fuera de España. A raíz de las polémicas que retornan cada cierto tiempo, acerca de si los niños no son bien recibidos en ciertos establecimientos (lo contaba no hace mucho No soy una drama mamá), si nos aflora la niñofobia cuando tenemos que soportar el movimiento y las conversaciones a gritos de niños ajenos en el transporte público, me ha dado por valorar si realmente las familias somos rentables para el turismo. De entrada yo diría que sí, pero al empezar a planear las vacaciones me doy cuenta de que hay asuntos que a veces no son fáciles de resolver, y que si a mí se me presentan como un obstáculo y nadie ha planteado ya una forma de darles solución, debe ser porque económicamente esto de viajar con niños no interesa. En mis años mozos, cuando decidí estudiar Periodismo en Málaga, la opción de escoger la carrera de Turismo estaba entre las opciones que barajé. A día de hoy, vengo a pedir a quienes imparten el Grado en Turismo en las universidades de España, que tengan un poco de vista e inserten alguna asignatura sobre el turismo familiar. ¡Porque valemos nuestro peso en oro!

1. Ni locos nos quedamos en casa. Uno puede ser más o menos casero antes de tener churumbeles, pero en cuanto estos crecen una mijita y se pasan el día corriendo como locos entre las cuatro paredes de la casa, hasta el más perro vago y hasta la madre que más odie el parque (entre las que me incluyo, sobre todo si es de tierra) buscan los minutos que sean necesarios para salir a la calle y dejar que las criaturas se desfoguen dando carreras al aire libre. Pues cuando llegan las vacaciones de verano ¿a qué mente cuerda se le ocurriría no cambiar de aires y mantenerse encerrada a cal y canto? A ninguna. Por poco presupuesto que se tenga, aunque no nos dé mas que para pagar la gasolina y plantarnos en la casa del pueblo de los abuelos, en vacaciones las familias salen de casa. Unas con grandes viajes y otras en plan modesto. Pero al menos, algún gasto hacen.

2. Los hoteles nos suelen querer. Existen algunos hoteles que no quieren niños entre sus huéspedes, pero esos no me interesan. Del resto de establecimientos hoteleros, la mayoría siente interés por atraer a las familias, permitiendo que los niños se alojen gratis hasta cierta edad, organizando actividades para ellos… Con cuatro tontadas de colorines captan a los padres, se venden como family friendly y allí que nos vamos de cabeza. Al principio, creemos que nos están haciendo un favor y que las vacaciones nos van a salir casi gratis, pero enseguida empezarán los niños a encapricharse con un helado que no está en nuestro régimen de alojamiento, una actividad para la que hay que abonar una pequeña cuota. En definitiva, que viajando con niños el presupuesto nunca está cerrado.

3. La cabeza pensante que ideó el menú infantil. A ese ser habría que ponerle un monumento, por rebajar unos cuantos euros al menús de adulto para reconvertirlo en macarrones y pollo asado con patatas. Sin más. Déjate tú de que los niños coman otra cosa que se salga de eso. Vamos, que lo más rentable de una comida familiar para un restaurante debe ser sin duda el menú infantil. En los hoteles, además, nos dicen que los niños no pagan y tienen acceso gratis al buffet libre ¡pero si cualquiera de nuestros churumbeles, incluso los que más zampan como mi bichilla, se harta con una cantidad que no vale ni para taparle una muela a esos jubilados que van dispuestos a morir de un atracón cuando salen de vacaciones!

4. Las 1.001 cosas que no harías si no tuvieses hijos. Los parques acuáticos, los de atracciones, los zoos, acuarios, y casi todos los lugares de ocio y cultura por los que hay que pagar la entrada más cara, podríamos pasarlos por alto si sólo viajásemos con adultos. Pero en una escapada con niños ¿cómo no vas a darles a las criaturas el gusto de deleitarse en unos de estos recintos especialmente diseñados para su disfrute y para el sufrimiento de nuestros bolsillos?

En resumen, creo que las familias somos rentables para el turismo ¡y mucho! Y esto hablando desde el punto de vista de quien tiene una bichilla de poco más de 2 años que ya debe pagar en muchas cosas (aviones, espectáculos infantiles, etc.) así es que imaginaros cuando vayan creciendo y se acerquen a la pre adolescencia. ¡Las vacaciones van a ser nuestra ruina!

Esto te puede interesar

8 Comentarios

  • Responder
    Teacher and Coach
    2 mayo, 2016 at 07:58

    Justo ayer volvimos del Cerdanya Resort que además de ser ideal para familias ¡acepta perros! Y nos los dejaban llevar a todos lados (menos al restaurante). Sitios dog friendly + family friendly sí que cuesta encontrar.

    Por cierto, a la macaca le hizo más ilusión el buffet libre que todas las actividades de niños jajaja Creo que los del hotel se debieron arrepentir de decirme «la niña no paga, que para 4 cositas que vaya a comer» ¡se puso las botas! ????????

  • Responder
    Mamá puede
    2 mayo, 2016 at 08:30

    Claro que son rentables!
    Los hoteles, con tener una mini disco y una mascota ya son aceptables y estás pagando por una habitación en la que igual que van dos meten a cuatro personas que pagan (ese ya es mi caso).
    Y luego están las excursiones. El helado de turno, el pincho en una terraza… Todo eso cuesta igual pero como vas con niños en cuanto quieren un poco de agua ya la liaste.

    Pero creo que en este sentido hay mucho trabajo que hacer todavía

  • Responder
    aega28
    2 mayo, 2016 at 14:31

    Conforme está el patio, el sector turístico desea que la gente se mueva y salga de casita; que lleven niños o abuelos, les da igual; ellos quieren llenar sus habitaciones, que la gente coma en restaurantes y compre los típicos «pongos» (¿donde lo ponogo?). Es una cuestión monetaria.

    El problema no lo tienen ellos, desde mi perspectiva lo tienes tú, que sabes el presupuesto que tienes y lo que te puedes permitir.

    Todos los establecimientos dedicados al turismo mientras lleves billetes o la VISA por delante, les da igual si por detras llevas 5 churrumbelas y 2 abuelas.

    Así de clarito, bajo mi humilde opinión.

    Saludos.

  • Responder
    Mama Puñetera
    2 mayo, 2016 at 20:28

    Yo creo que el turismo familiar es de lo que mas dinero debe de dejar. Lo del tema de la niñofobia, imagino que serán algunos hoteles y de cierto standing, pero así en general, las familias nos dejamos más pasta que esos seguro! Aparte de lo que comentas, todas las visitas complementarias a sitios que, sin niños, no irías jamas de los jamases, jajajaja… Habrá que ir mirando las vacaciones!

  • Responder
    La mama fa el que pot
    3 mayo, 2016 at 08:12

    Yo tengo claro que el turismo familiar es muy rentable lo que pasa es que en la mayoria de los sitios no estan preparados. Nosotros hasta ahora eramos tres y colaba la niña en nuestra habitación, pero ahora con 4 en la mayoria de hoteles te hacen coger 2habitaciones y eso no es nada práctico para una familia.
    Cuando viajé por EEUU antes de tener a la niña me di cuenta de la diferencia y como allí cualquier motel está mucho más preparado que hoteles de varias estrellas de aqui.
    Creo que se tienen que poner las pilas los hoteles si no quieren que los apartamentos turisticos les quiten la clientela.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    3 mayo, 2016 at 16:11

    Gracias por la mención!! Por supuesto que somos rentables, y muuuuucho!!!! Solo con el ejemplo que mencionas de parques de atracciones, zoos, acuarios… vamos, son lugares que no tendrían razón de ser sino fuera por las familias!!! Además, que precisamente, como luego no tenemos vida social de lunes a viernes, llegan las vacaciones o el finde, y estamos deseando salir por ahí con los críos!!

  • Responder
    Carolina
    4 mayo, 2016 at 09:13

    Yo creo que cuando pasamos de viajar solos a viajar con niños, cambiamos unos gastos por otros. Nosotros cuando viajábamos solos o con amigos, íbamos a sitios más lejos, tomábamos aperitivos, cañas, comíamos y cenábamos fuera y nos tomábamos nuestras copitas por la noche. Si era en el extranjero y había tiendas que no había en España, íbamos de compras y pillábamos algunas cosas.

    Ahora con niñas pequeñas, por una parte gastamos más en transporte y alojamiento, desde el momento en el que ellas han empezado a pagar. Y en los restaurantes somos más para comer (las mías son de las que zampan, y les gusta el pescado fresco…jajaja) Pero viajamos menos al extranjero, muchas veces en vez de hotel buscamos alojamiento tipo apartamento, con lo que pagamos menos y tenemos cocina para desayunar y cenar al menos. No salimos o salimos menos a cenar, porque las peques son de las que se acuestan temprano. Así es que las copas nocturnas también se han reducido mucho o todo, según el caso.

    Así es que no diría que ahora gastamos más en viajes , en nuestro caso diría que gastamos lo mismo, pero hemos hecho trasvase de un tipo de gastos a otros. Igual también es porque son pequeñas todavía, y ya cuando tengan edad de hacer más cosas de mayores, los gastos se multiplican.

  • Responder
    Diana
    4 mayo, 2016 at 09:57

    Desde que soy madre solo viajo a sitios con cosas interesantes para ellos,, hoteles temáticos,, con toboganes, con miniclub….que evidentemente son más caros que los que no tienen esas cosas. Y por supuesto, todos los extras que vienen detrás.
    Claro que el turismo familiar interesa, y mucho!!!
    Un abrazo

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.