Opiniones

Cuando la sanidad pública no es suficiente

sanidad pública insuficiente

En esta casa somos mega fans de la Seguridad Social. El embarazo de mi bichilla lo controlamos ahí de cabo a rabo y hasta me pareció que había demasiados controles para lo bien que yo me encontraba y que transcurría toda mi preñez. Por suerte, nunca hemos tenido dolencias graves, ni encontronazos con los profesionales que nos han atendido, ni desconfianzas de órdago en los diagnósticos y tratamientos que nos han dado. Alguna vez hemos estado en desacuerdo, hemos pensado que no nos trataban con la suficiente delicadeza, que parecían intentar ahorrarse una prueba específica o una visita a un especialista… Pero por lo general, y mientras la crisis eterna no acabe de arruinar nuestra sanidad pública, no hemos estado disconformes con nuestra experiencia en centros médicos del estado. Sin embargo, reconozco que de un tiempo a esta parte, cada vez más parientes y amigos contratan mutuas médicas privadas o pagan por un aprueba específica, cuyos resultados llevan después a su médico de siempre. El objetivo suele pasar por acortar los periodos de espera, obtener una segunda opinión profesional, un trato más personalizado… Antes de estar embarazada, nunca se me hubiera ocurrido pedir una mamografía o estudio por radiografía, o una resonancia magnética por mi cuenta, o una ecografía. Pero entonces nos preñamos.

Durante mi embarazo, pasamos por una consulta médica privada en 2 ocasiones. La primera fue a lo loco, en la semana 7 del embarazo, porque como primerizos, teníamos una gestación recién descubierta, con ningún síntoma y que no sabíamos cómo encarar. En el Pueblucho Infernal hay cantidad de centros médicos y elegimos el que teníamos más cerca de casa, donde habitualmente nos hacemos el reconocimiento médico para la renovación del carnet de conducir ¡ya veis qué gran criterio para realizar la selección! Después de pagar 90 euros por una consulta de 10 minutos, salimos de allí con la confirmación del embarazo, con mi bichilla de dimensiones milimétricas en una foto extraía de una ecografía, y con la certeza de que con mi tipo de vaca burra, más me valdría no excederme con los kilos ganados durante la preñez. El papá de mi mi bichilla feliz, porque efectivamente estábamos embarazados pese a que yo no mostrara signos externos de nada. Yo renegando, por haberme gastado un dinero cuando podíamos haber esperado perfectamente a esa famosa primera consulta en la Seguridad Social durante la semana 12 de embarazo. En fin, que como en otras muchas ocasiones, teníamos disparidad de pareceres.

Más adelante, este hombre quiso pasar por esa experiencia extrasensorial de la ecografía 4D. No estaba muy convencida de querer este recuerdo del embarazo, porque las imágenes de los bebés flotantes en las ecos 4D me daban cosita. Tenían una pinta como de bebé no humano… Pero aprovechando que el periodo ideal para realizarla coincidía con el cumpleaños de este hombre, me dejé convencer: en versión low cost. Gracias a esas webs de descuentos para todo, conseguí que una ecografía 4D, que en aquella época rondaba los 180 euros en Barcelona, me costase 50, y claro, por ese precio y con el interés que mostraba mi maromo, no quise negarme. La experiencia, ni fú ni fá, la verdad. La atención en el centro médico privado fue muy buena, funcionaban de una forma muy puntual y nos dieron vídeo y fotos para aburrir por el precio que pagamos. Como veis, mis situaciones para elegir a un médico privado no se basan en que la sanidad pública no haya sido suficiente, sino en que el embarazo despertó en nosotros una serie de inquietudes y de ganas de ver y saber más, que nunca antes habíamos experimentado.

Pero sí tengo un caso cercano (cercanísimo, vaya, como que es mi madre) en el que si no llega a ser por una prueba diagnóstica realizada por su cuenta y previo pago en un centro médico privado, a saber cómo estaría ahora. La señora sufrió un desgarro en el cuádriceps y yo no sé cuántos ligamentos al más puro estilo de los futbolistas de élite. Pero sin salir de casa, simplemente por un gesto brusco al manejar a mi abuela (que de caminar, poco, todo sea dicho). Tras varias visitas al traumatólogo de la Seguridad Social y un dolor que el impedía realizar cantidad de actividades cotidianas, como por ejemplo entrar en la bañera levantando la pierna, ese hombre ni la miraba, ni la reconocía, ni nunca le examinó la zona que le dolía. Sólo le decía que la culpa era de ella por estar gorda, y que perdiendo peso se le arreglaría todo. Esto nos pasa mucho a las gordas, que hasta cuando te resfrías es por culpa de los kilos, y si te pilla un coche en la calle es que te lo mereces por zampabollos. Así es que como ni la enviaban a hacer nuevas pruebas, ni le mandaban nada para calmar el dolor, tuvo que pagar para pasar por una resonancia magnética con la que fue a darle al traumatólogo en los morros para que la mandase a rehabilitación.

Espero que la sanidad publica no degenere mucho más, y quiero creer que esto fue sólo un episodio puntual, fruto de las malas practicas de un médico en concreto y no la norma que se esté generalizando en toda España. Vosotros ¿confiáis en la sanidad publica o preferís la privada? ¿Alguna vez os habéis sentido ignorados o maltratados por vuestros doctores?

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    Dee
    11 mayo, 2016 at 07:14

    Tenemos seguro privado desde hace años y nuestra hija nació en una Clínica privada pero nosotros para consultas con el médico de cabecera o el pediatra lo hacemos todo por la seguridad social.
    Sólo utilizamos el seguro privado para especialistas y para urgencias después del infierno que pasamos en junio del año pasado, dónde estuvimos casi 7 horas en Urgencias porque nuestra hija estaba a casi 40 de fiebre y al final tenía bronquitis. Nos tuvieron abandonados todo ese tiempo por falta de personal y tuve que buscar a un enfermero en dos ocasiones para que le diese un antitérmico a mi hija.
    En la privada tardamos media en entrar y salir con radiografías de por medio y todo. Es la tranquilidad que me da porque las listas de espera son eternas.

  • Responder
    Mamá puede
    11 mayo, 2016 at 08:02

    Mira, yo generalmente voy a la seguridad social, salvo en los embarazos que por horario y por algún fallo de la seguridad social lo lleve todo por lo privado. Pero para consultas ordinarias, el pediatra de los niños… Prefiero la seguridad social y es donde acudimos.

    Pero también es cierto que tenemos seguro privado por si acaso. Ese por si acaso lo utilice una vez por algo que creían que podía ser un tumor, pero no estaba claro. Con el seguro privado tuve todas las pruebas y resultados en mes y medio y la tranquilidad esa vale mucho. La atención y las pruebas hubiese sido la misma en la seguridad social pero no la rapidez y en esos casos es fundamental.

  • Responder
    Mami esto esta chuli
    11 mayo, 2016 at 09:03

    Yo tuve un tienpo un seguro privado coincidiendo con mi segundo embarazo, pero soy muy de seguridad social y al final me lo quité. En casa pensamos que si quiered agilizar lo pagas en el momento y ya está, el seguro no nos sale rentable.
    Un saludo

  • Responder
    Arusca
    11 mayo, 2016 at 09:36

    No creo que se trate tanto de seguridad pública o privada. En mi opinión, se trata del médico con el que des. Es cierto que por lo privado hay largas listas de espera y que son reticentes a mandar según qué pruebas, pero muchos médicos de lo público trabajan también en centros privados y viceversa. Yo me he encontrado ambos casos.
    Si un médico no suele mirar al paciente, es su manera de proceder, trabaje donde trabaje. Aunque claro, en una clínica privada te puedes quejar y te hacen más caso…

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    11 mayo, 2016 at 09:38

    Nosotros solo tenemos la seguridad social y solo acudimos a privado para los dos primeros tratamientos, por rapidez y mira tu por donde al final el que funcionó fue el de la seguridad social dos años depués. Para el pediatra generalmente usamos la SS excepto alguna revisión que hemos ido al privado.

  • Responder
    Marta García
    11 mayo, 2016 at 09:50

    Hola! Pues yo me contraté el seguro privado cuando decidimos quedarnos embarazados por malas experiencias en mi médico. Cualquier cosa era una espera de 2 semanas mínimo que siempre me presentaba en urgencias y me decían… es que no es una urgencia! y yo ya… pero tengo visita dentro de 2 semanas y para entonces lo será…..
    Y encantada. De hecho des de entonce siempre voy por lo privado hasta que un día cogí un inicio de neumonía y tuve que tramitar la baja, pero al que me tocaba ahora (cerca de casa y no de mis padres) y oyeeeeeeeeeeeeeeeee, menudo cambioooooooooooooooooo! Super atentos todos los que nos han visitado, nos miran y remiran, el día que fui por la baja me pusieron hasta oxígeno porque iba ahogada… así que me presenté recuperada con un listado de cosas que había ido dejando: que si alergia, que si un bulto en la pierna de grasa, que si… y me han tramitado todo, super bien y entras y te atienden sin prisa alguna para asegurarse… incluso he llevado al peque para ‘tonterías’ para no subir al hospital y super contenta…
    Eso si, no dejaré la mútua, creo que a veces me va muy bien sobretodo por el niño que como tuve complicaciones y me hicieron cesària de urgencias y nació prematuro y necesitó oxígeno y antibióticos tienen su historial allí… y cuando subo con fiebre le hacen pruebas y si es de cuello me determinan al momento si es vírico o bacteriano para antibiótico o no y yo me quedo más tranquila. Además, me encanta su pediatra que siempre le ha prestado muchísima atención incluso haciendo cosas que no le corresponden sólo por el interés del peque.
    Pero he de decir que este último año con el cap he flipado y le doy un 10.

    • Responder
      Miriam
      15 enero, 2018 at 17:23

      Hola Marta! Te escribo de un programa de TVE y estamos buscando personas que como tú hayáis pasado de la Seguridad Social a pagar un seguro médico por malas experiencias. ¿Podrías escribirme? Te dejo mi email: miriam.pina@megatv.es. ¡Gracias!

  • Responder
    Nekane
    11 mayo, 2016 at 10:22

    Yo me hice de una mutua cuando decidi que proximamente iba a querer embarazarme, porque queria saber que personaje iba a tener entre las piernas el dia del parto y porque queria tener la posibilidad de hacer controles mensuales. Tuve un embarazo fantastico sin graves problemas mas alla de los dolores que me causaba el estres laboral. Pero despues de ver varias amigas que han tenido problemas en el embarazo y que se los detectaron tarde por eso de hacer solo una ecografia trimestral… Si vuelvo a embarazarme volveria a ir por privada.
    En la sanidad publica hay muy buenos profesionales (incluso a veces los mejores en su ramo) pero mientras una parte de su sueldo este vinculado a el numero de bajas que dan, y otras cosas que influyen en nuestros tratamientos tendremos medicos publicos que se lo pasaran por el forro y otros que te estaras muriendo pero como ya han hecho cupo …
    A mi me paso que cuando fui a buscar la alta medica por los dolores abdominales y la consiguiente baja de maternidad la doctora que me lo hizo se equivoco y yo no me di cuenta hasta que me lo dijeron en la empresa. En total me tuve que ir corriendo a que me lo modificaran. Pues la doctora que me toco me pego un broncazo porque claro ahora le iba a constar a ella mis bajas…. Perdona y yo que culpa tengo que tu compañera se haya equivocado y que el sistema este tan mal hecho que para corregir la fecha de final de una baja e inicio de la otra tengas que comertelo todo. Claro que fue la misma a la que fui a pedirlela baja por los dolores abdominales y me dijo que eso no era motivo de baja…

  • Responder
    marigem
    11 mayo, 2016 at 10:22

    Hola!!!! Yo creo que eso depende un poco de quien te toque como doctor, las ganas que tenga…. Hace como un mes un familiar directo casi se nos muere de una infección pulmonar grave con 80 años porque el médico casi le acusó de quejica. Yo tuve un problema de vesícula hace años y me lo detectaron en una eco que me hice en un médico privado porque me quedé en 47kg(mido 1,70) y ni viéndome con cólicos, escuálida y amarilla me hacían caso, y cuando le llevé a mi doctora los resultados dijo que no lo parecía, que yo siempre había sido delgada(delgada, no de Etiopía, por Dios) y que era imposible haberlo diagnosticado.
    Por lo demás he de decir que la Seguridad Social siempre nos ha solucionado las poquitas cosas que hemos tenido.

  • Responder
    Minimar Bcn (@minimarbcn)
    11 mayo, 2016 at 10:28

    Siempre he ido por la mutua privada, únicamente piso la Seguridad Social cuando necesito que me den la baja. Además de la comodidad, no tengo ningún centro de urgencias cerca que esté abierto de noche y el fin de semana, así que como buena primeriza con marido histérico, hemos pisado las urgencias nocturnas en más de una ocasión y acabar en el Hospital del Mar a las 3 de la mañana con los borrachos, nunca ha sido una opción. El trato recibido en la Seguridad Social no me ha gustado demasiado, si bien lo he pisado poco, te despachan rápido y ni saben quien eres, aunque en la privada tampoco es para tirar cohetes, creo que al final depende del profesional. Solo te diré que en la privada me operaron de algo que no tenía y luego 3 médicos más querían operarme de otra cosa (dos privados y uno público=, por suerte me quedé embarazada y tuve que posponer la operación y luego di con un cuarto médico que por fin acertó y me salvé de la operación. Así que el resumen es que depende del médico, pero en el privado tienes más comodidades y más capacidad de elección, así que de momento ni me planteo renunciar a la mutua y menos con peques.

  • Responder
    Silvia
    11 mayo, 2016 at 10:57

    Yo también soy «megafan» de la seguridad social, pero reconozco que tienen un fallo grave en atención a lesiones musculares, óseas, etc. Parece que como no es algo de lo que te puedas morir, alargan los tiempos y se ahorran pruebas al máximo. Mi marido es el «señor lesiones» y esta ultima vez ha decidido pagarse la resonancia xq no se veia capaz de esperar la cita de la ss. Diagnóstico, menisco roto! Ahora si corren que se las pelan para tratarlo. Para estas cosas creo que está bien la privada, pero hasta el punto de pagar un seguro no creo. Sale más a cuenta pagar la consulta o prueba especifica que, de todos modos no está incluida en la mutualidad

  • Responder
    Carmen
    11 mayo, 2016 at 11:23

    Yo tuve una muy mala experiencia con la ss (al punto de darme ataques de ansiedad al tener que ir al hospital solo de visita) y me hice un seguro privado.
    Y sólo puedo decir cosas buenas de ellos, porque me quede embarazada y me lo llevaron todo por privado. Y la verdad es que fue un lujo.
    Pero perdi mi trabajo y decidi quitarmelo con gran pena de mi corazon……. hasta que volvi a quedarme embarazada!!!! Oh cielos!!!! Peeeeero gracias al cielo habian renovado toda la plantilla de maternidad y mi pequeña ha nacido en la ss y encantados!!

  • Responder
    Maria E.
    11 mayo, 2016 at 16:02

    Cuando me quedé embarazada por primera vez, la empresa donde trabajaba te había un seguro privado pagado por ellos así que llevé el embarazo tanto por el privado como por la seguridad social pero la matrona que me toco era tan desagradable que agradecí mucho el tener a mi ginecóloga para que me resolviera dudas. A las 37 semanas me vio por última vez y me dijo que si el día que salía de cuentas no había parido que me fuera al hospital. Ni las indicaciones, ni más nada así que acabé con ella muy desencantada y a la hora de parir me fui con mi ginecóloga.
    Con el segundo, directamente fue todo por el privado y menos mal porque en una de las ecografias a la semana 16 me dijeron que tenía problemas de placenta y reposo relativo. Si hubiera ido por la seguridad social se hubieran dado cuenta un mes más tarde y no sé qué hubiera pasado.
    Respecto al pediatra, desde el primer momento dimos con uno estupendo en un centro privado y ya no quiero otro. Tienen el suyo también en la seguridad social y cuando tengo algo urgente o alguna receta si voy a ella porque la tengo al lado de casa pero para pruebas y revisiones vamos al otro.
    Ya de últimas (y aunque creo que la seguridad social va muy bien pero depende el profesional que te toque) tuve que ir a urgencias por un problema tremendo de sinusitis dos veces y al final acabe con antibióticos porque el primero que me vio se pensaba que le estaba engañando y se negó a darme nada que no fuera suero salino…

  • Responder
    cm_watermelon
    11 mayo, 2016 at 20:09

    Los últimos años, por desgracia, he tenido que vivir muy de cerca el estado de la sanidad pública y, de verdad, el daño que se le ha hecho ha sido impresionante, y realmente creo que pasarán años antes de que pueda recuperar el nivel que teníamos (si es que hubiera voluntad de ello, claro). Desde listas de esperas interminables a hospitales con plantas completas vacías por falta de personal. Nos han desmantelado la sanidad y no nos hemos dado cuenta, porque desde fuera todo parece igual, pero ya os digo que ni de coña.
    Sobre el tema del embarazo en la SS, yo estoy llevando mi primer embarazo en exclusiva por ahí y me he arrepentido. Las primeras doces semanas han sido una tortura. Cuando aún no tienes síntomas, no ver siquiera si tu bebé existe durante tres largos meses es un horror. Después nos dicen que nos relajemos que no es bueno para el bebé, me río por no llorar. Ya he contratado un pack de ecos para los próximos meses y el siguiente embarazo tocará seguro privado casi seguro o, al menos, unas cuantas ecos más. Esto no me pasa más.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    12 mayo, 2016 at 00:36

    Yo no he tenido seguro privado en la vida y no he hecho uso de la sanidad privada nunca. En Gijón, e general, en Urgencias te atienden bien y yo no daría a luz en ninguna de las clínicas privadas que hay, porque no tienen medios suficientes para según que complicaciones. Tampoco me he hecho ecos más que las de las estipuladas de las semanas 12, 20 y 33 (salvo en el tercer embarazo que fui por un sangrado a urgencias). Y mira, la última brecha de Alfonso, como fue en el colegio y tienen seguro, fui al hospital privado donde tienen convenio…y mira cómo ha ido de mal!!! que ni le cerró la brecha! y sin embargo, a rafa, las dos veces le dejaron niquelado en el hospital público! así que para la próxima brecha (que preveo bastantes) nos vamos directos al de siempre!

  • Responder
    La Hobbita
    13 mayo, 2016 at 14:17

    Confío en la pública pero reconozco que hago uso del seguro que mi madre se empeña en pagarme de vez en cuando, sobretodo cuando tengo prisa. No debería ser así pero confieso que lo hago U_U

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.