Opiniones

¿Cuál es tu comportamiento en el parque?

comportamiento en el parque

Este tema pensaréis que es una tontada a simple vista, pero me parece a mí que la sombra de ser primerizos es alargada y no acabo de estar convencida de que nuestro comportamiento en el parque infantil sea el más adecuado. Sinceramente, creo que en esta familia estamos bastante civilizados, no hacemos salvajadas, no destruimos el mobiliario urbano y preferimos fastidiarnos nosotros antes que perturbar la paz ajena. Sí muy civilizados, o muy tontos, porque no todo el mundo tiene los mismos miramientos. En el parque (sitio que cada día me gusta menos) no hay normas escritas y aquello a veces parece una jungla. En la última semana me he percatado de formas de actuar propias y ajenas, que me hacen creer que como en el resto de asuntos de la vida, la gente va a lo suyo y si el prójimo se fastidia es su problema. No es que sean cuestiones de vida o muerte, pero a veces preferiría que colgaran un manual de instrucciones en la puerta de cada parque, porque al menos yo me lo leería y estaría la mar de relajada sabiendo que actúo dentro de la legalidad parqueril. Sin embargo, veo amplias lagunas en el inexistente reglamento y esto me hace no saber qué modo de actuar puede estar bien visto, o si por el contrario me estoy convirtiendo en la madre marginal del barrio. Os detallo algunas cuestiones que no sé cómo afrontar.

1. ¿Cuánto rato puede usar tu hijo un columpio? No me había planteado que si hay 2 columpios en un parque con 40 niños, la mía no debería subirse hasta el infinito en uno de ellos. Nadie me ha llamado la atención, pero el otro día escuché una conversación ajena en la que un par de madres se quejaban de otra que se había ido, porque había estado paseando a su criatura durante 20 minutos en unos de esos columpios en forma de cestita para los niños más pequeños. Esos son los que sigue usando mi bichilla y reconozco, aquí que no me escucha nadie, que hemos estado hasta 1 hora y 15 minutos empujando a mi mochuela arriba y abajo en ese mismo columpio. Sin parar y sin pensar en que podría haber otros niños al acecho esperando su oportunidad. Si alguien viniera educadamente a pedirme el sitio para su churumbel, se lo cedería, pese al drama de rabietas del infierno que me montaría mi hija. Pero entiendo que los columpios no son suyos en exclusiva. Pero por otro lado, veo que mientras está usando ese en concreto, no está usando los demás, porque la niña se mueve mucho pero no tiene el don de la ubicuidad (de momento) y que nosotras también tenemos que esperar si estos están ocupados. Con lo cual ¿existe un comportamiento en el parque que sea más razonable que otro?

2. ¿Hay que obligarle a compartir sus juguetes? Esto sí lo tengo claro. Si los juguetes son nuestros no la voy a obligar a compartir. Los bajamos y en 5 minutos sabemos que los va a dejar abandonados para correr detrás de una paloma, trepar a un columpio, perseguir a niños mayores o intentar apropiarse de un juguete ajeno. Con lo cual, mientras los quiera utilizar ella, no creo que otros niños deban tener prioridad. Que lo de compartir es muy bonito y muy necesario que lo aprenda, pero seamos sinceros, si tú te vas a tomar el sol con tu tumbona nueva ¿se la vas a dar al primer desconocido que veas en la piscina y te vas a quedar tú sin nada y en el suelo? Seguro que no.

3. ¿Paseo a niños ajenos a quienes no conozco de nada? No quiero acosar a otras criaturas, pero es que hay niños que se quedan a mi lado, mirando cómo empujo a mi bichilla en el columpio, o cómo la ayudo a trepar por la escalera del tobogán y claro, ellos están solos (completamente solos) y también quieren diversión. No me cuesta nada encargarme de ellos y pasearlos, pero siempre me planteo si de pronto va a surgir un familiar que me recrimine el haber cumplido los deseos del niño. Por ahora, no me he topado con este tipo de enfrentamiento, porque aquí hay muchas familias que delegan el rato del parque en hermanos mayores, que tampoco están todavía muy centrados y que con tal de poder dedicarse a su propio ocio les da lo mismo lo que hagan los pequeños, con quién se relacionen y quién los pasee. Pero vivo con el temor de que un día alguien me regañe por coger en brazos a sus hijos.

4. ¿Pesa más el ansia futbolística de un niño o la integridad física de mi bichilla? La semana pasada descubrimos un nuevo parque en el Pueblucho Infernal. Fui porque creía que no sería de tierra, pero lo era. Aunque una vez allí, se quedó cautivada con un tobogán con forma de dinosaurio y otro gigante ¡cualquiera le decía a mi bichilla que no nos quedábamos! El caso, es que por la forma de la escalera de acceso al tobogán, quedaba debajo un hueco cuadrado que un par de niños mayores estaban usando como portería para lanzar balonazos. El problema es que mi bichilla jugaba justo dentro de esa zona, porque había cuerdas para trepar, espalderas… Uno de los niños me dijo que la quitara de allí, porque le iban a dar con la pelota y le harían daño. Y yo le dije que ya lo estaba viendo, pero que eso era un columpio y yo no lo podía mover del sitio para no estorbarles a ellos. Total, que se creó una situación tensa con ellos (también iban sin padres, ni estaban en cientos de metros a la redonda), pero pensé que igual jugar al balón tiene más puntos que usar el columpio y que encima les estábamos estorbando nosotras. Y como no entiendo de las normas de comportamiento en el parque, me llevé a la niña a otra zona.

5. Si un niño está en riesgo de muerte y sus padres no hacen nada ¿intervengo o no? Y no es que estén despistados, no. Es que me llevan a los niños menores de 2 años al parque con las chanclas de la playa y claro, eso es un riesgo detrás de otro. Mira que me considero desahogada para esto del control de mi bichilla, pero hay ciertos límites en los que hasta mi pachorra habitual me abandona: si veo que se va corriendo hacia la carretera; si está a más de 2 metros del suelo y amenaza con soltarse; si corre como loca delante de la zona en la que se columpian otros niños… Pues oye, el resto de padres parece aún menos alerta que yo y claro, me veo en la obligación de ir salvando niños ajenos. Porque ellos no se van a levantar.

Yo creo que por cosas como estas no me gusta este espacio. Entre que no conozco las normas de comportamiento en el parque y que sufro por mi bichilla y por los churumbeles de los demás

¡así no hay quien se relaje! ¿Vosotros estáis más sueltos para proceder en el parque?

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    Emma
    13 junio, 2016 at 09:29

    ¡El otro día había un post en el Club de las malas madres relacionado con este tema! Hablaba de padres helicópteros, pero tenía mucho que ver con esto.

    Yo creo que al final lo del parque es sentido común, y al final son cuatro cosas:
    – No poner en peligro a otros peques o hacerles cosas desagradables o no respetuosas: esto incluye balonazos, como dices tú, pegar, empujar, tirar arena a la cara…vamos, lo normal.
    – No acaparar los columpios. Si no hay ningún niño esperando, pues ancha es castilla, pero si hay, pues un ratito y a ceder el columpio.
    – Hay que llevar juguetes si quieres coger los de los demás. Y, en nuestro caso al menos, si no quieres dejarlos, no los dejas, pero ojocuidao, entonces ni se te ocurra coger los juguetes de otros niños. Aquí o todos moros o todos cristanos. A nosotros nos suele funcionar muy bien para que compartan, porque claro, es ley de vida que siempre se quieren los juguetes ajenos.

    Y yo creo que ya está.

    Un tema aparte es el decirles algo a niños ajenos que, como tú dices, están en peligro, o están poniendo en peligro a las mías. Yo prefiero no intervenir, la verdad, pero hay veces que esos niños están solos, o no lo están y sus padres pasan de ellos, y entonces yo al menos no veo más remedio que decir algo desde el respeto, claro.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    13 junio, 2016 at 09:38

    Odio ir al parque!!!! argggggg es que cualquier día me da un infarto y miro alrededor y los demás parecen tener sangre de horchata. Además de que creo que es el lugar menos seguro para ir con un niño…no sé porque nos empeñamos en ir casi a diario a ponernos en riesgo!!?? arggggg

  • Responder
    correolacajitademusica
    13 junio, 2016 at 09:48

    Jaja, a mí el parque tampoco me gusta mucho…

    El tema del columpio, nosotros sí cedemos si hay más niños esperando. Afortunadamente esto ya casi nunca se produce porque lleva tiempo sin querer subir mi pipiolillo…

    El tema juguetes, 100% de acuerdo. Y en todo lo demás también.

    Feliz día!

  • Responder
    marigem
    13 junio, 2016 at 10:03

    Jajajaja, pues te quedan unos años!!!! Por eso yo siempre que podía me iba de merendero, área recreativa o playa, pero claro, aún así me tragué mucho parque.
    Hay padres que son de un tranquilo que flipo, no ven el peligro en ninguna parte.
    El otro día estaba yo con mi sobrina en un parque horrible que hay al lado de una carretera con una rotonda por donde los coches van rapidísimo y una niña de 4 o 5 años echó a correr hacia la carretera y sino la para un señor desconocido que la vio y no sé ni como tuvo reflejos para cogerla por la camiseta, a la niña la atropellan porque en ese momento había muchos coches circulando rápido.
    Pues la madre estaba de espaldas, hablando y tardó en enterarse y cuando la niña llegó a su lado le cayó la gran bronca.
    Lo peor es cuando tú tienes razón, como los niños del balón y no hay un adulto para explicarlo y claro, que haces, ¿echas a los niños? Es que es alucinante, hay padres que creen que sus hijos con 10 años son adultos e independientes.

  • Responder
    Shasha
    13 junio, 2016 at 10:06

    Odio el parque, bueno no el parque en si sino la falta de educacion de padres y de los respectivos hijos.
    Los famosos columpios… Aqui tienes horas de discusion. El tiempo de estancia es inversamente proporcional a la cola de espera. Y me revientan los papis que ignoran a toda la cola de niños chillando mamiii quiero subir al columpiooo y los otros columpiando a una cria de siete años en un columpio para bebes de forma interminable argg
    Como bien dices luego estan los padres desaparecidos, que estan en algun banco de chachara o en el bar del parque o abducidos por el movil pero que les importa un pepino lo que hacen sus hijos si se matan o si molestan a otros niños.
    Las pelotas…. Malditas pelotas!!! Aqui como siempre hay una falta de supervision paternal. Donde voy yo el parque es grande y con dos zonas bien diferenciadas de peques y mayores, pues se tienen que poner a jugar a pelota al lado de la zona de los peques con toda su energia, con lo cual ya he tenido mas de una enganchada porque la pelota ha pasado rozando la cabeza de mi hija o directamente le ha dado.
    Bueno es tanto odio el que le tengo que he dejado de ir al parque y eso se lo dejo a su padre que tiene la sangre de horchata y yo solo voy a esas horas que no hay gente y asi no me cabreo

  • Responder
    Susana
    13 junio, 2016 at 10:56

    yo lo que llevo peor es el tema compartir!! si no me importa que compartan y jueguen juntos, pero es que mis hijos son demasiado bonachones y si se bajan las raquetas a la piscina mientras otros juegan ellos acaban de recojepelotas, y la verdad si bajo cargada es para que mis hijos jueguen. encima tener que ver como se lleva un raquetazo porque no van con cuidado.
    Con los años te vas adaptando al parque, sentido comun y dar algun toque de atencion a niños o a padres que ves fumandoooo!!! no lo soporto, tampoco soporto que tiren las cascaras de las pipas al suelo, mi hijo aun no esta en edad de gateo, pero me toca la fibra saber que se quedan en el suelo durante varios dias.

  • Responder
    Mama Puñetera
    13 junio, 2016 at 10:58

    Uuuuffff, que va! Yo de suelta nada y de hecho me pongo nerviosa con los padres que llegan al parque y pasan mil de sus criaturas… Creo que ya lo he dicho alguna vez… ¡Odio el parque! jajajajajajaa

  • Responder
    nosoyunadramamama
    13 junio, 2016 at 13:18

    Yo soy muy tranquila, para qué te lo voy a negar!! ero es que la gente es un poco histérica!!! yo voy a un parque en el que no hay columpios, sino tobogán y casita, así que nos ahorramos el estrés de que los que se suben puedan llevarse por delante a un crío. El otro día andaba una abuela toda histérica porque mi hijo estaba en la zona de prao cerca del borde, donde hay medio metro de desnivel… a ver, no me estreso porque sé que mi hijo baja solo!!! porqué se ponen otros nerviosos??? Lo que sí hago es echar a Alfonso con el balón al prao porque tiende a eso de buscar recovecos a modo de porterías, jajaja… Lo de compartir yo sí se lo digo, más que nada porque luego son ellos los primeros que piden a los demás…

  • Responder
    Marisol
    13 junio, 2016 at 15:43

    Buuuuuuf, miedo me está dando el día que empiece a ir con mi petardilla al parque, de momento me da miedo ir con ella con 9 meses. No obstante al lado de mi casa hay uno, pequeñito y por supuesto siempre está lleno, a mi lo que se me ocurre es lo que se hacía cuando mi madre nos llevaba al parque cuando éramos pequeñas, se contaba 50 y ala a otra cosa mariposa, así todo el mundo tenía su oportunidad, pero si que es cierto, o eso me parece a mi, que hoy en día se lleva mucho eso de tonto el último. También es verdad que muchas veces puede ocurrir que ni te des cuenta, pero creo que eso son las menos.

  • Responder
    Aprendemos con mamá
    13 junio, 2016 at 16:48

    Cuando yo voy paso de todo en general, pero normalmente los padres suelen estar encima. No me he visto en ninguna situación incómoda pero entiendo lo que dices y es confuso

  • Responder
    Una mama mas
    13 junio, 2016 at 18:10

    Nosotros vivimos en un pueblo donde al poco de ir al parque terminas conociendo a todos, con lo bueno y lo malo. No suele haber conflicto, los padres en general están ahí, pero alguna vez si nos ha tocado llamar la atención a algún niño, pricipalmente porque corría peligro el crio. Pero en general ha sido a niños que no son del pueblo, o que vienen de vacaciones.
    Con los columpios es turnos, si hay muchos niños pues a mi hijo le tocará esperar pero cuando le toque serán 10 minutos, para que puedan jugar todos, es una regla no escrita, pero la cumplen la mayoría. Por otro lado, por ejemplo mi peque se puede montar en los columpios más grandes, así que cuando hay un pequeño, al mío lo cambio. Juguetes no suelo llevar, nosotros no somos de compartir, pero mi peque tampoco pide. En general somos los padres endiente, pero como ahora estoy embarazada pues lo dejamos un poco más libre, y en verano están los abuelos que lo llevan y ellos tampoco tienen problema.
    Eso sí, alguna vez que fuimos al parque en
    La ciudad mi marido si termino enfadado con los padres, porque le parecía un descontrol!
    A tomarlo con calma que nos quedan muchos años de parque!

  • Responder
    La Moleskine de Mamá
    13 junio, 2016 at 19:26

    Te doy la razon en todo! Los parques son una jungla a veces diabolica. En un parque al que ibamos, habia un reglamento pero todos pasaban de largo. A mi me enfada que niños o incluso adolescentes que no estan en edad, usen los juegos de los mas pequeños o que otros suban hasta el perro.
    Y lo de compartir, el mio no quiere hacerlo pero le apetencen los juguetes de los demas y monta unos dramas que para que te cuento. Saludos!

  • Responder
    mamapuede
    13 junio, 2016 at 19:38

    Querida… estas descubriendo porque a mi no me gusta ir al parque…jaja

    Lo odio con todas mis fuerzas y por todas esas razones.

    No quiero cuidar de otros niños que no son los míos, una vez vale pero siempre? no hijo, suficiente tengo yo con los míos.

    Miedo a que dañen a los míos cuándo los mayores están jugando dónde no deben.

    Lo de compartir estoy contigo, si ellos quieren compartir perfecto pero sino no les obligo, aunque fracamente, prefiero no llevar nada al parque, y por lo que veo aquí es norma general casi nadie lleva nada, salvo balones así que todos contentos.

    Lo del tiempo en un columpio depende, si no hay nadie hasta que el niño se canse, pero si hay gente esperando explico que el columpio es de todos y eso sí hay que compartirlo, porque no es de su propiedad.

  • Responder
    Chasturi
    13 junio, 2016 at 22:58

    Yo el tema columpio entiendo que hay q no sobrepasarse en el tiempo. Nosotros por educacion esperamos un poco alejados y que alguien se tire un cuarto de hora ya es “abusar”. Es cierto que los columpios son de todos pero si tu hija quisiera subir a un tobogan y hubiera un peque subiendo y bajando en bucle tambien te gustaria que parara y compartiera el columpio.
    Lo de jugar al balon cuando hay columpios o peques cerca da para un rato de charla. Porque los medio grandes se creen superiores y te contestan hasta mal cuando les dices que tengna cuidado.
    Y sobre lo de cuidar a los demas…a mi tambien me sale y a veces tambien pienso que algun dia todavia me llevo bronca de algun padre a pesar de que no ha estado cerca de su churumbel. Pero es instinto…

  • Responder
    Patricia
    14 junio, 2016 at 13:21

    Mi peque es todavía pequeño para el parque (9 meses) pero ya estoy temiendo el momento de empezar a ir por todo lo que comentas en tu post. Cada vez que pasamos por delante de paseo y mi peque se queda mirando…. veo cada vez más cerca el momento de pasar las tardes en ese reducto de incivismo y filosofía de “tonto el último” que me pongo enferma. Temo que me pase de adulta lo mismo que me pasaba de pequeña, que por ser educada y no estorbar acabe siendo la tonta del barrio. Y lo de los balones….entiendo a los niños que les gusta jugar al futbol, pero por favor, los padres que los lleven a sitios donde no sean un peligro. Los chavales no controlan y he visto casos de balonazos con consecuencias serias.

  • Responder
    Shasha
    8 septiembre, 2016 at 20:51

    Siempre he odiado ir al parque porque acabo de malhumor pero lo de hoy ya ha sido…. Estabamos haciendo cola para subir a un columpio donde pueden subir varios niños pero mi hija queria subir sola, por lo que hemos esperado muuuuuchos turnos, cuando finalmente lo conseguimos viene una madre que tal cual llega mete a su cria en el columpio asi pim pam le pido por favor que la niña queria subir sola y lo primero que me suelta es que ni se me ocurra ponerle la mano encima a su hija (ni se me hubiera ocurrido por dios) en total nos enzarzamos en si eso es siempre de uso multiple o no (otras madres me dan la razon) al final la enchego a la mierda y ella me insulta y yo le digo gilipollas cogo a mi hija y nos vamos, ella continua insultandome y chillando alguna gilipollez. Como es un parque grande nos vamos a otro sitio estamos cinco minutos y cuando ya estamos saliendo viene la sra esta (por decirle de alguna forma) se ve q nos estaba buscando para advertirnos q nos fueramos porque habia avisado a las gitanas q ya estaban viniendo para cascarnos. Por favor en serio???? En que mundo vivimos donde alguien piensa en pegar a una persona por una mierda de discusion pero encima iendo con niños en brazos!!!! Ahora mismo estoy entre el cabreo y la llantera de pensar q le hubiera podido pasar a mi hija… Y no es ningun barrio de la periferia, ni nada de eso

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!