Moda

Ropa infantil china ¿confiamos?

moda infantil china

Como primeriza, yo también he pasado por esa fase de querer “sólo lo mejor” (que relativa y difusa es esta afirmación) para mi bichilla y en no confiar en la ropa infantil china para mi criatura. Además, como mi mochuela nació en una época de polémicas por las reacciones alérgicas tremendas que algunos zapatos y prendas importadas de China habían causado en la población española, pese a que mi madre me tiene metido en la cabeza que hay que lavar todo lo que se compra nuevo, provenga de donde provenga, no estaba yo por la labor de para arriesgar la integridad física de mi churumbelita por ahorrarme un dinero. Como todo humano, claro que me gustan los diseños para niños de marcas de renombres, caras, exclusivas y con tejidos de ensueño. Pero en casa no nos llega el presupuesto para vestirla así a diario. Y más teniendo en cuenta lo grande que está y lo mucho que crece incluso dentro de una misma temporada. Así es que hemos optado siempre por ropa de cadenas normales o low cost (C&A, Z Generation, Zara, Kiabi, H&M, etc.) pero la ropa infantil china siempre era más barata que las de estas marcas, que igualmente acaban fabricando en China o en otros sitios similares. Debo confesar que en torno a los 2 años de mi bichilla me lancé a comprar para ella por primera vez en una especie de mercería china del Pueblucho Infernal y desde entonces ¡esto ha sido un no parar!

disfraz anna frozen aliexpress

1. Calcetines. Empecé comprando calcetines, porque me parecieron un artículo poco comprometido, que por mal hecho que estuviera, o defectuoso que saliera, un manojo de 4 pares por 1 euros no agujerearía la economía familiar. Los compré no para vestir a diario (aún me daba un poco de apuro caer en brazos de los chinos) sino para llevarlos en el carrito y en el bolso, porque cuando a veces íbamos a piscinas de bolas, castillos hinchables o a la parte infantil de la biblioteca en verano, nunca recordaba llevar calcetines y la niña con sandalias no los usa. Así es que se pasaron muchos más meses metidos en el bolso y siendo usados sólo en estos momentos puntuales. Hasta que el resto de sus calcetines se empezaron a desparejar y tuve que echar mano de estos, que pasaron a ampliar su surtido habitual. Y aquí no ha pasado nada. Ni se le ha caído un pie, ni un dedo, ni una uña, ni tampoco duran mucho menos que los otros más caros.

2. Disfraces. Tras la experiencia del euro con los calcetines, me lancé y di un paso de gigante. A mi bichilla le regalaron un disfraz de Elsa de Frozen para su segundo cumpleaños, y lo ha usado hasta destrozarlo por completo. Era un disfraz muy mono y comprado aquí, pero como se lo ponía a diario, no resistió tanto trote Como veía que deberíamos sustituirlo, busqué uno de la princesa Anna de la misma película, y para jugar por casa, los precios entre 25 y 45 euros que encontraba me parecían una exageración. Así es que probé en Aliexpress y me traje uno exactamente igual a los que veía en otras tiendas por 10 euros. Con su capa, sus velcros que se pegan a traición en el resto del disfraz y te lo deshilachan por completo. Pero oye, para hacerla feliz en casa y meterlo en la lavadora sin miramientos, bien que me ha servido.

ropa infantil china vestidos dibujos animados

3. Vestidos. Ha sido mi último atrevimiento. Como las compras de ropa infantil china a través de internet suelen tardar tanto en llegar (entre 45-90 días) en febrero decidí hacer un encargo de varios vestidos con protagonistas de dibujos animados, de los que por entonces eran los preferidos de mi churumbelita. Lo que no tuve presente es que entre esas fechas de invierno y la llegada del verano, la niña iba a pasar de Dora la exploradora y se iba a encaprichar con Little Einsteins. Pero en términos generales, la compra fue más que válida. Entre 3,40 euros el vestido más barato y 6 euros el más caro, la he surtido con diseños de Minnie Mouse, La patrulla canina, más Frozen y Dora. A ojo están bastante bien, aunque los personajes suelen estar estampados en la tela y empezarán a agrietarse y caerse a trozos con los lavados, pero por ese precio, con que mantengan una dignidad mínima hasta septiembre ¡ya lo puedo dar por compra súper exitosa! Además, la gente nos pregunta dónde los hemos comprado, porque ellos no encuentran nada de dibujos animados por la zona y todo está agotado o con precios de escándalo. No es ropa como para vestir de fiesta y de tiros largos de domingo, pero como en nuestro día a día tampoco es que vivamos muchas de esas situaciones, es un gusto bajar relajada al parque, dejarla caerse con el patinete, rebozarse de tierra y hacer el cafre sin pensar en los agujeros y en las manchas insalvables con las que vamos a volver a casa. Además de que, a ojo, son muy resultones.

En definitiva, que la ropa infantil china ha terminado por conquistarme. Está claro que por esta senda mi vida no va a ser Pinterest nunca, jamás, pero ¿y la de dinero y sufrimiento que vamos a ahorrarnos? ¿Y lo que disfruta la niña, que no se ofrece a vestirse igual si ve uno de estos modelos que si ve la ropa estándar? ¿A vosotros os da desconfianza comprar ropa con este origen?

Esto te puede interesar

10 Comentarios

  • Responder
    Mamá puede
    29 junio, 2016 at 07:10

    Buffff reconozco que a mí me da muchísimo reparo.

    De hecho procuro comprar lo mínimo en los chinos aunque ya estoy comprando alguna cosina, pero ropa… Mucho tendría que cambiar aunque tampoco digo que nunca lo haré por qué no se sabe y lo mismo caigo probando con algo y luego me engancho, que también decía que no compraría en Amazon y ahora compro un montón.

  • Responder
    Eva Gloria
    29 junio, 2016 at 08:47

    Nosotros ni en los chinos ni de marca, por muy glamurosa que sea, que fabrique en China….ya no es la ropa que quiero para mi hijo, sino el mundo en el que quiero que crezca…nos hemos comprometido a no comprar nada hecho en China o similares…gente que trabaja en condiciones infrahumanas…
    Cada uno tiene sus prioridades…

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    29 junio, 2016 at 08:53

    Cachis, los chinos que tenemos aquí no valen para nada (ojo, las tiendas…que esto ha sonado muy mal), no tienen ropa de niño, si he comprado alguna loneta que son las mismas que las de la zapatería y las del mercadillo…lo tengo todo controlado 😉

  • Responder
    María E.
    29 junio, 2016 at 11:05

    De los chinos no he compardo nada de ropa para los niños. Lo he mirado, pero no me gusta nada ni los tejidos ni la calidad y por muy barato que sea no me merece la pena si al niño le va a durar dos días.

  • Responder
    Diana
    29 junio, 2016 at 11:59

    Pues yo confieso que sí lo hago, y a menudo.
    También era reparo al principio, hay cosas que no compraría, como copas menstruales que he visto comprar a la gente… Una vez compré unas zapatillas para la niña pero me dio cosa y las tiré.
    El mayor sí se ha comprado varias zapatillas de deporte de marca, de esas de mas de 100€ por 30€. Si, fomento así el fraude pero coñe, con un adolescente que solo quiere marcas y mi menguado bolsillo…. Hay que saber buscar y las varias deportivas que hemos comprado son perfectas, ni se nota que no están compradas aquí (estas grandes marcas tbien fabrican en China) y aún duran
    Para la niña, como dices, vestidos y camisetas de personajes , ya llevo varias temporadas comprando cosas. Lo último, unos vestidos de fiestas de esos pimpollos para una boda de septiembre; mi hija y mi sobrina van a ir iguales y muy arregladas. Los vestidos perfectos y la verdad, para un único día que van a usarlo, me dolía el bolsillo un gran desembolso. Con lo que han costado los vestidos, están guapísimas y además, no me importará que jueguen como cabras locas y que los destrocen.
    Siempre online, en las tiendas de aquí no he mirado nunca.
    Ahhh, y mi súper peine alisador también lo compré allí.

  • Responder
    Aprendemos con mamá
    29 junio, 2016 at 13:47

    Yo la verdad es que no puedo con los chinos, me da mucha cosa y ya he escuchado que utilizan materiales por ser baratos pero que son malísimos para la salud.

    Personalmente prefiero comprar ropa en el supermercado o en el mercadillo de los gitanos porque tiene algo mínimo de calidad.

  • Responder
    1sapito
    29 junio, 2016 at 14:19

    La verdad que a veces la necesidad manda. Ni los principios, ni la ética. Todo lo decide el monedero.
    Por mí compraría más en artesanía, en el comercio pequeño, favoreciendo la labor del que de verdad se lo curra, y no el gigante textil, pero es inviable.
    Si te pones a analizar cualquier empresa grande de ropa fabrica, o importa de países en los que las condiciones se alejan bastante de las ideales.
    Para mí es más esa cuestión ética que la fiabilidad que me pueda dar el producto.
    Pero ¡ojo! el guipur de mi vestido de novia lo encargué en China, el ahorro de 400 euros era para planteárselo

  • Responder
    sradiaz
    29 junio, 2016 at 14:37

    No lo había pensado, pero en cuestión de ropa para disfrutar en el parque y para disfrazar, o incluso disfrutar de sus personajes favoritos puede estar bien.

  • Responder
    nuevemesesyundiadespues
    30 junio, 2016 at 08:54

    Yo, a lo más que he llegado, es a comprar alguna cosa en el chino físico de la esquina. Pero por Internet nada. Aún así no me gusta porque, siendo más barato, se me ha roto antes lo que he comprado. Por Internet nunca lo he hecho. He entrado en alguna página y me he vuelto loca con tantísimos artículos. Ja,ja,ja. Si además yo lo que quiero es no comprar. Ja,ja,ja. Para disfraces es para lo que igual sí lo veo. Pero, vamos, que todo es empezar. Je,je,je.

  • Responder
    Mami Bruixeta
    4 julio, 2016 at 08:28

    Hay quien piensa que sólo lo que venden en los chinos está hecho en China….como si la ropa del señor Inditex se hiciera en Arteixo…Y lo de los mercadillos callejeros?? El 80% made in china igual…Y dicho esto, sí,les compro ropa china a mis peques

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!