Primer trimestre de embarazo

¡Horror! El sangrado de implantación

sangrado de implantación segundo embarazo

Hay días en los que pienso que sí va a ser verdad eso de que dos embarazos nunca son completamente iguales incluso dentro del cuerpo de la misma mujer. Justo al día siguiente de acudir a la primera visita del embarazo con la matrona, me di de bruces con lo que suponía que sería el sangrado de implantación. En la semana 6+5 según los cálculos desde el primer día del último periodo menstrual, pero la semana 4 según los mis propias cuentas. Con este baile de cifras al inicio, igual podía ser demasiado tarde para tratarse de un sangrado de implantación, que lógicamente se produce cuando ese amasijo de células que será tu futuro bebé decide acampar pegadito a una de las paredes de tu útero. En mi primer embarazo de ahí no salió nada extraño desde el día de la concepción hasta el día del parto. Nada de nada. Pero cuando aquel día, mientras mi bichilla echaba una de sus últimas siestas del verano durante el mes de junio, al ir a hacer un pis normalito y limpiarme, allí que lo vi. El papel higiénico apareció con un flujo más marrón (nada de rojo) y en muy poca cantidad. Mi primera reacción fue pensar que el futuro bebé se me caería allí mismo, que ya estoy viejuna para preñeces, que demasiada suerte había tenido con el primer embarazo y que ahora el destino se cebaría en mi cuerpazo haciéndomelo pasar de mal en peor. Si realmente era un sangrado de implantación de expulsión tardía (ya hacía 5 días que el primer test de embarazo había dado positivo) no había de qué preocuparse. Pero ¿cómo sabía yo que no era otra cosa? Y así empezaron unos momentos de bastante incertidumbre.

1. ¿Cómo se reconoce el sangrado de implantación? No terminaba de aceptar que aquella mini mancha (una ridiculez que tiñó un poco el papel unas veces sí y otras no tras orinar) pudiera ser un sangrado de implantación. Me parecía tarde para que se produjese, pero bueno, había en internet (ay, esta mala costumbre me acompaña en cada embarazo) otras mujeres que aseguraban haberlo tenido por estas fechas y que así se lo habían diagnosticado. Si era eso, no había nada que temer. El sangrado de implantación es tan normal que ocurra como que yo. Suele ser un sangrado esporádico, dicen que parecido a una regla (lo mío se parecía al periodo lo que un huevo a una castaña, porque era infinitamente menor en cantidad, y en un tono nada similar a la sangre), que puede durar un máximo de 3 días o algunos más pero sin tener una frecuencia establecida. Vamos, que unas veces manchas y luego pasan horas sin que vuelvas a ver esos restos. Mientras el flujo no sea abundante, el color o el olor desagradable y no se parezca a la sangre fresca, no hay nada que temer. Sí, la teoría está muy bien, pero en la práctica tú te cagas por la pata abajo asustas mucho pensando que tu embarazo está a las puertas de acabar casi sin haber empezado.

2. El estrés. En mi caso, yo hubiera apostado más por otro tipo de pérdida que por el sangrado de implantación. Mi bichilla, que aún no sabía nada de la preñez, parecía olerlo en el ambiente y querer deshacerse del futuro heredero. Llevaba un par de días especialmente violenta y quejosa, pegando, arañando y mordiendo. Me daba patadas y golpes, a veces simplemente jugando o al buscar la teta (todos en la barriga, qué puntería), lloriqueaba por todo, ningún pasatiempo la entretenía, me perseguía como alma en pena, y poco después de levantarnos por la mañana yo ya tenía ganas de perderla de vista o por lo menos ¡de oído! Con lo pachorrona que soy, llegó a ponerme tan nerviosa que me pasé dos tardes con ella tumbada en el sofá, viendo todos sus dibujos, jugando a que me diera masajes y haciendo todo lo que quisiera como si me hubieran recomendado hacer reposo absoluto. Ya ves tú la tontería, porque sin diagnóstico de ningún tipo (yo no soy de ir al médico hasta que lo que sea ya duele de forma insoportable o la sangre sale a chorro por algún sitio) sólo pensaba en que si estuviera más relajada aquello dejaría de fluir. Vamos, que me veía en reposo absoluto de allí en adelante, y la idea me agobiaba una barbaridad.

3. Otros síntomas que experimenté. Como el útero va creciendo a pasos agigantados, siempre noto unos dolores parecidos a los menstruales, muy llevaderos y nada graves. Pero claro, como con el supuesto sangrado de implantación no hacía más que fijarme en todas las rarezas de mi cuerpo, supongo que los he magnificado en el recuerdo. Mi sangrado duró 12 días y como al buscar en el bendito Google imágenes del sangrado de implantación ajeno encontré unos derramamientos muy escandalosos, decidí que aquella minucia más parecida a una gota de colacao disuelto en leche muy grave no podría ser. Me dio asquete fotografiarlo, así otras futuras embarazadas asustadizas tendrán que usar la imaginación para hacerse una idea más certera de cómo puede ser en cuanto a color y cantidad.

Al día siguiente, tuve que ir a urgencias por la insistencia de este hombre a causa de este episodio ¡y allí sí que pasé el susto de mi vida! Pero eso os lo contaré la semana que viene, porque jamás pensé que una simple implantación pudiera dar para tantos altibajos. ¿Habéis experimentado el sangrado de implantación en alguno de vuestros embarazos? ¿Os alarmasteis o lo sobrellevasteis con tranquilidad? ¿Acudisteis al médico para tener un diagnóstico fiable?

Esto te puede interesar

13 Comentarios

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    14 septiembre, 2016 at 07:19

    Sí lo he tenido con este embarazo, de hecho tengo el post programado para el martes que viene! jajajaja. Fue muy leve así que no fui al médico ni nada, porque además a mí sí me correspondían las fechas así que no había nada raro. Un beso!

  • Responder
    Mamá arcoíris
    14 septiembre, 2016 at 10:18

    Yo tuve sangrado de implantación en mi segundo embarazo. Teniendo en cuenta que el primer embarazo acabó en un aborto espontaneo, puedes imaginarte el susto que tuve en el cuerpo hasta que me hicieron una ecografía. Lo más curioso es que con el primero no sangre nada (el diagnostico del aborto fue por ecografía) así que tampoco es que me recordase a nada en concreto pero aún así, vaya susto.

  • Responder
    Diana
    14 septiembre, 2016 at 16:03

    ¡Ay Lucía! Vaya susto te llevaste. En el primero, como a ti, nada de nada pero a mi esta vez también me pasó, sólo que no pensaba que estaba embarazada y creía que me había venido la regla, no te lo pierdas XD

  • Responder
    nosoyunadramamama
    14 septiembre, 2016 at 16:23

    anda, pues qué tarde!! yo nunca lo tuve, suponía que eso pasaba dos o una semana antes de tener que bajarte la regla!!! la verdad que nunca había pensado si era sangrado tipo rojo-normal o no, jajaja

  • Responder
    Mama Puñetera
    14 septiembre, 2016 at 18:39

    Yo no tuve sangrado de implantación, pero imagino que un poco si me habría asustado.
    Por eso viene bien saber que esto puede pasar 😉

  • Responder
    Estrella
    14 septiembre, 2016 at 21:19

    Yo sí tuve sangrado de implantación. De hecho empecé a sospechar que estaba embarazada cuando en fechas de mi regla no pasaba del flujo marrón al rojo. En ese caso no acudí al ginecólogo pero cuando volví a manchar de nuevo marrón (y en abundancia) después de confirmar mi positivo me planté en urgencias.
    Me hicieron una eco vaginal y tras poder ver por primera vez el embrión me recomendaron reposo relativo y que volviera si el sangrado era de color rojo y abundante.

    Tranquila que por una gotita no pasa nada.
    Y enhorabuena por tu embarazo, que el otro día comenté y no te dije nada…ups…

  • Responder
    Laura
    15 septiembre, 2016 at 00:33

    Yo tuve el sangrado de implantación. Era poca cantidad pero te asustas. Más tarde tuve dos amenazas de aborto y eso si que es para cagarte…coagulos, abundante sangrado rojo, etc….afortunadamente logré salvar el embarazo…pero tuve reposo desde la semana 9 a la 13

  • Responder
    Anónimo
    15 septiembre, 2016 at 04:50

    Hola! Mi primer embarazo fue de libro pero manché un poquito a la semana de enterarme del positivo. Recuerdo pensar: se acabó, ahora vienen los dolores fuertes y se acabó. Pero no y mi churumbel tiene casi tres años ya. En este embarazo tuve un hematoma ridículamente pequeño comparado con experiencias cercanas, que me tuvo en vilo y manchando poco y marrón hasta la semana 15. Ahí sí que me agobié bastante. Pero ya en la semana 21 y notando toda la energía y furia de la pequeñaja estoy super tranquila.
    Un abrazo!

  • Responder
    sradiaz
    15 septiembre, 2016 at 10:40

    ¡Qué desconectada estoy! No sabía que estábais ya fabricando al hermanito… jejeje, a ver si me pongo al día. A mi el sangrado me vino a la semana de la falta mas o menos, y duró muy poco.

  • Responder
    clauminera
    16 septiembre, 2016 at 11:48

    Yo tuve sangrado de implantación con mi primer hijo, pero aún no sabía que estaba embarazada asique lo que pensé era que me había bajado la regla. Luego me hice el test a los 3 días mosqueada por aquella “regla” tan rara que sólo me había durado un día y entonces ví el positivo 🙂

  • Responder
    Diario de una mami
    19 septiembre, 2016 at 00:04

    En primer lugar… ¡Enhorabuena! :)))
    Nos tienes en ascuas. ¿Qué te dijeron? ¿Quéeee? Yo no tuve sangrado de implantación, así que poco puedo aportar. 😉

  • Responder
    María - Mivi Mamá
    20 septiembre, 2016 at 05:36

    Vaya susto!! Recuerdo que al inicio del embarazo (estaría de unas 7 semanas o así) estaba cambiandome de ropa y me dio un dolor por la ingle y duró un buen rato. Mi miedo era que fuese un embarazo ectopico y que con los problemas que ya había tenido para quedarme embarazada teniendo 2 trompas y 2 ovarios, como para perder al bollito y la mitad del “horno”. Al final no fue nada grave, los ligamentos (que al final del embarazo volvieron a darme la lata y de que manera). Pero el rato que pasé fue tela y lo que lloré aún peor….

  • Responder
    Lita
    28 mayo, 2017 at 03:50

    Yo estoy en una situacion muy parecida! Estoy en ma seman 6 y desde el día q no me bajó tengo dolorcitos tipo menstruales… ayer y anteayer esos dolorcitos se pusieron mas agudos y este mediodía cuando fui al baño vi en mi bombacha mucho flujo blanco con un coagulito d sangre pequeño. Me asusté mucho y fui a la guardia.
    Me dijeron q es normal por la “implantación” lo cual investigo y no termino d comprender cómo.puede ser q el embrión se implante en la semana 6?! Y q me haga una eco tv. Pero que me quede tranquila q haga reposony tome buscapina. Los dolorcitos no se van, y x suerte no me volvió a bajar nada.
    Me dijo q ante cualquier dolor agudo y caida d sangre vuelva sino q esté 2 dias d reposo… veremos q sucede. Estoy en la incertidumbre total y eso q ya tuve un bebe q hoy tiene casi 5 años, pero nada d esto m había pasado!!!!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.