Primer trimestre de embarazo

¿Cuándo ir a urgencias durante el embarazo? El susto del sangrado de implantación

urgencias durante el embarazo

Yo no quería darle mucha importancia a lo que a mí me parecía un sangrado de implantación nada abundante, pero no niego que algo de preocupación tenía ya metida en el cuerpecito. Así es que aprovechando que era día de fiesta en el Pueblucho Infernal y que el papá de mi bichilla podría hacerse cargo de ella sin tener que declarar a nadie el secreto de la nueva preñez, me fui a urgencias el día de San Juan porque se suponía que estaría la cosa ligerita de enfermos. Al ir a urgencias durante el embarazo, e hicieron ir a la sala de partos (qué mal cuerpo se me puso, oye, que yo estaba recién preñadita, no dispuesta a expulsar nada de mi cuerpo tan prematuramente) y allí a tomar la temperatura, la tensión, hacer ecografía y tacto vaginal para decirme que en la imagen no se veía nada faltándome supuestamente un día para un embarazo de 7 semanas. Nada de nada. Lo cual no sería buena cosa. Pero como yo les decía que según mis cuentas me habría quedado embarazada bastante después, entre la ginecóloga de urgencias, la de prácticas y otro personal que pululaba por allí y que no supe como clasificar, llegaron a la conclusión de que había 3 posibilidades, ya que yo no dejaba de hablar de mis 4 test de embarazo positivos.

1. Embarazo real de pocas semanas. De poquísimas vamos. Como mucho de entre 3-4, por lo que la ecografía aún no permitía observar nada y todo eran suposiciones. Para determinar algo más me hicieron un análisis de sangre a fin de verificar que no me estaba inventando lo del embarazo y poder calcular más o menos las semanas de gestación por el nivel de la hormona HCG en sangre. ¡Ni idea de que esto se podía hacer! Pues bien, que me pincharan porque yo estaba preñadita seguro.

2. Que fuera un embarazo ectópico. La ginecóloga dijo que esto no era nada probable dada la exploración para la ecografía, mis antecedente y yo no sé cuántas cosas más, y que era mejor no pensar en ello. Pues hubiera sido preferible ni haber nombrado la posibilidad, porque se me pusieron los pelos como escarpias. Oye, poca broma que un embarazo ectópico es un aborto sin remedio y te lo dicen así, de cualquier manera, camuflándolo en el tecnicismo.

3. Que ya no hubiera embarazo. Otro chasco monumental. ¿Me habían engañado mis 4 test de orina caseros? Es que eso no me lo podía creer. Pero no, la ginecóloga se refería a que lo hubiera habido pero se hubiera malogrado en estos 3 días desde mi último test hasta el momento de mi visita a urgencias. Porque ella insistía en que allí no se veía nada aún, ni siquiera se visualizaba saco vitelino, ni líquido amniótico, ni mucho menos bebé humano.

De verdad, con lo genial que fue mi primera preñez no me podía creer que estuviera pasando por todo eso ¡y sola! Porque el papa de mi bichilla estaba con la niña en casa, no se lo habíamos dicho aún a nadie, porque todo era tan reciente, y yo me debatía entre el deseo de volver a ser madre y las ganas de volverme a mi casa sin ilusiones para regresar a mi vida anterior a ese primer test positivo. Es que a ratos se me quitaban por completo las ganas de repetir maternidad y me imaginaba teniendo una pérdida, o un embarazo complicadísimo. Ni me reconocía a mí misma, con lo echada para adelante que soy y lo pasota, y estaba cagada por completo, con la tensión disparada y un nerviosismo impropio de mí. Y lo peor ¡es que una misma no puede hacer nada! En cualquiera de las 3 situaciones, la suerte ya estaba echada.

Y allí me pasé esa hora esperando los resultados (que fue una hora y 20 minutos… ) para salir de allí con la certeza de que embarazo había (¿No se lo estaba diciendo yo?) pero de unas 4 semanas (estos test de embarazo caseros y baratos habían sido capaces de predecir el embarazo casi 1 semana antes de la ausencia de mi supuesta regla), por lo que no me quedaba otra que seguir esperando a que todo evolucionará con normalidad y sin complicaciones. Repetimos la ecografía y con 3 personas mirando el monitor ¡por fin una gritó que allí estaba! Algo habían visto, como un pequeño agujero negro que presagiaba que sería el epicentro del resto del embarazo. Dadas las nuevas fechas de embarazo, que habían bajado de casi 7 semanas de gestación a casi 4, el sangrado de implantación era posible, nada raro y me dijeron que lo controlase y que si era menor que una regla (madre de Dios, si yo apenas lograba teñir levemente de marrón o rosado un centímetro de papel higiénico) y no padecía dolores fuertes, no debía preocuparme. En 15 días debería pasar por mi centro de salud para repetir la ecografía y asegurarnos de que todo prosperaba correctamente.

Pues para eso me mentalicé ¡con mucho esfuerzo! Porque cada día me lo pasaba dándole vueltas a la posibilidad de que algo no pudiera salir bien, con lo cual se me hacía súper cruel esa espera hasta la siguiente ecografía ¡y menos mal que no me hicieron esperar a la que ya tenía programada para las 12 semanas! Porque para esa faltaban un mes y una semana. Solo me animaba al pensar que si no había dolor ni más abundancia de sangrado debía confiar en mi buena suerte, pero me parecía increíble que en este segundo embarazo estuviera pasando por todos los miedos por los que no pasé en el primero. Vamos, es que decidí unilateralmente que si algo se truncaba no volvería a intentar reproducirme nunca más. Y punto.

¿Alguna más ha pasado por esta incertidumbre es la primera fase del embarazo debido al susto del sangrado de implantación o a cualquier otro obstáculo? ¿Qué ecógrafos tendrán aquí que cuesta tanto ver algo en un embarazo incipiente?

Esto te puede interesar

9 Comentarios

  • Responder
    Mamistarsblog
    20 septiembre, 2016 at 07:23

    ¡Buenos días! No pasé por eso en mis 2 embarazos. Imagino la incertidumbre hasta saber que todo bien. Como cada embarazo es diferente y a veces sientes o pasan “cosas raras” te sientes insegura. Yo hubiera hecho como tú y acercarme a urgencias

  • Responder
    Laura
    20 septiembre, 2016 at 08:42

    Yo si pase por dos amenazas de aborto y es de las cosas peores que te puede pasar y como dices tú, solo puedes esperar e ir viendo cómo evoluciona la cosa. Mi segunda amenaza fue muy gore, sangrado como una regla, coagulos y las piernas manchadas. De los nervios que tenía me temblaba tanto el cuerpo y casi no podían hacerme la eco. Me mandaron reposo y eco en la semana 12. Por aquel entonces estaba en la semana 9…3 semanas que fueron un infierno. Afortunadamente todo salió bien ????

  • Responder
    la Hobbita
    20 septiembre, 2016 at 09:28

    Mi primer embarazo fue una tortura de ecografías, semana de espera, ecografía, otra semana, ecografía. … al final se malogro y no se lo deseo a nadie.

    El segundo empezó igual que el tuyo. Lo bueno es que ese acabó bien, con Habi por fin en este plano de la existencia.

  • Responder
    Mama Puñetera
    20 septiembre, 2016 at 10:25

    Ay madre, menudo susto! Debió de ser la hora y 20 mas larga de tu vida… En fin, menos mal que solo quedó en un susto!

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    20 septiembre, 2016 at 11:22

    Qué susto! A mi la primera eco en este embarazo me la hicieron en la semana 8 y allí estaba el chiquitín así que no pasé por el susto, que sí por el sangrado de implantación (de hecho es el post de hoy, jeje), pero como tú, sin manchar nada apenas. Me alegro que al final todo esté yendo bien!! Un besote!

  • Responder
    Cristina Prieto
    20 septiembre, 2016 at 13:03

    Yo lamentablemente en mi segundo embarazo tuve un fuerte sangrado que me llevó a urgencias con la dolorosa noticia de que había perdido a uno de mis bebés. Había 2 y uno de los sacos gestacionales estaba vacío. Estaba de unas 9 semanas y fue un palo terrible que a día de hoy no he conseguido superar

  • Responder
    Ana
    20 septiembre, 2016 at 20:45

    A mi me paso algo parecido: embarazada de 7 semanas, poco sangrado, nada de dolor, no se veia nada en la ecografia y unos analisis de sangre que me hacian todos los dias para verificar que la hormona de embarazo iba en aumento dia a dia, pero … !seguian sin ver nada en la ecografia!!
    Resumiendo rápido: ingreso en el hospital de una semana a la espera de la evolución???, hormona de embarazo creciendo continuamente por las analíticas, ginecologa que me dice que “sera un embarazo ectopico y que el dolor es tipo de puñalada en el estomago” y operacion de urgencia, pero ques este tranquila. En vista de lo cual me ponen a suero 4 dias, espera, espera, espera, nada de dolor, poco sangrado,… Pues nada, me hacen una laparoscopia para ver que pasa. De la laparoscopia (una tonteria de na) salgo para meterme en la UCI 12 horas porque todas mis constantes vitales estaban a al altura del betun,… pero oye: que no habian visto ningun feto. Sorpresa mayuscula porque ¿si no hay feto porque me sigue subiendo la hormona del embarazo? Anda!! Que tonteria, tu! !Oye, que nos hemos confundido! Los analisis estaban mal hechos y la hormona no esta creciendo, esta bajando… !Ala! O sea. un aborto espontaneo de na se convirtio en una semana de hospital, operacion, UCI,… Enfin. Olvidado esta ya, afortunadamente en colaboración con 3 embarazos y 3 hijos estupendos que vinieron despues. Pero,… tela con las equivocaciones!!!

    Ana

  • Responder
    Madre Agua
    20 septiembre, 2016 at 23:25

    A mi me pasó igual en el segundo embarazo, tuve tres sangrados de implantación y uno de ellos bastante abundante. Lo primero que pensé es que lo había perdido. Me hicieron una eco y me dijeron que estaba cogido por un hilito pero que no sabían si seguiría adelante pero tuve suerte y aquí tengo a mi angelito.
    La verdad es que se pasa fatal y más si vas sola a urgencias.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    20 septiembre, 2016 at 23:31

    madre mía, pero qué caos lo de tus semanas de embarazo!!! jajaj, mira que yo supe enseguida que estaba de una semana más de lo que decía la matrona por fecha de última regla pero…tanto desajuste como para ser sangrado de implantación y tú pensar que estabas ya de 7 semanas?? menos mal que soy de reglas regulares, jajaja.. Yo nunca lo conté en el blog pero con Gabriel tuve un señor sangrado en la semana 8-9, y como nunca me había pasado, di por hecho que lo había perdido… La verdad que el tema sangre en los embarazos asusta muuuuucho!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.