Marcas

Escapadas en familia ¿o como cuando éramos novios?

turismo de vino escapadas

En esta casa, uso mucho la expresión “cuando éramos novios y nos queríamos” para referirme a nuestra vida de pareja anterior al nacimiento de mi bichilla. Sé que hay parejas que acuerdan mantener una pequeña parcela de su intimidad sólo para adultos, después de haber sido padres: para disfrutar de otra forma, realizar actividades vetadas a los niños, relacionarse en otro ambiente. No hablo de grandes gastos ni de actividades estrafalarias, sino de pequeñas citas como ir al cine, o a cenar a solas sin tener que luchar para que los churumbeles se queden en la trona y poder aspirar a un restaurante algo mas glamouroso que un local de comida rápida, o pasar una o dos noches conociendo un nuevo lugar, con otro ritmo y retomando la relación que se tenía antes de la paternidad. Pues bien, en esta casa, nunca, jamás, hemos planeado nada de este estilo sólo para nosotros. El problema soy yo, porque el papá de mi bichilla lo ha propuesto decenas de veces. Pero con una niña que acaba de empezar a dormir del tirón ahora, que sigue con la lactancia y que hasta hace nada básicamente la teta era su único consuelo si se develaba de noche ¿con qué tranquilidad podría ausentarme yo de su lado? Con ninguna, eso os lo aseguro. Pero por otro lado, cada vez que conozco nuevas ideas para regalar escapadas, me repienso mi decisión. Una de las últimas cosas a las que nos aficionamos antes de la paternidad, fue a hacer rutas relacionadas con el vino, y ahora que sé de la existencia de la web Turismo de vino, no lo descarto para planear algún fin de semana antes de que nazca el siguiente mochuelo.

1. Turismo rural. El campo no es mi fuerte,, pero de pequeña y jovenzuela me gustaba tanto Keanu Reeves que la peli “Un paseo por las nubes” me marcó de por vida. No es que vaya yo a quedarme a sacar un viñedo adelante, ni a invadir la casa de nadie, pero reconozco que de vez en cuando, este acercamiento al mundo rural me motiva mucho para hacer escapadas. Lugares pequeños y acogedores (el más pequeño que hemos visitado creo que tenía 138 habitantes) en los que te conviertes en el atractivo turístico del pueblo en cuanto pones el pie fuera del coche. Te tratan como si fueras de la familia y ves unos paisajes y un mundo que a los de ciudad prácticamente se nos ha olvidado.

2. Puede ser en familia. Y seguramente ¡lo será! Lo de regalar escapadas para parejas sin hijos está genial, pero yo veo que cuando empiezo a atar cabos termino por darme cuenta de que eso también le gustaría a mi bichilla, y al final ¡la niña se viene con nosotros! Mira que cuando aún no había nacido decíamos que nunca iríamos de vacaciones sin ella y que sólo la dejaríamos al cuidado de otras personas en caso de necesidad. Pues lo cierto es que en lo referente a las escapadas de placer lo estamos cumpliendo a rajatabla. A veces, uno de nosotros ha hecho algo por libre, pero siempre ha estado el otro para cuidar de ella. Y esto de visitar viñas, y mini pueblos y lugares tranquilos al aire libre, es un plan que no vemos incompatible para realizarlo con ella. Menos romanticismo, menos tiempo libre pero un recuerdo familiar más.

3. Es un regalo vistoso. Nosotros hemos sido muy aficionados a regalar escapadas. Enológicas, rurales, románticas, en pareja y de todo tipo. Estancias pintorescas, idílicas… Tienes la ventaja de dar a la otra persona la posibilidad de elegir las fechas en las que tiene disponibilidad para viajar, de escoger entre varios destinos y actividades. Es un regalo muy abierto pero que a la vez denota que te has interesado por tratar de acertar con tu presente. Cambiar de aires nos viene bien a todos, incluso a los más remolones y caseros, y a aquellos a quienes les da pereza salir de casa con la marabunta de los niños. También hay un amplio rango de precios, porque se puede optar por una escapada sencilla, que sólo incluya una noche de alojamiento, o que sea algo más apañado, con degustaciones gastronómicas, actividades originales… Y en Turismo de vino se pueden reservar desde casa, a través del ordenador ¡y con los niños acechando tras la pantalla! Todo comodidad.

4. Aunque yo no bebo… No sólo por el embarazo, sino porque no bebo nunca. Hasta el punto de que en algunas de las bodegas que hemos visitado me han colocado en la zona de los niños, con unas patatas fritas, unas aceitunas y un vaso de agua ¡o de mosto! En el mejor de los casos. Un día hice un intento de cata y acabé comiéndome todo el pan y los piquitos de la mesa. No estoy hecha para beber. Sin embargo, me encanta aprender todo lo que nos explican de los procesos de elaboración del vino, visitar las bodegas, conocer la historia humana detrás de cada marca…

Vosotros ¿sois de escapadas en familia o en pareja? ¿O de ambas? Yo aún no veo el día de dar el paso para salir sin la niña. ¡Ay, los primerizos!

Esto te puede interesar

14 Comentarios

  • Responder
    Mamá Bamba
    27 septiembre, 2016 at 07:20

    Por aquí somos más de escapadas en familia, aunque precisamente este fin de semana toca escapada de una noche sin niños que celebramos los 5 años de casados 😉

  • Responder
    Mamibruixeta
    27 septiembre, 2016 at 08:14

    En este tema soy como tú, nos resistimos a dejarlo para irnos una noche fuera. Lo hemos dejado en pocas ocasiones que puedo contar con los dedos, y va para 5 años. Y ahora que tenemos otra bebé de 9 meses enganchada a la teta… las escapadas de momento en familia

  • Responder
    lamamafaelquepot
    27 septiembre, 2016 at 08:56

    a mi me cuesta bastante hacer planes los dos sin la niña y aunque es verdad que lo hemos hecho alguna vez nunca ha sido de marcharnos un fin de semana sin ella.
    Normalmente uno se queda con ellos o se quedan unas horas y los recogemos.
    Cada familia sabe lo que es mejor para ellos y aunque yo no lo haya hecho si que pienso que va bien para la pareja salir un poco sin los niños.
    Ahora con este segundo tengo más ganas de hacerlo pero el problema es que ahora a ver quien se queda con dos…

  • Responder
    Mama Puñetera
    27 septiembre, 2016 at 09:32

    Pues la verdad es que escapadas pocas, ni de novios ni en familia. Mas que las de vacaciones. No está la economía para muchas fiestas, jejeje

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    27 septiembre, 2016 at 09:51

    Nosotros jamás hemos salido solos desde que somos padres…y no tanto por mí, sino por el papá de la criatura y por la criatura en sí misma.
    Al poco tiempo de nacer UNMF nos regalaron esto del vino, a UPMF le encanta el vino (uyyyy esto no sé si es conveniente decirlo) vamos que le gusta una copita de vez en cuando (mejor así) y muy a su pesar lo tiuvimos que regalar a mis cuñados antes de que caducara, menudo disgusto para él por no poder ir y para mí por regalárselo a mís cuñados arggggg

  • Responder
    Emma
    27 septiembre, 2016 at 10:21

    Pues mira que a mi me cuesta dejar a las niñas, pero mucho mucho, pero oye, qué bien sienta de vez en cuando hacer un plan “de mayores”. Sólo con ir al cine, o salir a comer o cenar, y poder hablar sin interrupciones constantes…

    Así es que aunque me cuesta mucho dar el paso de dejarlas, las veces que lo hemos hecho he acabado encantada. Vuelves como nueva, a las niñas no les ha pasado nada de nada, y qué necesario es a nivel pareja dedicarse un poco de tiempo en exclusiva. Eso sí, las primeras veces que las hemos dejado un finde ha sido ya con año y medio, de bebés pequeñas nunca.

    Yo por salud mental y de pareja, el dedicarnos tiempo solos es algo que veo fundamental. Y como hay muchos días en el año, pues creo que se puede encontrar el hueco aunque sea de dos días de escapada, o una cena para dos de vez en cuando.

  • Responder
    Mony
    27 septiembre, 2016 at 11:18

    Nosotros somos de escapadas en familia, pero justamente el otro día le dije al pater familia… que teníamos que empezar a buscar un hueco para nosotros 2 o no respondo…. jijijii

  • Responder
    Almudena
    27 septiembre, 2016 at 13:06

    Pues nosotros las escapadas también las hacemos en familia, me cuesta un montón dejarle. Solamente le hemos dejado una noche con mi madre porque teníamos una boda a la que no podíamos faltar. Ahora nos estamos planteando que duerma una noche al mes en casa de la abuela para poder descansar un poco y hacer algo nosotros solos, pero todavía no hemos encontrado el momento!

  • Responder
    Anónimo
    27 septiembre, 2016 at 13:47

    Madre mía, pues yo estoy en el extremo opuesto!!!!! Estamos deseando que mi duende se pueda quedar con la abuela para escaparnos. La verdad es que nos encanta salir y pienso que es muy sano volver a dedicarnos tiempo a nosotros. Somos padres, pero también grandes amigos y amantes. Ahora es pronto porque el pequeño tiene dos meses y toma teta, pero ya estamos planeando cositas. Amamos a nuestro niño más que nada, con la baja maternal estoy 24 horas feliz con él; pero, en nuestro caso, necesitamos mantener un pequeño espacio para “ser novios”.

  • Responder
    Sara
    27 septiembre, 2016 at 15:19

    Por aquí también somos de escapadas en familia. Entre que no termino de verlo claro y lo mal que dormía mi peque hasta hace un par de meses… me daba un no.sé qué, que qué sé yo… Sólo se ha quedado.una noche con mi madre porque teníamos una boda y con el tema de las alergias pensamos que era mejor que no viniera. Quizá en estas semanas hagamos una relajadita porque quiero que se quede una noche con sus abuelos antes del parto para ver si es viable que se quede con ellos y el papá conmigo o tenemos que buscar otra opción. A ver, a ver…

  • Responder
    Mami esto está chuli
    27 septiembre, 2016 at 15:30

    Desde que nació el mayor no nos hemos espado solos. Creo que alguna cena y ya está. Donde vamos, vamos todos. ¡Con lo amante que he sido yo de las escapadas! Aun así ahora los 5 salimos. Pero en cuanto mi bolita pequeña se despegue un poco, estoy dispuesta a ir donde sea jeje.

  • Responder
    nuevemesesyundiadespues
    27 septiembre, 2016 at 18:18

    Nosotros alguna cosa hemos hecho, contadas. En realidad yo creo que un huequito, aunque sea en casa, puede buscarse pero, ay, hay que hacerlo.
    Pues yo también tengo en la cabeza lo de hacer algo antes de que llegue el próximo pollo. De hecho tenemos una escapada, precisamente a turismo de vino pero es en Huesca y como nos pilla en Mordor a ver cómo lo organizamos. ¡Nos tocó en La party!

  • Responder
    diasde48horas
    28 septiembre, 2016 at 15:32

    Nosotros somos más de escapadas en familia… ya me cuesta mucho dejar a los niños cuando tengo que viajar por trabajo, así que paso mucho de hacerlo voluntariamente. Si nos apetece irnos a algún lado siempre nos vamos todos juntos 🙂

  • Responder
    mamapuede
    1 octubre, 2016 at 19:22

    Por un lado estoy deseando realizar una escapada cómo cuándo eramos novios y nos queríamos (yo también utilizo mucho esa expresión) pero no me veo capaz, Solamente hicimos una cuándo ya estaba a punto de nacer Gonzalo y la verdad es que estuvo bien pero me faltaba Leo y no lo disfruté cómo me hubiese gustado.

    Tiraremos unos años más así y luego cuándo ellos no quieran venir con nosotros pues me imagino que remotaremos esas salidas jaja

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.