Enseñanza/Colegio

Regresiones durante el periodo de adaptación escolar a P3

regresiones durante el periodo de adaptación escolar p3

Que conste que a estas alturas de la andadura escolar de mi bichilla en P3, estamos todos súper felices en casa ¡y ella la que más! Que si le das a elegir entre ir al parque o al cole, se va al colegio sin pensarlo. Hasta cuando la propuesta es ir a un parque de bolas tiene sus dudas. Vamos, que le encanta, le fascina y le vuelve loca lo que quiera que sea que hacen en clase. Pero… ¡parece mentira que en la maternidad todo tenga que tener un lado oscuro y tenebroso! No diremos tanto, sin embargo, tras la fatídica primera semana del periodo de adaptación y los siguientes 7 días de cambios en su forma de actuar, hoy os traigo una serie de recomendaciones que nos dieron sus maestras justo antes de empezar las clases. Y es que aunque seáis completamente escépticos, aunque sintáis que vuestro hijo es el que peor periodo de adaptación ha vivido, el niño que más odia el colegio y vuestra familia es la más sufridora de todas desde que se inventaron los centros escolares, resulta que hay ciertas regresiones durante el periodo de adaptación escolar a P3 que son de lo más comunes y corrientes. Lo que no quita que nosotros queramos morir cada día un poquito ante semejante panorama. Pero tened esperanza porque antes o después ¡de esto también se sale!

1. Descontrol de esfínteres. Puede ocurrir en el colegio, pero también en casa. Nos advirtieron de que era algo habitual que los niños que parecían tener el tema de la operación pañal dominado, de pronto den un pasito atrás (o echen a correr en dirección contraria, dependiendo del caso) cuando empiezan a ir al colegio. En 3 semanas, mi bichilla ha tenido 2 escapes en clase, siempre porque estaba jugando y no ha pedido ni ir al baño. En casa ha tenido otros 3, 2 en medio de sus tremendas rabietas y otro justo llegando del cole, saliendo del ascensor. Ese no hubiera tenido arreglo. De noche, aún no le habíamos quitado el pañal, pese a que llevaba meses sin mojar nada. Ahora, unos días se despierta completamente seca y otros orinada. Pero creo que está todo dentro de lo normal teniendo en cuenta lo mal que llevó el inicio escolar.

2. Pérdida de apetito. O directamente huelga de hambre. Este fue uno de los motivos por los que decidimos retrasar su inicio en el comedor del colegio, ya que salía de casa casi sin desayunar, la comida apenas la tocaba, a la merienda también le hacía ascos y la cena… Resumiendo, que se limitaba a pedir galletas de chocolate y chupa chups en cada ocasión. Como es zampona por naturaleza, esta modalidad de regresiones durante el periodo de adaptación escolar le duraron un suspiro y a la segunda semana de clases ya volvía a comer en casa como una lima. A la tercera empezó a quedarse en el comedor, donde nos dan informes diarios de lo que come, y siempre nos marcan que lo ha engullido absolutamente todo lo de los 3 platos. Pero que sepáis que esto puede pasar.

3. Sueño irregular. Sinceramente, este punto fue el que más me alarmó cuando nos lo comentó la maestra. Con lo que hemos tenido que esperar hasta que por fin mi bichilla empezó a dormir del tirón este verano, y en pleno cansancio de la preñez en el que yo vivo, sólo de visualizar en mi mente noches llenas de despertares nocturnos, una churumbelita irritable por el día porque no ha descansado bien de noche y el resto de catástrofes derivadas de la falta de sueño, se me ponían los pelos como escarpias. Un par de noches se ha desvelado (pero ya sobre las 6 de la mañana) porque buscaba algún juguete o hacía referencia a algo que había hecho en el cole. Pero no más. Aún así, reconozco que hay noches en que si la escucho moverse en su cama, toser o hablar en sueños, ya me desvelo por completo y entro en pánico pensando que se me va a despertar definitivamente. Pero esto es un problema personal mío, y no de las regresiones durante el periodo de adaptación escolar de la niña

4. Evitar más cambios en casa. Esta fue la principal recomendación que nos hicieron en el colegio. Puesto que la entrada en la etapa escolar supone una gran ruptura con todo lo conocido por el niño, muchas horas sin su cuidador principal, fuera de su entorno habitual, con gente desconocida, etc. hasta que no le coja el gusto a eso de ir a la escuela sería ideal no someterlo a la presión de nuevos cambios. Por ejemplo, obras en casa, mudanzas, redecorar su habitación, tener un hermanito… Comprendo que hay algunas que pueden ser inevitables, pero en la medida de lo posible, cuanto más estable siga siendo su vida al volver a casa, mucho mejor para que el proceso transcurra lo más deprisa y pacíficamente posible.

Lo bueno es que al haber estado advertidos de que esto podía pasar, creo que hemos sobrellevado la situación con más calma. Si nadie llega a decirnos que estos comportamientos pueden ser normales al inicio de P3 ¡la habríamos desescolarizado a los 2 días! ¿Sufrieron vuestros churumbeles estos desequilibrios y esta marcha atrás al inicio de su época escolar? ¿Les duró mucho tiempo el cambio o volvieron a la normalidad con relativa rapidez?

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Madre Agua
    11 octubre, 2016 at 10:03

    A nosotros también nos dijeron que las regresiones eran normales, aunque mi niño no sufrió ninguna. El estaba deseando de ir al cole de los mayores.
    Sabes cuándo ha sufrido todas esas regresiones y alguna más? Cuando nació su hermano. Pero de todo se sale 😉

  • Responder
    Mami esto está chuli
    11 octubre, 2016 at 15:17

    Yo no he tenido ningun problema mayor con ninguno. Lo único fie que el mayor en la adaptacion del pequeño se me puso tontorron y no queria entrar. Supongo que es porque compartian pabellón y entraban juntos. Así llamaba un poco la atención

  • Responder
    lamamafaelquepot
    14 octubre, 2016 at 12:24

    Yo con mi hija no noté por suerte nada de esto y eso que entonces también esperaba un hermanito.
    Pero con el peque sí, empezó con el “régimen” que parece que ya ha superado, pero ahora lo que nos pasa es que vuelve a dormir intranquilo y quiere estr en contacto todo el rato o con la teta en la boca.
    Supongo que tienen que sacar por algun lado los cambios y espero que sea una fase que supere pronto.

  • Responder
    srajumbo
    16 octubre, 2016 at 20:18

    Jajjaja el último punto teniendo en cuenta la mudanza y el bebé…suspendes!!!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!