Crianza

¿Cuándo entienden los niños la llegada de un hermanito?

llegada de un hermanito nacimiento bebé

Supongo que esto de la llegada de un hermanito es uno de esos temas en los que no se puede generalizar, que en cada familia se vivirá de una forma distinta y que cada hermano mayor asumirá de un modo más o menos feliz, con más o menos paciencia ¡y consciencia! En nuestro caso, quizás mi bichilla sea aún pequeña para comprender que en unos meses vamos a ser 4 en casa y que hay por aquí un bebé en ciernes. Nosotros empezamos a hablar con ella de este asunto de que hay un niño creciendo dentro de la barriga de mamá prácticamente desde que vimos el positivo en el test de embarazo. Mucho antes de contárselo al resto de la familia (eso lo hicimos a las 13 semanas de preñez) y con el temor de que como todo lo cuenta, largase la noticia a la gente de la calle antes de lo esperado. Pero no, ella parecía no comprender lo de la barriga, y su única respuesta para todo consistía en proclamar que no quería hermanito y que no quería un bebé. Pensamos que deberíamos tener paciencia, que aún era muy pequeña y el hecho de que yo conviva de serie con un panzón abultado de casi 6 meses de embarazo, seguro que tampoco la estaba ayudando a ponerse en situación. Sin embargo, notamos que llevaba un tiempo fijándose en los bebés ajenos, y tratamos de reorientar la conversación sobre la llegada de un hermanito con estos 3 métodos, de muy dudosa fiabilidad, pero que parecen haber hecho mella en ella.

1. Los bebés de los anuncios de Dodot. Juro y perjuro que este post no está patrocinado, porque mi bichilla ya no está en edad de pañales (aunque si alguien de Dodot se deja caer por aquí, que sepa que traigo otro mochuelo en camino…) Bueno, vamos a lo que vamos. En casa salen habitualmente dos anuncios de Dodot en la tele: en uno, os pongo link a YouTube para que lo veáis más claro, el protagonista es un bebé rechonchote y moreno, que duerme panza arriba en su cunita. En el segundo, el que manda es un niño que ya camina, que corre y se esconde por la casa sin pantalones, y con un pañal a modo de taparrabo. Pues en ambos anuncios, mi bichilla tiene la misma reacción: se vuele hacia cualquier adulto cercano y en plan maruja-señora-mayor empieza a exclamar: “¡Oyyyy! Mira mama, qué bebé tan precioso. Mira qué bebé. ¿Lo ves mamá? ¿Lo ves? ¡Hola bebé, soy Laura!”. Y así día tras día, anuncio tras anuncio, le pille donde le pille. Tanto se le cae la baba con esos dos, que varias veces hemos aprovechado la publicidad de los pañales para decirle que mamá tiene uno de esos bebés en la barriga. A lo que ella nos corta tajantemente la conversación espetando “No. Mamá no tiene bebé y la Laura no quiere bebé”. Punto y final. Pasemos a otra cosa para que no entre en un bucle de rabietas sin sentido.

2. Los bebés ajenos, de la calle. Unos meses antes de mi embarazo, mi churumbelita empezó a detenerse con todos los bebés que se cruzaba por la calle. Para ella, un bebé es todo aquel que continúa yendo en carrito. Le da igual que el niño tenga casi 5 años y le saque 2 cabezas de alto, que si no va corriendo por el suelo ella se cree superior. Así es que se ponía delante de cada sillita de paseo, obstaculizando el paso de la gente, queriendo tocarles la cabecita, darles de comer de lo que ella llevara chupeteado en la mano… En fin ¡el terror del Pueblucho Infernal! Y soltaba las mismas expresiones marujiles acerca de lo bonito de cada criatura, pero… Si le preguntas si ella quiere un hermanito así, para que se quede con nosotros en casa, sigue soltando que no, que no quiere bebés. O sea, que es de estas personas a las que parecen gustarle muchísimo los bebés ajenos, pero para un ratito, no para aguantarlos de por vida.

3. Los libros sobre embarazos y nacimientos de bebés. Como veíamos que la idea de la llegada del hermanito no acababa de calar, y yo ya estaba llegando a los 5 meses de embarazo, me entró el pánico al pensar que quizás ella se pensaba que esto de tener un bebé era cachondeo, y que ningún miniser nuevo acabaría entrando por la puerta a principios de 2017. Así es que empezamos con el tema de los cuentos para niños centrados en el nacimiento de los bebés. Oye ¡aquello fue magia! Nuestro primer intento fue con Lulú tiene un hermanito, que os reseñe hace unos días, y tenemos que seguir buscando más bibliografía sobre el asunto, pero desde que empezamos a ojearlo cada noche, sí reconoce que en la barriga de mamá hay un bebé (aunque ella jura que en la suya hay otro…) le da besitos (muy de vez en cuando, tampoco os voy a exagerar) y dice que se llamará Pablo, porque es el nombre del hermanito en el cuento.

Sinceramente, lo que más me preocupa de que no llegue a entender la llegada del hermanito es que el verlo entrar en casa le suponga un shock tremendo, que no lo quiera aquí, que empiecen los celos, se agraven las rabietas y sufra ideando cualquier trama melodramática en su cabeza. Por otro lado, creo que aun es pequeña (no tiene ni 3 años) para hacerse a la idea de esto del nuevo bebé, pero hay quien dice que los suyos prácticamente nacieron ya sabiendo cómo era esto de la reproducción humana. Si os habéis animado a repetir en la experiencia de la paternidad ¿cuándo fueron conscientes vuestros hijos de que iban a convertirse en hermanos mayores? ¿Qué trucos usasteis para que fueran asumiendo este rol?

Esto te puede interesar

9 Comentarios

  • Responder
    Una mama mas
    26 octubre, 2016 at 07:45

    Mi hijo una vez en el corte inglés, yo embarazada de 5 meses vio un bebe y dijo «mira mamá! El hermano!»… El tiene la misma edad que Laura, se llevan días.
    Conciente de lo que le venía lo fue cuando nació su prima y su primo fue hermano mayor, yo estaba ya de 7 meses. Pero nosotros nunca le dimos mayor importancia al tema. Me refiero que se hablaba del hermano y le compramos un libro pero no mucho más. Para nosotros fue fundamental lo de los regalos, como le nacieron dos primos además de su hermano, con cada nacimiento le compre algo y le decia que era de parte del bebé recién nacido! Y cuando nació el hermano pues fue igual! Además le pedí que venga a comprar conmigo un regalo para el hermano bebe!
    Creo que es importante dejar fluir la relación y darles tiempo. A día de hoy todavía no interactúa mucho, pero poco a poco va cambiando eso. Además de que a su hermano ya lo incluye dentro de la familia, él sabe que somos 4!

  • Responder
    Patricia Mendez Rivero
    26 octubre, 2016 at 08:00

    Hola…lo primero felicidades por tu embarazo.
    Cuando me quede embarazada del segundo la mayor tenia poco más de dos años, yo creó que nunca entendió muy bien que en. I barriga había un bebe, también utilizamos libros y la involucre todo lo que pude….cuando nació el enano, lo que peor llevo ella fue los días sin verme, luego cuando llegamos a casa la verdad que fue más fácil de lo que esperábamos, sobre todo al principio, luego vino alguna pequeña crisis de celos cuando el bebe empezaba a hacer alguna moneria, pero, por suerte no duraban mucho tiempo…enseguida ya ni se acordaba de cuando su hermano no estaba… Se llevan algo menos de tres, el nació a mediados de Enero y ella los cumplía a finales de Febrero.

  • Responder
    marigem
    26 octubre, 2016 at 08:26

    Hola!!!1 En mi caso al ser tan seguidos fue un proceso muy natural. Nosotros se lo decíamos pero creo que fue perder el tiempo, jejeje, se llevan 13 meses y se lo dijimos en distintas ocasiones porque venía a las pruebas, pero no sé, dudo que lo entendiera. Cuando entramos en casa con el peque la dejamos que se acercara, que lo tocara y lo aceto desde el minuto uno. Tengo sobrinos que se llevan 3 años y uno en concreto, que era el rey de las rabietas en bucle, tuvo una adaptación escolar malísima y que parecía que jamás lo iba a asumir lo aceptó fenomenal. Hicimos lo que te dice otro comentario, darle regalitos de parte del hermano y normalizar la situación, y darles tiempo. Seguro que tu peque va a estar encantada, no le des demasiada importancia.

  • Responder
    Agurtzane
    26 octubre, 2016 at 12:33

    Yo estoy a punto de ser mami de nuevo, y mi otra peque tiene año y medio. También le leo Lulú tiene un hermanito! Aunque sinceramente, le hace más caso a las solapas que a la historia en sí… A ver qué tal cuando lleguemos a casa con la otra miniwini y vea que se queda ahí para siempre…

  • Responder
    Rosi
    26 octubre, 2016 at 14:12

    Yo no tengo experiencia con este tema, pero párate a pensar! Si a mi misma, estando embarazada, con más de treinta y unos cuantos tiros pegaos a veces aún me parecía mentira que ahí hubiese un bebé! Se me olvidaba todo el rato que estaba embarazada! (tuve la suerte de tener un buen embarazo) imagínate ella, tan chiquitina! Debe pensar que es todo un cuento!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    26 octubre, 2016 at 15:46

    Yo he vivido dos veces el explicárselo a un bebé de 17 a 24 meses y sinceramente, creo que no se empApan, lo cual no quiere decir que no haya que hablar del tema, pero vamos, sin incidir mucho, con normalidad… Y lo viví con un niño de 3 años y medio a 4, y ahora a posrteriori creo que tampoco era muy consciente, preguntaba por dónde saldría y cosas así pero no creo que fuese consciente d ela magnitud de tener un hermano nuevo… Creo que es ya con 5-6 años cuando tienen una idea más real!!!

  • Responder
    David de La Cesta Mágica
    26 octubre, 2016 at 19:18

    Yo he tenido mucha suerte y la verdad como sólo se llevan dos años, prácticamente el mayor no se dio ni cuenta y lo acepto como algo natural y la verdad es que quiere a su hermano pequeño con locura. Ahora si se lo digo al pequeño que traigo otro hermano a casa no le hace ninguna gracia.

  • Responder
    sradiaz
    27 octubre, 2016 at 11:39

    uyuyuyyyy Ya nos contarás que más truquitos te van funcionando para que se haga a la idea.

  • Responder
    La Hobbita
    2 noviembre, 2016 at 00:02

    Aquí no puedo ayudar, yo sigo sin capacidad reproductora por el momento y la Habichuela no sale del «tatatata» así q mucho entendimiento no es q tenga xD. Pero tranquila q estoy segura de q lo entenderá.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.