Crianza

¿Cuándo dejar de coger a tu hijo en brazos?

dejar de coger a tu hijo en brazos

Hasta aquí ha llegado la crianza con apego de nuestra bichilla. ¡Que no! ¡Qué me gusta una exageración! No vengo a sentar cátedra acerca de cuándo dejar de coger a tu hijo en brazos, ni mucho menos a decir que eso es el mal, que los malcriamos, los mal acostumbramos, los hacemos dependientes, los atontamos y yo no sé cuántas desgracias más, por el mero hecho de haber querido estar cerca de ellos y atendiendo sus necesidades de contacto. Nosotros hemos cogido a mi bichilla mucho en brazos ¡muuuucho! Pero a sus 3 años y con sus casi 17 kilos de peso ¡la cosa se complica! Cuando una pare, no te pones una fecha límite para dejar de coger a tu hijo en brazos. Bueno, yo es que no me he puesto fecha para eso ni para nada. Pero entiendo que hay etapas en las que la gente suele plantearse un calendario: que si dejar el biberón o la teta, el chupete, dormir solos, dejar el pañal… y también dejar de pasear a tu mochuelo en bracitos. Muchas veces porque sí, sin tener en cuenta lo que necesite nuestra criatura. En las últimas semanas hemos tenido que ir acostumbrando a mi bichilla a dejar de estar en brazos, simple y llanamente porque ya no podemos con ella. No se trata de estar jugando un rato, y dar abrazos, y hacer como que vuela, o de quitarle un disgusto pasajero, o consolarla por un golpe llevándola en volandas durante unos segundos. No. Se trata de situaciones en las que demanda horas ¡horas! de paseos en brazos y nos hemos visto forzados a tomar la decisión. ¡Igual es que somos padres viejunos que no aguantamos su trote!

1. Desvelos nocturnos. Si bien lo habitual es que mi bichilla duerma toda la noche del tirón y en su habitación, hemos pasado una racha de mocos y toses familiares (sí, todos estamos contagiados y parece que nos pasemos el festival infeccioso de mano en mano siendo mi caso el peor con la bronquitis) que me la desvelan alguna vez durante la noche. Antiguamente, cuando era una niña más demandante de teta, con ponerla ahí pegada se narcotizaba enseguida. Y todos volvíamos a dormir en pocos minutos. Pero la teta ya no le consuela. Quiere tenerla a mano, le da algún que otro chupetón y sobre todo, la manosea mucho, pero pide que la paseemos en brazos. Yo tengo una preñez normal, sin ningún tipo de riesgo, pero independientemente de mi estado, meses antes de estar embarazada de nuevo, ya no podía pasearla todo el rato que necesita hasta que se vuelve a dormir. Como a sus 3 años ya razona que da gusto, se lo he explicado lo mejor que he podido, y efectivamente, ha entendido que si quiere estar con mamá tiene que ser sentadas en el sofá, o en la cama, agarraditas y contando historias, o cantando canciones, y todo lo vertical que ella necesite para poder respirar mejor. Pero los paseos en volandas se han acabado, porque no tengo fuerzas para llevarla de un lado a otro más de 10 minutos. Antes solucionábamos el tema con la mochila de porteo, pero tampoco la quiere ya. Este sistema de la juntera quieta con mamá, no termina de convencerla, así es que si su padre está a mano, lo reclama a él para que la pasee. Y este hombre ¡es débil! Luego se quejará de la espalda y de las agujetas, pero por tal de que se vuelva a dormir rápido (en 20 minutos y no en 2 horas), cederá y la mecerá lo que sea menester hasta que se trasponga. Por eso, como ha intentado usar mi método de calmarla sin meneos más tarde que yo, mi bichilla se lo trajina hasta que consigue su paseo.

2. Enfados en la calle. ¡Ay! No me importa el espectáculo de rabietas propio de su edad, sino el hecho de que en el momento en que te propones dejar de coger a tu hijo en brazos, mi churumbelita quiere calmarse justo de esa forma. Por ejemplo, a la salida del colegio, se mosquea porque no le llevo un caramelo, o porque los niños de su clase se van a sus casas en otra dirección, o porque no quiere cruzar por el paso de peatones, etc. Se niega a caminar pero pide que la coja. Y estoy para verme: el panzón, los abrigos, la mochila, la bolsa de la compra y la niña a cuestas. ¿Alguien da más? Efectivamente, con esta sobrecarga no puedo hacer el camino de vuelta a casa. Y trato de razonar, y de explicarle que cuando lleguemos nos sentaremos juntas en el sofá y que haremos lo que quiera durante toda la tarde. Pero ella quiere consuelo en brazos justo en ese momento, no 10 minutos después. Trato de no excusarme en el embarazo, no vaya a ser que le coja manía a la panza y después al futuro churumbelito, porque considere que es la causa de que haya dejado de transportarla así. Lo más curioso es que ella nunca ha sido una niña que demandara muchos brazos. Supongo que porque ya la cogíamos lo que ella necesitaba y no reclamaba más. Pero ahora que ha notado el bajón en los minutos de contacto diario ¡ay, cómo se ha complicado todo!

Es decir, no se trata de dejar de coger a tu hijo porque sí, porque alguien considera que es demasiado mayor, sino porque físicamente es un trabajo enorme. Una de dos, o nos vamos al gimnasio a desarrollar el músculo y a hacer levantamiento de peso, cosa que con mi preñez no me va a dejar hacer la matrona, o seguimos indagando en nuevas fórmulas para que ella no se sienta desatendida, desprotegida y lo que es peor, que cuando llegue el recién nacido vea que a él sí lo calmamos de esta forma y a ella no. ¿Os habéis encontrado en una situación similar cuando vuestros hijos han ido creciendo? ¿Cómo lograsteis convencerlos de que se dejaran querer de otra manera sin tener que cogerlos en brazos?

Esto te puede interesar

11 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    18 enero, 2017 at 07:12

    Yo a la mayor la dejé de coger en brazos a los 4 años, embarazada yo del pequeño. El médico me prohibió coger peso y con lo grande que es… Al pequeño aún lo cojo con 18kg, porque a menudo sólo se calma así, pero ya apenas puedo con él. En breve me cogerá él a mi! XD

  • Responder
    mamá puede
    18 enero, 2017 at 07:23

    Poco te puedo decir porque yo sigo cogiendo en brazos a los dos, eso sí poquito porque no puedo! Aguanto un par de minutos pero nada más seré una floja o muy chiquinina como dicen ellos (que es cierto) pero no puedo, eso sí, el amago de cogerles siempre está ahí para calmarlos, o lo que sea y yo creo que para ellos eso ya es suficiente muchas veces solo necesitan saber que estás.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    18 enero, 2017 at 09:55

    Yo no me pongo fechas para nada y en cuanto a los brazos…sigo cargando con el rubio a diario. Reconozco que me parte los riñones peeeerooooo…no puedo remediarlo.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    18 enero, 2017 at 12:03

    ufff, no sabía yo lo de los plazos para algo así!!! no sé, al final es todo cuestión de sentido común!!! nosotros ya sabemos que paseos muy largos cn los tres no podemos dar, porque solo Gabriel va en silla y Rafa es vaguete, y ya tiene una edad y peso con los que no podemos cargar más de 5 minutos… Vamos, que todo es sentido común, digo yo… Yo creo que, en cuanto caminan, les coges cuando es necesario, no???

  • Responder
    UrbanandMom
    18 enero, 2017 at 13:16

    Yo opto por cuando me pueda coger ella a mi. A si nos vamos turnando :)))

  • Responder
    marigem
    18 enero, 2017 at 14:22

    Jajaja, yo fui de cargar con ellos mucho, a mi hija la llamábamos cariñosamente la niña lapa porque la llevaba a cuestas todo el día. Lo curioso es que a partir de os 12 o 13 años ellos podían conmigo, y no hace tanto mi hijo me cogió para que viera bien en un concierto, ayyyy las vueltas que da la vida.
    En tu caso, con un embarazo avanzado mejor no abusar.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    18 enero, 2017 at 17:22

    Ai.. yo sigo cogiedo a veces a mi hija en brazos y eso que pesa un montón pero pactamos que cuando no pueda más la bajo.
    O a veced la llevo a cavallito e incluso e acabado porteandola en la mochila del peque i al otro en el carro.????????

  • Responder
    Cristina Prieto
    18 enero, 2017 at 20:38

    Pfffff pues es normal dejar de cogerlos de forma permanente, vamos, bajo mi punto de vista. Puedes cogerlos un rato porque estén cansados o modorretes pero por sistema llega un punto en que no.
    Mi hijo pesa 25 kilos y mi hija 16, ¿tú crees que yo que ahora mismo no peso ni 50 puedo con ellos más de 10 minutos?
    Cuando piden brazos es un no y un cambio de tema, no vamos a marear la perdiz

  • Responder
    Mami esto está chuli
    18 enero, 2017 at 21:53

    Yo te puedo decir poco porque aún sigo cogiendo al mayor con 6 años de vez en cuando y al mediano con 4 casi a diario porque siempre está cansado. Así que en esta casa no nos ponemos fecha para eso.

  • Responder
    srajumbo
    19 enero, 2017 at 21:35

    Lo primero que he pensado es una burrada….ya sabes, si me la callo reviento jaja. te iba a decir: Cuando les salgan pelos en los h…..
    La verdad es que no me he planteado esto, el mío ha sido más de silla que de brazos así que no es que lo coja mucho o abuse de ello. Lo cierto es que a veces la que lo coge porque quiere soy yo, para poder apachurrarlo un momento. Entiendo que estando embarazada tu ya te lo plantees jejej, yo de momento… a mi ritmo ya sabes, a mi bola.

  • Responder
    Mª josé
    17 julio, 2018 at 22:31

    Pues yo estoy igual que tu, solo que en vez de embarazo cervicales chungas, y tengo los mismos problemas así que si encuentras la cura…. 😂

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.