Opiniones

Las familias con hijos ahorran más ¿verdadero o falso?

familias con hijos ahorran más

Una de las características de la paternidad actual es que cada vez solemos lanzarnos a ella más tarde. Queremos un trabajo estable, una casa con muchas comodidades, algo de ahorros en el banco por si la cuestión económica se complica… Como primerizos, nosotros hicimos muchas cuentas antes de dar el paso de buscar el primer embarazo, y al final te das cuenta de que como en tantas cosas en la vida, no existe el momento perfecto para ser padres. Nunca te ves lo suficientemente rico, ni tu casa es la más perfecta y tus ingresos no crecen de la noche a la mañana sólo porque tú te quieras reproducir. Después de 3 años con mi churumbelita en casa, y a las puertas de que nazca nuestra segunda criatura, creo que en nuestro caso se cumple la máxima de que las familias con hijos ahorran más. Cuántos euros de más ya será cuestión de cada casa, pero si bien es cierto que un hijo tiene un coste variable dependiendo del núcleo familiar en el que venga al mundo, por muy achuchado que se esté económicamente al final donde comen 2 comen 3, y más adelante donde comen 3, comerán 4 y las familias numerosas que viven de forma modesta también comen. En el fondo, creo que el ser padres acaba modificando nuestras vidas, de forma que lo que antes invertías en gustos personales, ocio de adultos y demás gastos, desaparecen y el montante se te va en los niños. Aún así, hay situaciones en las que creo de verdad que las familias con hijos ahorran más y otros casos en los que no me salen las cuentas.

1. Fuera el ocio nocturno solo para adultos y nada low cost. Pubs, discotecas y hasta el cine. Al menos a nosotros esto nos ha pasado. Porque yo no sé lo que costará ya una copa (casi que ni lo sabía antes, porque como no bebo…) pero por ese dinero acumulado de fin de semana en fin de semana pagarás cantidad de nuevos gastos de tus criaturas. Las juergas de madrugada se han acabado radicalmente ¡y ahí sí que se ahorra! Al cine hemos empezado a ir los 3 en familia a partir de los 3 años, mientras que antes íbamos al menos una vez a la semana. O sea que con esa media, en este tiempo hemos ahorrado 2.500 euros cinematográficos ¡que se dice pronto! Sin contar las cenas que acompañaban al cine, las palomitas, refrescos y chucherías, etc. Sólo teniendo en cuenta el gasto en la entrada. Por ejemplo, en los cines Cinesa tienen tarjetas de fidelización con las que conseguir entradas gratuitas, descuentos en días espaciales, avituallamiento para la película. Otras empresas seguro que ofrecen ventajas parecidas.

2. Los restaurantes en familia. Las cenas a todo trapo en restaurantes de moda y las citas de pareja han pasado a mejor vida. Salimos a comer e incluso a cenar (esto último muy de vez en cuando) siempre con mi bichilla, pero los locales ya no son los mismos porque necesitamos unas precauciones mínimas para que ella disfrute y nosotros también estemos tranquilos. Hay una cadena de restaurantes italianos, La Tagliatella, que nos viene genial porque es agradable a la vista del adulto ¡y mi bichilla disfruta con sus platos! Si vuestros churumbeles son muy melindrosos os llevaréis hasta su comida de casa y no os costarán dinero. Pero si son como la mía, ahorraréis porque saldréis menos veces a comer, pero no por su menú, porque mi bestia parda necesita ración propia de todo, o nos dejaría a nosotros pasando necesidades. Por eso, los locales de comida rápida (para una vez muy de tanto en tanto) como Burger King, Los 100 montaditos, etc. también nos hacen buen servicio.

3. El carrito de la compra. Al menos hasta los 3 años, y eso que mi mochuela es de naturaleza zampona, las cantidades de comida que puede ingerir un niño normal no creo que desequilibren la economía de nadie. Con la lactancia, los 6 primeros meses me salieron gratis total, e incluso con el inicio de la alimentación complementaria hasta cumplir el año lo que comía era casi anecdótico. Eso sí, siempre hemos comprado comida normal, no adaptada para bebés, así fueran yogures, galletas o cualquier otro producto. Porque esto sí encarecería el carrito de la compra, así es que puntualmente algo habremos consumido pero no de forma habitual. Otra afición que he desarrollado es la de las tarjetas de fidelización de los supermercados (Carrefour y Día se llevan la palma en esta casa) y casi de cualquier tienda de ropa, librerías, o incluso gasolineras como las de los carburantes BP. Unas te permiten tener descuentos directos en tus compras, o mandarte la compra gratis a casa, o conseguir regalos gratis como ocurre con la tarjeta de puntos BP, que lo mismo pones gasolina que de pronto te puedes llevar juguetes a casa como lámparas de LED, balones u otras cosas de utilidad en casa.

4. Lograr que en las compras me devuelvan dinero. No es dinero en metálico que me vaya a ir directamente a mi cuenta del banco, pero en ocasiones veréis que vuestras entidades bancarias tienen acuerdos especiales con ciertos comercios (yo conozco los del Banco Santander con grandes almacenes, tiendas on line, restaurantes, lugares de ocio, hoteles, etc.) de forma que si pagáis con vuestras tarjetas personales todo os saldrá más barato. Tendréis lo mismo que siempre pero por un precio inferior. Y hay comercios que han implantado este sistema también. Por ejemplo, en BP tienen acuerdos de descuentos con El Corte Inglés, Amazon, Decathlon, Telepizza, o de tarjetas regalo en GAME, Ikea, Visionlab. Por si no lo conocéis, GAME son unas tiendas de videojuegos, las únicas donde de vez en cuando el papá de mi bichilla logra retomar su gusto por los videojuegos desde que fue padre por primera vez… Tú gastas en gasolina (esto es inevitable y todos lo tenemos asumido) pero a la vez obtienes descuentos en otras tiendas muy populares de las que todos solemos utilizar.

Los 3 primeros años, más allá del gasto en pañales y el desembolso inicial en artículos de puricultura si sois primerizos y no heredáis nada de otros niños, a nosotros nos han parecido hasta baratos, porque habíamos hecho unas cuentas muy descabelladas. Luego hay partidas de gastos muy variables, como el tema de que vayan o no a guarderías, tengáis cuidadoras de pago o familiares que os ayuden gratis, vayan a colegios públicos o privados, a 200 actividades extraescolares que cuesten un ojo de la cara… Pero por otro lado, seguro que como padres haréis más de una renuncia voluntariamente y al final la balanza queda bastante equilibrada.

¿Vosotros gastáis más o menos desde que sois padres? ¿Notasteis mucha diferencia entre la llegada del primer hijo y de los siguientes?

Esto te puede interesar

7 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    25 enero, 2017 at 07:22

    A nosotros nos ha pasado parecido, con lo que antes nos gastábamos un fin de semana normal, con cena en un sitio bueno, unas copas después y tal casi qué hacemos la compra ahora de dos semanas (o más ahora que lo pienso)

    Al cambiar tu estilo de vida te quitas de cosas prescindibles que eran carísimas pero que no mirabas

  • Responder
    UrbanandMom
    25 enero, 2017 at 10:48

    Nosotros, desde que estamos padres, hemos limitado a muchos los gastos, sobre todo en lo que a salidas se refiere ya que nos cuesta dejará a la peque con otras personas. A la fuerza ahorcan

  • Responder
    La mama fa el que pot
    25 enero, 2017 at 14:20

    Yo de momento con la llegada del segundo no estoy notando la diferencia más que en la guarde.
    Pero en general gastamos mucho menos. Nuestras salidas son más para realizar salidas al exterior y muchas de ellas son gratuitas porque hemos descubierto que en Barcelona se hacen cada fin de semana montones de actividades gratis.
    Así que como no salimos tanto a comer o cenar fuera a veces nos damos caprichos en casa que nos salen muchísimo más a cuenta, así que de momento no está siendo ninguna ruina.
    También es verdad que priorizas qué cosas son importantes y de cuales puedes prescindir.

  • Responder
    madrexilio
    25 enero, 2017 at 14:25

    Uno de mis propósitos de año nuevo es sacar tiempo -de donde no tengo- para reconectar con todos esos blogs que llevo en el corazón.
    ¡Me ha alegrado mucho verte por instagram y saber que estás a nada de ser bimamá! A ver si consigo seguirte la pista más de cerca.

    Un abrazo desde Budapest

  • Responder
    Una mama mas
    25 enero, 2017 at 15:41

    Pues nose… nosotros eramos los de vacacione, cenas, etc… y ahora lo seguimos haciendo pero con los crios. Asi que hemos tenido que bajar el nivel… Pues de ir en busca de “uyyy aqui te ponen un noseque en salsa (que el plato solo sale un dineral!)” hemos pasado a “uyyy aqui al peque le gusta la comida! ademas esta a buen precio!”… porque mi hijo menu infantil no, el se pide un plato como cualquier otro, y muchas veces los termina. La compra si que ha cambiado, comer sano es caro. El niño come bastante sano, asi que se gasta en eso. Y luego la ropa, los juguetes… y los pañales! madre mia si que se va un paston en pañales!… Se ahorra? Pues si se administra bien, seguro si se ahorra! Nosotros el primer año de vida lo hicimos fatal! gastamos mucho! pero ya luego cambiamos de chip y ahora se hace mas facil el ahorro. No son fortunas, pero algo todos los meses debe ahorrarse! Pero ahora en nuestro caso hemos limitado muchas salidas y gastos.

  • Responder
    La Moleskine de Mamá
    25 enero, 2017 at 16:18

    Nosotros nos tenemos que planificar mucho más que cuando no éramos padres. Es cierto que cada vez salimos menos a cenar y de copas porque no tenemos con quien dejar a Cronopio y tener una nana nos saldría impagable. Así que no sé si ahorramos más, pero si planificamos mucho. Saludos

  • Responder
    Unamamaarquitecta
    25 enero, 2017 at 22:19

    Nosotros la verdad es que hemos ahorrado menos que antes. Yo ahora cobro menos por la reducción de jornada y las clases de estimulación (hasta que nos den la plaza pública va a un centro de atención temprana privado) y la piscina de la emperatriz son un dinero que vendría muy bien para otras cosas. Aparte que tuvimos que comprar un segundo coche..pero bueno la verdad es que seguimos ahorrando algo y podemos irnos de vacaciones cuando queremos así que no me quejo, vamos haciendo una pequeña hucha poco a poco.. Supongo que si algún día somos 4 no lo notaremos tanto!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!