Puericultura

Spottech de Bébécar. Descubriendo el capazo i-bob

capazo i-bob la3 bébécar spottech

Dice el papá de mis criaturas que a mí se me adelantó 5 semanas el parto por la llegada del carrito Spottech de Bébécar a casa. No digo yo que no me hiciera súper ilusión verlo aquí, ponerme a trastear con él y sobre todo, deleitarme con el capazo i-bob que permite tener al recién nacido mega cómodo para después seguir usando Spottech como una silla de paseo ligera. Pero tanto como para ponerme de parto… El caso es que con mi parto prematuro al que aún le faltaban 5 semanas para salir de cuentas, resulta que lo único que teníamos listo para usar en casa era el carrito. Llegó un viernes, me puse a probar piezas ese día, y otro poco el sábado y pensaba desmontarlo y guardarlo el domingo, pero rompí aguas como en las películas y el resto ya lo habéis ido sabiendo a través de las redes sociales. Total, que había practicado un poco con la versión de la sillita de paseo con mi bichilla, quien al verlo en el salón decidió subirse a ella para que la paseara como a un bebé y casi se me duerme tras la cena de lo a gusto que estaba en ella. Pero el estreno por todo lo alto del capazo i-bob lo tuvimos el día después del alta hospitalaria, cuando tuvimos que ir a la primera revisión médica especial de mi churumbelito prematuro. Desde entonces, hace ya 3 semanas, vivo súper contenta con el cambio de carrito, pero son tantos los detalles que tiene que voy a necesitar muchos posts para dar a conocer la novedad que supone el Spottech de Bébécar en materia de puericultura.

capazo i-bob la3 bébécar spottech

1. El tamaño del capazo i-bob. Con la miniaturita que es mi nuevo churumbel ¡a mí me parece perfecto! Bueno ahora me parece enorme (el interior mide 80 centímetros de largo por 39 centímetros en su parte más ancha), porque lo meto allí dentro del capazo del Spottech, con su ropa de abrigo, su manta, su otra manta y el propio cobertor del capazo y aún así le sobra espacio por todos lados. Como niño nacido en pleno invierno, y teniendo en cuenta que aquí el calor tardará en llagar (el año pasado casi hasta julio no tuvimos días realmente cálidos) creo que voy a tener de sobras para pasar los fríos que queden por venir. Y lo que es más, por las dimensiones del capazo el verano intuyo que también se lo va a pasar la mar de bien ahí tumbado, porque no creo que tenga ni el tamaño ni las habilidades para pasar a la sillita de paseo, pese a que esta pieza del Spottech de Bébécar también se reclina por completo.

capazo i-bob la3 plegable bébécar spottech

2. Posiciones de reclinado y plegado. Otra cosa que me fascina del i-bob es que tiene 4 posturas para el colchón del capazo. O sea, la estructura exterior siempre queda en la misma posición horizontal, pero por dentro podemos subir y bajar la inclinación del colchón, para niños que tengan tendencia a tener reflujo, o para aquellos algo mayores que ya desean ir viendo algo del mundo exterior ¡o para los congestionados por resfriados varios! La inclinación nunca es exagerada, pero nosotros de momento vamos con mi churumbelito completamente horizontal. El tema del tamaño del capazo a la hora de tener que guardarlo para siempre, o de transportarlo en el coche, fue uno de los motivos que me hizo prescindir de esta pieza con mi bichilla, decisión de la que tanto me he estado arrepintiendo hasta hoy. Pues bien, el i-bob del Spottech de Bébécar es plegable, de forma que desabilitando unas barras de su estructura interna, el capazo queda blando y su tamaño es de menos de la mitad que cuando está montado. El chasis tiene un plegado de tipo paraguas, lo que no suele ser habitual al conducir un carrito de bebé con capazo, por lo que ocupa muy poco cuando está cerrado. Pero del chasis ya os hablaré en profundidad otro día.

capazo i-bob la3 bébécar spottech ventilación

3. Textiles y cremalleras. A ojo, lo que más llama la atención es la tapicería Magic de Bébécar, que repele las manchas de una manera espectacular. Por eso me decidí a encargar el mío en tono azul cielo, desafiando a la suerte, a las manazas de mi bichilla, a las rozaduras típicas contra cualquier cosa sucia… El tejido es grueso y fuerte y se limpia de maravilla. Ya os conté la demostración que viví en la Feria Bebés&Mamás cuando le echaron vino tinto a un capazo blanco de tejido Magic ¡y la mancha desapareció al momento! Por dentro, el capazo i-bob tiene tejido de algodón que se ajusta con varios sistemas de cremalleras y permite desenfundar el colchón e incluso los textiles laterales interiores para poder lavarlo cómodamente. Yo aún recuerdo un vómito de mi bichilla en el supermercado que me volvió loca, porque tuve que desarmar por completo el anterior carrito para poder higienzarlo a conciencia. Con el Spottech de Bébécar lo hubiera solucionado echando a lavar la funda y se acabó.

4. Contra el frío y contra el sol. El papá de mis criaturas también tiene una buenísima opinión del i-bob, pero por motivos diferentes a los míos. Lo que más valora él es que entre la capota con visera y la pestaña elevada del cubrepiés, el churumbelito nos queda completamente resguardado del frío y del viento. Este hombre vive con una obsesión tremenda respecto a los bebés y los cambios de temperatura, y lo mismo que aprecia ahora en invierno, le permitirá vivir más tranquilo también en verano, porque la capota del capazo garantiza una sombra tremenda con la ventaja de que el i-bob tiene un sistema de ventilación que airea a la perfección el interior sin que el mochuelo pase frío.

Además de todo esto, el capazo de la silla de paseo Spottech de Bébécar se coloca sobre el chasis con un solo clic, y se desancla igual de fácilmente, simplemente apretando un botón en la base del mismo y sujetando el arco de la capota firmemente. Y no solo eso, sino que si lo dejáis directamente en el suelo hace las veces de balancín. ¡Un consejo! Leed bien las instrucciones antes de bajar la capota a empujones y a lo loco. Tiene un sistema muy sencillo, con 2 botones en el lateral derecho que debemos unir mientras tiramos del arco de la capota hacia nosotros suavemente. No intentéis reclinarlo a lo bestia hacia atrás, que Bébécar tiene fama de trabajar carritos muy resistentes ¡pero todo tiene un límite!

Próximamente os detallaré más cosas del carrito porque aún es un modelo súper novedoso, poco conocido y creo que estos apuntes pueden servir de ayuda a futuros papás interesados en hacer una sola inversión para toda la crianza de los niños. ¿Vosotros valorasteis mucho el capazo de vuestros carritos de bebé?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Nosoyunadramamama
    15 febrero, 2017 at 13:20

    Super mono!!!! yo estoy contenta con el que tuve siempre, pero tengo la silla Bebecar Spot+ y estoy encantada asi que el capazo también estará genial…ya era hora de tener uno!!!jajaja

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!