Puericultura

¡Cambios en el baño del bebé! Bañera Aquascale de Babymoov

bañera bebé termómetro integrado

Hablé de bañeras para bebé hace ya mucho tiempo, porque hacía meses que las había estado usando con mi bichilla. Sin embargo, aun manteniendo mi idea de que lo más practico son las bañeras de bebé sencillas pero con patas, hemos estrenado estos días el modelo Aquascale de Babymoov. A ojo, es similar a la que teníamos, lo cual ya nos va de maravilla, pero en el fondo tiene detalles de calidad que nos está facilitando mucho la hora del baño. Mi bichilla nació con una afición innata por el agua, pero mi churumbelito no me ha salido igual. Debe estar bien comido y descansado para que acceda a entrar en la bañerita sin dramas y aún así ¡todo le molesta! Se agarra a mi brazo o a mi ropa y parece desconfiar de que fuese a soltarlo allí, a su aire y sin control. Creo que ese gen del apego excesivo que tiene de serie le impide disfrutar del supuesto momento relajante que debería ser el baño. Ya hemos empezado a higienizarlo con una cierta frecuencia (cada 2 días le toca ir de cabeza al agua) por lo que la bañera Aquascale de Babymoov la tenemos más que probada. Os cuento cuáles son para nosotros sus puntos fuertes.

patas bañera aquascale de babymoov

1. Soporte de patas muy firme. Es infinitamente más estable que la que teníamos. Se abre, queda bien establecida y la bañera simplemente debe depositarse en su base superior sin ningún tipo de anclaje ni de maniobra. Queda perfecta en un movimiento. Con la anterior, la bañera quedaba suspendida sobre 4 pivotes sujetos con 2 velcros que no encajaban a la perfección y con mi bichilla nunca tuvimos problemas. Pero ahora, cuando la niña quiere intervenir en el baño del hermanito ¡más de una vez me he visualizado con todo el agua esparcida en el suelo del baño y el niño salvado del golpe in extremis! Era muy inestable y en cuanto se ejercía una leve presión sobre el borde de la bañera, quedaba desequilibrada. Así es que hemos ganado en seguridad y en facilidad de montaje. La pega es que el plegado de las patas (que es bastante vertical) tiene unas barras inferiores que sobresalen mucho e impiden guardarla por ejemplo detrás de una puerta de forma disimulada, pero bueno, para nosotros no es un mal mayor. La altura es ideal para no tener que encorvarnos, teniendo en cuenta que ese hombre mide casi 1,90 y que ya empezamos a tener una edad. ¡Qué pena no ser padres jóvenes del todo!

bañera aquascale de babymoov termómetro y báscula

2. Termómetro y báscula. Esto es de lo mejorcito de la bañera Aquascale de Babymoov. Tiene el termómetro integrado y si está vacía te marca la temperatura ambiente, pero cuando empiezas a echar el agua te avisa de la temperatura a la que está. Lo recomendable es que el agua esté entre 35 y 39 grados, y luego las preferencias del bebé también influirán. Lo comento porque con mi bichilla teníamos un patito termómetro, que en los primeros usos de la Aquascale he metido en el agua para ver si los resultados coincidían (desconfiada que es una). Y efectivamente, marcan los mismo, con una variación de 0,2 grados. Vamos, casi nada. A mi bichilla, le gustaba el agua casi al límite de esos 39 grados, y cuando empezaba a enfriarse se quejaba y renegaba del baño. Sin embargo, a mi churumbelito le gusta más fresca, en torno a 37 grados ¡y ay, como te pases de ahí! Prefiere helarse de frío, porque el calor le hace llorar. Con diferencia, la báscula que la bañera Aquascale de Babymoov tiene integrada es mi parte favorita de este invento. Puedes pesar al bebé con la bañera vacía o ya llena de agua para que no se te enfríe el niño, porque el resultado no varía. Curiosamente ¡la báscula parece haber sido graduada por nuestro pediatra! Porque mi churumbelito pesa exactamente lo mismo en la bañera que en la consulta. ¡Lo que hubiéramos dado por poder tenerla desde que nació mi prematurito! Con esa obsesión por la ganancia de peso durante aquellos primeros días, hubiese sido un descanso poder haber ido controlándolo en casa. Y ojo, porque antes de montar la bañera, la dejé en el suelo para ponerle las pilas (que por cierto, no vienen incluidas) y mi bichilla se metió dentro para sentarse como si estuviera en una barca ¡pues también me la pesó! 17,6 kilos dice la bañera que pesa. Lo que cuadra también con sus revisiones, ya que la última la tuvo en diciembre y ya pesaba más de 16 kilos. Y viendo que podía pesar muchos más kilos que los de un bebé ¡yo también me puse de pie dentro de la bañera! Y la pantalla me lanzó un mensaje de sobrepeso, al pasar de los 30 kilos, que me hizo comprender que estoy como una cabra pretendiendo pesarme ahí. Pero hasta los 30 kilos ¡el aparato funciona! Tanto el termómetro como la báscula, si quieres lo enciendes en cada baño y si no pues lo mantienes apagado o lo apagas cuando ya sepas los datos. Libertad absoluta.

bañera bebé peso

3. Los asientos de la bañera Aquascale de Babymoov. Como muchas otras bañeras de bebé, esta tiene dos zonas diferenciadas: una con forma de hamaca antideslizante para bebé;y otra con forma de asiento con respaldo para niños de más de 6 meses, que ya tengan destreza suficiente para permanecer sentados. Nosotros estamos haciendo uso de la hamaca, y me encanta porque es antideslizante de verdad. Incluso con el agua ya puesta, mi churumbelito no se resbala, y si lo suelto, al final de la hamaca se instala una pieza en forma de cono que hace tope entre sus piernas, por lo que no puede bajar más, ni darse la vuelta, ni cometer tropelías que acaben en drama. Esta pieza se quita cuando ya son capaces de sentarse. Como mi mochuelo es tan desconfiado, necesita que lo tenga sujeto por la espalda o por un brazo mientras lo baño. Pero cuando se queda tranquilo, es un descanso ver que lo puedo dejar cómodamente tumbado y disponer de mis dos manos libres para gestionar cosas como la toalla, las cremas o lo que sea que necesite cuando lo baño a solas. Las paredes laterales son más altas que nuestra bañera anterior, y es un poco más corta, por lo que con menos agua cubrimos más al niño.

bañera aquascale de babymoov

La bañera Aquaescale de Babymoov y las patas de soporte se venden por separado. Para nosotros las patas eran imprescindibles, porque la única superficie en alto que tenemos para poner la bañera sería la mesa del comedor, y no nos resultaba nada práctica esta opción. Con la niña, usamos la bañerita hasta los 9 meses. Después, chapoteaba con mucho entusiasmo y descarriaba demasiada agua, por lo que la pasamos al asiento de bañera dentro de la nuestra de casa. Por cierto, que también tiene un Aquaseat monísimo en Babymoov, y esto sí que tendremos que cambiarlo porque el anterior, que era heredado, lo usamos durante 2 años completos pero se ha llenado de moho por algunas zonas y no hay forma de sacarlo, por lo que se le ve un mal aspecto…

¿Qué os parece este modelo para el baño del bebé? ¿Qué tipo de bañerita es vuestra preferida? ¿Hubierais dado media vida por poder pesar a vuestros churumbeles cómodamente en casa y en cada baño?




Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    nosoyunadramamama
    18 mayo, 2017 at 13:55

    lo del peso me parece un inventazo!!! es verdad que yo nunca les pesé más allá de las revisiones pero me parece muy útil sobre todo cuando son bebés bajos d epeso y que hay que controlar un poquito….

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!