Moda

Cama de matrimonio para colecho ¡con alegría!

burrito blanco sábanas

Que yo colecho por necesidad, y no por cuestiones románticas o por ser mejor madre, es algo que vengo repitiendo desde que nació mi bichilla. Pudiera haberse dado el caso de que mi nuevo churumbelito hubiese dormido feliz en su minicuna de colecho, tan mona, con esos centímetros de más adosados a mi lado de la cama, con su propia cobija que regurgitar y cambiar con frecuencia. Pero no. Mi segunda criatura también hace uso de la cama de matrimonio para colecho. Unas noches somos 3 y otras solo nosotros dos, porque como me ha salido ruidosito, pese a no llorar, es una juerga en miniatura, y a veces su padre huye despavorido de la habitación. La cuestión es que desde que este hombre y yo nos vinimos a vivir juntos hace ya 9 años (señor, qué deprisa pasa el tiempo) hemos vivido en la austeridad más absoluta en lo que a ropa de cama se refiere y sí, tenemos exactamente 2 juegos de sábanas, para lavar uno mientras usamos el otro. Más espartanos imposible. En su momento, compramos las más baratas ¡porque somos todo glamour! Éramos jóvenes y el tema de las sábanas nos quitaba poco el sueño, pero con la de veces que tenemos que cambiar la cama ahora ¡es un tema en el que pensar muy a fondo! A día de hoy, nuestra cama de matrimonio para colecho estrena sábanas de Burrito Blanco, una marca de esas de las de toda la vida, según mi madre, que se ha mantenido como puntera año tras año por la calidad de sus productos. Y sí, la calidad se nota. Nuestras nuevas sábanas y las que teníamos se parecen entre ellas lo que un huevo a una castaña. Os cuento cómo es nuestra cama de matrimonio para colecho en la actualidad. ¡Y cómo la quiero de cara al verano!

burrito blanco sábanas matrimonio

1. Protector de colchón. Ya no me conformo con haber conseguido una sábana bajera impermeable, desde que descubrí que mi bichilla podía orinarse justo en el lateral del colchón y eso estaba desprotegido, así es que a recubrir todo el perímetro se ha dicho. Huyendo de los protectores de colchones ruidosos, hemos encontrado este de Burrito Blanco, con un rizo fino, súper flexible, agradable al tacto y que no es como estar acostados sobre una bolsa de la compra. Completamente impermeable ¡pero transpirable! Porque se acerca el verano y de lo contrario sería imposible dormir sobre él, siendo 3 apretados en la cama, cuando suban las temperaturas. Nos viene genial, porque en febrero estrenamos colchón y el sudor de este hombre suele marcar las telas para la posteridad, así es que entre sudor adulto, orina de bebé, caca de bebé, regurgitado de bebé y posible vómito de bebé ¡no podemos dejar el colchón en libertad! Una ventaja de este modelo es que se ajusta al colchón con una goma elástica, por lo que no te quiebras los deditos haciendo fuerza para lograr ajustarlo a presión. Y por suerte ¡no se mueve! Que esa sensación de patinar en la cama es muy desagradable.

2. Sábanas monas con un bebé. ¿Puedo permitírmelas? Ahora sé que sí, pero no las he podido tener hasta hace unas semanas. Como estas criaturas manchan tanto, entre lo que hay que esperar para juntar prendas de la lavadora que complementen al lavado de las sábanas, no podía estar aguardando eternamente para echarlas a lavar. Así es que optamos por unas en tonos pastel que se podían lavar con la ropa blanca, y otras muy coloridas para acompañar a la colada de la ropa oscura. Muy simples ¡y muy feas! En invierno, me da un poco más igual, porque nadie ve las sábanas, Todo está cubierto con la funda nórdica y puede una hacerse a la idea de que se va a dormir como una reinona a ojos de los demás. Pero en verano, suelo quitar el relleno nórdico y guardar también la funda, haciendo la cama sólo con las sábanas y claro ¡daba vergüencita verlas ya! Así es que he dado el paso de lanzarme con las sábanas estampadas y creo que mi cama de matrimonio para colecho me ha quedado casi de revista. El tacto es súper agradable y el tejido más grueso, lo que ayuda a que ¡no haya que planchar! Uy, lo que se agradece esto, por favor. Porque las tiendes bien extendidas, las colocas sobre la cama bien estiradas ¡y se hace la magia! Además, no les tengo que hacer ningún arreglillo, porque nosotros tenemos 2 almohadas individuales y no una de matrimonio normal, pero este juego de Burrito Blanco ya viene de fábrica con 2 fundas separadas

burrito blanco funda nórdica

Mis próximos planes respecto a la ropa de cama son comprar más juegos de sábanas que hagan lucir mucho el dormitorio por tan poco y ¡tratar de atreverme con otros tonos! Porque estoy encasillada en el azul. Y ojo, que estas de Burrito Blanco son de color lila y gris pero aún así, ahí sigo, en el espectro cercano al azul con miedo a cometer locuras decorativas. O a lo mejor buscar una colcha de verano en sustitución del nórdico, porque no vaya a ser que se me enfríe el churumbelito si nota menos calores que nosotros, los adultos. Si tenéis grandes ideas en mente, aprovechad el código de descuento del 5% en productos adquiridos a través de la shop online de Burrito Blanco: PLANEANDOSERPADRES052017. Válido hasta el próximo 30 de junio.

¿Tomasteis medidas especiales para la cama en lo que se refiere al colecho? ¿Usabais las sábanas más viejas y feas que teníais, por la frecuencia con la que se ensuciaban, o disteis este paso para no caer en depresión?




Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    lamamafaelquepot
    23 mayo, 2017 at 08:58

    Yo en casa tengo un poco de todo. Tengo también un par de juegos de sábanas, pero tengo unas monas de marca y otras para compensar más de batalla.

    La verdad es que se nota la diferencia cuando inviertes el dinero en unas sábanas ya que como dices con el colecho y sobretodo por la lactancia acabas lavando sábanas más frecuentemente de lo que pensabas ( ahora no me pasa tanto pero al principio siempre había manchurrones de leche de las tomas nocturnas de mi enano).
    Las sábanas que tengo de marca me han durado mucho más ya que se ven más nuevas.
    Y con las sábanas bajeras ya no me la juego y las compro todas buenas.
    Tengo un tío que trabajaba en burrito blanco así que en casa de mis padres son las sábanas que hemos utilizado siempre y la verdad es que se notaba la calidad.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    23 mayo, 2017 at 09:24

    me gusta mucho lo de Burrito Blanco, estoy esperando yo a que me confirmen en la semana 20 el sexo del bebé para renovar juegos de sábanas y cuna, he prometido orden en vasa antes de que nazca el bebé, jajaja…Oye, me dejas de piedra con las fotos pinterest, jajaja

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!