Primeros meses del bebé

Bilirrubina del recién nacido. Doctor, mi bebé es amarillo

bilirrubina del recién nacido

Prácticamente todos los recién nacidos tienen algo de ictericia, ese color amarillento que se produce por la acumulación de bilirrubina del recién nacido en su sangre. En unos será solo un leve tinte amarillento y en los casos más graves nos parecerá un Simpson. Con mi bichilla, apenas percibimos estos desajustes de colorines provocados por la bilirrubina, pero con mi churumbelito estuvimos casi un mes en observación. La bilirrubina es una sustancia que nuestro cuerpo produce de forma natural para deshacerse de los glóbulos rojos que son viejos. Lo normal es que luego la sangre sea filtrada por el hígado y que la bilirrubina se expulse en la orina y las cacas. Al nacer, las criaturas están un poco descompensadas porque hasta ese momento era la placenta la que hacía todo este trabajo. Como ocurre con la varicela, que para la mayoría de la gente son 4 granitos que pican y no una enfermedad que puede ser mortal, la bilirrubina no suele causar mayores problemas que el de ese color amarillito, pero en otras ocasiones sí puede encubrir un trastorno grave, como un fallo hepático, infecciones, incompatibilidad del rh del bebé y de la madre que complica la lactancia, etc. Con mi mochuelo he hecho acopio de una de conocimientos nuevos… y eso que él no ha necesitado tratamientos específicos, pero os dejo lo que nos han ido contando sobre la bilirrubina en recién nacidos los pediatra y enfermeras que lo han ido atendiendo, por si os puede servir de quitapánicos en el futuro.

1. Pipí y caca. La bilirrubina se elimina principalmente por la orina y la heces, y si los niveles en sangre son algo altos es normal que todo lo que salga del cuerpo del bebé parezca amarillo e incluso verdoso. Este fue el caso de mi churumbelito, que lo poco que comía lo expulsaba en forma de micro pipís y micro deposiciones que teñían el pañal de un tono verde casi fluorescente ¡una cosa! Y cuanto más coma y orine y cague, más rápidamente bajarán los niveles. Como este nació prematuro y poco demandante, la cosa no avanzó todo lo deprisa que debería haberlo hecho, por lo que pese a estar dentro de los límites normales de bilirrubina para un recién nacido, siempre estaba en las cifras de lo máximo permitido y tardó casi 15 días en empezar a recuperar un color de humano caucásico normal.

2. La luz del sol. Recomiendan exponer al niño directamente a la luz solar al menos 6 minutos al día. Yo lo tenía cual maceta, viviendo perennemente bajo la ventana de nuestro dormitorio, porque por suerte todas nuestras habitaciones son exteriores y con una claridad divina, pero claro, sol directo sólo entra por el salón a partir de mediodía. Y cuando mi churumbelito nació pasamos casi 2 semanas completas con el cielo nublado. Vamos, que el tiempo no nos acompañó en este sentido. La enfermera nos decía que lo ideal sería quitárselo todo, hasta el pañal (ahí, viviendo al límite) y tumbarlo 3 minutos panza arriba y otros 3 boca abajo en cualquier rayo de sol que se colara en casa. Pero no se coló ninguno, y con la mera claridad los niveles de bilurribina del recién nacido tardaron en normalizarse.

3. El blanco de los ojos. Cuidadín, que sí, que además de la piel, el blanco de los ojos, el paladar de la boca y las mucosas nasales se tiñen mucho de amarillo cuando un bebé tiene ictericia. El problema es que yo estaba obsesionada con que del resto del cuerpo me daba la sensación de que se iba blanqueando, pero el blanco de los ojos de mi churumbelito lo seguía viendo siempre igual de amarillo. Y no estaba loca, sino que resulta que la ictericia empieza a extenderse por el cuerpo de esta forma: primero los ojos, mucosas y la cara, después el cuello el pecho y los brazos y sigue descendiendo en orden por las piernas hasta los tobillos y los pies. A la hora de ir recuperando el color normal, lo hace en sentido inverso. Así, a las 2 semanas, mi churumbelito tenía blanqueado el cuerpo desde el pie hasta algo más arriba de la rodilla, pero los ojos y la cara seguían de un color raruno. De hecho, cuando el #pspabuelo veía las fotos que le mandábamos, siempre decía que el niño estaba moreno y divino, que los blancuzcos y medio muertos éramos nosotros.

Las primeras mediciones de los niveles de bilirrubina del recién nacido se las hacían con un aparato medidor especial en el hospital, de ahí que tuviésemos que regresar cada 48 horas tras el alta, además de para comprobar que el peso iba avanzando correctamente. Pero a la semana ya se la hacían a ojo en la consulta del pediatra. Si hubiera sido preocupante, tendríamos que haberlo ingresado para recibir tratamiento de fototerapia, en el que lo ponen bajo unas lámparas especiales, con pañal y gafas protectoras, entre 24-48 horas a la espera de que se destruya la bilirrubina sobrante. Pero esto ya es un rollo, porque aunque no sea un tratamiento doloroso para el bebé, implica estar en el hospital y no en casa.

¿Alguno de vuestros hijos tuvo ictericia? ¿Fue de estas normales o necesitó cuidados especiales?




Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Teacher Nerea
    29 mayo, 2017 at 07:49

    ¡Ay! ¡Maldita bilirrubina! Esa fue una de las complicaciones que nos dio la incompatibilidad de RH y por lo que estuvimos una semana en la UCI neonatal. Además de controlar el nivel de glóbulos rojos, tuvimos que tratar la tremenda ictericia con fototerapia. La enana sólo podía estar fuera de la lámpara 15 minutos cada 3 horas para darle algo de pecho. ¡Hasta tenía que darle el bibi dentro de la incubadora!

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    29 mayo, 2017 at 09:36

    Que va!!! mi rubio es blanco fluorescente desde que nació…vamos es que no coge ni tonillo ahora en verano. Pero si que sufrí en mis carnes la preocupación por unas horas. El primer día que salí a pasear me crucé con una compañera de trabajo y no se lo ocurre nada más que decirle a dos padres recien paridos que veía al niño un poco amarillo…ainsssss. Todo el camino hasta que llegué a mi casa me lo pasé parando a to kiski para preguntarle de que color veían a mi bebé. Blanco blanquísimo…y el caso es que yo también lo veía blando pero ya sabes la paranoia de ser primeriza.

  • Responder
    Maria Arias
    29 mayo, 2017 at 13:51

    A la mía me tuvieron que poner la lamparita durante 24 horas, pero por suerte fue durante el tiempo que estuvimos ingresada. Tenía la bilirrubina al limite así que prefirieron ponérsela para que le bajase antes. Y así fue, aunque tardó una semana más en recuperar un poco el color normal y los ojos algún tiempo mas, es lo último que se le quitó. Ahora ya tiene 6 semanas y está perfecta.

  • Responder
    Elena
    30 mayo, 2017 at 00:20

    A mi niña la pusieron en la lámpara 24 horas o algo menos, no recuerdo bien, pero yo lo pasé fatal, bufff esto de ser madre primeriza, ay que ver que por cualquier tontería nos pilla la llorera. Además es que ella no se dejaba poner el antifaz, y todo el rato se la quitaban los velcros, buf que mal, que recuerdos.

  • Responder
    Patricia
    30 mayo, 2017 at 01:20

    Acabo de llegar y me quedo he sido madre de una niña hace apenas un mes,y si se puso amarilla,no necesito lámparas pero yo estado viéndola amarilla 3 semanas,súper histérica y como tú dices los primeros días ni un rayo de sol,vaya que el día que salimos del hospital hasta nos llovió,por cierto también soy de Malaga

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.