Lactancia

Miedo a la lactancia durante el embarazo. ¿Destetamos?

lactancia durante el embarazo miedo destete

La verdad, con tanta blogosfera maternal y tanta asesora de lactancia conocida, cuando decidí dar el paso de buscar un segundo bebé, nunca tuve miedo a la lactancia durante el embarazo, ni me pasó por la mente la idea de destetar a mi bichilla porque sí, aunque la creencia popular recomendase hacerlo sin base científica ninguna. Otra cosa es que durante las 35 semanas de gestación viviese episodios en los que con gusto le hubiera retirado la teta a la niña de por vida, pero no porque pensase que podría incidir negativamente en el desarrollo de mi churumbelito, sino por cansancio, por la agitación del amamantamiento, la hiper sensibilidad en el pecho… Que sí, que son cosas molestas y pueden llegar a puntos bastante desagradables, pero de todo se sale, y yo tenía claro que no quería forzarla al destete. Me daba más miedo verme envuelta en la lactancia en tándem, que las posibles complicaciones que me pudiera ocasionar la lactancia en época de preñez. Aún así, no me extraña que muchas mujeres tengan miedo a la lactancia durante el embarazo porque seguro que se topan con estas situaciones.

1. La matrona te incita a destetar. Vamos, a mí fue lo primero que le dijo cuando acudí con mi bichilla a la primera consulta con ella y se enteró de que mi mochuela llevaba casi 3 años colgada de la teta. ¡Oyoyoyoy! Eso no puede ser, tú tienes que destetarla y si no tú misma. Una especie de amenaza velada, como si me quisiera dar a entender que si no destetaba a mi bichilla lo antes posible caería sobre mi alguna desgracia y ella no querría saber nada de responsabilidades. Le dije que yo no sentía molestias, y que si mi embarazo no era de riesgo, y tan sencillo como lo fue el primero, yo me negaba a destetarla: con un nuevo hermanito en camino, con una entrada en el colegio a la vuelta de la esquina ¡como para añadir más cambios a su vida! Nada, no insistió más, pero creo que me tomó por loca. Y yo a ella, por no explicarme claramente qué riesgos podía implicar el seguir con la lactancia (si es que había alguno).

2. Buscas información ¡a saber dónde! Porque dependiendo de donde leas, te encontrarás con datos como que la lactancia puede producir contracciones similares a las del parto y hacer que se te adelante, o provocarte un aborto, pero claro estas cosas pueden pasar si ya tienes un embarazo de riesgo por el motivo que sea. Al final, descubrí que en estos tiempos los médicos modernos suelen decir que puedes seguir dando el pecho si puedes seguir manteniendo relaciones sexuales. O sea, que si estás en forma para una cosa, lo estás para la otra, porque ante una amenaza para el embarazo, el sexo es de lo primero que te van a quitar. Si no sabéis dónde acudir, o sospecháis que vuestra matrona o ginecólogo están poco actualizados en temas de lactancia, en webs como la de Asesoras de lactancia on line y Maternidad Continuum, Alba Lactancia Materna o hasta en la Asociación Española de Pediatría encontraréis motivación y datos para no destetar a la fuerza.

3. Mi experiencia personal. Sinceramente, creo que ese miedo a la lactancia durante el embarazo era infundado. En mi caso no influyó negativamente en su desarrollo, ni siquiera en su final prematuro a las 35 semanas. De hecho, cuando ingresé en el hospital por la rotura de la bolsa para dar a luz a mi churumbelito prematuro, las preguntas que me hacían para determinar los motivos del adelanto del parto iban más enfocadas a caídas, ingesta de nuevos medicamentos, pruebas médicas con rayos, etc. A nadie le importó saber que seguía dando el pecho a mi otra hija. Además, mi bichilla ya no era una lactante de tomas cada 2 horas. Camino de los 3 años, solía mamar para dormirse por la noche, y quizás alguna vez más durante el día, pero también se podía pasar 3 días sin acordarse de la teta y en la fase final del embarazo incluso una semana completa sin interesarse por ella. Había leído que muchos lactantes se destetan de forma espontánea a partir del segundo trimestre del embarazo, porque la producción de leche disminuye. Pero mi bichilla seguía trabajando para sacar algo de la teta y no se rindió. Otros se destetan antes del parto, cuando la leche cambia de sabor y consistencia para dar paso al calostro que va a necesitar el recién nacido. Pero oye, la niña me ha salido poco delicada y este cambio tampoco la motivó a largarse. Y así, nos plantamos en el día del parto adelantado, con nuestra lactancia en tándem, pero muy ligth. Aunque esto ya os lo contaré otro día.

¿Vosotras destetasteis a vuestros hijos a cusa del embarazo? ¿Pensabais que podría ser perjudicial para el nuevo bebé? ¿Os lo recomendó el médico?




Esto te puede interesar

6 Comentarios

  • Responder
    La Hobbita
    7 junio, 2017 at 11:34

    Yo de momento, sigo a la teta. Y debe ser lo único que me dijo bien mi matrona: q con la teta podía seguir. Con lo demás no dio ni una 😥

  • Responder
    Marina Sagasta Bru
    7 junio, 2017 at 11:59

    Yo destete cuando tenía 27 meses y embarazada de 11 semanas,me dolía muchísimo el enganche , tenía agitación (o lo que es lo mismo..estaba ya cansadísima de no dormir,etc,etc)y lo tuvimos que hacer en 3 días malísimos porque se dormía al pecho.pero se olvidó aunque al nacer su hermanito sí me pedía teta pie celos o curiosidad,y le dejé ponerse un par de veces pero con poco entusiasmo por mi parte porque capaz que se volvía a enganchar de nuevo.

  • Responder
    miren
    7 junio, 2017 at 12:46

    madre mía, ¿no te cansas de tanta lactancia? a mi me encantó dar el pecho, me pareció una experiencia increíble que ojalá repita, pero me duró seis meses, hasta que empezó a comer purés y yo volví al trabajo.. hacerlo a ratitos, me parecía que no nos aportaba nada a ninguna… ¡por eso me parece alucinante lo tuyo! ¡qué aguante! y la combinación con el embarazo me parece ya para nota, yo no podría… ¡eres una máquina! 😉

  • Responder
    Adriana
    7 junio, 2017 at 14:17

    Yo no dí en tandem, así es que ni idea de este tema. Me imagino que la duda o el tema viene de que, al margen del tandem, te dicen que en el momento de dar pecho se producen contracciones del útero. De ahí lo que sí que me dijeron a mi, que gracias a esas contracciones, al dar pecho se recupera antes el útero. Y doy fe, ¡porque yo tenía unos entuertos en los momentos en que las tenía al pecho de flipar! O por ejemplo, pasado el primer par de semanas, en la cuarentena yo solo manchaba cuando daba pecho, y me dijo la matrona que es por esas mismas contracciones.

    A una amiga para intentar provocar el parto naturalmente le dijeron que se estimulase los pezones, y tuviese relaciones sexuales, ¡porque ambas cosas provocan contracciones!

    De ahí me imagino la duda de si esas contracciones, en caso de estar embarazada, son buenas o no. Y como en todo, pues me imagino que dependerá de cada caso. ¡Mientras el medico o matrona lo tengan controlado y digan que no hay problema, ¡pues ya está!

  • Responder
    Elena
    7 junio, 2017 at 16:38

    Pues mi niña tiene dos años y sigue con teta, pero claro no puedo hablar porque del tema porque no estoy embarazada. Si que quiero quitársela ya pero no se ni cómo empezar. De todas formas gracias por la información.

  • Responder
    Neya
    7 junio, 2017 at 23:33

    Mi hija tiene 3 años y 3 meses y me queda un mes para salir de cuentas. La matrona me dijo que mientras no fuese de riesgo que tranquila. He pasado agitacion, hipersensibilidad y agobio pensando en el tandem. Ahora ya ni lo pienso, lo ire viendo sobre la marcha. Solo sale calostro pero ella tiene clarisimo que no se desteta. Espero con ansia tu post sobre el tandem.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!