Ocio y viajes

¡Se acabó el cole! Ideas para pasar las vacaciones en casa

Ideas para pasar las vacaciones en casa

Hace unos meses me proponía este hombre pasar las vacaciones en casa este verano, con la excusa de ahorrar para la reforma de la cocina y los baños y estar más relajados por lo pequeño que va a ser mi churumbelito. Pero ni muerta me quedo yo aquí encerrada en el Pueblucho infernal todo el verano. Que los 3 meses de fiestas escolares de mi bichilla se prevén muy largos, pese al campamento urbano que hemos conseguido para ella y que parece muy de su agrado. De las 4 semanas de campamento ella sólo acudirá 3, en horario de mañana, después comenzarán nuestras vacaciones familiares, con 2 semanas fuera de casa (ya os he ido contando algo de nuestros planes para Sendaviva de camino a Málaga) y otra de perreo total aquí. Y así, nos plantaremos a mediados de agosto con otro mes completo de vacaciones en casa por delante que compartir con mi bichilla y mi churumbelito ¡a solas! ¡Y mientras trabajo! ¿Alguien da más? Además de mi popularidad como mala madre que trata de hacer que las tareas domésticas sean una fiesta, para que la niña me ayude con ellas, algo tengo que maquinar para que después de volver de unas vacaciones de playa, piscina, primos, parques de atracciones y animales, no le parezcan pocos todos mis esfuerzos. Así es que sin complicarnos mucho, estas son algunas de las ideas  para pasar las vacaciones en casa esos 27 días que se me han ocurrido.

arena kinética mágica

1. Manualidades. Sí ¡yo! Yo voy a caer en la tentación del DIY y sé que algo vamos a tener que hacer para variar de actividades. Internet está llenito de posibilidades, de gente mañosa que hace cosas espectaculares con los niños ¡y con sus propias manos! No digo yo que vayamos a modelar el David de Miguel Ángel con arena kinética de esa que se destruye al momento. Pero con la afición de mi bichilla por la plastilina, las tijeras y los colores, tengo que buscar inspiración para no repetirnos todos los días.

libros experimentos verano

2. Los libros de pegatinas. Y los de colorear. Ya hace un tiempo que dije todo lo que opinaba respecto a este invento fantástico como entretiene niños. Y eso que en aquel momento mi bichilla se frustraba porque a veces se le rompían las pegatinas al sacarlas de su hoja, las pegaba donde le daba la gana, no se entretenía buscando el lugar adecuado, ni se esforzaba por colocarlas derechas… Y ahora ¡ya hace todo esto! Y le encanta. Así es que un buen surtido de libros con pegatinas nos ayudará a pasar algunas horas, ya que además se interesa por las historias, y suelen tener páginas para colorear. ¡No se les puede pedir más con lo poco que cuestan! También tenemos ya aquí algunos libros muy inspiradores para padres sin recursos como Aprender jugando, pensado por maestras donde se explican actividades para hacer con niños, educativas, pero que parecen meros juegos, y cuadernos de verano de inglés, como los de nuestra infancia pero más molones, como Mi primer diccionario de inglés o los cuadernillos Oxford Holiday English. A mí esto de trabajar en verano de forma parecida a la del cole ¡me rechiflaba! A ver lo que le parece a la niña.

3. Juguetes baratos. Me agarro al consumismo como a un clavo ardiendo, pero si para pasar las vacaciones en casa este verano debo comprar chuminadas baratas del chino de la esquina ¡lo haré! Prefiero eso antes que una niña en plan drama encerrada en casa. Que sí, que iremos a playas, piscinas, las fiestas del pueblo, el cine, y otras cosas chulas haremos durante nuestro enclaustramiento pre inicio de curso. Pero seamos coherentes y asumamos que eso nos va a salir más caro que un antojito diario del chino. Por ejemplo, últimamente se ha encaprichado con una guitarra, un disfraz de campanilla, una cosa que no tengo ni idea de lo que es, que parece una peonza pero no funciona igual… Total, cantidad de mierditas que la entretienen 24 horas como máximo (menos los disfraces, que ya sabéis que esta niña es recurrente para eso) y que me han costado un máximo de 2 euros. Estando ella entretenida y feliz ¡todos felices!

4. Estimular a mi churumbelito. ¡Ay! Esto sólo podéis hacerlos los que tenéis más niños en casa. Pero creo que así mataré 2 pájaros de un tiro. Vamos, que si logro que la niña se interese por esos primeros movimientos del bebé, que incluso hará intentos de gatear por esas fechas (digo yo, porque no sé cómo se va a desarrollar la psicomotricidad de mi mochuelo) ¡esto será más fácil de lo que pensaba! No aspiro a que estén todo el día pegados como lapas y entreteniéndose mutuamente, pero unos minutitos de aquí y otros de allá ¡recuperar los juguetes de bebé para la mayor puede ser buena idea! ¿Se acordará de ellos?

moldes de cocina para niños

5. ¡A cocinar! Sí, para mí esta actividad entra dentro de las tareas domésticas básicas y no de los hobbies apasionantes que tiene otra gente. Pero a la niña le gusta esto de ayudar en la cocina, así es que con un poco de paciencia pienso dejarla que se lo haga todo ella sola, porque así está entretenida, me quita trabajo y encima come con más alegría lo que ella misma se prepara. Lo que más le gusta es batir huevos, hacer trozos los ingredientes y usar moldes con formas. A ver qué inspiración encuentro para idear recetas fáciles y comestibles que le llamen la atención mientras las hacemos y cuando se las coma.

Pues por ahora, no es que tenga muchas ideas más. Bueno, podemos estrenar juegos de mesa que tenemos ahí guardados de navidades y cumpleaños, hacer fiestas de disfraces más de una vez y sobre todo, ir improvisando sobre la marcha. Visto con esta perspectiva ¡no parece tan difícil sobrevivir al verano! Pero cuando echo cuentas de las horas que necesito para diversión y para poder trabajar con los dos en casa ¡no me salen los números! Por supuesto ¡todo lo que queráis proponerme será muy bien recibido! Porque seguro que me estoy dejando por el camino actividades caseras chulas que ni siquiera me han pasado por la mente en esta etapa prevacacional. ¿Cómo os organizáis vosotros?

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    27 junio, 2017 at 07:48

    Jaja yo creo que es más agobio pensarlo que otra cosa

    Todas esas actividades seguro que os entretienen todo el verano.

    Piensa que además salir a buscar el pan por ejemplo con parada en el parque se te va casi toda la mañana!

    Aquí tendrán campamentos a partir de finales de julio y por las tardes haremos todas esas cosas de tu lista también

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    27 junio, 2017 at 07:59

    Jejejejje yo ya empiezo a notar una pizca de ansiedad, pero bueno, estoy encantada de tenerlo aquí sin prisas, horarios, sin tener que acostarse con sol (en realidad esto es lo que más voy a echar de menos).
    Por aquí también estamos haciendo malabares para entretenernos. Ahora que me he acordado, el año pasado escribí un post de estos…voy a rescatarlo…Feliz verano!

  • Responder
    Una mama mas
    27 junio, 2017 at 08:03

    El mio haría todo eso… Pero el problema es cuando vuelvo a mirar el reloj no ha pasado una hora y ya hemos jugado con todo! Y el calor andaluz no ayuda para poder salir al parque. Así que a la mañana con la abuela, a la tarde con la niñera (así la abuela no se cansa) y luego a las 18:30 al parque. Eso será agosto. Julio y septiembre tenemos escuela de verano y actividades del ayuntamiento para los niños! (Cuyo alcalde se ha ganado mi voto porque en vista que muchos padres trabajan ha puesto escuela de verano, y demás actividades para ayudar!)… En fin… Son muyyyy largas las vacaciones.
    Y yo de viaje de trabajo casi todo agosto!

  • Responder
    miren
    27 junio, 2017 at 13:45

    todo irá bien, mientras tu niña quiera hacer todas las actividades que le propongas, en el momento que se las propongas 🙂 voy a disfrutar de mi último verano con la mía en la guarde.. miedo me da el año que viene.. ¡bss!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!