Inventos útiles

¿Ponemos televisión en la habitación de matrimonio?

televisión en la habitación de matrimonio

Lo de poner televisión en la habitación de matrimonio, o seguir como hasta ahora, es un tema recurrente en esta casa, incluso desde antes de ser padres. Aunque a día de hoy, llamar dormitorio de matrimonio a lo nuestro es un tanto raro, porque desde hace casi 4 años ahí hay un niño metido en la cama, o en la cuna, o que viene y va durante la noche… En fin… El caso es que hace unos días este hombre volvió a sacar el argumento de por qué no tenemos televisión en la habitación de matrimonio y, por salir del paso, le dije que la pondríamos cuando mi churumbelito se independizase a su propio dormitorio. Lo cual, viendo la afición al colecho que tiene y los pasos que ya dio su hermana, vendrá a ser dentro de un par de años, como muy pronto. Mientras tanto, su futura habitación es mi despacho de trabajo y está pared con pared con el salón, justamente en la zona donde tenemos el mueble de la tele. Esto hace que este hombre se preocupe porque si en un futuro el niño nos sale de dormirse temprano ¡no podremos ver nada una vez que él se haya acostado! Con esa cercanía de la pantalla estaríamos en tensión por si el ruido lo despertase, de ahí que no me parezca mala idea trasladar nuestros escasos minutos de ficción nocturna al dormitorio principal. Pero aún tengo mis dudas.

1. El tamaño de la tele. Nuestra tele del salón es una inmensidad de grande, heredada de mi padre, que tiene un amigo que cuando se cansa de sus modelos (en época de Eurocopa o mundiales de fútbol) se agencia una última de nueva generación, mi padre se queda con la de este hombre y me manda por mensajero la antigua. Y nosotros felices con el regalito, porque nunca hemos sido modernos para nada. A él le gusta pasearse por las tiendas (bueno y a mí también) y recrearse con modelos como el QLED de Samsung (ojo, yo lo he visto en Media Markt y es un espectáculo digno de ser vivido) pero a mí se me ponen los pelos como escarpias al pensar en lo que mis bichillos podrían hacer con esas pantallas. Sin ir más lejos, la niña ha pintado con tiza, restregado fresas, intentado cazar moscas contra la tele del salón. Eso sí, con las nuevas tecnologías ¡cuanto más grandes mejor! Ya no se te cansa la vista ni la pantalla parece inabarcable por muy cerca que tengas el sofá. Pero para un dormitorio ¿32 pulgadas colgadas en la pared sería una ridiculez? ¿55 un exceso? En fin, que sobre esto también deberemos tener consenso.

2. ¿Dónde ubicarla? Este hombre tiene claro que lo quiere en una esquinita que tenemos entre la ventana y la pared más larga de la habitación, mientras que yo la visualizo mejor en todo el centro, a los pies de nuestra cama pero colgado en alto. ¡Acerca de eso sí que no tenemos dudas! Por el ahorro de espacio (estos televisores modernos son tan planos, se ven bien en 360 grados y tienen sistemas de instalación que facilitan mucho el colocarlos) que ni de broma lo vamos a dejar a la altura de los niños. Además de que ahí no nos cabría ningún mueble que lo sostuviera.

3. ¿Qué pasa con la vida familiar cuando se pone televisión en la habitación de matrimonio? Mis expectativas son que no pase absolutamente nada. O sea, durante el día, se usaría la tele del salón, como siempre, nada de aislarse en el dormitorio para ver determinados contenidos con tranquilidad ¡todos a ver dibujos animados en bucle como hasta ahora! Con lo cual, la idea es que sólo se utilice de noche, con el único fin de poder continuar con nuestras series de televisión sin molestar a mi churumbelito en el futuro. Pero una cosa son los planes ¡y otra la realidad! Porque seguro que los niños verán que hay 2 teles en casa, que no tienen por qué negociar lo que quieren ver, ni ponerse de acuerdo, ya que siempre podrán tener las dos a la vez encendidas, y esto no se me ocurre cómo gestionarlo para no tener a la familia dividida.

4. ¿Y la vida de pareja? Pero ¿eso qué es? Si yo ya ni me acuerdo de otras actividades de cuando éramos novios y nos queríamos que no sea la de compartir un ratito nocturno de tele, sin hablarnos ni mirarnos para no perdernos en el argumento. De hecho, una de las bazas que usa este hombre para convencerme es que como yo siempre me duermo viendo capítulos de lo que sea que haya en Netflix, que algunas Smart TV ya tienen integrado (ya sabéis, primero por las hormonas del embarazo, luego por las de la lactancia, por los despertares de las tomas nocturnas, etc.) ¡Ya me podría dejar caer en la cama sin tener que trasladarme desde el lejano sofá. Esto, que cuando no era madre me parecía una aberración ¡ahora se ha convertido en uno de mis mayores sueños!

En resumen, tenemos un par de años por delante para negociar, pero ya está este hombre diciendo que es una tontería esperar ese tiempo si podríamos disfrutar de la ventaja de la tele en nuestro dormitorio desde ya. ¿Qué opináis vosotros? ¿Tenéis televisión solo para padres?




Esto te puede interesar

7 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    3 julio, 2017 at 09:27

    Puedes probar lo del ruido: pon la tele y vete a la habitación del niño a ver si se oye mucho o no.
    Personalmente no soy muy partidaria de tele en la habitación, pero mi marido lleva años insistiendo, así que algún día puede que pongamos, quién sabe.

  • Responder
    Mamistarsblog
    3 julio, 2017 at 09:37

    Nosotros no tenemos tv en la habitación. Ni nos lo hemos planteado. Ya que, cuando ellos ven una peli que no me interesa, me pongo la tablet en la mesita y a ver series se ha dicho. jijijii Será porque mi hijo mayor nació cuando vivíamos en un loft y el pequeño nació cuando su hermano no sabía lo que significaba la palabra silencio. Estos duermen haya ruido o no…. pero ya se sabe… cada niño es diferente…..

  • Responder
    María - MiviMamá
    3 julio, 2017 at 09:44

    Nosotros la tenemos, en alto y pequeña, la del salón es de 32 y está es más reducida, pero no recuerdo cuanto. La verdad es que antes la usábamos más. Mi marido es de dormirse más tarde y yo me quedaba dormida en el sofá, así que por acostarnos a la vez se subía conmigo y ponía un rato la tv con el temporizador y así se apagaba sola, como a mí no me molestaba…
    Pero llegó mi gordi y evidentemente tuvimos que dejar de hacerlo porque con la luz del televisor se despertaba. Así que, siempre ns subimos nosotras primero y luego él, ni me entero cuando…

  • Responder
    nosoyunadramamama
    3 julio, 2017 at 11:21

    aquí es que hemos decidido que solo una tv en casa y en lugar común, porque realmente la vemos muy poco!!!

  • Responder
    Carolina-Crea y Gestiona tu Blog
    3 julio, 2017 at 12:22

    Uyyyy no no nooooo, no sé porqué en esta familia le tenemos tirria a esa idea. Tampoco es que seamos mucho de tele…

  • Responder
    Mami esto está chuli
    3 julio, 2017 at 15:06

    Nosotros si tenemos una. A mi me gusta porque me acuesto pronto y me la pongo pero es verdad que ya no paso por el salón y eso tampoco me gusta mucho.

  • Responder
    helenriberas
    3 julio, 2017 at 16:43

    Nosotros si que tenemos, pero la verdad que está más bien de adorno, la pusimos porque me tocó y queda muy bonita jajajaj pero lo que es verla, poco poco.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!