Inventos útiles

¿Quién diseña los sonajeros duros para bebés?

sonajeros duros para bebés
Sonajero para bebé vía Shutterstock

Cuando por fin crees que ha llegado el momento ideal para formar una familia, te preñas, pares, se te cae la baba con tu churumbel, así sea el primero o el quinto que tienes, y entonces ¡llega un fabricante de sonajeros duros que quiere romperle la cabeza! La vida puede ser muy difícil ¡y de bebés es donde vais a empezar a sufrir! Esto es lo que deben tener en mente los cerebros pensantes que diseñan los sonajeros duros para bebés. Que a ti te da pánico que se golpee la cabecita (sobre todo cuando aún tiene esas fontanelas blandas y sin cerrar), incluso que la muselina lo roce de una forma poco amorosa, o el viento le sople una mijita fuerte, pero cuando te pones a buscar juguetes de bebé, o cuando los allegados empiezan a regalarte cositas para el recién nacido, la idea que te cruza por la cabeza es la de que debes ser la única persona del universo que ve peligro en esos sonajeros. ¿Cómo se venden con esa alegría? Retomo esta vivencia con mi churumbelito, aunque ya nos dimos de bruces contra ella cuando nació mi bichilla.

sonajeros rígidos para bebés

Ya sabemos que con 0 meses no van a sujetar nada, pero camino de los 6, alguna cosa intenta hacer ahora este niño, igual que hizo su hermana en su momento. Y le das ese sonajero duro como una piedra, pensando que los fabricantes han debido probarlo, que está homologado, que tiene el sello de la CE y que ha costado un ojo de la cara para lo sencillo que es. Y de repente ¡pumba! Para una vez en la que tu criatura acierta a cogerlo y medio moverlo de un lado a otro, resulta que con esos movimientos espasmódicos que tienen los bebés, se ha arreado un viaje en un ojo, en medio de la frente, en esa encía que se prepara para la salida del primer diente… ¡en cualquier parte le duele un golpe de esos! Si eres primerizo, tendrás el impulso de tirar a la basura el juguete que ha herido a tu criatura (y de destruirlo a martillazos) pero con el segundo ya sabes que lo puedes guardar para más adelante, que hay que tomarse las cosas con otra filosofía. Aún así, os comento los tipos de sonajeros para bebés que han campado por esta casa.

palo cascabel sonajero rígido

1. Los sonajeros duros para bebés ¡el mal! El primero fue esta ranita de ojos saltones. Nos parecía tan ideal, tan llamativa con ese contraste de blanco y negro en los ojos, y esa rueda giratoria en la parte inferior, que la niña nunca accionaría por sí misma hasta muchos meses después… ¡que la compramos! Dentro de lo que puede llegar a costar un sonajero, era de los más económicos. Pues bien, el día del estreno se arreó un mamporrazo en un moflete que derivó en hinchazón y en un cardenal. ¡Todo lo hizo ella solita con pocos meses! Así es que lo retiramos de su alcance, al igual que esta cosa con bolas giratorias, carraca, espejos y de todo, y también este palo con cascabel dentro. Y los manojos de llaves tampoco son nada seguros a estas edades. Menos contundentes, sirven también como mordedores muchas veces, pero siguen siendo rígidos.

sonajeros blandos bebé

2. Los blanditos y amorosos. Viendo el éxito de los juguetes duros y artificiosos, decidimos recular y volver a los de textura blanda. Por lo general, o son más sosos, o los musicales son enormes y ya no se les puede considerar sonajeros, aunque les llamen así simplemente porque suenan. Para mi churumbelito, hemos comprado este con un osito y un pito interior de esos simples de los de toda la vida, porque así podemos lavarlo con tranquilidad, ya que es súper fan de regurgitarle encima por la emoción y porque sí. Otros modelos molones son el pulpo de muchas texturas (tenemos uno parecido en forma de jirafa para el carrito y de los que además se estiran y vibran) porque aunque tienen alguna anilla rígida, no se pueden hacer el mismo daño que con los anteriores, ni queriendo, vamos. También los he visto hace poco en forma de brazalete, por si aún no tienen destreza suficiente, podérselo poner alrededor de la muñeca, aunque estas cosas forzadas a mi bichilla la ponían histérica. Con el niño no lo hemos probado.

sonajeros musicales y libros bebé

3. Los musicales. Algunos ya no parecen sonajeros, como estos libros pequeñitos para bebés, completamente musicales, con efectos de sonido e indicado a partir de 6 meses. Con esa edad, el niño no se va a gestionar por sí mismo con el juguete, y sigue los pasos de los sonajeros rígidos del terror, pero al menos se entretendrán con la música y las luces aunque se los pongamos a una distancia prudencial o los manejemos nosotros. Podemos encontrar otro estilo de sonajeros como el teléfono móvil, con asa de agarre para facilitar el que ellos lo manipulen. O el león, mezcla de sonajero duro, sonajero blando, mordedor y sonajero musical ¡todo en uno!

¿Somos los únicos que hemos vislumbrado la muerte de nuestros bichillos por un sonajerazo mal dado? ¿Los vuestros también se han lesionado con estos juguetes?




Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    miren | de lunares y lunas
    27 julio, 2017 at 00:22

    yo alucinaba con algunos artilugios “desde 0 meses” que me parecían imposibles de manejar para un bebé, y desde luego, un arma de (auto)destrucción masiva… me costó encontrar uno medio decente, el galaxy de suavinex, pero que usó con más de 6 meses seguro.. y eso que C era un pequeño buda… para mi funcionaron mejor los mordedores (los suaves de nuk triunfaron), que ella agitaba (y nadie oía… 🙂 ) y además le venían genial para la piñata.. ¡bss!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!