Enseñanza/Colegio

Campamentos urbanos de verano. ¿Cómo ha sido el nuestro?

Campamentos urbanos de verano

En cuanto acabó el curso escolar, mi bichilla tuvo 10 días de descanso casero hasta que empezó sus vivencias en los campamentos urbanos de verano, pero ¡qué poquito ha durado! Por cuestiones logísticas, mantenerla encerrada en casa hasta que todos empecemos oficialmente las vacaciones tuvimos que descartarlo, ante el temor de no salir airosos de los días de calores, sudores y aburrimiento. Y ni idea de que existía esta opción hasta que charlando con otras mamás bloggers a finales de abril me enteré de que ellas ya tenían las preinscripciones hechas. ¡No podía ser! Acababa de descubrir el sistema con el que medio poder gestionar este primer verano como bimadre y seguramente ya me había quedado sin plaza. Pero no. Por suerte, en el Pueblucho Infernal los plazos eran diferentes y llegamos a tiempo. A poco que indaguéis en las opciones de campamentos urbanos de verano de vuestros municipio, podréis encontrar opciones de entidades públicas o privadas. Y los precios van a variar hasta el infinito y más allá, no sólo dependiendo de la titularidad, sino del sitio en el que residáis. Pero iré por partes para explicaros qué hemos descubierto los campamentos urbanos de verano y qué nos pueden ofrecer para entretener a los niños cuando no nos queda otra opción para que pasen días divertidos.

1. ¿Qué son los campamentos urbanos de verano? No os imaginéis que se os van a ir los niños de casa un mes, y menos con 3 años. Aquí, son actividades que se organizan de lunes a viernes para niños de 3 a 16 años. Nosotros sólo hemos valorado los que organiza el ayuntamiento, e incluso aquí hemos encontrado algunos más generalistas, como el que hemos elegido, y otros más específicos, centrados en la música, el baile, deportes concretos… Vamos, que casi cualquier gusto podrá ser satisfecho. El de mi bichilla es muy de andar por casa, con juegos de agua, manualidades, baile, excursiones dentro del mismo pueblo, todo mezclado para conseguir que noten la diferencia entre ir al cole y estar de vacaciones en el campamento. De hecho, el nuestro va a tener lugar en su mismo colegio, lo que nos facilita las rutinas diarias pero, a la vez, me hace preocuparme al no saber cómo se tomará la niña el hecho de ir al cole, en un horario diferente, con niños diferentes ¡y con maestras diferentes! No vaya a ser que se me desubique por completo y tengamos que sobrevivir a un nuevo periodo de adaptación en P4.

2. ¿Cómo conseguir plaza? Aquí hemos pasado por 3 fases. Preinscripción. Una fase muy corta de sólo 9 días a principios de mayo para ver la oferta y solicitar plaza, incluyendo hasta 3 opciones diferentes por orden de preferencia. La verdad, me parece poco tiempo de anuncio, porque no se podía consultar la información antes de que se abriera el periodo de inscripciones y terminaba muy rápidamente. Parece que lo hiciesen para que la gente no tuviera tiempo de apuntarse. En fin… Suerte que llegamos a tiempo y que te podías inscribir a través de internet. Un formulario sencillo y nada de papeleo. A continuación, en 6 días mostraron el listado de niños admitidos, en qué centros y con qué condiciones. Nuevamente abrieron un periodo de 7 días para hacer alegaciones y modificaciones. Y tras esta fase, 6 días más para formalizar la matrícula. Si sois nuevos con este asunto y nadie os lo había comentado antes, consultad en el colegio la existencia o no de campamentos urbanos de verano en vuestro municipio. Si no, podéis dirigiros a academias de idiomas, polideportivos, escuelas de danza, o música, dependiendo de los gustos concretos de vuestros niños, para saber si tiene programas de verano destinados a ellos. Pero os aseguro que al menos aquí, el precio de las actividades municipales no tiene comparación con las demás.

3. Precios, horarios y servicios. En los campamentos urbanos del Pueblucho Infernal, el horario de las actividades es de 9 a 13 horas, de lunes a viernes. Si bien existe el aula de acogida matinal y de tarde para los niños que deben quedarse más tiempo, y también servicio de comedor. Mi bichilla ha ido 3 semanas dentro del horario estándar y ha vuelto a casa a degustar mis delicatessen de verano (qué tortura haber pensando los menús para todo el mes…). Se puede elegir entre llevar a los niños todo el mes (del 3 al 28 de julio) o sólo la primera quincena, o sólo la segunda. Y los precios varían entre los 118 euros de las 4 semanas completas y los 79 euros si sólo se elige una quincena. La acogida de mañana son 25 euros más, las de tarde 30 euros y el comedor 130 euros. También existe la posibilidad de usar estos servicios en días puntuales a un precio algo mayor. Los precios son tremendamente variables entre municipios, ya que otros conocidos que viven relativamente cerca van a pagar por cada semana de campamento lo mismo que nosotros por todo un mes. Y sin movernos del pueblo, las opciones en academias de inglés, por ejemplo, tienen precios que empiezan en 90 euros semanales. Vamos, que se puede ir un buen pico del presupuesto de las vacaciones en estas actividades.

Pese a que es pequeña y aún no mide el tiempo, a mi bichilla empezamos a hablarle del asunto de los campamentos urbanos de verano, para que supiese que cuando acabase el cole le esperaría algo más, que debía ser súper divertido, con niños nuevos, y experimentando con cosas que no había conocido antes. Nuestras esperanzas estaban depositadas en que ella disfrutase de la experiencia mientras seguíamos trabajando como si el cole casi no hubiera terminado, aunque haya estado volviendo a casa mucho antes que de costumbre. Y la verdad es ¡que le ha encantado! ¿Vuestros hijos han ido ya a este tipo de actividades de verano? ¿Disfrutan o les parece una obligación? ¿Tenéis mucha oferta de este estilo donde vivís?




Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Una mama mas
    28 julio, 2017 at 14:40

    Nosotros tenemos poca oferta
    Así que le toco lo que había. Lo bueno es que son los mimos niños del colé, se conocen y se lo pasan pipa. Además tienen clase de natación.
    Un pena que solo sea agosto, habrá que ver como nos las apañamos hasta septiembre!

  • Responder
    Experiencias con la familia
    29 julio, 2017 at 02:14

    Que interesante, nosotros este año no lo hemos apuntado pero a lo mejor para el año empezaremOs a valorar para que se entretengan en verano, juego con niños,…. así que muchas gracias por la información. Un saludo desde experienciasconlafamilia.blogspot.com.es

  • Responder
    Mónica - Refugio de Crianza.
    29 julio, 2017 at 20:10

    Otra cosa más de la que no puedo hablar porque aqui no hay jaja. Hay muchos de esos de 15 dias, pero a partir de 8 años, y urbanos nada de nada ;(

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!