Decoración

¿Qué silla de escritorio elegir para un niño?

sillas ergonómicas para niños

Sí, estamos a diario dándole vueltas a temas relacionados con la vuelta al cole ¡ni que el paso a P4 fuera la entrada en la universidad! No sé qué nos ha entrado este verano con los cambios en el dormitorio de la niña pero andamos con otro dilema. Cuando mi bichilla era pequeña pero ya aprendía a sentarse y supuestamente iba a pasar horas y horas dibujando sentadita y sin moverse un milímetro, vivíamos en otro piso y dudábamos entre elegir la decoración definitiva del dormitorio para cuando fuese una niña, o empezar con elementos más de bebé. Este hombre, que sólo quiere hacer un gasto en la vida y olvidarse de andar redecorando según van creciendo los niños, pensaba que deberíamos elegir ya un escritorio para hacer deberes, buscar sillas ergonómicas, flexos, vamos y hasta el compás, la escuadra y el cartabón para ir orientándola en la vida. Pero ganó mi criterio, y acabamos con una mesita y sillas pequeñas, todo muy Montessori, muy a su altura pero nada práctico para ubicarlo en la habitación (la mesa es muy ancha) y desde luego imposible como lugar de estudio en el futuro. Por lo bajito de todo, claro, porque yo me saqué la carrera sentada en una silla del salón y tampoco me pasó nada. De cara a elegir la nueva mesa y la nueva silla de mi mochuela, creo que vamos a tener en cuenta varias cosas, para no meter la pata y volver a cambiar en poco tiempo.

1. Ubicación de los muebles en su dormitorio. Las habitaciones de nuestra casa no son nada grandes, pero curiosamente, el dormitorio de mi bichilla es exactamente igual que el nuestro de matrimonio ¡qué mal repartido está el mundo! Porque ella vive allí sola, a sus anchas, y nosotros 3 y nuestro colecho nos hacinamos en los mismos metros. En fin, paredes no voy a derribar, pero sí tengo dudas acerca de cómo orientar los muebles. La disposición actual es la que es porque cuando era más pequeña nos daba miedo situar la cama bajo la ventana, para que no pudiese subirse y abrirla. Ahora entiende que no lo debe hacer y hasta me fío de ella, pero ahí viene mi churumbelito detrás, que en nada comenzará a trepar por todas las estancias, por lo que creo que seguiré sin colocar la cama de esta forma. Respecto al escritorio me surgen las mismas dudas. ¿Le quito la mesita de noche y lo pongo bajo esa ventana? Así seguiría conservando un buen espacio para jugar y moverse por el resto del cuarto. ¿O se lo pongo en la pared opuesta a la cama? De esta forma, la habitación se estrecharía de repente, pero ambos seguirían alejados de la tentación de la ventana. Otra ventaja de la pared lateral es que recibiría luz todo el día de una forma muy correcta, y no de frente, así es que debemos hacer uso de nuestra imaginación para decidirnos,antes de comprar muebles de medidas que no nos cuadren en ambas posiciones.

sillas ergonómicas para niños ofisilla

2. Elegir un escritorio adecuado. O mesa de estudio (yo le sigo llamando escritorio, como los antiguos). Con una altura que puede ser la definitiva para que le sirva siempre, ya que las sillas ergonómicas le permitirán regular la altura y que no se sienta diminuta frente a una mesa gigante. Y digo esto, no solo por la altura, sino por la longitud. Creo que con un metro de mesa, mi bichilla tendría espacio de sobra para dibujar, entretenerse ahora y hacer deberes o estudiar en el futuro. Pero su padre es fan de las mesas kilométricas y yo eso lo veo como un nido de acumulación de cacharros en vertical, desorden a la vista y pérdida de espacio vital del resto de la habitación. En este punto aún no tenemos consenso. También debemos pensar qué tipo de cajoneras usaríamos bajo el escritorio, o de baldas en la pared por encima, porque no soy nada fan de acumular peso por encima de las cabezas, pero ante la necesidad, algo tendremos que idear.

3. Las sillas ergonómicas para niños. Creo que hay modelos muy asequibles y que de verdad son una buena inversión. Primero, por la comodidad para los churumbeles, que pueden adaptarla según sus necesidades de crecimiento. Pero también porque no me gusta la idea de dejar cojo el salón o la cocina robando sillas de allí, a las que además tendremos que complementar con algún tipo de cojín, ya que al estar diseñadas para adultos, la niña no llegaría a la mesa cómodamente. Existen sillas ergonómicas infantiles que se regulan tanto en altura como en profundidad y ¿sabíais que los fabricantes hasta indican el número de horas de uso continuado para el cual ha sido fabricada cada silla? No debería preocuparme por este asunto, porque la mía es un culo inquieto, pero por si tenéis niños más pasivos ¡informados quedáis!

¿Con qué edad instalasteis la zona de estudio de vuestros churumbeles? ¿Ya desde bebés o después de empezar el colegio?

Foto de slide vía Shutterstock.




Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Arusca
    24 agosto, 2017 at 09:49

    Pues yo esperé a primaria para poner un escritorio en su habitación, la de los mayores, que comparten el Mayor y el Mediano. Hice caso de todos los consejos para crear un buen lugar de estudio y, al final, acaban haciendo los deberes en la cocina o en la mesa del salón (con la tele apagada, eso sí).
    Vamos, que ahí está el escritorio muerto de risa que solo sirve para que la ropa no acabe tirada en el suelo…
    Sobre la silla, yo el problema que veo es que, en suelos de madera, una silla con ruedas puede arañar el suelo. Así que al final compré una de cuatro patas. Silla que también anda muerta de risa por el desuso que le dan.
    Fíjate, yo también pequé de inocente y creía que se sentarían tranquilos a hacer los deberes en su habitación.

  • Responder
    Unamamaarquitecta
    24 agosto, 2017 at 12:03

    Nosotros a la emperatriz no le hemos puesto nada porque si se sienta a pintar lo hace en el salón, aparte que su habitación es pequeña y por ahora solo tiene una mesita pequeña de Ikea. Yo no tuve mesa de escritorio hasta los 12 años, hasta entonces hacía los deberes y “estudiaba” en el salón…

  • Responder
    miren | deLunares y Lunas
    26 agosto, 2017 at 02:31

    ¡hola! pues yo me lo planteaba a futuro, es decir, mínimo cuando empiece primaria, y a ver… pensando más en cuando empiece a “estudiar sola”.. antes creo que será todo a mi vera.. ¡besos!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!