Lactancia

Si das el pecho y enfermas ¡te mereces sufrir!

das el pecho y enfermas

Nunca he considerado que la lactancia sea un sacrificio, más bien al contrario ¡un salvavidas para todo! Mis inicios fueron complicados ambas veces: muy dolorosos con la niña y un trastorno de cuidado cuando nació mi prematurito. Pero pasados esos instantes iniciales, la dedicación que requiere la lactancia materna en exclusiva no me ha supuesto una carga, ni me ha esclavizado, ni me ha agobiado hasta que me han hecho elegir entre mi propia salud y la de mi churumbelito con argumentos manidos, antiacuados y nada ciertos. La cuestión es que durante mi último embarazo, me pasé 3 meses con una supuesta bronquitis incurable, que quizás fuese un episodio de asma, o de alergia… porque nunca llegué a tener un diagnóstico claro. Entonces me recetaron un inhalador (Salbutamol) que tuve que usar durante semanas porque me ahogaba de noche y era incapaz de dormir. Sí, en el último trimestre del embarazo y sin descansar ni una noche durante semanas ¡toda una fiesta! Curiosamente, parí y se me quitó todo de repente. Pero tras la vuelta de las vacaciones de verano todo el cuadro ha comenzado otra vez, exactamente igual. No es una cuestión de vida o muerte, porque aunque con mucha dificultad puedo respirar de noche, y medio disimular los ataques de tos para no despertar a todo el vecindario. Pero mi médico de cabecera me recomendó que si la cosa volvía a pasar, pidiera cita y haríamos un estudio, para ver qué me sucede. Y yo que soy muy obediente, nunca pensé que lo que me iba a encontrar en el centro de salud era con la acusación de que si eres madre de teta y enfermas ¡sufre y muérete si es necesario! Porque no hay pruebas médicas ni tratamiento posible para ti. La cosa pasó así.

1. Me aguanto 2 semanas y pido cita en el médico. Porque no me gusta ir a consulta por nada, y si por casualidad se me quitaba solo… Pero la puñetera tos y su primo hermano, el ahogo nocturno, habían llegado para quedarse. Tuve que coger los inhaladores caducados que tenía por ahí guardados, ya que mi doctora de cabecera no disponía de citas hasta 5 semanas después ¡ole y ole! Para esas fechas habría perdido el poco oxígeno que me entraba en el cuerpo, así es que pedí cita con el médico de cabecera de urgencia de mi centro de salud. Y yo, que soy una persona muy razonable, le puse al día de mi caso: mire usted, vengo porque padezco una tos persistente, de 2 semanas de evolución, que me provoca episodios de ahogo por la noche para los que necesito broncodilatadores (Salbutamol) recetados por mi doctora de cabecera desde el mes de noviembre. A lo que el hombre mira a mi mochuelo en el carrito y me pregunta que si le doy el pecho. Le digo que sí, y aquí empieza nuestro enzarzamiento.

2. No se me han expedido nuevas recetas. Por ser madre en periodo de lactancia, pese a que el medicamento (Salbutamol) tiene riesgo 0 para el bebé según organismos como la Agencia Española de Pediatría, e-lactacia, entre otros. Hasta el punto de que es el tratamiento que se da directamente a bebés con bronquiolitis desde recién nacidos. Pues le dio lo mismo: al mío no le íbamos a meter Salbutamol en el cuerpo a través de la leche materna y punto. Oiga, pero es que yo no puedo respirar de noche, y si me asfixio, ya ni leche materna, ni madre, ni nada. Bueno mujer, pues plantéate aguantarte con el aire que te llegue unos meses más, hasta que el niño coma otras cosas, o destetarlo ahora. Tú eliges. Mala madre, que no eres capaz de aguantar la respiración por el bien de tu hijo (esto no lo dijo, pero se le intuía en el pensamiento). También me recordó el riesgo de adición a este medicamento, que por lo visto a la gente le gusta porque excita y se sienten eufóricos. Ya ves tú, que a mí lo que me sirve es para relajarme y dormir… ¡que es lo que quiere una madre!

3. No se han iniciado los trámites para avanzar con otro tipo de pruebas. Que era lo que me dijo mi doctora de cabecera que debía hacer, para que puedan detectar una posible enfermedad (tos recurrente, ahogo, esputos, insomnio, quizás tenga principios de asma, alguna alergia, vete tú a saber) alegando que la radiografía que necesitaría no es compatible con la lactancia. Lo cual tampoco es cierto, ya que es una prueba que no presenta ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé lactante. Me dijo que él no iniciaría el papeleo, que me esperara a que volviera mi doctora en septiembre y que le fuera dando vueltas al tema del destete, al menos durante una semana (ya no tenía que ser definitivo, algo avanzó el hombre durante la conversación) porque el niño no podía exponerse a la radiación. A ver qué se piensa este hombre que voy a hacer yo con 1 semana de leche en tetas ¿sacármela y tirarla? ¿Cómo es posible que un médico no sepa esto sobre las radiografías?

4. ¿Me está diciendo usted que si das el pecho y enfermas sólo tienes la opción de sufrir? Mismamente sí. Que elija entre el destete y mi salud respiratoria, o la posible asfixia y la salud de mi bebé ¿Cómo se te queda el cuerpo? Pues sinceramente, a mí se me puso al borde del llanto, por la impotencia, por saber que todo lo que me estaba contando no era cierto, pero sobre todo por querer hacerme sentir como una mala madre quejica y no mover un dedo por ayudarme, mandándome a casa con la recomendación de que bebiese mucha agua y elevase un poco la almohada al dormir. ¡Qué barata le he salido! Pero qué de quebraderos de cabeza pienso darle. Porque tal y como salí de la consulta, con mis toses en pleno apogeo y mis lágrimas asomando, le puse una queja que aspiro a que al menos sirva para que le obliguen a hacer un cursillo acelerado en relación a la lactancia, medicamentos y pruebas médicas que son seguras y perfectamente compatibles.

Con mi frustración, mi mala leche acumulada y mi única opción de ir de urgencia un día al hospital si la cosa se agrava y pierdo la respiración por completo (luego nos dirán que saturamos las urgencias con tonterías, claro), me puse a charlar con otras mamás que me recomendaron abiertamente mentir al médico para poder tener acceso a las pruebas y la medicación que necesito. Ojo a la cantidad de padres que se ven empujados a la mentira por los juicios de los profesionales de la salud y que ha recogido Pilar de Maternidad Continuum. ¿De verdad es necesario mentir? Entiendo que el médico no deba creerme cuando le digo que tanto el Salbutamol como las radiografías son compatibles con la lactancia, porque a fin de cuentas yo soy la paciente, y seguro que tiene a más de un entrometido que cree que podría hacer su trabajo mejor que él. Pero ¿no albergaba ningún tipo de dudas ante lo que le decía? Y lo que es más ¿le parece normal que la gente se ahogue por las noches y los mande a sus casas sin nada a la espera de que empeoren? Si dais o habéis dado el pecho ¿os habéis topado con situaciones así? No entiendo cómo por un lado se promueve tanto la lactancia materna y, por otro, los médicos de a pie, que son los que nos van a tratar en el día a día, no saben absolutamente nada sobre lactancia.

Foto vía Shutterstock.




Esto te puede interesar

10 Comentarios

  • Responder
    sradiaz
    31 agosto, 2017 at 08:37

    ¡Qué horror de hombre!

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    31 agosto, 2017 at 09:45

    Siempreeeee lo mismo!! Lo más fácil, en lugar de informarse, pues deja la teta. A mí me lo llegaron a decir por una gotita en el ojo que tenía que echarme…¡¿pero cómo va a llegar la gotita a la tetaaaaaa!? . Hay muy pocos poquísimos medicamentos y pruebas médicas que afecten a la lactancia, pero claro, ellos con escudarse en más vale prevenir…,se están cargando un montón de lactancias.

  • Responder
    Adriana
    31 agosto, 2017 at 09:49

    Yo he debido tener suerte, primero porque apenas me pongo enferma, y segundo porque las pocas veces que lo he hecho dando el pecho, no he tenido estos problemas. Recuerdo durante la segunda lactancia que pasé por dos mastitis y una infección de orina, que me curaron sin problemas con antibioticos y otros medicamentos varios, sin nombrar que hubiese riesgo por la lactancia.

    A ver si este medico que te tocó se recicla un poco.

  • Responder
    Chitin
    31 agosto, 2017 at 14:04

    Algo muy similar me pasó a mí, soy alérgica y me produce asma, controlada con mi inhalador y en las 2 lactancias, afortunadamente con diferente resultado.
    Con mi niño mayor, aguanté, aguanté…hasta q mi marido me tuvo q llevar una noche a urgencias y me tuvieron q poner oxígeno y directamente medicarme con antihistamínicos para mi asma, 1 semana sacándome la leche y tirándola…para q luego mi pequeñín de apenas 5 meses ya no quisiera mi teta, mi dolor y mi frustación, te los puedes imaginar.

  • Responder
    Chitin
    31 agosto, 2017 at 14:04

    Con mi niña no estaba dispuesta a pasar por lo mismo, así q me informé, busqué, incluso envié un mail a http://www.e-lactancia.org, SON MARAVILLOSOS, me dijeron q únicamente, me diera el inhalador después de dar el pecho. Peeeeero cuando tuve q pedir la receta, me tocó un médico sustituto, no mi querida doctora de cabecera, me dijo lo mismito q a tí, pero yo no me rendí, yo le dije que se pusiera al día, que estaba obsoleto y que o me lo recetaba o le ponía una demanda, pero mi hija no se quedaba sin teta, sobre todo teniendo en cuenta q todo lo que no era teta mi hija lo vomitaba e incluso estábamos en consulta de digestivo con ella…vamos, q destetarla NO ERA OPCIÓN. Por supuesto me lo recetó, bajo mi responsabilidad….en fin…..
    También tienes la opción de decirle q le has destetado 😉 él no va a estar en tu casa, jajajaja

  • Responder
    Susana
    31 agosto, 2017 at 17:15

    Me parece una barbaridad y una aberración lo que dices que te dijo ese médico, pero por favor no generalices sobre los médicos de esa forma, poniéndonos a todos en el mismo saco diciendo que los médicos de a pie no sabemos absolutamente nada de la lactancia. Yo soy médico de familia y te puedo asegurar que somos muchos los que nos preocupamos, nos informamos, reciclamos e intentamos ayudar lo máximo posible a las madres lactantes. Independientemente de que yo misma haya estado 34 meses de lactancia con mi hija mayor y actualmente con mi hija de 3 meses (todos los médicos de mi centro hemos hecho cursos sobre la lactancia y estamos en fase de conseguir la acreditación IHAN) .

    Lamento mucho lo que te ha pasado y creo que deberías volver para que te viera otro médico distinto y poder hacerte las pruebas pertinentes y ponerte el tratamiento adecuado (si vas a a urgencias hospitalarias no te pueden hacer allí las pruebas que necesitas más que una radiografía, pero una espirometría, por ejemplo, que probablemente sea necesaria para valorar asma o hiperreactividad bronquial no la pueden hacer)

    Espero de verdad que mejores y no te vuelvas a topar con ningún personaje como con el que has topado.

  • Responder
    Diana
    1 septiembre, 2017 at 07:40

    Sin palabras, Lucía. Espero que mejores y que la queja que has presentado sirva para algo.

  • Responder
    miren | de lunares y lunas
    1 septiembre, 2017 at 12:37

    ¡hola! pues tuve suerte de no enfermar en esa época, pero nunca habría imaginado ese radicalismo extremo.. madre mía, si por algo se dice que el sentido común, es el menos común de los sentidos… ¡besos! (y cuando te cruces de nuevo con algo así, ¡coge aire! 😉 )

  • Responder
    Marina C
    1 septiembre, 2017 at 15:54

    Ostras!
    Lo flipo. A mí ni en España ni en Suiza me han negado los inhaladores jamás. De hecho, tenía uno sin estrenar de reserva para los partos y un certificado con las alergías muy a mano. Era en plan obsesión miedosa que me diera un ataque en medio del parto, jajajajja. Todo el equipo médico trató este tema con mucho respeto.

    Genial la reclamación. Venga, que le deje el puesto a alguien capacitado y con ansia por lo que hace o se espabile que con la salud no se juega. Qué irresponsable!

    Por otro lado, me cagüen las alergias conocidas y desconocidas y en no poder respirar!

    Espero que mejores y no reincidas.

    Besos!

  • Responder
    Paqui. Mami esto está chuli9
    4 septiembre, 2017 at 22:20

    Que suerte tengo con mi doctora. Ella lo consulta todo con elactancia. Lo que me sorprendió fue cuando fui con mi madre a la consulta de la unidad de mama a una de sus revisiones. Aún diciéndome que hasta los 37 o asi no debería hacerme una mamografía, cuando le dije que le daba el pecho, me pregunto que ¿ hasta cuando? ¿ hasta los dos años? Ponte fecha que ya está bien…. Me dejó a cuadros. Ella, experta en mamas. En fin….. menos mal que su compañera no piensa lo mismo y es un encanto

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!