Moda

Aprovechar la ropa de los niños del año pasado ¿es posible?

aprovechar la ropa de los niños

Durante el fin de semana, me he dedicado a hacer un recuento de la ropa con la que cuentan mis churumbeles para hacer frente a la temporada de otoño invierno. Porque luego todos sabemos lo que pasa: llegan los cumpleaños, las navidades, las ocasiones de regalos porque sí, las colecciones nuevas, las rebajas, y como madres, se nos va la mano pidiendo artículos que no necesitamos, cuando no caemos en la cuenta de que sí nos harían falta otros. Y ¿por qué nos pasa esto? Pues a mí porque suelo tener los armarios hechos unos zorros, y porque no hago el cambio de temporada hasta que nos levantamos un día con una ola de frío, o una de calor, que me indica que estas temperaturas ya no van a tener marcha atrás. Así es que este año voy a ser la madre aventajada del Pueblucho Infernal, y en una app del móvil, que comparto con este hombre para que también esté al día de todas estas mini cosas que se acumulan en la mente de una madre, pero resbalan bastante en la de los padres, he ido registrando lo que tiene cada una de mis criaturas, con el firme propósito de aprovechar la ropa de los niños del año pasado. Sé que estrenaremos nuevas cosas, porque ante regalos inesperados, soy más de pedir ropa que de acumular juguetes (llamadme mala madre, pero al menos así puedo poner lavadoras más espaciadas y tener menos trastos que recoger por el suelo ¡todo ventajas!). Pero mientras esto se produce, ojo a lo que he ido descubriendo con solo echar un vistazo a las pertenencias de los pimpollos.

1. La niña ha crecido ¡pero no tanto! En realidad sí ha crecido bastante, y me doy cuenta de que al borde de los 4 años, su talla para casi todas las marcas es la de una niña de 6. Pero respecto a la ropa que tenemos en casa, la temporada pasada todo lo que era nuevo lo compré para 5 años, por lo que le iba bastante bien y lo sigue haciendo, mientras que sí debo retirar del armario lo poco que había podido aprovechar de tallas de 3 y 4 años. Ojo, que esta ropa ya había vivido 2 temporadas en casa, así es que ni tan mal se nos ha dado el aprovechamiento. Incluso hay vestidos que podemos seguir usando como jerséis o camisetas (de estos con poca forma y que ahora con unos leggings le harán el apaño casi igual que en sus orígenes) e inclusos leggings de entretiempo que el año pasado eran largos y este van a ser piratas. ¡Pero si aquí hasta octubre sigue haciendo calor! No veo mayores problemas en seguir dándoles uso con un trocito de pierna al aire. Ya ha pasado esa fase de bebé en la que sabes que de un año para otro nada le va a valer, y esto es un ahorro. En cuanto a los zapatos, aún no estamos estancados. Cambia de número a una velocidad de vértigo y vamos por el 29 sin tener aún 4 años. Los del invierno pasado eran del 27, así es que poco podremos hacer.

2. Para el niño ¡casi todo nuevo! Efectivamente, no puedo aprovechar la ropa de los niños al completo porque el año pasado ¡mi churumbelito aún no había nacido! Y claro, de prematuro de 35 semanas a mastodonte de 7 meses hay un abismo para él. Aún así, en las rebajas de invierno de este año, recurrí a varias tiendas on line y del Pueblucho Infernal, y compré todas las tallas sueltas de 12-18 meses que estuvieran rebajadas al menos un 70%. ¡Todas! Esto hace que ya tenga un buen fondo de armario para cuando llegue el frío ¡que me costó 4 perras! El truco era tirar por lo alto con las tallas y estimar que si su hermana fue grandecita ¡este también lo sería! Y me he equivocado un poco, porque con 6 meses ya he tenido que comprarle ropa de verano de urgencia para 12 meses, pero entre que ahora su crecimiento debe pausarse algo y que casi todo es de 18 meses ¡muy mal me tiene que ir la cosa para que todo le quede pequeño antes de empezar! Eso sí, mi madre, que es la reina regaladora de pijamas, calculó más a lo grande que yo, y hasta algunos para 2 años tiene ya. De mi bichilla ha podido heredar poco, poquísimo, porque ya estábamos desfasados con las faldas y vestidos en esa etapa. Y sí, cosas rosas le voy a poner, pero lo de sacarlo con vestido a la calle ya me parece un exceso. Cuestiones culturales, sí, pero no queremos ser los raros del barrio.

3. Aprovechar la ropa de los niños ¡para el cole! Y para ir al parque, y de excursión al campo y para estar en casa. Yo lo siento, pero a la niña no la llevo de punta en blanco al colegio. El día que tomé esta decisión, pensé que iba a ser la marginal de la clase, pero parece ser que otros padres viven nuestra misma historia. Mi bichilla es muy princesa, muy de vestidos, muy de disfraces, pero a la vez muy movida, muy de no reparar en enmierdamiento y su patio un arenero de decenas de metros a lo largo y ancho. Allí sólo hay tierra a punta pala, y no pienso ni ponerle vestido y unas medias nuevas cada día, ni gastarme un ojo de la cara en zapatos de pitiminí que le van a durar un asalto. Así es que para aprovechar la ropa de los niños de años anteriores, reconozco que al cole sólo va con lo más resistente o con lo más viejo: leggings, sudaderas, vaqueros y zapatillas de deporte o algunas botas cómodas. Hasta tienen un abrigo propio y viejísimo para el patio, porque sería inviable que uno nuevo aguantara la temporada completa sólo con el tute que le dan en el cole. Y lo mismo ocurre con otros espacios como el parque, o las excursiones. A mí me gusta que vaya monísima y divina de la muerte, porque le presta una atención exagerada a la ropa y le hace mucha ilusión, pero con el nivel de actividad que tiene, el ahorro es incompatible de otra manera.

En caso de ser imposible volver a meter a los niños en la ropa del año anterior, siempre nos quedará lo de heredarla a familiares y amigos, o venderla en Wallapop ¡qué vicio tengo con esto! Aunque en realidad, nunca he vendido ropa por si nos volvemos a reproducir (como me lea este hombre me pide el divorcio). Incluso he adquirido prendas nuevas, sin estrenar, con etiquetas aún puestas, en tiendas on line de ropa de segunda mano. ¡Lo que sea por el ahorro! ¿Vosotros cómo hacéis para poder disponer de muchos conjuntos para los niños sin tener que gastarse demasiados euros cada temporada?




Esto te puede interesar

7 Comentarios

  • Responder
    Adriana
    4 septiembre, 2017 at 08:48

    A mi por el momento me ha sido imposible aprovechar la ropa de un año para otro. Usan ropa de su talla, ni más ni menos, salvo en cosas específicas, y de un año a otro me crecen un montón de centímetros, así es que no hay manera.

    Al menos sí reutizamos la ropa de una para otra.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    4 septiembre, 2017 at 11:01

    Yo con el enano creo que podre aprovechar camisetas y jerseis que le iban grandes.
    Con mi hija aprovecha más. Sobretodo faldas y vestidos que lo único es que al año siguiente le van más cortos.
    Pero mi mayor truco para ahorrar es heredad mucha ropa. Nunca digo que no cuando me ofrecen ropa.

  • Responder
    miren | de lunares y lunas
    4 septiembre, 2017 at 11:03

    ¡hola! yo tiro mucho de lo que denomino “Colección Herencias”, que es básicamente, ropa de su prima, que se la pongo todita. y luego lo que dices, soy práctica y al parque va mona pero más en modo “guerra”.. para el cole, tenemos uniforme, por mi salud mental matutina, lo que me alivia bastante también el tema de inventariar modelos.. lo de vender ropa, no me lo planteo, por si por suerte viniera otra, o simplemente por seguir la tradición con más primas.. ¡besos!

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    4 septiembre, 2017 at 14:49

    Yo tengo clarísimo que los primeros años no vale la pena comprarles mucha ropa, ni muy cara. A los niños les compro básicos y ropa cómoda, y arreando. A mi mayor, que va a cumplir 9, ya le voy comprando cosas más monas y de mejor calidad, porque ya puede aprovecharlas más tiempo. Y menos mal, que esto es una ruina. XD

  • Responder
    Paqui. Mami esto está chuli9
    4 septiembre, 2017 at 22:12

    Yo he podido aprovechar alguna cosita. Un abrigo, algún jersey y sobretodo ropa del mayor porque al ser su cumple en Enero siempre le.cogen cosas grandes de rebajas. El mediano hereda Pero cada vez menos porque el mayor con esto del fútbol lo da todo en el patio y la ropa se resiente. Asi que ropa normalita. Mis primas con los míos también han heredado mucho sobretodo de bebés

  • Responder
    La Hobbita
    6 septiembre, 2017 at 10:11

    Nosotros nos llevamos a la suegra al Alcampo y dejamos q se vuelva loca. Y con eso llenamos el armario.

  • Responder
    Neya
    9 septiembre, 2017 at 01:38

    No me gusta comprar la ropa grande, pero logicamente con tres años y medio compro talla 4 años. Del curso pasado vamos a aprovechar algunas prendas. Me gusta comprar ropa que sea combinable “todo con todo”, para no volverme loca por las mañanas. Mucha compra on line buscando descuentazos y tambien alguna adquisicion de segunda mano, y todo lo que me ofrecen para heredar lo acepto.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!