Moda

¿Cómo abrigar a los niños en entretiempo? Lo que me queda por aprender

abrigar a los niños en entretiempo

Esto del entretiempo es relativamente reciente para mí, porque en mi tierra hacía calor prácticamente todo el año. De un día para otro pasábamos a los escasos meses de frío con abrigo, sin nada más que pensar. Y de pronto, esto de las estaciones de primavera y otoño en las que no sabes cómo vestirte para salir a la calle se materializó con mi mudanza al Pueblucho Infernal. Al tener a mis churumbeles el asunto de cuánto abrigar a los niños en entretiempo se ha convertido en un verdadero trastorno, porque yo rehuyo de la moda de vestir por capas: si hace calor, una camiseta; si hace frío, un jersey y ni me preocupaba de las prendas intermedias. Las chaquetas, rebecas, chales y demás parafernalias de moda pasaban desapercibidas en mi vida. Pero claro, con los niños todas mis costumbres se han modificado. Bueno, por ellos y por la obsesión de este hombre para que no se pongan malos. Entendedme, no es que yo los quiera dejar a su suerte y propiciar que enfermen sólo faltaría, con las malas noches que nos dan con los 4 mocos y toses que cogen durante el año. Pero interioricé bien las pautas del pediatra que siempre nos dijo que cuando son bebés, deben llevar una capa más de ropa que nosotros. Pero ¿cuándo dejan de ser bebés? Porque mi bichilla, a sus casi 4 años, es un horno muy caluroso, por lo que entiendo que debe tener voz a la hora de decidir cuánto abrigarse, siempre que no quiera cometer locuras como la de salir en bañador en enero y sin nada más de ropa encima. Ella es muy dada a estos estilismos estacionales. Así es que la moda para temperaturas variables ha llegado a casa de esta manera.

calcetines medias leotardos cóndor entretiempo

1. Calcetines, leotardos y medias. Mi madre siempre ha sido de comprar calcetines lisos, y calados, largos y cortos como, regalos para los niños, porque son prácticos, elegantes, más fáciles de combinar y en casa nos solucionan la papeleta, ya que mi bichilla sólo quiere caminar descalza, por lo que al rechazar las zapatillas de andar por casa nuestras aspiraciones sólo llegan a que al menos lleve un calcetín. En verano los hemos seguido utilizando, porque hay zapatillas deportivas que sin ellos le harían daño. Los hay finos, cortos, tobilleros… Y desde luego, súper abrigados de cara al invierno. Pero ahora me topo con que el uso de leotardos para lucir sus vestidos me parece demasiado caluroso en esta época del año y las medias, que serían ideales ¡las destroza en un abrir y cerrar de ojos! Así es que además de optar por leggings para poner también debajo de los vestidos, he empezado a entender por qué la gente del norte utiliza calcetines largos, hasta la rodilla o más arriba, para abrigar a los niños en entretiempo, niños de ambos sexos ¡es que son mucho más resistentes! Tengo que hacerle la propuesta a ella, porque como es tan mirada con los estilismos, a ver si logro convencerla. El mochuelo de momento sólo usa calcetines todo el año. Como no camina, aún no conoce los zapatos.

2. Las rebecas, chaquetas, cazadoras. Mi bichilla no es que tenga una rebeca de punto para niña ¡es que tiene un arsenal! Otro de los regalos clásicos de mi madre y una prenda que yo nunca caigo en comprar. Reconozco que son súper útil por lo poco que ocupan, así puedo llevarlas encima si refresca sin que haga mucho bulto, porque bastante tengo ya con las mudas infinita de mi churumbelito, como para ser tan previsora para el resto de miembros de la familia. Además, las rebecas parecen que crecen con la niña: tiene algunas de cuando tenía 2 años que le siguen valiendo con casi 4. El punto es milagroso, así es que mi madre las ha comprado de todos los colores y cortes. Aunque reconozcámoslo ¡las toreritas son tan monas! Dejan todos los lomos al aire, pero son muy festivas y de vestir. Personalmente, este modelo lo reservaría solo para fiestas, sin embargo, el resto sí me parece una buena prenda para abrigar a los niños en entretiempo. De las rebecas solemos saltar ya directamente al abrigo o la manga corta, según la estación. Pero es que en este otoño llevo a la niña con 14 grados por la mañana y la recojo del cole con 24 por la tarde. ¿Cómo no la voy a llevar con prendas de quita y pon?

rebeca entretiempo punto cóndor

3. La ropa interior. Con los bebés hacemos mucho uso de los bodies hasta que entre los 2 y los 3 años, dependiendo del tamaño de cada criatura, dejamos de encontrar esta prenda de su talla y entonces ¿qué? Pues que abrigar a los niños en entretiempo se vuelve más complejo. A mí el descubrimiento del body de manga larga con mi primera maternidad me revolucionó por completo. El de manga corta lo usé menos, puesto que si ya hacía calor ¿para qué iba a poner otra capa más de ropa? Pero el paso del body a la camiseta interior no fue sencillo. Heredamos un montón de camisetas de este estilo de mi sobrina (de verdad, yo no sé mi cuñada cada cuánto pondría la lavadora, porque tenemos una barbaridad de mini camisetas interiores) casi todas de manga larga. Para mi bichilla empezó siendo un suplicio tener que usarlas: eran blancas y lisas y ella pensaba que esa sería la ropa definitiva para salir a la calle, por lo que al no ver estampados, ni personajes conocidos, ni colorines ¡se negaba a llevarlas! Menos mal que aprendió pronto que la camiseta interior queda escondida bajo su ropa molona, porque la verdad es que ni siquiera en invierno tiene ropa demasiado abrigada: entre lugares con calefacción y el abrigo para la calle, como no vista con prendas algo ligeras no para de sudar. Y con mi churumbelito preveo los mismos calores ¡qué facilidad para transpirar tienen estas criaturas!

No son consejos muy espectaculares, pero reconozco que el abrigo en entretiempo me traía sin cuidado hasta que este hombre y yo hemos debido llegar a un acuerdo para vestir a los niños. ¿Qué otras prendas os salvan la vida a vosotros esta época?

Foto slide vía Shutterstock.




Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    19 octubre, 2017 at 07:18

    Jaja esto te pasa por la falta de costumbre!

    Nosotros usamos las camisetas de interior de manga corta y mira que aquí hace frío pero he aprendido (me costó un par de años) que los niños van mucho más cómodos con las de manga corta, y a la hora de vestirse ellos solos mucho mejor!

  • Responder
    miren | de lunares y lunas
    19 octubre, 2017 at 12:16

    ¡hola! pues yo me he hecho con unas cuantas camisetas de manga larga lisas pero de colores, y blancas también, y que se remangan fácil, que para comer es fundamental o le duran un asalto.. son monas para llevar por fuera también, así que va en modo cebolla con varias capas y ya vamos adaptándonos según las temperaturas.. y leotardos “de entretiempo” que también hay, están genial, con tejido calado pero que no se ve, ¡ah! y una chaqueta vaquera, que también está dando mucho y muy buen juego, y como “es de supermayor”, pues ella feliz… ¡besos!

  • Responder
    Elena Riberas Pérez
    19 octubre, 2017 at 16:52

    Jajajajaa, lo que me he reído con lo de los bodys de tu cuñada. A mi me ha pasado lo mismo, no me caben en el cajón, esta mujer no se si les compraba de diez en diez. Yo creo que es difícil acertar con la ropa, porque no todos los niños son iguales de temperatura corporal, y con estos cambios medioambientales…..

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!