Juguetes

Juguetes para niños que creíamos que triunfarían ¡pero no!

Juguetes para niños que creíamos que triunfarían ¡pero no!

Conté hace un tiempo que mi hija no suele tener ilusión por los regalos, no se entusiasma en el escaparate de una juguetería, ni se vuelve loca pidiendo todo lo que ve en un catálogo de juguetes, o en la publicidad de los canales infantiles. Por eso, cuando llegan los típicos eventos anuales en los que todo el mundo sobreentiende que hay que agasajarla con algo, y pocos ven más allá de los juguetes, solemos facilitarles la labor mediante listas de regalos que creemos que podrían hacerle gracia. Unas veces, los elegimos porque la hemos visto jugar con los que ya tenían otros niños previamente, o porque se supone que son un must que toda criatura debe tener durante su infancia, o porque hay alguna película o algún dibujo animado que le apasione, y pensamos que teniendo el estampado con sus protagonistas, o sus figuras, esto la incitará a jugar con ellos. Pues bien, como supuestos conocedores de nuestra mochuela ¡metemos mucho la pata! Por eso hoy os traigo esta pequeña enumeración de juguetes para niños que creíamos que triunfarían con ella, pero que han pasado sin pena ni gloria por su cortita vida.

chicco bici sin pedales

1. La bicicleta sin pedales. Mi bichilla llevaba meses intentando apropiarse de todas las bicicletas sin pedales de Chicco que veía en los parques. En este pueblo, y mira que somos miles de habitantes, parece que cuando a uno le da por una marca de lo que sea, el resto vamos detrás como borregos, así es que casi todos los niños que se pasean en bici entre los 3 y los 5 años llevan exclusivamente este modelo. Y todos en rojo. Además, era tan barata (30 euros) y ella estaba tan cansina con el tema de las bicis ajenas, que no tuvimos ninguna duda acerca de que este debería ser el regalo estrella de su tercer cumpleaños. ¡Pues todo ha salido al revés! Es más, desde que la tiene en casa no le da nunca por elegirla como juguete para salir a la calle (normalmente no se lleva nada, pero en ocasiones sigue optando por salir con el patinete o con alguno de sus muñecos). Tampoco intenta convencernos para que la dejemos usarla dentro de casa (lo cual es un descanso, porque así no me guarrea todo el suelo con las ruedas que previamente han estado callejeando). Pero lo que es aún más sorprendente ¡ya no mira ni quiere usar la de los otros niños! No se ha caído nunca, no se le da mal (aunque tiene poca práctica, porque como no la usa nada…) así es que no sé si el interés se le despertará a posteriori o va a pasar de ella para siempre.

aarco iris waldorf pequeño barato

2. El arco iris Waldorf. Lo pedimos como regalo de navidad cuando mi bichilla tenía 2 años recién cumplidos. Como estaba tan de moda, y lo sigue estando, con toda esa filosofía que tiene detrás el juguete de colorines, yo también quise que la mía se convirtiera en un pequeño genio casi desde la cuna, aunque ya sospechaba que era algo pequeña para crear esas construcciones espectaculares que veía en muchas otras casas. Aún así, como era un juguete mono y sin ningún tipo de riesgo asociado aunque ella aún no supiese darle uso, lo pusimos en la lista navideña, optando porque le regalaran un arco iris pequeño más barato, menos aparatoso y más económico en caso de que, como ha ocurrido, el arco iris Waldorf no despertara su interés. En cuanto lo recibió, tuvimos que quitarlo de su vista. Ella sólo quería que estuviese montado en forma de arco iris, tal cual sale de su embalaje, y claro nada más tocarlo las piezas se movían de su sitio, ella no tenía imaginación para construir y tampoco quería ver lo que nosotros podíamos enseñarle. Con su poquita tolerancia a la frustración, lo hicimos desparecer durante meses, hasta que tras la mudanza volvió a su vida. El segundo contacto se produjo 6 meses después, y parecía que tampoco cuajaría, pero tras varias semanas de tenerlo rodando por el salón, y a poco de cumplir los 3 años, el papá de mi bichilla intentó crear un túnel con el arco iris, una montaña y ¡funcionó! Durante poco tiempo, y no ha terminado de apasionarle nunca, pero al menos recurre a él de vez en cuando, une piezas, inventa alguna que otra figura… Vamos, que la niña no se me va a convertir en una intelectual por el uso que le está dando.

barbie elsa frozen

3. La Barbie de Frozen. ¡Ayyyy! Las princesas. Otro de los juguetes para niños que creíamos que triunfarían fue la Barbie Elsa de Frozen. Mi bichilla nunca había tenido muñecas y, aunque estas me parecían poco apropiadas para sus 2 años de aquella época, como tiene esa pasión por Frozen pedimos que le regalaran una, la que fuese, no hacía falta que fuese la original, ni la más cara, ni la más de nada. El modelo que ella tiene no he podido encontrarlo (igual ya ni se fabrica, porque la verdad es que yo no sé a qué diseñador se le ocurriría la idea) pero el caso es que ambos brazos eran raros y tenían una articulación especial: con uno era como si cargases un arco y una flecha, y con el otro la reina Elsa disparaba un rayo de hielo mientras apuntaba con un led azul. ¡Ver para creer! Tocar la muñeca, levantarle el vestido, ponerle y quitarle los zapatos, era algo que mi churumbelita llevaba bien, pero claro, era pequeña para tener la destreza necesaria a la hora de cargar el rayo de hielo, de poner los brazos en la posición adecuada, etc. Con lo cual, uno de los rayos lo rompió el primer día y el otro no quiso verlo nunca más. También acabó por desentenderse de la muñeca completa. Parece ser que las princesas le gustan para disfrazarse o para llevarlas decorando la ropa, pero no para interactuar con sus figuras.

¿Cuál es el mayor chasco que habéis vivido a la hora de recibir regalos para vuestros bichillos? ¿Costaron un dineral para que quedaran sin usar? ¿Habéis notado que volviesen a interesarse por ellos pasado un tiempo?




Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    26 octubre, 2017 at 08:19

    Pues mira, yo me resisto a los juguetes de moda y creo que a mi hijo sí le gustarían. Por otro lado, así dejamos algún regalo para El Nuevo, heredero universal el pobre 😂

  • Responder
    La mama fa el que pot
    26 octubre, 2017 at 09:10

    Pues en mi casa hemos visto claramente que no le vamos a regalar nunca más cosas tipo patinetes, bicis, patines o cosas que se muevan o requieran cierto equilibrio porque se nos quedan muertos de risa. Por suerte tengo la esperanza de que el enano los pueda utilizar.
    Sobre el arcoiris nosotros se lo hemos regalado este año a mi hija porque sorprendentemente lo pidió. Yo pensaba que era algo para más pequeños pero buscando información he visto que son los más mayores los que le sacan más partido así que quizás el día menos pensado lo usa.
    Pero también tengo claro que los juguetes triumfan más o menos dependiendo del juego de cada niño y hemos de aprender a escucharles mediante lo que vemos en su día a día ( es decir observando como juegan) y no lo que empiezan a decir después de ver las cosas en la tele.

  • Responder
    marigem
    26 octubre, 2017 at 10:08

    Jajaja, en mi casa siempre ha sido al revés, las bicis y cualquier cosa que sirva para jugar a lo bruto, triunfaban, y las barbies princesosas también, pero nos hemos llevado chascos importantes, por ejemplo con un coche teledirigido que el niño llevaba tiempo pidiendo y cuando lo tuvo no sé que esperaba pero lo usó dos veces contadas, se le oxidaron las pilas dentro del mando así que imagino. Y a mí hija le pasó con un tocador que en teoría tenía no sé cuantas cosas y se lo pidió a los Reyes en casa de mis cuñados. Pues al final mis hijos decidieron que era una tienda, le quitaron el espejo y lo usaban como una ventanilla del metro, y las bombillas de plástico que rodeaban el espejo las arrancaron y decían que eran huevos, hicieron una especie de chabolismo con el tocador que era para llorar, aunque al menos le sacaron provecho, jejejeje. ¡¡¡¡Ahhhh!!!! Y un puzzle de Dani Pedrosa que hicimos nosotros, ellos pusieron 4 fichas.

  • Responder
    Refugio de Crianza
    26 octubre, 2017 at 10:43

    Me pasó lo mismo con la misma bici, que no hubo forma. Luego tuvo otra normal y tampoco. Ha sido este año, cuando ha visto que los amigos del barrio salen en bici, cuando por fin ha pedido bici pero las otras dos ya no le valen así que… Bici nueva jaja.
    En cambio el arco iris lo usa un montón para jugar con sus tiburones y dinosaurios.

  • Responder
    Una madre como tú
    26 octubre, 2017 at 22:20

    Con la bici sin pedales nos pasó una cosa rara; le encantó cuando la probó, estuvo varios días como loco con ella, y luego la olvidó y nunca más. Cosas de niños xD

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!