Puericultura

La tortura de la tos nocturna de los niños. Probamos el humidificador Hygro+ de Babymoov

humidificador Hygro+ de Babymoov

Soy una madre súper orgullosa de la salud de mi bichilla. 11 meses sin un achaque hasta que tuvo su primera gastroenteritis y tras 8 días sin probar bocado de nada que no fuera teta ¡había engordado 400 gramos! Desde entonces, las enfermedades “de gravedad” que ha vivido han sido una gripe (justo al nacer el prematurito) y 2 laringitis, una de las cuales derivó en un principio de bronquitis, pero ahí se quedó la cosa. Sin embargo, ambos tienen una predisposición a la tos nocturna que deben haber heredado de mí. Sí, los dos mochuelos. Y es que sin estar resfriados, sin tener mocos, ni fiebre, ni ningún síntoma más, sin sentirse decaídos, ni débiles, mis hijos tosen porque sí en el momento de acostarse. Y el cuadro musical es realmente desesperante, sobre todo en lo relativo a la niña, que tose en el mismo volumen en el que grita, y ni con 2 puertas cerradas de por medio te puedes evadir. Porque eso sí, ella sigue durmiendo como si nada. Sí, mientras tose no se despierta (en esto también es clavadita a mí), por lo que descansa divinamente mientras el soniquete nos martillea la cabeza a los demás. El niño, como es más pequeño, parece menos exagerado en este aspecto, pero oye, es soltarlo en la cuna y sus 3 toses suelta. Porque sí. Ante el musical nocturno que tememos de cara al otoño-invierno, al final hemos optado por traernos a casa el humidificador Hygro+ de Babymoov. Ya sabéis que soy blogger embajadora de la marca y que ando enamorada de prácticamente todo lo que inventan. El humidificador no lo había tenido en cuenta, porque en esta casa no solemos estar malos y no había visto la necesidad de cambiar las propiedades del aire de nuestro entorno, pero vista la tortura que nos supone la tos nocturna de los niños ¡tenía que darle una oportunidad!

humidificador hygro+ babymoov

1. ¿Por qué es tan original el humidificador Hygro+ de Babymoov? Mira pues para empezar por su diseño. Lo vi en primera persona en Puericultura Madrid 2017 hace unas semanas y no me pareció un trasto horroroso para tener en casa. Es grande, no diré que no, pero de líneas redondeadas y suaves, con un diseño en una forma especial y además sirve como punto de luz con 7 colores diferentes ¡a gusto de cualquier niño! También se puede dejar la luz apagada para no distraer el sueño, o permitir que los colores se alternen entre sí. ¡Una fiesta! El vapor sale en 360 grados, ya que la punta de su chimenea se puede orientar hacia cualquier lado sin tener que mover la base del humidificador. Funciona conectado a la corriente y tiene un depósito para 2,5 litros de agua que le permite trabajar sin descanso hasta 22 horas continuadas. Pero esto dependerá del grado de humedad que queramos en la habitación y de la cantidad de vapor que regulemos. Se puede usar desde el nacimiento y es ideal para habitaciones de entre 8 y 20 metros cuadrados. En nuestro caso ¡hasta el salón lo podemos ambientar con él! Lo venden en Amazon por precios variables.

2. Completamente programable. La pantalla digital del humidificador Hygro+ de Babymoov permite regular la cantidad de vapor en 5 niveles, la temperatura a la que sale (teniendo en cuenta siempre que es un aparato de vapor frío), la humedad ambiente que deseamos en la habitación en el momento de ponerlo a funcionar… Puede programarse para apagarse a horas determinadas, con intervalos de 30 minutos. Personalmente, esta posibilidad nos viene divinamente, ya que mis criaturas son de echarse a toser al acostarse y luego dejarnos descansar. Si dejásemos el humidificado en funcionamiento durante toda la noche quizás el sonido (es muy silencioso, pero hace un run run constante a 25 decibelios) o la luz podrían despertar a la niña, por lo que nos viene genial ponerlo en funcionamiento un par de horas y dejar que se apague por sí solo pasado este tiempo. Aunque esta niña en cuanto se duerme ya se puede derrumbar el mundo, que es de oído durillo. Además, te marca la temperatura y humedad actual de la habitación y deja de funcionar por sí solo cuando la habitación alcanza el grado de humedad deseado o el nivel de agua ya no es el adecuado.

humidificador hygro+ de Babymoov

3. Seguro para los niños. No sé los vuestros pero los míos todo lo tocan. La idea es tenerlo en el dormitorio de mi bichilla y la única estantería que tiene lo suficientemente alta como para no llegar ni trepando a ella, queda lejos de cualquier enchufe. Así es que lo instalamos en su mesita de trabajar, como llama ella a la mesa Mammut de Ikea. Claro, está a su alcance durante todo el día, por lo que nos tranquiliza que el vapor sea frío y que si logra ponerlo en funcionamiento (cosa que hace a menudo) no tendrá ningún accidente. Si tocas el vapor que sale del humidificador, o te pones cerca del aparato, notas un aire fresquito, y se condensa en una gota de agua fría. Imposible quemarse. Sufro más porque no lo tire al suelo, o le dé un porrazo y lo rompa, porque el plástico es rígido pero seguro que con lo bruta que es es capaz de hacerle un descalabro. Se pasa los ratos jugando a que hace magia de niebla… Sí rediseñaría la parte superior de la chimenea, por donde sale el vapor y donde se colocan los aceites esenciales. Esta pieza va simplemente colocada encima del depósito de agua, pero está suelta. Ni enroscada ni fijada de ninguna manera, por lo que es fácil que en un manotazo caiga al suelo y se pueda romper. La tasa de humedad ideal para una habitación de niño está entre el 40%-50%, por eso es tan bueno que el humidificado Hygro+ de Babymoov permita regular todos estos parámetros.

Nosotros lo hemos elegido para que nos ayude con las toses nocturnas, pero también favorece el mantener a raya la conjuntivitis, bronquitis, las infecciones nasales y las irritaciones de las mucosas. Entre mis dudas a la hora de usar humidificador o no, estaban la de si este cacharro no será un hogar ideal para el moho, las bacterias… Como en casi todo, va a depender del buen uso que hagamos de él y ya en las instrucciones especifica la conveniencia de higienizarlo a menudo con lejía, para que sus propiedades no se alteren y no vayamos a tener más desventajas que beneficios. Como todos los artículos de Babymoov, el humidificador tiene garantía de por vida. Llevamos 3 semanas de uso, y justo la noche anterior a su estreno mi bichilla ya tuvo un arranque de tos interesante. Para probarlo, y porque le fascina el tema de las luces, lo hemos estado conectando durante los últimos días y por ahora ¡tiene mucha menos tos! No ha desaparecido pero d enoche se ha reducido hasta el infinito. ¿Casualidad? Ya os contaré cuanto lleguemos a la primavera, porque no damos crédito a tanta mejoría.

Eso sí ¡ojo con el exceso de humedad! Una de las primeras noches, la niña tocó el programa que puse y colocó el aparato al 90% de humedad y con el vapor al máximo. Cuando entré en la habitación a la mañana siguiente ¡aqeullo era una selva tropical! La ventana chorreando de agua y un charco enorme, con más de un litro de líquido en el suelo al lado de su cama. Vamos, que funcionar, funciona, y humedecer, humedece, pero ojo con llevarlo a estos extremos.

¿Habéis usado humidificadores en casa? ¿Confiáis en sus resultados?




Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Carmen
    6 noviembre, 2017 at 23:02

    Aqui la tos es un continuo… y solo llevamos dos meses de cole y el frio empezando a llegar a Huesca. El humidificador es imprescindible para que puedan (podamos) dormir… pero el precio es majo, no?!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!