Decoración

Nuestro rincón navideño para niños con Ikea

rincón navideño para niños de ikea

¡Ya no he podido resistir más! A mí siempre me ha gustado la navidad, he decorado la casa (con bastante poca gracia) sigo escribiendo carta a los Reyes Magos, o a Papá Noel (aquí elegimos cada año en función de la familia que tengamos de visita) y claro, al convertirme en madre el espíritu navideño se me ha desbocado una mijita. Las primeras navidades con mi bichilla ella tenía sólo 1 mes, así es que puse el árbol y mis adornitos de siempre, sin pensar en ninguna decoración especial. Al año siguiente, se ponía de pie, pero aún no tenía soltura para caminar, por lo que todo siguió igual, a excepción del árbol, que pasamos a ponerlo en lo alto de un mueble, a metro y medio del suelo, para que no se lo llevara por delante con cada avance de su gateo. A los 2 años me volví loca buscando adornos nuevos ¡que ella estalló sin compasión ninguna contra el suelo! Esto ya lo visteis en Instagram en las navidades de 2015. La gente pensaba que estaba loca, y que había comprado bolas de cristal para un árbol con niña alrededor. Pero no ¡eran de plástico! Aunque mi mochuela las reventara contra el suelo como si fueran de cristal de bohemia. El año pasado se vino a casa también el Tió, que es una tradición catalana, un tronco de árbol con apariencia algo humana, que te caga regalitos si lo aporreas con un palo. Hicimos una versión más amigable, poniéndole de desayunar para que mientras mi bichilla iba al cole generase su regalo y a la vuelta, la niña le buscaba en el trasero para encontrar una chuchería o un pequeño juguete. También desfasé colocando unos mega vinilos navideños por todo el salón, que le quitaron el sueño a este hombre hasta el día en que todo volvió a la normalidad. ¡Y que voy a repetir!

rincón navideño para niños ikea textiles

¡Así es como estaba al montarlo yo!

Y este año… ¡Ay! Pues creo que tenemos la decoración más chula del mundo. Nuestro rincón navideño para niños de Ikea está ya montado ¡porque no tenemos espera! Normalmente aprovechamos el puente de la Constitución para hacerlo, pero como estaremos visitando a Papá Noel en Suiza ¡nos íbamos a retrasar mucho! Y en los supermercados llevamos casi 2 meses completos con turrones, y los expositores con cosas de navidad cada vez son más largos y claro, mi bichilla quería que llegara la navidad ya. Así es que la hemos metido a empujones en casa, porque ella no entiende de plazos de tiempo y la espera se le estaba eternizando. Cantidad de muebles de nuestra casa son de Ikea, y no sé que tiene esta tienda que nos enamora a todos (además de los precios, que son low cost y encima con diseño rechulo), y muchos de los adornos y complementos del hogar también. Así es que hemos aprovechado que cada navidad Ikea saca nuevas colecciones especiales para estas fechas ¡y me he vuelto loca! Bueno, razonablemente loca, porque he elegido cositas que vamos a seguir usando el resto del año, pero a día de hoy son las protagonistas de nuestro rincón navideño para niños de Ikea. ¿Y qué es lo que hemos modificado en casa? Pues pasen y vean.

rincón navideño para niños alfombra cojines ikea

Así es como lo han puesto ellos en medio minuto

1. Alfombra, cojines y manta. Hace un tiempo descubrí que sin gastar una fortuna se puede decorar de forma chula, simplemente con el uso que le demos a los textiles del hogar. No cuesta lo mismo una cama completa que una funda nórdica, ni un sofá que unas cortinas… Así, he cambiado la base del terreno juguetero de esta esquina de nuestro salón, donde se acumulan siempre a lo loco las cosas de los niños para que estemos compartiendo todos el mismo espacio, por una alfombra mona y turquesa, con estrellitas, grande, calentita, y unos cojines gigantes de pelo largo y otros más manejables con cuadros en tonos grisáceos y verdes. ¡Ay! Los 2 mochuelos han alucinado con los cojines peludos. Mi churumbelito no hace más que darle tirones como si de cabeza humana se tratara, y la niña se siente Cleopatra tumbada sobre ellos. La idea era que se sentaran enciman y aislaran aún más el posible frío del suelo, pero vamos que les dan el uso que les viene en gana. Y ¡la mantita! En tonos azules y fríos, porque mi mochuela no concibe el sentarse sin taparse. Y el otro que ve los flecos ir y venir tiene una nueva distracción que perseguir. En principio, esto iba a ser los básico para conseguir un rincón navideño para niños recogido, cálido, con artículos en los que los ellos no se fijarían ¡pero sí que lo hacen! Igual nos estamos refinando todos en lo que a decoración se refiere.

rincón navideño para niños aárbol ikea adornos

2. Para los juguetes de los churumbeles. Al pasar por mi mente la idea del rincón navideño, me dejé llevar por mi fanatismo actual por el método KonMari y claro ¡necesitaba poner orden en ese desbarajuste! Juegan, ellos no recogen, nosotros tampoco y al final queda todo fuera de su sitio y no tienen ni espacio para jugar, ni encuentran las cosas con las que quieren entretenerse. Así es que elegimos un cajón de madera con ruedas, porque la madera siempre es muy de esta época del año, la casita de muñecas, que ahora la usa mi bichilla para jugar, pero que podremos usar como estantería para sus libros si se cansa de hacerlo, y cajas Drona, de las que tenemos un ciento repartidas por toda la casa. Y aquí ¡les cabe todo! Y les sobra espacio de almacenamiento, pese a que al enfrentarnos a la última montaña daba la sensación de que tendríamos que tirar cosas a la basura para poder tener un rincón accesible y digno. Pero no. ¡La magia del orden! Y con Papá Noel en vinilo vigilándolos al fondo, creo que hasta se tienen que portar mejor que de costumbre.

rincón navideño para niños árbol navidad ikea

3. Un rincón navideño para niños de Ikea ¿sin árbol de navidad? ¡No! Bueno sí pero no. Es que en esa zona donde juegan ellos está la puerta de acceso al balcón, metemos el tendedero por las noches… En fin, esas cuestiones sin glamour que ocurren en todas las casas. Y el nuevo árbol de navidad de Ikea es tan grande (y tan barato) que hemos pasado de nuestra cosita de 80 centímetros de altura (que le hemos devuelto a mi madre, porque era suyo originalmente, me lo cedió cuando nació la niña y allí que se ha vuelto ahora) a este de 1,80 metros, y claro, hemos tenido que buscarle un rincón más grande y cercano a la toma de la luz, porque tiene una de guirnaldas luminosas (y muy baratas también). ¡Preciosas! Este año los adornos del árbol no me van a quitar el sueño, porque son todos textiles y blanditos. Me los podrán coger, cambiar de sitio, tirar al suelo, rechupetear e intentar comérselos (lo veo venir) pero mis papás noeles son indestructibles. La guirnalda luminosa es de papel. No parece frágil, pero a la que el niño le eche mano y se ponga a chuparla no resistiría, así es que como le llama mucho la atención la he colocado a mayor altura. No es que me hayan faltado adornos para llegar a la base del árbol ¡es que la he evitado porque lo conozco!

4. ¡Nuestro primer calendario de adviento! Bueno, en realidad el de los niños, o más bien sólo el de mi bichilla, porque como el otro es aún pequeño me he ahorrado el esfuerzo. El calendario de adviento de Ikea es súper bonito, con unas casitas que debes montar tú (en el embalaje vienen algunas ya construidas, y es sencillo, incluso para padres anti DiY como nosotros) y me gusta por el diseño, pero sobre todo por el tamaño, ya que permite dejar dentro no sólo chucherías (que es lo que suele haber en los normales) sino pasar un poco del tema del azúcar y poner algo más voluminoso. Los voy a ir rellenando sobre la marcha con cosas pequeñas como gomas del pelo, clips, tatuajes temporales, anillos… Ya iré pensando más opciones. Sólo espero que mi mochuela respete el formato y no me destroce cada cajita, porque son tan monas que las quiero usar para formar todo un pueblo sobre una de las estanterías del salón. ¡Ay! También pondré galletitas caseras, porque los únicos moldes que tenemos en casa son los de navidad del año pasado, y además hemos encontrado estos, súper baratos ¡y grandes! Mi bichilla me echó mucho en cara que hiciéramos esa miniatura de galletas tan esmirriadas la otra vez, así es que ya llego con la lección aprendida para estas fiestas.

¿Cómo se prevé vuestra decoración navideña? ¿Habéis echado mano de los adornos? ¿Vais a renovar algunas cosas? ¿A transformar la casa completa?




Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Mamistarsblog
    1 diciembre, 2017 at 09:53

    Tomo nota, el lunes me escapo a Ikea que necesito comprar unos edredones a los niños que con los de cama pequeña se les escapan los pies por abajo…. y así los tengo… malos un día sí y otro no….

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!