Opiniones

Comprobado: 2 hijos dan menos trabajo que 1 solo

2 hijos dan menos trabajo que 1 solo

¡Buff! Con el año nuevo tengo yo una de aspiraciones puestas en esto de la bimaternidad, que como se me desmoronen no va a haber quien me recoja del batacazo. Mi madre siempre me decía que tener los hijos más o menos seguidos era lo mejor y que 2 hijos dan menos trabajo que 1 solo. Pero ¿la creí yo? Obviamente no. Lo que sospechaba era que igual quería ser abuela de nuevo y me estaba intentando liar para que me preñara con esta idea de que la bimaternidad sería fácil y maravillosa. Y yo, que soy muy digna y muy desconfiada, me resistí durante un tiempo, hasta que creímos que mi bichilla estaba más o menos civilizada (más bien de menos que de más, porque sigue siento un espíritu libre, una niña salvaje) para dar el paso de traer a mi churumbelito al mundo. Bien, pues unos meses después de estrenar niño, segunda maternidad, de convertirse ella en hermana mayor y de ver alteradas algunas parcelas de nuestras vidas, he comprobado que realmente 2 hijos dan menos trabajo que 1 solo. Y os explico por qué me da la sensación de que esto es así.

1. Cuestiones logísticas. Si hay que quedarse en casa a cuidar de uno de los niños, te da igual hacerlo de 1 que de 2, que de 3. Y lo mismo si tienes que salir de casa. Igual que cocinar para un niño o para dos (ojo, que el mío aún come cositas especiales de las de los inicios de la alimentación complementaria, pero esto ya lo sé por adelantado) e incluso llegados a una cierta edad, actividades como la de bañarlos las puedes hacer con todos juntos. A veces, pocas, el baño del bebé sirve de pasatiempo para mi bichilla, como si cuidáramos de un muñeco y también quiere venir a intervenir, por lo que no da faena extra y está controlada igualmente. Cuando hay que salir o entrar de casa, o quedarse aquí, todo es igual. Eso sí ¡los preparativos no son lo mismo! Vamos, que mientras vistes a uno no estás vistiendo al otro, y eso que la niña ya hace algunas cosas sola (ponerse calcetines, pantalones, zapatos, abrigo, medio peinarse), con lo cual en esto sí hay que invertir más tiempo. Claro que si lo pienso bien, sólo durante los primeros años, porque en cuanto este se empareje con la niña a nivel de autonomía ¡esto va a ir rodado!

2. El entretenimiento mutuo. Los hermanos parecen juguetes humanos el uno para el otro. Mi bichilla quiere estar con el pequeño como si de un muñeco se tratase: que si cogerlo, que si mirarle la caca, que si cuchi-cuchi-cuchi… arrimarle peluches, sonajeros, hablar con él, explicarle lo que ha hecho en el cole, por qué hay cosas que están bien y otras que están mal. Y también calmarlo, tranquilizarlo si llora. Y mi churumbelito, que sólo quiere contacto humano y la presencia física de otra persona, sea quien sea, se ríe mucho con ella y sí, deja de estar en pánico cuando la hermana le habla. Esto del entretenimiento mutuo era la principal ventaja que me vendía mi madre cuando me decía que 2 hijos dan menos trabajo que 1 solo. Y es que ya no va a existir el aburrimiento como lo conocíamos hasta ahora. Por muy ocupados que estemos los padres, por mucho que tardemos en poder hacerles caso ¡se tienen el uno al otro! Porque ambos son niños con la agenda despejada y pocas obligaciones que les impidan estar juntos y jugar todo el tiempo que quieran. Los primogénitos son ideales para ayudar en este terreno.

3. Pero ¿todo hay que hacerlo el doble de veces? Pues sí, casi todo. O sea, vas a tener a una persona en casa que va a manchar más, vas a poner más lavadoras, va a comer más, y va a gastar más luz, más agua, y más de todo. Sin embargo, una vez que te haces a la dinámica de lo que implica la vida con un hijo, añadir al segundo te parece lo de menos. Creo que es más una cuestión de cambiar el chip a nivel psicológico que del tiempo que efectivamente necesitamos para organizar nuestra vida. Cuando te lanzas como primerizo a la aventura de ser padres, empiezas a hacer listas mentales de cosas que se van a ver alteradas en tu existencia ante la llegada del bebé. Pero cuando buscas al segundo descendiente ¡el primero no te va a dejar ni tiempo para hacer las listas! Con lo cual, creo que se integran en las rutinas previas de una forma casi automática y sin pensar.

Como en todo, cada maternidad es diferente y puede que haya hijos más fáciles de gestionar por pares que otros. Pero siendo mi bichilla un terremoto de culo inquieto, noto que eso no ha empeorado y que por otro lado le hemos puesto en su vida una distracción constante en forma de bebé. No sé si lo veo todo de forma demasiado optimista, o si aún el pequeño es bastante manejable y en unos meses se me desbocará y me arrepentiré de mis palabra. ¡Todo pudiera ser! ¿Cómo es vuestra experiencia en este sentido? ¿Vivíais más desahogados con un solo hijo o con más?

Foto vía Shutterstock.




Esto te puede interesar

12 Comentarios

  • Responder
    mamapuede
    8 enero, 2018 at 07:54

    Estoy contigo.
    Hay cosas que son tareas dobles, es obvio pero muchas otras son a la vez.
    Por ejemplo cuánto hay baño en casa se bañan juntos así que es el mismo tiempo, en cambio cuándo toca ducha ya es el doble.
    Pero en general no puedo decir que tener dos hijos se el doble de trabajo porque con la edad de los míos muchas veces están entretenidos solos y no es tiempo que yo tenga que estar en exclusiva para ellos, puedo estar por la casa realizando otras tareas y en cambio si fuese sólo uno no estaría “solo” tanto tiempo.

  • Responder
    Anónimo
    8 enero, 2018 at 08:31

    Pues yo no puedo decir que dos es igual que 1. Para mí es mucho más trabajo porque el mayor ya tenía 6 años cuando nació su hermana. Yo ya no tenía que salir a la calle y coger carro, cambiador, pañales, comidas… Y además no suele entretenerla mucho, supongo que por la edad, 1 y 7 son gran diferencia.

  • Responder
    La Hobbita
    8 enero, 2018 at 08:57

    Te lo cuento en unos días , q estoy a puntito de estrenar bimaternidad xD

  • Responder
    nuevemesesyundiadespues
    8 enero, 2018 at 09:25

    Estoy de acuerdo. Yo siempre digo que 2 es más fácil aunque más cansado jeje. Porque sí que es cierto que antes si el maromo se encargaba de El Santo yo podía tener ocio o hacer otras cosas y viceversa y ahora mismo, por la edad de El Nuevo estamos muy atados. Pero ya pasará.

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    8 enero, 2018 at 09:33

    Yo no lo sé, pero lo que creo es que algo de trabajo extra si será aunque con la ventaja de tener la experiencia del primero, por lo tanto más llevadero, no?

  • Responder
    Mamá (contra) corriente
    8 enero, 2018 at 09:39

    En este caso discrepo. Vamos, es que a mi me pasa lo contrario. En mi experiencia, dos hijos no son el doble de trabajo, son el triple. Pero si tu experiencia es esa, enhorabuena, ojalá siga así. Para nosotros el cambio de uno a dos fue brutal, te diría que aún no nos hemos recuperado… así que no quiero ni pensar cómo será con tres jajajaja

  • Responder
    Iris
    8 enero, 2018 at 17:36

    Yo solo tengo uno de 11 meses, pero mi chico y yo tenemos en mente tener otro en un periodo relativamente corto de tiempo, aunque nos echa para atrás el tema económico. ¿Supone mucho gasto otro bebé comparado con el gasto que supone tener uno solo? Quiero decir, la ropa la puede heredar, y los juguetes, solo habría que comprar otra silla de coche. Tú que ya has pasado por ahí ¿puedes orientarme un poco? Gracias 😃

    • Responder
      Lucía, Planeando ser padres
      8 enero, 2018 at 17:39

      La ropa a veces es engañosa, porque si nacen en temporadas opuestas del año o de tamaños muy diferentes (esto último es lo que me pasó a mí) no podrán heredar casi nada. El resto de cosas ¡todo se puede reutilizar! Luego hay otros asuntos como las vacunas de pago, las entradas a espectáculos, o los alojamientos y viajes… Cosas que sí se incrementan con cada nuevo miembro de la familia. Igual que si van a guarderías, etc. Pero lo más básico ya lo tenéis.

  • Responder
    Dulce Maternidad
    8 enero, 2018 at 21:53

    Pues a mi me parece que al ser madre primeriza todo se hace cuesta arriba, todo es nuevo y todo parece más complicado, pero con el segundo ya vas más tranquila, ya sabes algo de lo que te espera, ya no eres una madre reciente y te tomas las cosas de otra manera. Todo está en tu actitud para enfrentar cada nueva etapa de la maternidad. Si que cansa, si que agota, si que limita, pero todo es temporal, y por otro lado creo que puede ser con el tiempo tu churumbelito pueda ser un terremoto como es mi terri y tu bichilla sea esa agua de mayo como lo es mi Titina, tiempo al tiempo, todo es posible. 🙂

  • Responder
    miren | deLunaresyLunas
    9 enero, 2018 at 01:06

    ¡qué alegría leer esto! 🙂

  • Responder
    Adriana
    9 enero, 2018 at 09:34

    Y eso que no has llegado el momento en que jueguen de verdad. Cuando ya charlan entre ellos y juegan al mismo nivel, claramente es menos trabajo dos que uno.
    Obviamente en general, porque hay cosas que son más jaleo con dos, pero vamos, que pasado el primer año y medio el segundo, especialmente si se llevan poco, es una gozada. Se hacen compañía, y juegan entre ellos, con lo que tú muchas veces te puedes limitar a observar desde fuera.

    Me imagino de todos modos que depende de la situación, de los hermanos en concreto, si se llevan mucho o poco, si se llevan bien…en mi caso se llevan 24 meses y se llevan genial, así es que todo el miedo que tenía al principio por si iba a ser muy difícil se ha transformado en “qué buena idea fue”.

  • Responder
    De Mi a Mama
    9 enero, 2018 at 23:08

    Hay cosas que dan igual, pero pocas, en la mayoría o bien por carga de trabajo o por económica dos son más que uno 🙂

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.