Crianza

Crecer duele y a mi hija le duelen las piernas

a mi hija le duelen las piernas

Mi bichilla tiene una vena dramática exacerbada para casi todo, pero curiosamente, es bastante sufrida para el dolor. Os hablo de una criatura que ante una de sus últimas vacunas antes de cumplir los 4 años, tras recibir el pinchazo en el brazo, respiró hondo, contuvo una lagrimilla y se giró hacia la enfermera para decirle “Doctora, muchas gracias por curarme”. ¡Casi nos da un parraque de la impresión! Y la enfermera, que tiene ya un pie en la jubilación, decía que no se había topado con cosa igual en toda su vida. Sin embargo, desde el verano más o menos, resulta que estamos descubriendo que crecer duele, y a mi hija le duelen las piernas, sobre todo por las noches. Al principio, pensábamos que pudiera ser un golpe, o simplemente que le gusta recibir masajes como a su madre ¡que para esto me ha salido muy señoritinga! Hasta que durante las vacaciones de navidad, se nos despertó una noche llorando y gritando acerca de lo mucho que le dolían las piernas. Si hubiera sido de día, hubiera pensado que lo estaba exagerando, que sólo quería atención y unos fletes, pero fue tan repentino, después de llevar ya un par de horas profundamente dormida, que aquel espectáculo de voces sumaba puntos para salir corriendo a urgencias.

1. ¿Recordáis haber tenido dolores del crecimiento? Sinceramente, yo no. Yo recuerdo calambres en los gemelos que me dejaban coja un par de días, pero ya con más edad. Mi madre dice que ni mi hermano ni yo pasamos por esto, pero este hombre sí. Igual es porque es más alto y crecía de golpe muchos centímetros por las noches. El caso es que él si recuerda haberlo experimentado en sus carnes, recuerda que era muy doloroso y que su madre le daba algo para soportarlo. La automedicación y yo somos muy enemigas, pero la primera experiencia vivida desde que a mi hija le duelen las piernas, nos hizo darle un poco de ibuprofeno, para ver si se tranquilizaba. Como mi churumbelito estaba dormido, me la llevé al salón, estuve hablando con ella, dándole masajes y en media hora se había dormido de nuevo. No se volvió a despertar sufriendo esa noche, y por la mañana tampoco tuvo molestias.

2. ¿Cómo es este dolor de piernas en niños? Estuve leyendo algo aquella misma noche y al día siguiente, y como en tantas otras ocasiones, unos síntomas me cuadran con los que describe mi mochuela y otros no. Ella se queja de mucho dolor, pero va cambiando de una pierna a otra. A veces dice que el dolor está a la altura de la rodilla y otras a la del tobillo. Mientras le doy masajes con crema hidratante normal, parece que el dolor huyera de un sitio a otro. Se abraza las piernas contra el cuerpo y el llanto es realmente exagerado. Ha tenido episodios muy esporádicos: uno en verano, este más grande en navidad… por lo que no hemos acudido al médico. Pero aprovechando que en un par de semanas tiene la revisión retrasada de los 4 años, aprovecharemos para consultar. Por lo que parece, los dolores del crecimiento son normales a partir de los 3 años y hasta los 6, y si no van acompañados de otros síntomas y es simplemente dolor (ella sudaba mucho también para estar en diciembre, pero no sé si sería por todo lo histérica que estaba y todo lo que lloraba, ya que fiebre no tuvo) no hay que sospechar de nada grave (pese a que siempre que leemos en internet el cáncer y la muerte aparecen por algún resquicio).

3. Si a mi hija le duelen las piernas ¿qué hago? Pues podéis leer los consejos de Lucía mi pediatra, pero vamos, que instintivamente seguro que os sale hacer lo mismo que a mí. Lo primero intentar calmar al niño, porque si se ponen tan exaltados como estaba la mía, o empezamos por aquí o no habrá nada más que hacer. Después, podemos masajear las piernas. Como os digo, yo usé crema normal y otras veces lo he hecho sin nada, y sólo con esto ya se ha relajado, se ha vuelto a dormir y se ha olvidado del dolor en semanas. A pesar de que uno de los dos padres insista en darles algo de medicación, no lo hagáis. Nosotros caímos con una dosis pequeña de ibuprofeno, pero se durmió tan deprisa que estoy segura de que aún no le habría hecho efecto y no la hubiera necesitado. Si el dolor es tan intenso y ocurre con tanta frecuencia, mejor acudir al pediatra y que os guíe en los pasos a seguir, antes que estar improvisando por nuestra cuenta.

Yo soy muy despreocupada para las enfermedades de los niños, pero reconozco que con tanto llanto y grito nocturno voy a tener que creerme que de verdad crecer duele. Al menos para algunos churumbeles como la mía. ¿Habéis vivido esto con vuestros hijos? ¿Os lo tomasteis en serio o pensabais que se lo estaban inventando para llamar la atención?

Foto slide vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

9 Comentarios

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    11 enero, 2018 at 08:52

    Pues yo esto lo he escuchado toda la vida, la verdad, pero ya ni me acordaba. No lo he sufrido, excepto con el pecho, que cuando sale duele así que puede ser que crecer, en general, duela. Espero que pase pronto. Un besote.

  • Responder
    keromi
    11 enero, 2018 at 10:09

    Mi hermano mide 185 y creció muy de golpe de manera que sus huesos crecían a más ritmo de aue los músculos aceptaban y en primaria tuvo que dejar de hacer deportes porque los tendones estaban al límite y podía tener una lesión importante si forzaba.
    Sé que tenía muchísimos calambres y dolor pero no sé si tomó algo. No sé si es un mito o sirve pero desde entonces siempre mucho plátano pero realmente ni idea… Y puede que lo que hiciera él para este tema no fuera lo mismo que le pasa a la tuya realmente

  • Responder
    dulcematernidad
    11 enero, 2018 at 10:23

    En mi familia tampoco se ha dado el caso pero sí sé de otras que los hijos se quejan de dolor de piernas y efectivamente el pediatra les ha dicho que es normal, por el crecimiento de los huesos episodios de dolor, que dicen no ser duraderos, pero si alarmantes, yo me hubiera ido a urgencias igual que tú sí siento un llanto que no es normal, pues las paso fatal cuando no sé qué hacer . Espero que este mejor tu bichilla! 🙂

  • Responder
    sradiaz
    11 enero, 2018 at 10:55

    ¡Pero que susto tan grande despertar así!

  • Responder
    Anónimo
    11 enero, 2018 at 13:08

    Hola, a mi hija si la sucede, tiene 6 años y desde que tiene 4 la pasa.. llora por la noche y sobre todo dice que la da un pinchazo muy grande en la zona de la rodilla y se cae… la hemos hecho pruebas de todo tipo y nos han confirmado que es del crecimiento, tiene 6 años y mide 128.. asi que por mi parte, confirmado crecer la duele…

  • Responder
    miren | deLunaresyLunas
    11 enero, 2018 at 14:00

    ¡ay pobres! yo pensaba que era más un mito que otra cosa! si al final ser bajita va a tener sus ventajas… a mi nunca me dolió nada… 🙂

  • Responder
    Mónica - Refugio de Crianza.
    11 enero, 2018 at 19:51

    Yo siempre lo he oído decir pero de gente mayor, no de niños, así que creía que era un mito!

  • Responder
    Unamamaarquitecta
    11 enero, 2018 at 20:16

    A mí no recuerdo que me pasase pero a mi hermano sí que le pasaba y yo recuerdo que le dolía mucho..Buena suerte y esperemos que no le vuelva a pasar!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    15 enero, 2018 at 12:02

    Yo tuve que preguntar un par de veces a la pediatra porque a Alfonso hay temporadas que le duelen una barbaridad y llora desesperado… Y la verdad es que también lo conté en un post para tranquilizar a la gente porque la primera vez te asustas!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!