Opiniones

¿Celebrar o no celebrar el primer cumpleaños del bebé?

no celebrar el primer cumpleaños del bebé

Mi churumbelito cumplirá 1 año mañana. 1 año ya desde que se desencadenó el parto prematuro y se presentó en este mundo a las 35 semanas de gestación. Parece que es un niño común y corriente, pese a las revisiones extra con el neonatólogo, la edad corregida para algunos aspectos de su desarrollo y algunas cuestiones que están siendo más llevaderas de lo que pensaba en un primer momento. Esta vez hemos optado por no celebrar el primer cumpleaños del niño ¡somos unos siesos! Sí, eso también, pero siendo ya el segundo y tras la experiencia acumulada con mi bichilla, vemos que ni él lo necesita, ni lo va a disfrutar, ni es necesario un gasto extra recién llegados de los excesos de regalos y las fiestas de navidad… Supongo que las opiniones acerca de si hacer o no fiestas a los bebés va por barrios y depende de la economía de cada familia, pero también de las costumbres y tradiciones de cada cual: nosotros somos poco festivos en general. Con la niña, llevamos sólo una tarta a casa de cada una de las abuelas y ese iba a ser todo el despliegue de su primer cumpleaños. Pero cada una por su parte se encargó de llamar a primos y tíos y al final fue como celebrarlo 2 veces, en 2 casas distintas, con mucha gente reunida para no comer y en un espacio pequeño e incómodo en el que la niña lloraba casi todo el tiempo. No lo esperábamos, pero bueno ¡al menos no nos invadieron la casa! Desde entonces, los cumpleaños de mi mochuela han sido en salas de fiestas de este estilo, pero el niño aún no está en edad.

1. No le va a hacer ilusión. No sé cómo serán vuestros hijos con 1 año, pero el mío sólo necesita una teta cerca para ser feliz. Es bastante sociable, se va con todo el mundo, le gusta que lo toquen, que lo cojan, pero con que esté yo cerca el resto le da igual. Con lo cual, ni sabe lo que es un cumpleaños, ni lo que se pierde, ni nada de nada. Así es que desde luego, los cumpleaños de bebés los organizamos por la ilusión de los padres, pero no por petición de los hijos. Esto no lo sabía con la niña y ahora sí.

2. Es un gasto innecesario. A mí no me cabe toda la familia en casa. No podemos hacer listas de invitados cortas, con la familia directa nada más, porque tenemos un entorno de ofensa fácil. Así es que desde los 2 años de la niña hemos hecho uso de salas de fiestas. No es que sea una ruina, y ella disfruta con las bolas, los toboganes y demás. Pero con 1 año, este no puede ni hacer uso de la sala (de hecho, estuvimos en un cumpleaños de este estilo hace 2 semanas y mi churumbelito sólo gateó 3 pasos, tomó teta y tocó un globo. Fin.). En este punto, la ilusión de los adultos me la trae bastante al pairo. El niño no lo va a apreciar y no haremos ese gasto.

3. Pero tiene una hermana mayor… ¡Ay! He aquí el mayor escollo para mis planes. Porque desde la sabiduría que le confieren sus 4 años, mi bichilla ya sabe que se acerca el cumpleaños de la miniatura, y alberga grandes expectativas acerca de tartas y regalos. Así es que haremos un poco de paripé en casa, porque además, cae en martes y este hombre llegará tarde del trabajo, pero a ella le hace ilusión que estemos preparando un regalo para el hermanito (uno sólo, pero con caja grande, que es lo que ella pide), que busquemos una tarta de Bob Esponja porque según la niña “es su favorito” (mentira, que el niño sólo tiene ojitos para la Nancy y Pocoyó, pero como a ella le gusta el bicho amarillo y el otro no opondrá resistencia, nos dejaremos guiar por su consejo), y rescataremos globos sobrantes de fiestas anteriores y hasta alguna servilleta decorada (me veo con una mezcla de La sirenita, Frozen y La patrulla canina, que fueron los protagonistas de los anteriores aniversarios de mi bichilla, sin nada de glamour) y nada más. Igual me esmero y hago una cena especial (o no, esto ya se verá) pero estaremos los 4 solos, sin más jaleo.

4. ¿Es que no nos alegramos de que cumpla un año? Claro que sí ¡sólo faltaría! Pero nos alegramos el año entero, no en este día especial. Será que somos poco sentidos, será que cada vez nos gustan menos los follones, o que el tipo de celebración íntima con el niño como protagonista que nos gustaría no será posible nunca. El caso es que no nos vamos a quebrar la cabeza. Y cuando el año que viene ya sepa entrar en las piscinas de bolas y nos deje claro que a él también le gustan estas locas fiestas infantiles ¡entonces nos pondremos manos a la obra! Que si elegir temática, que si hacer lista de regalos, de invitados y todo lo que se tercie, para que sea un niño más. Eso sin contar las cuestiones logísticas como que decida echarse una siesta de 3 horas justo la tarde en la que íbamos a hacer algo. Porque mi criatura es de poco dormir, pero los momentos los selecciona a conciencia, vamos.

Ahora, estamos a la espera de que él crezca para que viva este tipo de diversiones, y a que mi bichilla crezca aún más y sepa elegir a quién quiere invitar a sus fiestas. Porque invitar a medio pueblo a cada celebración es del todo imposible, pero como nunca sabemos por dónde recortar…

¿Cómo vivisteis vosotros el primer cumpleaños de vuestros hijos? ¿Os dejasteis llevar por las modas del fondant, las temáticas y todas las variantes de los cakes? ¿U os sentasteis a esperar a que creciera y pudiera vivirlo felizmente?

Foto slide vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

8 Comentarios

  • Responder
    Mamistarsblog
    22 enero, 2018 at 07:11

    Por aquí no hubo grandes celebraciones por el 1 cumpleaños… pero tarta no faltó 😉

  • Responder
    mamá puede
    22 enero, 2018 at 07:27

    Nosotros si celebramos los primeros cumpleaños.
    Es más, recuerdo que a Leo le hizo mucha ilusión que fuesen niños a casa cuando cumplió el primer año.
    A partir del tercer año únicamente viene la familia a casa y de momento entramos así que tampoco supone mucho gasto y a mi me hace ilusión prepararlos

    Pero como dices, esto va por barrios jaja

  • Responder
    Zuri
    22 enero, 2018 at 09:36

    Nosotros tampoco lo celebramos! Pensar en que tenía que meter mucha gente en casa y organizar una fiesta para los adultos, con todo el trabajo que supone y el estrés personal… Entre que ni yo ni mi hija somos de estar entre demasiada gente (cuando “demasiada” para nosotras son más de 5-6 personas xD) y que no me apetecía nada ese cuero para que ella no se enterara… Pues no lo hicimos!
    Así que planeamos un día especial para nosotros tres solos, nos fuimos al aquarium y ahí sí, la niña disfruto lo que no está escrito!!!!
    Eso sí, tuvimos que soportar las “opiniones” de la gente, como si estuviéramos haciendo algo malo por no hacer fiesta… ☹️

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    22 enero, 2018 at 09:51

    Pero bueno y esa duda??!! pues claro que hay que celebrarlooooooooo Tu te imaginas a ese niño cuando sea adulto, mostrando sus fotos y que un amigo le diga -y tu primer cumpleaños? y tenga que contestar-mi madre, que prefirió ahorrárselo 🙁 🙁
    Aunque te digo otra cosa, estaba deseando de que fuera al cole (en ese sentido) e invitar solo a amigos y pasar de la familia jejejejej

  • Responder
    madremaya
    22 enero, 2018 at 11:26

    Mi mayor va a cumplir 5 y nunca le hemos celebrado uno más que de forma íntima en casa, con eso te lo digo todo. Hasta que entró al cole no tenía amigos y yo paso de hacer fiestas para adultos. El año pasado su hermano tenía 5 días de vida, llevábamos 3 días en casa y yo, recién parida, no me iba a poner a montar cumples, así que lo hicimos en casa los cuatro juntos. Este año es diferente, van a cumplir 1 y 5 y celebraremos el del mayor con sus amigos, probablemente en un parque de bolas, pero para los dos pondremos una tarta en casa y abrá regalos. En definitiva, pienso como tú, ellos no se enteran, es el mayor y aún pasa bastante del tema que no pregunta por cumpleaños ni nada. Así que eso haremos, tarta en casa para cada uno en su día y fiesta con dos o tres amigos del cole cuando pase el del mayor. Ya el próximo año se verá.

  • Responder
    Rut
    22 enero, 2018 at 13:39

    Nosotros sí que lo celebramos porque como mamá primeriza de gemelos me hacía mucha ilusión. Además cae en verano y tenemos la casa de verano de mis padres al aire libre que cabe todo el mundo y me ahorraba yo todo el follón.
    Pero tienes toda la razón. A ellos, con esa edad, les da exactamente igual. Su tia se gastón un pastón con dos tartas de Pocoyó( pq eran sus dibus prefes) y la verdad no les hizo ninguna ilusión especial.
    A parte de la tarta, por lo demás fue un cumple de los de toda la vida con papas, olivas y bocatas y poco más. No como muchos cumples de ahora que parecen comuniones. Eso sí que me niego rotundente

  • Responder
    miren | deLunaresyLunas
    22 enero, 2018 at 14:21

    ¡¡hay que celebrarlo todoooo!! evidentemente, los parques de bolas con payasos pueden esperar (incluso para siempre..) pero una buena fiesta en casa con la familia más cercana, ¡claro que sí! 🙂

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    23 enero, 2018 at 09:32

    Jajaja… ¡Siempre he pensado que nuestras vidas paternales van a la par, Lucía! Al mío le queda una semana para lo mismo, el primer cumple, y podría calcar tu post palabra por palabra. Salvo quizás por el hecho de que la mayor no parece que esté tampoco muy a tope con el cumple del hermano, pero bueno. Y no, tampoco vamos a organizar nada especial. Quedar a comer en casa de los abuelos, alguna tarta para soplar la velita de turno -eso siempre-, algún regalito, pero poco más. El año que viene, otra historia será.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!