Enseñanza/Colegio

Las notas del colegio con 4 años. Mi hija es una chochona malhumorada

notas de los niño de 4 años

Os conté el año pasado que uno de los principios de la comunidad de aprendizaje en la que se fundamenta el colegio de mi bichilla es que hasta primaria, las llamadas notas no son tales, sino unos informes de progresos, que para evitar malos entendidos en navidad y fiestas de guardar, se entregan en el mes de enero. Las primeras valoraciones de mi criatura por parte del sistema escolar nos dejaron al borde del colapso, al pensar que esta niña se comporta de forma diferente en casa y en el cole. No estaba mal que en clase su actitud fuese mejor que en casa, así es que al menos de puertas para afuera ¡qué buenos padres éramos! Pero parece que mi mochuela ya ha aprendido a tener una personalidad única e igual, independientemente del sitio en el que se encuentre y sí, al proceder a la recogida de las notas del colegio con 4 años, hemos notado que allí también la catalogan como una chochona malhumorada. Sí, este año no hay duda de que están hablando de nuestra florecilla, y seguro que no han confundido el informe con el de otra compañera, que es lo que llegamos a sospechar el año pasado. Aún así ¡su tutor dice que debe seguir por ese camino! O este hombre es masoquista o ¡cómo serán los demás para que estas peculiaridades de mi zángana le parezcan dignas de ser perpetuadas! Os cuento un poco más de cómo han sido las notas del colegio con 4 años.

1. Sus puntos fuertes. Para que no se diga que soy la única madre del mundo que se pasa el día viéndoles defectos a la niña, empezaré por esos puntos del informe que nos demuestran que mi bichilla es una criatura normal para su edad, y que ha logrado muchos de los objetivos marcados en la escuela como necesarios para la etapa de aprendizaje en la que se encuentra. Aprecian que vaya contenta a la escuela, que sepa las rutinas y que no haya quedado traumatizada por los cambios al pasar de P3 a P4. Respecto a la autonomía, acepta bien hacer las cosas por sí misma, no le pesa asumir responsabilidades, conoce el espacio del colegio para ir de un sitio a otro y se pone y quita el abrigo. Si nota que tiene las manos sucias tiene iniciativa para lavárselas, se remanga para no mojarse y también sabe si le cuelgan los mocos o no. Recoge y ordena los juguetes del colegio, sabe dónde guardarlos y tiene cuidado para que no se rompa el material de clase. Lo mismo con sus propias pertenencias en clase, donde también se encarga de limpiar su zona tras el almuerzo, comprende las consignas que se le dan, participa en el grupo y mantiene la atención en actividades cortas (las largas no se mencionan en el informe, así es que mejor las dejamos de lado y seguimos siendo felices todos).

Acaba los trabajos a tiempo y respeta el trabajo de sus compañeros. Comparte, acata las normas de comportamiento, ayuda a mantener un ambiente tranquilo en clase. Se dirige a los demás de forma cordial, se interesa por los otros niños si lloran o no están contentos. Participa de forma activa en las tareas, mira, observa. Se sabe relajar cuando toca y es independiente al ponerse los zapatos y los calcetines. Sabe describir su entorno, conoces las fiestas y tradiciones y las disfruta, se le dan bien las matemáticas (asociar números, reconocerlos, agruparlos según forma, colores y medidas, y las formas geométricas básicas). Su expresión oral con frases simples es buena, con vocabulario adecuado a su edad, participa en los diálogos colectivos, respeta los turnos de palabra, comprende textos sencillos, memoriza citas, poemas o adivinanzas, reconoce su nombre, las letras de su nombre y sabe escribirlo sin tener un modelo que imitar. Las actividades visuales y plásticas le gustan, así como dibujar y las distintas técnicas usadas en clase (recortar, usar el punzón, lápices, pinceles) y cada vez tiene mayor precisión para no salirse de los bordes de una forma al colorear. Las clases de música le encantan y escucha las piezas con mucha atención. En inglés tiene días de mayor motivación y otros de menos, pero por lo general va captando la lengua divinamente.

2. Lo que debería mejorar. En el apartado de autonomía, unas veces abrocha y desabrocha botones y otras no. Supongo que dependerá del modelo de ropa que lleve puesto ¡no pensé que se fijaran tanto en esto! La presentación de sus trabajos a veces es poco cuidada y poco limpia. Resolver conflictos se le da regular: muchas veces se limita a poner mala cara, enfadarse y llorar, sin hablar de lo que la ha molestado y sin pedir la intervención de los adultos. En casa es exactamente igual ¡y ay como se lance a llorar! Entre sollozos, hipidos y gritos no hay quien se entere de nada. Le cuesta mucho calmarse para expresarse. No muestra demasiada confianza en sus posibilidades psicomotrices (es así, muy cabra loca pero luego temerosa si desconfía de poder hacer algo), es poco ágil en los ejercicios corporales y anda algo descoordinada en cuanto a movimientos para su edad. A veces no relaciona aprendizajes pasados con experiencias nuevas y de entrada, las novedades no la motivan y se hace la distante. Pese a reconocer los números, no los sabe escribir y no siempre se interesa por las actividades de lectura y escritura ¡aunque en casa no para de hablar sobre estos asunto! Es poco creativa artísticamente hablando y no suele dibujar con precisión. Cuando hay actividades musicales ¡desafina! ¡Jajaja! Le pone mucha intención pero no se le ve vocación de cantante. Es más bailarina pese a lo chochona que es en algunos movimientos. Memorizar canciones tampoco es su fuerte y acompañar la música con movimientos lo lleva regular nada más.

En general, le gusta muchísimo que se le reconozco lo que hace bien y lleva tremendamente mal que le señales lo que no hace correctamente. Se enfurruña con mucha facilidad y los niños siempre me preguntan por qué Laura está enfadada. ¡Siempre está enfadada! Es algo en lo que vamos a tener que trabajar, porque el enfado le salta a la mínima oportunidad. Por lo demás, en el cole creen que es una niña corriente. ¿Os dan este tipo de explicaciones sobre los aprendizajes de vuestros churumbeles en esta etapa?

Foto slide vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    25 enero, 2018 at 09:33

    A mi lo de las notas a estas edades, sean como sean, como que no lo veo yo. Oye muy bien lo de darlas en enero, porque hay cada padre por ahí que se toma esto de las notas muy a pecho.Y tu bichilla, claro que sí, marcando personalidad jejejej

  • Responder
    La mama fa el que pot
    31 enero, 2018 at 13:36

    En mi cole no hay notas nunca,pero si que hacemos una reunión con el tutor donde nos explican su evolución. Un poco en línea con lo que tu comentas con sus puntos fuertes y sus áreas de mejora.
    Normalmente en febrero teníamos estas reuniones pero este año han empezado antes y hay familias que ya han tenido las suyas.
    La verdad es que a mi me gusta que me expliquen como le va en el cole porque aunque cada vez me explica más cosas la verdad es que cuando sale del cole parece que no quiere hablar de nada de lo que ha hecho allí dentro y eso que va superfeliz.
    Y me ha hecho gracia lo de que te digan que los niños pregunten que porque está enfadada Laura porque yo creo que me pasará lo mismo con mi enano que se pasa más tiempo enfurruñado que otra cosa.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!