Libros

Libros para niños. Los tentáculos de Blef. Cuando los niños reconocen sus emociones

tentáculos de blef cuento rabia enfado

Confirmo que el tema de la educación emocional de mi bichilla se nos estaba yendo de las manos. Cuando recibimos el informe de navidad sobre sus progresos en el colegio, vimos claramente que allí también se han dado cuenta de que es un bicho malhumorado y enfadoso. Dicho así, en palabras simples, entendibles, pese a que mi mochuela tiene muchas otras virtudes que ya ensalzaremos festivamente otro día. Así es que decidimos ponernos manos a la obra con este nuevo desafío en su aprendizaje. Las emociones. ¡Ay! Mi criatura es una bomba de relojería. Una cabra loca, una cachonda, ahora ha descubierto lo que es hacer bromas y no para. Dulce, pocas veces, pero cada vez más ordenada y disciplinada. Sin embargo, la gestión emocional es su punto débil y se enfada por minucias, piensa que la hemos regañado simplemente por llevarle la contraria mientras hablamos, y entra en un drama de llanto y desesperación cuando hace cosas sin importancia, como por ejemplo, apartarse cuando el hermano intenta ponerse de pie trepando sobre ella y este se cae. Con espectáculo de llanto por parte de mi churumbelito también, sólo faltaría. El caso es que un simple enfado es una crisis de gritos. Un no a cualquier cosa, más lágrimas y más gritos. Y no son rabietas eternas e incontroladas, como cuando era más pequeña, sino rabia, frustración, pena o miedos que sigue sin saber canalizar. Y así, aparecieron los libros de la editorial Emonautas, concretamente la colección de Los tentáculos de Blef, en nuestra vida.

Título. Los tentáculos de Blef. Rabia.

Autoras. Eva Clemente y Teresa Arias.

Ilustraciones. Eva Clemente.

Año. 2017.

Editorial. Emonautas.

Edad recomendada. A partir de 3 años.

Idioma. Español.

Número de páginas. 44.

Precio. 14 euros.

Material y diseño. Tapa rígida y cartoné con páginas brillantes y difíciles de ensuciar. También existe el formato en tapa blanda, algo más económico.

Sinopsis. 3 de los libros de Los tentáculos de Blef que tenemos en casa giran en torno al reconocimiento y control de emociones como la rabia, el miedo y la tristeza. Están protagonizados por un extraterrestre verde que se llama Blef y que tiene sobre su cabeza una maraña de tentáculos con ojos. Los tentáculos le cambian de color según su estado de ánimo y la criatura pasa en cada libro por unos vaivenes emocionales dignos de cualquier teleflim de sobremesa para señoras. Desde el punto de vista de los adultos, podríamos decir que a Blef le afectan demasiado tonterías como que su madre eche a lavar su bufanda preferida y no poder ponérsela hasta el día siguiente. ¿Os suena de algo la escena? Cambiad la bufanda, por el vestido preferido de vuestros mochuelos, o por el fin del rato en el parque y… ¡Ohhh, sorpresa! Blef podría ser vuestro propio hijo, exaltado y rabioso hasta el infinito, por una cuestión que para nosotros no importa nada y que para ellos es el mayor drama de su corta vida. El libro Los tentáculos de Blef. Miedo se centra en el traumático periodo de adaptación al colegio y Los tentáculos de Blef. Tristeza, en la marcha de un amigo que se va a vivir lejos. Todos plantean la emoción no gestionada de Blef, su estallido y cómo los adultos de su entorno le ayudan a sobreponerse y superar el trance.

El cuarto libro de esta maravillosa colección de Emonautas es El secreto de Blef, y trata el siempre difícil asunto de por qué no debemos obligar a los niños a dar besos. ¿Necesitáis ayuda con este tema? Mi bichilla siempre ha sido bastante arisca en el trato, no es besucona para nada y nunca nos ha importado. Pero en los últimos meses parece que sí tiende a besar más, cuando le da la gana. Claro que hemos escuchado todas esas frases de dame un besito, anda por favor, que si no me pondré muy triste, etc. Pero ella ha pasado del tema y mira, ahora no es que sea un dulce de niña pero algo más amorosa sí. En El secreto de Blef se contraponen nuestras normas sociales (esto de dar besos a desconocidos, obligar a los niños y pasar de lo que ellos sienten en ese momento) a las del planeta de Blef, donde se actúa de forma más respetuosa con las emociones infantiles. Además de permitir a nuestros hijos gestionar su relación con el resto del entorno, les estaremos preparando para evitar situaciones de abuso por parte de los adultos. Sólo por esto ya merece ser tenido muy en cuenta.

tentáculos de blef

Curiosidades. Al final de cada libro hay una guía para padres y educadores, en la que se dan consejos y pautas a seguir para complementar el aprendizaje, a fin de que los niños reconozcan sus emociones y sepan gestionarlas. Además, hay juegos para colorear, también actividades recortables y un buen puñado de ideas para que trabajemos cada uno de estos sentimientos más allá del propio cuento. Es una obra completísima, muy amena, muy didáctica, pedagógica al 100%, divertidísima y súper útil.

Puntuación (1 a 10). De 10, no. ¡Lo siguiente! Nos ha gustado absolutamente todo. El tamaño, las paginas preparadas para evitar las manchas, el poquito texto de cada página para poderlo leer en una sola sesión si tus churumbeles no son de prestar atención durante muchas minutos. La explosión de sentimientos de Blef y la forma de resolverlos. Eso sí, con el entusiasmo del estreno, nosotros empezamos por Los tentáculos de Blef. Rabia, porque en este el personaje se convertía en el mismo basilisco en el que se convierte mi mochuela, con sus constantes enfados desorbitados por prácticamente todo lo que le pasa en la vida. Lo estrenamos después de cenar, como cuento para ir a dormir y no fue buena idea. A la niña, la hechura corporal de Blef le resultó chocante, y todos esos ojos en cada tentáculo cuando se enfadaba y se ponía de color rojo decía que le daban miedo. Así es que lo leímos una vez y cambiamos a otro que ya conocía. A la mañana siguiente, se despertó y se fue al salón sola ¡y allí estaba ojeando el libro de Blef! Definitivamente, la página en la que más enfadado aparece es la que más le gusta. Con el resto de la colección de Los tentáculos de Blef sobre la tristeza y el miedo, la relación inicial ya ha sido perfecta. La rareza de Blef la tiene asimilada, y cuando el protagonista llora o tiene miedo ¡ay, lo que sufre ella! Creo que lo quiere más que a nosotros, del cariño que ha desarrollado hacia él en pocos días.

Eso sí, aunque está indicado para niños a partir de 3 años, estoy convencida de que este ha sido el momento ideal para que ella comprendiera esta temática (con 4 años). Si se lo llegamos a poner delante hace un año ¡no hubiera asimilado nada! Supongo que dependerá del grado de madurez emocional de cada niño. ¿Vosotros habéis utilizado libros para superar explicar y superar alguna etapa difícil de la crianza?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.