Inventos útiles

Baby Retrobox, el regalo para bebés con recuerdos de su primer año ¿seré capaz de completarla?

cápsula del tiempo my baby retobox

Cuando nació mi primera sobrina, entre las muchas cosas que quise regalarle por ser tía primeriza y parecerme que todo era poco, se encontraba un álbum para recoger los recuerdos del primer año del bebé. Era un libro clásico para poner pequeñas anotaciones y fotografías, pero mi cuñada es muy artista, lo completó e hizo una maravilla para la posteridad. Cuando yo me quedé embarazada de mi bichilla ¡no podía ser menos! Y en el primer Día del libro que pasé estando embarazada, este hombre me hizo el mismo regalo a mí. 4 años después, ahí sigue, con un par de páginas rellenadas y sin visos de finalizarlo nunca. Cuando desde MyRetrobox me propusieron probar este regalo para bebés tan especial para entregar a mi churumbelito en el futuro ¡me entró el cargo de conciencia! De repente, la bimaternidad me había abierto los ojos de una forma extraña y la idea de ir recopilando en una caja los recuerdos del primer año de mi mochuelo, para entregárselo por ejemplo cuando sea mayor de edad, me pareció un puntazo, y mi madre se encargó de motivarme de golpe. Haciéndome ver de paso que ya podría esmerarme en hacer algo igual para la niña, que aún es pequeña y tengo el recuerdo fresco, por eso del posible agravio comparativo en el futuro. Y así, he comenzado a completar la Baby Retrobox de mi pimpollo. No sé si conocéis este tipo de regalos que mejoran al tradicional álbum del bebé, pero por si acaso, os cuento cómo está siendo mi experiencia, lo que más me motiva y lo que más me cuesta completar.

baby retrobox cápsula del tiempo

1. ¿Qué es una Baby Retrobox? Es una cápsula del tiempo, literalmente, ya que consta de una cajita metálica personalizada con el nombre y la fecha de nacimiento del bebé, en cuyo interior iremos depositando fotos, textos, objetos y todo lo que queramos guardar para el futuro, evitando perderlo o que se nos olvide con el paso del tiempo. La caja tiene un tamaño manejable más o menos 23x23x5 centímetros, y es dura y resistente. El formato me gusta porque no es un trasto enorme que no sepamos donde guardar, por lo que limita la cantidad de cosas para almacenar y nos permite esconderla mucho tiempo de forma disimulada. La empresa My Retrobox, comercializa otros tipos de cajas con esta forma de cápsula del tiempo, para niños, para aniversarios de boda, para cumpleaños… La nuestra es el modelo Baby Retrobox, por lo que en ella sólo guardaremos recuerdos de este primer año de vida del mochuelo. Posteriormente la cerraremos, precintaremos y no volveremos a abrirla hasta que tenga 18 años. ¿Seremos capaces de aguantar tanto tiempo? ¿No la perderemos por el camino? ¿La completaremos de forma rápida? Ya veremos cómo avanzamos con el experimento.

baby retrobox regalo para bebés

2. Recuerdos fáciles para familias poco diestras. La Baby Retrobox contiene varios formatos para almacenar los recuerdos y los de este grupo son mis preferidos. O sea, que una vez que la encargas y das la fecha de nacimiento de tu bebé, o la del churumbel al que se la quieres regalar, la cápsula del tiempo te llega con cierto contenido ya hecho. Tú sólo tienes que guardarlo correctamente y esperar a que el tiempo pase y se convierta en historia. Por ejemplo, tenemos un cuaderno llamado “El mundo al que llegaste” que describe cómo fue el año 2017 en cuanto a política, sociedad, economía, deporte… Es un pequeño periódico con los hitos más destacados a nivel nacional e internacional, con un apartado libre al final, para que añadamos algún dato que haya sido especial para nuestra familia, o en nuestra localidad, o de alguna forma personal y que no tenga presencia en el cuaderno. Viene ilustrado con fotos de personalidades, el texto es ameno y las noticias breves. El cuaderno es de formato A5. Las RetroNews son una hoja con las noticias destacadas del día del nacimiento del bebé, recopiladas por My Retrobox y también incluye un calendario de bolsillo del año del nacimiento del bebé. Aquí no importa si no sabemos nada de manualidades ni DIY, porque siempre quedará mono ya que todo viene hecho.

3. Tareas aptas para todos los públicos de la Baby Retrobox. Son recuerdos sencillos, que debemos personalizar en familia pero que no requieren grandes dosis de creatividad. Entre ellos se encuentran la lámina para plasmar las huellas del bebé, de manos, o pies, o ambas. Esto no puede ser muy difícil, aunque ya os lo confirmaré cuando me lance a embadurnar las extremidades de mi churumbelito con pintura, a ver si limitamos los daños colaterales o se nos va de las manos. El natalicio es una lámina que ya viene puesta muy mona, en la que sólo debemos incluir nosotros el nombre de la criatura, la fecha de nacimiento, hora, lugar, peso, estatura y poner una foto de su carita. Tendremos mejor o peor letra, pero no parece una misión imposible. También hay un sobre para guardar monedas actuales, billetes, sellos, entradas de cine, tickets de compra, pequeños papeles generalmente. Si lo que queréis conservar son objetos algo mayores o con volumen, dentro de la caja hay una división para esos grandes tesoros de la infancia (chupete, joyas, adornos, juguetes, etc.) y también de objetos curiosos de nuestro día a día. Yo ya he metido un pen drive, como esa tecnología que tanto me impresiona y que en 17 años seguro que ya nadie recuerda. Vamos, que no aspiro ni a que funcione, sólo a poder explicarles que en ese cacharro se guardaba la información y se llevaba de un sitio a otro.

4. Comprobemos tus dotes de artista. Aquí llega la parte que más pereza me daba inicialmente al conocer la Baby Retrobox, porque me conozco y me veo bastante sosa para almacenar los recuerdos de forma atractiva. En cualquier caso ¡ya estoy metida de lleno en este trabajo! He empezado por completar el “Diario de a bordo de tus primeras andaduras” y suerte que tengo un blog en el que he ido recogiendo la mayor parte de estos hitos, porque a toro pasado, y con el mochuelo con un año ya cumplido, a saber si lo hubiera recordado todo. El cuaderno, también con formato A5, permite contar dos versiones distinta de cada historia, entendiéndose que así ambos padres pueden plasmar sus recuerdos para la posteridad: el embarazo, el anuncio a los familiares, el parto, la llegada a casa, el árbol genealógico, la elección del nombre, el crecimiento y desarrollo, primeras palabras, cosas preferidas y un largo epílogo libre en el que poder anotar todo aquello que es especial para nuestra familia y que podría no cuadrar con las vivencias de otros. Básicamente ¡es todo texto! Porque las fotos para el recuerdo en My Babyretrobox se guardan en el cuaderno de “Imágenes variopintas muy entrañables de tus primeras aventuras”.

Es un álbum de anillas, con páginas acartonadas, con una impresión discreta y bonita pero nada más. Absolutamente todo el contenido nos lo tenemos que trabajar nosotros, así es que ya puedo empezar a revelar fotos, de esas que con tanta tecnología al final nunca salen del móvil o del ordenador, y hasta estoy pensando en comprar washi tape, como las modernas, para pegarlas de una forma más llamativa. Texto pondré poco, que me conozco y si no no acabaré nunca de contar su historia. Para finalizar, hay un cuaderno de “Mensajes de personas que quisieron pasar a saludarte” con páginas para que 40 familiares y amigos dejen su nombre, una dedicatoria, una fecha y una firma. Y eso si le dedicamos una página completa a cada uno, porque si dividimos ¡serán aún más! Ya me visualizo persiguiendo a la gente para que vaya dejando algún comentario, a ver si nos hacen caso y no resultan ser menos detallistas que nosotros.

5. Y para acabar… Lo último será firmar la carta de la Baby Retrobox en la que explicaremos al niño el por qué de esta cápsula del tiempo, quiénes hemos participado en su elaboración y quién le ha echado el cierre, para posteriormente precintarla con una pegatina que indicará lo prohibidísimo que está abrirla antes de la fecha que marquemos en ella. Nosotros la guardaremos en estos armarios súper altos que tenemos y a los que no llego bien ni subida en una silla, así es que si continuamos viviendo aquí, será imposible que los niños se topen con ella antes de tiempo. No tenemos jardín para enterrarla, ni mucho menos campo, que luego recalifican terrenos y se la lleva por delante una excavadora. Así es que en casita estará mejor.

Total, que en unas semanas he pasado del “mis hijos no tendrán recuerdos de su nacimiento nunca” a “¡Necesito otra caja de estas para la niña!”. Y todo por culpa de mi madre, que más allá de nuestros dientes de leche y el cordón umbilical de mi hermano (qué ascazo y encima el mío no lo guardó) tampoco es que nos haya legado nada. Como regalo original para otras familias, de esas que ya lo tienen todo, también es una buenísima idea y asequible (39,95 euros cuesta). ¿Vosotros estáis en plan romántico con los recuerdos de vuestros peques? ¿Conocéis estas cápsulas del tiempo? ¿O preferís el álbum tradicional u otros formatos?

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    6 febrero, 2018 at 07:18

    A mi la idea me parece muy buena, y en algún momento pensé comprar una cajita d estas pero apenas soy capaz de hacer un álbum tradicional así que…

  • Responder
    La mama fa el que pot
    6 febrero, 2018 at 14:51

    yo confieso que es algo que me hace sentir muy mala madre, porque he regalado en varias ocasiones album del primer año del bebé, e incluso para el embarazo, pero no he hecho nada de esto en ninguno de los dos casos.
    Yo creo que para mi seria mucho mejor algo que se quedara en una app o que pudiera usar directamente con el móbil y luego se imprimiera o no se…
    ai,… me ha vuelto a entrar la mala conciencia

  • Responder
    Elena Riberas Pérez
    6 febrero, 2018 at 23:01

    ayyyy yo igual, que mal me habéis hecho sentir, cuatro albumes de los de nacimiento y la niña a punto de hacer 3 años y nada, es más, ya no se donde tengo guardado el primer pelo que la corté y algunas cosas más… y la culpa de todo esto la tiene el hecho de tanta foto con el móvil que ya no imprimimos ni nada, seguro que si fuera como antes lo llevaríamos más al día.. La cajita me ha parecido buena idea, pero yo creo que se queda pequeña.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.