Puericultura

Cuna de colecho y lactancia. ¿Existe el modelo perfecto?

Cuna de colecho y lactancia

Tras mi fracaso con la minicuna de colecho en esta segunda maternidad, a pesar de que la deseaba con todas mis fuerzas y confiaba en que me evitaría despertares nocturnos innecesarios, no me queda otra que seguir colechando, porque este niño no piensa despegarse de mis carnes por el momento. Como os contaba hace unos meses, la minicuna de colecho nos fue mal principalmente porque me obligaba a incorporarme y levantarme para coger al niño, meterlo en la cama, darle el pecho y posteriormente, vuelta a incorporarme y a dejarlo en la minicuna. Vamos, que me hubiera dado lo mismo tener una cuna normal, porque la proximidad que nuestro modelo me daba era insuficiente para el bebé, que quería vivir completamente adosado a mi cuerpo. Y esto no era posible. Con el tiempo, acabé pensando que tras los años de colecho con mi bichilla y los 13 meses que llevo ya con mi churumbelito, me hubiera resultado más rentable agrandar todo lo posible la cama: tener una de 2 metros de ancho y a dormir felices. Pero claro, nuestro dormitorio no tiene tanta envergadura, y provisionalmente podemos sobrevivir con esa cuna que prácticamente nunca utilizamos, allí montada, pero de cara a cambiar toda la cama de por vida… No me atreví a tomar semejante decisión. Cuando estuve en la Puericultura Madrid hace unos meses, descubrí las cunas de Trama y tras pasarme una hora en el stand solventando dudas, creo, sin haberla probado, porque a estas altura de mi crianza ya me veo más pasando a la cama que haciendo nuevos intentos con las cunas, que podría ser una opción perfecta para compatibilizar cuna de colecho y lactancia. Os cuento por qué.

cuna de colecho grande trama bébécar

1. ¿Se colecha igual con un niño de teta que de biberón? ¡Ahora sé que no! Por eso mi experiencia con la cuna de colecho y lactancia a demanda ha sido tan nefasta. Los padres con bebés de biberón se tienen que levantar de la cama sí o sí para alimentarlo: se hacen su ruta hasta la cocina, vuelven, atienden al niño, lo duermen y lo dejan en la cuna, o en su cama junto a ellos, según lo que resulte mejor para cada familia. Pero lo importante es que están obligados a levantarse. Pero yo no lo estaba. Yo sólo quería girar a un lado y a otro, que el niño enganchara la teta y seguir durmiendo como si nada me hubiera desvelado. Esto era imposible con nuestra minicuna porque el niño no podía rodar hasta quedar pegado por completo a mí, ya que había un reborde que salvar, y yo no podía meter la teta en la cuna, por esta misma distancia. Además, una vez dormido, tampoco podía devolverlo a su zona de colchón en la minicuna porque notaba la separación. Igual es que el mío es demasiado apegado, pero yo necesitaba medio metro más de colchón, que aspiraba a tener con la minicuna, y nunca pude darle uso.

2. ¿Cuál es la diferencia entre las cunas de Trama y las demás? Pues que para empezar no son minicunas, sino cunas de tamaño estándar 120×60 centímetros, por lo que no va a durarnos sólo unos meses sino varios años, hasta que den el salto a la cama. Esta colección de cunas pueden usarse como cunas normales e independientes, como las de toda la vida, o montarlas junto a un kit de colecho que se vende por separado. Lo mejor, además del sistema de correas para mayor seguridad, es que Trama incluye una pieza central que sirve de unión entre la cuna y la cama, dejando ambos colchones al mismo nivel, sin escalones posibles, todo llano y que soporta el peso de un adulto. O sea, que si tu hijo se queda dormido encima de esta pieza sin llegar a rodar hasta su colchón ¡no pasa nada! Pero si la que se ha arrimado a dar el pecho es la madre y se ha quedado traspuesta allí mismo ¡tampoco pasa nada! Así, no solo ganamos los 60 centímetros extras del ancho del colchón de una cuna normal, sino otros cuantos centímetros de más gracias al kit colecho.

cuna de colecho cuore cool trama bébécar

3. La seguridad ante todo. Sé que mucha gente convierte en cunas colecho otros modelos de cunas que no están pensados para estar montados sin uno de sus laterales. Allá cada uno con sus inventos caseros, pero en nuestro caso no somos nada manitas y no me fío de hacer experimentos que puedan acabar con el niño y conmigo en el suelo. Además de que a saber como me quedaría el resto de la cuna de estable, si los laterales quedarían firmes, si la unión con la cama sería resistente. En relación a la cuna de colecho y lactancia nocturna, lo mejor de estos modelos de Trama es precisamente que la unión es perfecta, como la de las minicunas destinadas a este fin, que tienen varias alturas regulables para adaptarse a todo tipo de camas de matrimonio, colchones y canapés o somieres, y que podría dormir en esa pieza de unión sin mayores preocupaciones.

Ahora pienso que con las cunas deberíamos hacer como con los carritos ¡y probarlas primero! Encontrar una buena tienda con exposición y con cuna de colecho adosada a una cada de muestra para rodar y rodar. Con los modelos normales esto no me había parecido necesario, pero tras lo poco qu pudimos aprovechar nuestro modelo de minicuna de colecho, si hubiera tenido la oportunidad de catarla antes ya me hubiera dado cuenta de que no iba a poder cumplir con la idea que yo tenía en mente. ¿Habéis usado cunas de colecho? ¿Os sirvieron de verdad o acabaron siendo cunas normales?

Foto slide vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    beatriz
    27 febrero, 2018 at 10:07

    yo me hice un apaño con una cuna normal del Ikea, a la que se podía quitar un lateral, y un colchón extra porque la posición baja de la cuna quedaba demasiado baja ¡y a correr! la cuna se podía mover, pero ya me encargaba yo de que quedase siempre pegada a mi cama cuando el bebé estaba dentro. Eso sí, ni cuna pegada ni nada, la niña mayor tenía que estar siempre en mi cama, sí o sí, afortunadamente el pequeño respetó más mi espacio vital :p

  • Responder
    Amatos
    27 febrero, 2018 at 13:51

    Nosotros seremos papas en abril y hemos optado por una cuna de colecho de 120×60 con un kit que venden para que se pueda acoplar a la cama, se llama “aloha mandarina” y nos costo entre el kit y la cuna unos 200€. No me gustaba la idea de la minicuna ni del moises porque si o si te tienes que levantar para coger al bebe o dejarlo. Esta es como una extension de la propia cama y ya veremos cuando la usemos porque seguramente el bicho campara a sus anchas… en fin!

  • Responder
    Olga
    27 febrero, 2018 at 15:21

    Yo compré la next to me de Jané. Y vaya poco uso q le dimos! Practicando lactancia materna exclusiva m pasaba cada media hora con la teta fuera y el bebé enchufado, todo el rato haciendo trasbase d bebé para adentro-para fuera.. xq aunque el lateral se baja y se acopla a la cama, queda un reborde q es duro y dificulta el apoyo o posicionamiento d bebé o mamá a la hora de dar la teta. Así q decidí meter al bebé en la cama con nosotros, todo perfecto xq nos permite descansar todo lo posible. Lo malo es q dejó la teta hace meses y ahora es imposible sacarla del colecho.. Su cu

  • Responder
    Ananas
    27 febrero, 2018 at 20:15

    A mí me dio un poco de miedo la idea de la minicuna, y del colecho más aún por aquello de estar medio dormida y poder hacer alguna tontería, dejarlo debajo de las sábanas o yo que sé… Por eso preferí dejarlo en su cuna, a una distancia prudencial de la cama, para asegurarme de que me tendría que levantar cada vez y que eso me obligaría a despertarme. Paranoias que le dan a una…

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.