Opiniones

¡Hoy sólo teta! Huelga Feminista 8 de marzo 2018

Huelga Feminista 8 de marzo 2018
  • Bimadre.
  • Autónoma.
  • Trabajando desde casa.
  • Con un bebé a cargo 24 horas al día.
  • “Madre soltera” varios días al mes por viajes de trabajo del progenitor.
  • Hasta hace poquísimo tiempo yo era de las que decían eso de “no soy ni feminista ni machista”. ¡Qué desnortada estaba!
  • Tengo salud de hierro por obligación.
  • Si uno de mis hijos se pone malo, se queda en casa conmigo. Trabajo en casa, esta es otra de las obligaciones que se supone que debo asumir.
  • Trabajar desde casa implica jornadas de 24 horas en las que tu faceta profesional y de madre están siempre mezcladas. Nunca sabes cuándo empieza una y acaba la otra.
  • No voy a llevar al niño a la guardería para que lo críen otros.
  • No voy a llevar al niño a la guardería para poder trabajar más o ganar más.
  • No voy a ganar un sueldo fuera de casa para gastarlo en guarderías, extraescolares y canguros.
  • No me engañan con el cuento del tiempo de calidad.
  • No voy a ser rica nunca.
  • No tendré nunca un gran nombre en mi profesión.
  • La maternidad me hizo renunciar a mi anterior trabajo.
  • La maternidad me hizo emprender y sentarme a esperar resultados.
  • Al incorporarme tras la baja de maternidad me dijeron: “No se puede tener todo. Y tú has elegido ser madre”.
  • En mi casa la conciliación no existe. Para nadie.
  • En la corresponsabilidad estamos trabajando con ahínco. Progresamos adecuadamente.
  • Si los 2 tuviéramos el horario laboral de mi marido, que sale de casa a las 8 de la mañana para volver a las 19:30 de la tarde ¿quién criaría a nuestros hijos?
  • Yo no he tenido hijos para que me los críen otros.
  • Anunciar el embarazo en el trabajo supuso una reducción de mis responsabilidades desde el primer día.
  • Las embarazadas no son gente de fiar. Nos preñamos sólo por el gusto de molestar en la empresa.
  • Como una tonta, estuve trabajando muchas más horas de las que me correspondían hasta el día del parto.
  • Me agradecieron esa dedicación cambiando mi jornada laboral, que llevaba ejerciendo desde casa durante 6 años, por otra obligatoriamente presencial de 10 de la mañana a 6 de la tarde, con una hora perdida en medio para comer.
  • Mi reincorporación al trabajo duró 1:30 horas exactamente tras la baja de maternidad.
  • Cuando le dije a mi padre que lo había perdido, exclamó: “¿Pero eso no es lo que le pasa a todas las mujeres cuando son madres?”. ¡Ole y ole!
  • No tengo esperanzas de que esta situación vaya a mejorar a corto plazo.
  • Tengo un hijo y una hija. No me gustaría que en el futuro la niña tuviera que seguir viviendo en esta desigualdad.
  • Me gustaría que si mis hijos deciden ser padres, ninguno tenga que renunciar a sus aspiraciones profesionales.
  • Me gustaría que sus bajas de paternidad y maternidad fueran más coherentes.
  • Me gustaría que pudieran criar a sus hijos en primera persona, y no viéndolos media hora antes de acostarse y los fines de semana.
  • No me han pagado un salario inferior al de un hombre en mi mismo puesto.
  • No me han maltratado nunca.
  • No me han acosado sexualmente nunca.
  • No me han asesinado por ser mujer.
  • Por lo visto, debo considerar que después de todo ¡tengo suerte!
  • No odio a los hombres.
  • No quiero que estén en inferioridad de condiciones respecto a las mujeres.
  • No creo que esto se arregle con una sola huelga. Pero si puede servir de algo…

Hoy me sumo a la Huelga Feminista 8 de marzo 2018. No vivo amargada por estos pensamientos, ni por las renuncias que he tenido que hacer. A veces, hasta me alegro de que me trataran tan mal y me empujaran a tomar la decisión para cambiar de vida. Pero otras me gustaría haber sido yo la que tomara las riendas, la que decidiera y eligiera cómo criar y vivir sin que me robaran alternativas. Claro que hay países y ha habido épocas en las que las mujeres estábamos peor que hoy ¡pero aspiremos a estar mejor! ¿Alguna de vosotras vive de verdad en igualdad de condiciones respecto a los hombres o no se ha topado nunca, jamás, con este rasero que nos diferencia?

Foto slide vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    nosoyunadramamama
    8 marzo, 2018 at 09:41

    buen post, Lucia!!!

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    8 marzo, 2018 at 10:34

    Olé, olé y olé. Este post podía haberlo escrito yo perfectamente…yo, y la mayoría de las mujeres, he ahí la cuestión.

    Qué pases un buen día!

  • Responder
    marigem
    8 marzo, 2018 at 12:20

    Totalmente de acuerdo en todo Mi hija dice que no va a tener hijos, uno porque no tiene instino maternal(ahí discrepo que es voluntaria para estar con niños en oncología y con niños en riesgo de exclusión social, y lo disfruta), y dos porque sabe que tendría que renunciar a su carrera, tal como están las cosas seguramente sería así porque como siempre el que gana más es el hombre y por tanto el que sigue trabajando fuera de casa…esperemos que todo mejore pero no lo veo yo muy claro.
    Feliz jueves.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.