Ocio y viajes

Salir de viaje con un bebé. ¿Qué llevo?

de viaje con un bebé qué llevar

Estamos a punto de salir de vacaciones de Semana Santa a Munich ¡y olé! Después de casi 3 años de bastante pereza para viajar tras nacer mi bichilla, que sólo lográbamos salir en las vacaciones de verano y para de contar, hemos encadenado una rachita más mona desde el año pasado: verano low cost de casa en casa familiar y viendo cosas como Sendaviva por el camino; un septiembre en bungalows en el pirineo, el puente de diciembre en Ginebra y Montreux que no puede decaer la fiesta y ando dándole vueltas a todas las cosas que podríamos hacer durante los puentes y periodos festivos de este año. Como bimadre, ya voy teniendo experiencia en esto de salir de viaje con un bebé. A pesar de que nunca he ido cargada como una mula, ni siquiera cuando era primeriza, ahora tengo claro que lo básico que necesito llevar es muy poco, pero hay cosas que nunca hubiera imaginado antes de ser madre. Que si estáis dispuestos a pagar kilos y kilos extras en equipaje facturado, o tenéis una furgoneta en lugar de un coche familiar normal, pues igual no tenéis que pensar tanto en este tema. Sin embargo, para familias comunes que necesitan poder salir de casa lo mejor equipadas a la par que ligeras, os dejo mis recomendaciones ¡que voy variando cada año! Definitivamente, la experiencia sí es un grado en este terreno. Y ahora puedo salir así, a lo loco y sin miramientos.

1. DNI y pasaporte. ¡No todo iban a ser compras! Aunque también haya que pagarlos. Mis hijos nacen prácticamente con la cita para ir a hacerles en DNI ya programada. Apretada que es una. A la niña se lo hicimos con 4 meses y a mi churmbelito con 2, que no veas lo que me costó que levantara la cabeza sin que se me viera mi mano detrás sujetándolo. Pobre, y qué horroroso me lo retrataron además. El caso es que no concibo vivir con los niños indocumentados. No es que me pase la vida cogiendo aviones, pero no tengo tiempo de saberme la política de cada compañía y no estoy para urgencias de última hora porque me estresan mucho. Así es que si sois de improvisar viajes porque sí, tramitad el DNI de los mochuelos lo antes posible. Habrá que renovarlos cada 2 años, pero eso de tener documentación en regla para moverte en cualquier momento por toda Europa es una tranquilidad grande. Lo del pasaporte, en nuestro caso, es más secundario, aunque ya tenemos cita para hacerlo por el viaje que pensamos hacer este verano. Pero si sois de destinos hasta el infinito y más allá, mejor estar preparados también desde el nacimiento. O desde ese momento en el que empecéis a pensar que vais a recuperar vuestras aficiones viajeras, si es que las perdéis durante algún periodo.

gb pockit+ 6 sillita ligera reclinado máximo

2. Sillita de paseo ultracompacta. O compacta solo, pero compacta de verdad. Lo siento profundamente pero por muy poco espacio que diga el fabricante que ocupa una sillita de paseo de último modelo, nunca tendrá ni punto de comparación con las maravillas compactas y ultracompactas del mercado. Nosotros estrenamos el verano pasado la GB Pockit+ y no vuelvo a dejar nuestro carrito bueno de Bébécar en manos de ninguna compañía aérea, ni me quiebro la cabeza en colocar el maletero del coche para que me quepa el carrito del día a día. Entre el porteo, los ratos que el niño quiere ir en brazos, y además ahora que se empezará a querer bajar para caminar, unos cuantos días de vacaciones con este tipo de sillita es un gustazo. No son tan cómodas, ni tienen tantas prestaciones como las que tenemos para uso cotidiano, pero facilitan la logística una barbaridad, y sinceramente, no creo que los niños añoren sus sillitas originales por unos días. De la mía, sí echo en falta una capota más amplia (el nuevo modelo Gold de la Pockit+ sí la tiene) y que se reclinara más para dormir (existen otros modelos que sí reclinan hasta ponerse completamente en horizontal como os conté en el post de sillas de paseo plegables para viajar de la semana pasada), son males menores que podemos solucionar.

3. Ropa infantil ¡la justa! Bueno, y para los adultos también. Pero al salir de viaje con un bebé a veces tenemos el impulso de meter todo su armario en la maleta. Si sois una familia muy comedida y con un fondo de armario escasísimo para los churumbeles, bueno, podréis llevarlo todo. Pero si hacéis como yo, que por tal de espaciar las lavadoras acabo acumulando montones de bodies, pijamas y modelitos muy low cost, es imposible cargar con todo esto para recorrer mundo. Yo hace un par de años que me he autoimpuesto una norma y es que los niños tienen sus propias maletas, estas Trunkis tan populares, por lo que cada uno lleva la suya y todo, absolutamente todo lo que que puedan necesitar debe caber en ella. Claro, os hablo desde el punto de vista de una familia que lo máximo que ha estado fuera de casa han sido 15 días seguidos. De hecho, incluso poniendo esta limitación, siempre volvemos con ropa que ni siquiera han usado. Y eso contando con la etapa de regurgitador feliz de mi churumbelito, que ha necesitado a veces hasta 4 cambios de modelito al día. Eso sí, tened buen ojo y llevad prendas y calzado que combinen entre sí para poder lograr más conjuntos con menos cosas, mientras cruzamos los dedos para que algún día no se manchen demasiado y podamos reutilizar un pantalón, o un vestido. Y si vais a salir de viaje con un bebé a casa de familiares ¡recordad que allí también existirá la lavadora! Si hay lavadora en ciernes, reducción de ropa al canto.

Lo demás, todo, absolutamente todo me parece ya prescindible. Salimos de casa con pañales, toallitas, comida, agua y demás para el día de viaje. O como mucho para los 2 primeros días, por si no logramos ubicarnos con tiempo en el destino. Pero una vez allí compramos lo que necesitemos. Hemos dejado de llevar cuna de viaje por el colecho y porque prácticamente en todas partes te la facilitan. De las bañeritas de bebé, ya sean inflables o plegables, ni os hablo. Es que por no llevar no solemos llevar ni juguetes. ¿Vosotros cargáis con más o menos cosas según crecen los niños?

Foto slide vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Marta
    22 marzo, 2018 at 12:52

    ¿Y qué haces con la silla del coche? Es un dilema que yo me planteo…
    Lo del DNI es super interesante, mi peque nace 2 meses antes de las vacaciones de mi marido y nos estábamos planteando viajar. ¿Debería pedir cita ya? Lo de los DNI/pasaporte y las citas siempre me trae un poco loca.

    • Responder
      Lucía, Planeando ser padres
      22 marzo, 2018 at 13:12

      Si viajamos en nuestro coche, las silla se viene con nosotros claro. Cuando vamos en avión procuramos alojarnos en sitios céntricos y los desplazamientos siempre son en transporte público (metro, tren). Sólo una vez alquilamos un coche y alquilamos la sillita para la niña también. No fue caro y ahora creo que hasta se pueden alquilar a contramarcha. En cuanto al DNI usa la web de cita previa y así verás si hay mucha espera en tu comisaría o si dan citas rápido. Aquí se pueden demorar más de un mes.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!