Ocio y viajes

Entretenimientos para niños en el coche. ¿Os funcionan? A mí no

Dormir,comer,cantar entretenimientos en el coche

Más de 4 años viajando con mi bichilla en el coche y más de uno con mi churumbelito, un bebé que odió este transporte hasta pasados los 6 meses, me han convertido en una escéptica cada vez que veo listas de recomendaciones que nos dan ideas de entretenimientos para niños en el coche. Los he probado todos ¡todos! Y o en esta casa los niños me han salido rarunos, o las demás familias tienen un exceso de imaginación a la hora de viajar con artilugios nada prácticos. Que no digo yo que realmente no los hayan probado con sus criaturas y estos sean muy disciplinados y propensos a mantener la atención en juegos y demás sin marearse, sin pelearse, sin tirar cosas al suelo que serán imposibles de recoger… Por eso, ahora que se aproximan fechas como el puente de mayo, de desplazamientos y demás, por si aún no os habéis estrenado en estos menesteres, vengo a desmontar mitos que en esta casa no hacen más que empeorar las cosas cuando estamos encerrados en el automóvil.

juegos magnéticos coche

1. No a los libros y a los juegos de mesa. Oye, quizás cuando sean mayores y dependan exclusivamente de sus propias capacidades, si quieren jugar en el coche que jueguen. Pero a día de hoy, con cada uno de ellos sentado en sus sistema de retención infantil, atados y sin poderse mover por su seguridad ¿dónde van a posar un juego de mesa con el coche en marcha? A mí que me lo expliquen. Es más, sólo visualizo piezas saltando por los aire, moviéndose de un lado a otro, incluso si yo fuera sentada con ellos en los asientos traseros del coche. ¿Y los que recomiendan llevar un puzzle? ¿En serio? Ni uno de 8 piezas echaría yo para salir de vacaciones, vamos. ¿Qué superficie firme tienen en esos coches? La lectura la tengo prohibida, al menos hasta que sepan leer por ellos mismos, porque soy una madre deficiente que se marea normalmente antes de salir del parking de casa. Vamos, que no estoy yo en mi mejor momento para hacer de cuenta cuentos, para concentraciones grandes y ni siquiera para girar la cabeza y vigilarlos muchas veces. Que me pongo malísima y sólo quiero llegar al destino lo antes posible, que bajemos todos del coche y nos dé el aire. Conmigo que no cuenten ni ahora, ni en el futuro, si requieren ocio extra mientras nos desplazamos.

Entretenimientos para niños en el coche. ¿Os funcionan? A mí no

2. Dibujar y las cosas magnéticas. Sí, entiendo que frente a mi falta de confianza en las piezas de juegos de mesa que revolotean, algún alma cándida me recomiende las virtudes de los juegos magnéticos. Conozco a mis bestias pardas y, si bien la gravedad no hará que las fichas caigan del tablero imantado ¡ya lo harán ellos mismos! Se les caerán las piezas al suelo, o los tableros enteros y entonces ¿qué? ¿Paramos el coche en cada caída? ¿Cada minuto? ¿Escuchamos sus llantos dramáticos porque no pueden alcanzarlo desde las sillas ni a nosotros nos llega el brazo desde los asientos delanteros? Lo mismo ocurre con las pizarras magnéticas, y es que todo lo que tenga piececitas es mal recibido en nuestro coche. Vamos, es que a la niña se le ha caído alguna vez el pañuelo de los mocos y no sabéis los llantos por no poder cogerlo. ¡Y eso sí que era fácil de solucionar con otro nuevo y más a mano! Dibujar y pintar tampoco es buena idea, reconozcámoslo. Si los niños tienen habilidad, el vaivén y los baches los van a frustrar mucho, con continuos trazos inesperados. Y si no tienen dotes ninguna ¿para qué empeorar la situación? En su día, me pareció que este sistema de pizarras de tela enrollables que funcionan con tiza podrían ser la solución. Pero hoy ya estoy convencida de que solo es un instrumento del mal generador de polvo y discusiones. En cuanto una tiza se escapa rodando ¿quién la va a acoger? ¿Dónde vamos a apoyar la tela de la pizarra para pintar? ¿A quién le toca quitar el polvo que se va a pegar en asientos, puertas y todo lo que toquen esos deditos?

Entretenimientos para niños en el coche. ¿Os funcionan? A mí no

3. Dormir, comer, cantar y la tablet. ¡Sí! Mis criaturas son así de básicas. Hemos recorrido España de punta a punta en versión low cost del todo, mientras mi churumbeles dormían horas, se hartaban de palitos de pan, de galletas (sí, en situaciones desesperadas tener que echar mano del azúcar es lo de menos), y lo peor ¡cantando en bucle sólo 4 canciones! 2.200 kilómetros de ida y vuelta con el éxito del verano Sofía de Álvaro Soler, Despacito de Luis Fonsi, La bicicleta de Shakira y Me enamoré, de esta misma. Un pen drive rebosante de los mejores éxitos del colegio de la niña en español y catalán, estuve preparando para que se disparasen estas 4 canciones y nos obligara a ponerlas una y otra vez, y otra vez, y otra vez durante ese viaje infernal para nosotros. La tablet la usamos mucho con dibujos animados cuando mi bichilla tenía entre 1-2 años. Con el niño aún no la hemos puesto en el coche y ella dejó de pedirla para viajar hace un par de años. Con mirar por la ventanilla y ver cosas curiosas, como se ha hecho toda la vida, parece que ya tenemos suficientes entretenimientos para niños en el coche.

En el tren o el avión la cosa cambia, porque hay mesitas individuales estables, los padres estamos libres y pegados a los niños y las posibilidades de juego son mucho mayores. Pero en el coche ¿vosotros lográis usar estas cosas que se suelen recomendar? ¿De verdad os hacen el apaño?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.