Puericultura

Excusas para no viajar a contramarcha que hemos ido superando y otras que no podemos remediar

excusas para no viajar a contramarcha compras

Aquí seguimos, 15 meses de niño a contramarcha que esperemos que se conviertan en muchos años más. Poco a poco, voy viviendo en mis carnes esas excusas para no viajar a contramarcha que quien más y quien menos, desde la desinformación, la falta de conocimiento y de opciones, hemos espetado alguna vez. Partiendo de la base de que todos los bebés y niños deberían viajar a contramarcha, simplemente porque en caso de accidente la probabilidad de morir o sufrir lesiones graves baja una barbaridad, hay asuntos que nos producen quebraderos de cabezas por la incomodidad que creemos que vamos a vivir. Pues vengo en plan optimista a contaros nuestra experiencia, los problemas que sí nos hemos encontrado, cómo los hemos solucionado y cuáles se nos resisten de momento. El chiquillo seguiría viajando a contramarcha aunque los trastornos fueran infinitos, pero ¿sabéis la de artilugios para facilitarnos la vida en el coche que se han inventado ya para no tener que renunciar ni a la seguridad ni a la comodidad?

axkid rekid niño 15 meses

1. El mareo y las piernas. Yo soy doña mareítos por excelencia. Me he llegado a marear hasta conduciendo yo. Salir del parking de casa ya me deja mal cuerpo si hay que dar un par de acelerones para superar la rampa y alcanzar la calle. Los niños no sé cómo serán en el futuro, pero por ahora, mi bichilla no se ha mareado jamás, si viajando a contramarcha ni a favor, y mi mochuelito de 15 meses, que sólo conoce la vida de espaldas, tampoco. La niña es patilarga y el niño parece paticorto. A ella le cuelgan las piernas muchísimo de su silla de grupo 2-3, pero no se ha quejado nunca, aunque a veces parece querer estirarlas pateando el respaldo del conductor. A mi churumbelito, o le cambia el percentil y da un estirón de golpe, o va a ir mirando hacia atrás hasta los 18 años, porque a día de hoy es que ni siquiera le sobresalen los pies de su silla, la Axkid Rekid que tan bien nos instalaron en Experiencia Bebé, y mide 5 centímetros menos de lo que medía su hermana a su edad, pese a ser hombre y esperarse que sea que constitución mayor. Así es que estas excusas para no viajar a contramarcha no las hemos tenido que afrontar.

Excusas para no viajar a contramarcha espejo ver niños

2. No puedo verlos si yo voy delante. Desde que nació mi bichilla y hasta el mes de marzo, cuando mi mochuelo tenía 14 meses, he viajado siempre, siempre siempre en el asiento trasero con ellos. Pero tras la instalación de la nueva silla a contramarcha del niño, mi cuerpo dejó de estar apretado, aunque confortable, para padecer la incrustación de ambas sillas en las caderas. Así es que con toda la pena y desconfianza del mundo, volví al asiento delantero. El primer problema que descubrí fue que no veía al niños, claro: ni girando la cabeza, ni por el espejito de cortesía de mi parasol, ni de ninguna manera. ¡Ay! Ahora entendía estas excusas para no viajar a contramarcha que se han hecho tan populares. Pero para esto ya conocía la solución: un espejo retrovisor y barato instalado en el cabezal de alguno de los asientos traseros y ¡oh milagro! Ahora tenemos una panorámica completa de cualquier cosa que haga el niño. Se ve divinamente, no pesa nada, se pone y quita con facilidad. Vamos, que 16 euros no iban a ser la diferencia entre viajar seguro o a lo loco. Sólo faltaría.

funda tablet contramarcha

3. Necesito el doble de distracciones tecnológicas. Esto es así. Si usáis tablets o dvds para entretener a los niños, y uno es mayor y va a favor de la marcha y el otro mirando hacia atrás, no hay forma humana de que compartan el cacharro. Los entretenimientos en nuestros viajes suelen ser comer, cantar y mirar por la ventanilla, pero en trayectos muy largos, de muchísimas horas y que parecen infinitos, al final la desesperación nos lleva a los dispositivos electrónicos, no voy a negarlo. Que si Pocoyó, que si el relajante Baby Einstein, que si un juego de colorear en la tablet… El caso es que necesitamos 2 dispositivos. Primero, porque es imposible colocar una tablet de forma que los 2 niños la miren cómodamente. Segundo, porque si la maneja mi bichilla, va a acabar jugando a cualquier cosa e ignorando las necesidades de entretenimiento del otro, así es que a estas excusas para no viajar a contramarcha la única solución que le encontramos es la de hacer el doble de gasto. La niña suele manipular la tablet con las manos y la usa encima de ella. Para el niños usamos un sistema parecido a este, que se sujeta con velcro y tiras ajustables al cabezal de su asiento para que la tablet quede bien fija y no pueda salir disparada y darle un golpe al niño en caso de accidente.

4. A contramarcha los niños pasan más calor. Esto es verdad verdadera, y un problema real por lo caluroso que ha nacido mi mochuelo ya de serie. Durante sus primeros meses de odio profundo al coche, el sudor acababa empapándolo por completo a los pocos minutos de montarse. Como ahora se enfada menos, suda menos, pero cuando el calor empieza a apretar lo cierto es que la climatización del coche le da de espaldas, por mucho que la regulemos y orientemos, si a la niña le da en las piernas a él no le da por ninguna parte. Como ya no podemos llevar a un adulto sentado detrás, sólo podemos colocar bien el parasol de su ventanilla, rezar para que los rayos directos no se cuelen a traición y que el resto del fresco del coche le sea suficiente, sin que los demás cojamos una pulmonía dentro del habitáculo.

funda tapicería coche a contramarcha

5. La sufrida tapicería del asiento. Los niños suelen patear con mucho entusiasmo los asientos delanteros cuando viajan a favor de la marcha. Da igual la edad que tengan, que los restregones de los zapatos contra la tapicería van a producirse con seguridad. En ocasiones, dependiendo de nuestro modelo de coche, los respaldos son de polipiel o de algún material que se limpia con facilidad. Sin embargo, cuando los niños viajan a contramarcha y empiezan a crecer, el pateo contra la tapicería del asiento trasero va a ser mucho más intensa, porque sus pies no van a estar colgando nunca, sino apoyados contra ella o danzando por sus alrededores. Entre la seguridad de que tu hijo viaje de un modo óptimo y las excusas para no viajar a contramarcha por culpa de la falta de limpieza, lógicamente en esta casa la seguridad ha ganado la partida. Nuestro mochuelo además, con sus 77 centímetros escasos de altura, aún no llega ni a apoyar los pies contra el asiento, por muy sucio que los lleve. Pero si este tema os inquieta, que sepáis que en el asombroso mundo de los viajes a contramarcha ya está prácticamente todo inventado, por lo que sí, existen unas fundas para proteger los asientos de los enmierdamientos varios de nuestros churumbeles. Así podréis dejar la tapicería impoluta por si el coche os sale bueno y dura muchísimos años, hasta que hayamos jubilado el último de nuestros sistemas de retención infantil para los niños.

¿Qué otros problemas os habéis topado al instalar a los niños en sus sillitas de viaje? ¿Habéis encontrado soluciones?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Anónimo
    7 mayo, 2018 at 10:38

    Pues yo te añado otra… mi niño no puede sufrir las rotondas si va a contramarcha!! pero si va mirando hacia delante ni se inmuta! Imagino que no las ve venir y el pobre se acojona y chilla como sea una rotonda cerrada… lo seguimos llevando a contra marcha si vamos los 2 pero si va uno solo es horroroso con la de rotondas que hay en nuestra carretera, lo pasa fatal fatal (cumplirá 2 años en breve, a ver si se le pasa pronto, sino tendremos que cambiarlo porque empieza a ser horrible para él!)

  • Responder
    Taisa 🌼 Las Aventuras de Taisa
    7 mayo, 2018 at 10:50

    El mío mayor ya está casi en 5 años y medio, y con sus 14Kg aún tendremos contramarcha para rato, hasta que se salga por arriba de la silla 😁 De las piernas la verdad es que no se queja, casi siempre las lleva para arriba además.

    Lo del protegeasientos me tire meses mirando y remirando Amazon y otras tiendas por arriba y por abajo, viendo opciones, pensando que como podía ser tan caro un cacho de tela o o plastico, pensando si hacer yo unas fundas… Al final un día de casualidad vi que vendían unos de plástico en el Todo a 1€. Y pues mira, hacen el apaño perfectamente. Y con el barrizal que tenemos aquí casi todo el año, me salvan infinito.

    El tema del calor si lo hemos notado también, a pesar de que los cristales venían tintados y algo reduce. Pero bueno, los niños no se quejan. Les vestimos frescos y listo. En verano les pongo unas fundas de sabana de hilo que hice yo para que no se peguen tanto a la silla.

  • Responder
    Taisa 🌼 Las Aventuras de Taisa
    7 mayo, 2018 at 10:53

    Ah, otro problema que añadiría! Vas en el coche ydices “mira hijo que chulo aquello” y el niño como donde donde? Porque claro, no van viendo lo mismo que tú, y a veces nisiquiera llegará a verlo, y a veces se mosquea 😅 yo ya me acostumbré y me espero a avisarle cuando vaya a estar a su alcance visual (jugamos mucho a veo veo y cosas así) pero mi marido por ejemplo la lía a menudo 😝

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.