Opiniones

¿Tu maternidad no es como te la contaron?

¿Tu maternidad no es como te la contaron? maternidad diferente

Se está llenando el mundo mundial de mujeres que se han convertido en madres y dicen haber sido engañadas para hacerlo, al toparse con una realidad que no es la que se esperaban. A ver, maternidades habrá muchas, y muy diferentes, tantas como mujeres que hayan procreado en el planeta. E incluso puede que para una misma mujer, desde el embarazo, el parto y hasta la crianza de sus diferentes hijos pueda ser vivida de forma diferente, con lo cual lo más normal es que notes que tu maternidad no es como te la contaron: pero de ahí a sentirse engañada, defraudada y considerar que tu mundo se ha derrumbado por la llegada un churumbelito, hay un trecho. Igual es que yo soy de expectativas bajas, o de maternidad extremadamente consciente, pero no creo que esto de procrear sea la debacle para una mujer. Sí que he notado que mi realidad no casaba con las experiencias de otras mamás que habían vivido esta etapa antes que yo, pero también me he topado con fases que me han parecido infinitamente más fáciles de lo que me habían informado. No puedo profundizar en todos los aspectos en los que he vivido que, como madre, han resultado ser radicalmente opuestos a las versiones que otras me habían dado, pero a grandes rasgos, estos son algunos de los puntos que no cuadran en mi vida.

1. El embarazo es una enfermedad. Para mí no lo ha sido y hasta que no lo experimenté por primera vez, jamás nadie me dijo que se podía tener un embarazo sin síntomas, sin nauseas, ni vómitos, sin dolores, sin hinchazones de piernas, sin problemas de tensión, sin mareos y hasta sin engordar. Lógicamente, no podía ser la primera mujer del universo que viviese este tipo de preñez, con lo cuál ¿cómo es que nunca topé con nadie que hubiese tenido una gestación agradable?

2. El parto es un infierno y el post parto ¡peor! Tampoco fue así en mi caso. En ambos partos, las contracciones fueron dolorosas. Mucho. Tanto en el primero, inducido, como el segundo a causa de la rotura de aguas espontánea. De hecho, en mi memoria me han dolido más las contracciones del segundo, pero es un dolor soportable, que viene y va y de pronto se acaba por completo. Vamos, que hay torturas peores para desearle a un enemigo que un parto. Y del post parto ni me he enterado. Ninguna de las dos veces. Ni problemas con los puntos (en el segundo hasta me escapé sin puntos), dolores de ninguna clase, absolutamente nada de nada. Y tampoco nadie me había dicho que los partos así fueran posibles.

3. Cuando el niño empiece andar tendrás más tiempo para ti. Mentira. Y de las gordas. Si crees que tu bebé que se pasa la vida queriendo estar en brazos, o en la teta, o porteado, es muy demandante, ya echarás en falta esta situación cuando sea independiente y pueda gatear y andar. Sí, los brazos los vas a tener muy libres según vaya creciendo, pero la cabeza muy ocupada para no perderlo de vista ni un segundo y que se te descoyunte por los rincones de casa. Créeme, la etapa mega fácil es la de bebé, bebé.

4. Es imposible que no tengas un momento para ducharte. ¡Ja! Esto lo decía yo. ¿Cómo no vas a tener un minuto para ducharte? Porque mi bichilla es tal y cual, y yo me ducho a diario… Y a mí no me podían convencer de lo contrario ¡Hasta que nació mi churumbelito! El niño que hasta los 3 meses no pudo vivir un segundo sin estar en brazos de alguien, con lo cual, estando los dos solos en casa era depositarlo en la minicuna y antes de salir de la habitación ya lloraba como si lo estuvieran desollando vivo. Con este panorama ¿quién se mete tranquilamente en la ducha? Me ponía nerviosísima oírlo gritar con semejante desconsuelo, así es que he tenido que esperar a que hubiera alguien en casa para poder ducharme durante varios meses. Sí, que no pasará nada porque llore 10 minutos desconsoladamente, pero yo no podía dejarlo así, estivilizándolo a traición.

5. Vas a comer mejor para dar ejemplo. Mentira ¡y de las gordas otra vez! Seguro que hay madres súper comprometidas con la alimentación de sus criaturas que logran cambiar de hábitos, pero yo lo he intentado, 3 veces, y acabo recayendo en mi mala alimentación. Y lo que es peor ¡comiendo porquerías a escondidas para que mi bichilla no me vea! Cosa que no había hecho nunca. O sea, que de puertas para afuera, yo como verduras y puré con pescado y lo que sea menester para que ella esté sana. Pero en mi soledad ¡mataría por una galleta de chocolate!

6. El segundo parto siempre es más rápido. ¡Y tanto! Parir, parí más o menos en las mismas horas que con la inducción de mi bichilla ¡pero mi churumbelito salió 7 semanas antes que ella! Aunque no sé si se referirían a este tipo de adelanto con eso de la rapidez…

7. No vas a viajar tanto. Verdad verdadera. Nosotros al menos nos hemos hecho vagos. Antes, cuando éramos novios y nos queríamos, casi cada mes planeábamos al menos una escapada de fin de semana. Ahora, exceptuando las vacaciones de verano, si hacemos 1 o 2 salidas al año ya nos podemos dar con un canto en los dientes. La logística con niños nos da una pereza tremenda, pero vamos ¡que poderse se puede! Aunque hay que ponerle voluntad, algo que hemos empezado a hacer este año.

8. Si no los destetas a los 6 meses… Bueno, los males de la lactancia prolongada (ay, señor, llamar prolongado a 6 meses de bebé) son muy populares: se te quedan los niños pegados al cuerpo de por vida, dependientes, inútiles, no socializan, son tímidos, enmadrados… Ni una sola cosa de estas le ha pasado a mi bichilla. Fue lactante hasta los 3 años y medio (ya de forma súper esporádica, pero ahí estaba) y si no llega a ser por la teta creo que ni me hubiera mirado a la cara desde que nació. ¡Más desapegada imposible! O sea, que no confundamos a la gente, que hay muchos aspectos de la personalidad del niño que van a influir en su desarrollo en este sentido.

9. Si colechas nunca se irán de tu cama. ¡Pues la mía se fue! A los 2 años. Volvía de madrugada, hasta los 2 años y medio, y cuando empezó el colegio, el cansancio la venció y a dormir del tirón toda la noche, solita y sin ninguna intención de venir a nuestra habitación para apretarse con nosotros. Ya veis, 2 años de colecho intensivo y no parece que haya quedado marcada por la desgracia.

10. La vida que conocías se acabó. Bueno… pues seguramente sí, pero esto no tiene que ser algo negativo. Claro que ser madre es un gran cambio en la vida de cualquiera. Por poco que te ocupes de tus hijos, tus ratos libres serán… ¡inexistentes! Y eso se nota. Estarás atareada en tu trabajo, en tu casa y en todo lo que hicieras hasta el momento de ser madre, pero ahora además tendrás hijos de los que responsabilizarte. Y tu pareja igual. Si eso ya os saludáis un fin de semana por el pasillo u os sentáis a esperar a que las criaturas crezcan para mantener una conversación en la que los dibujos animados no estén gritando de fondo, cuando no sean los propios niños quienes griten y pongan punto y final a cualquier mensajes que quisierais transmitiros. Y no, hay niños que no se acuestan temprano, así es que si os toca este modelo, esa imagen idílica de criaturas acostadas tras la cena y vida de pareja a solas por unas horas puede que también tarde mucho (años) en volver a vuestra casa. Pero no pasa nada porque ¿no tomasteis libremente la decisión de ser padres? Pues estos son daños colaterales de la paternidad. Y oye, al final hasta tiene su gracia el poder quejarte por algo de la mañana a la noche, pese a que quejarse no sirva de nada.

Son cuestiones muy personales pero ¿tu maternidad no es como te la contaron? ¿Te has sentido engañada u ofendida al darte cuenta? ¿O fuiste más lista que nadie y ya sospechabas algunas de estas cosillas?

Foto slide maternidad por Africa Studio vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

8 Comentarios

  • Responder
    La resaca del bebé
    10 mayo, 2018 at 07:52

    Me encanta el Post, esto de la maternidad es un mundo… hay en muchos puntos que coincido contigo, por en otros me h pasado totalmente lo contrario!! Sobre todo en lo de que cuando empiezan a andar tienes mas tiempo para ti. En mi caso si se hizo el milagro, aunque tuve que esperar mas de año y medio para que se soltara, jajajaj un besazo

  • Responder
    Elena Riberas Pérez
    10 mayo, 2018 at 10:18

    Yo no tenía expectativas ni positivas ni negativas en ese sentido, Yo quería ser madre, y no por lo que me contaran, cada mujer es un mundo, cada niño es un mundo, cada parto es un mundo. Es que no te puedes fíar, y también muchas mujeres no cuentan la verdad. Las hay que todo es super maravilloso, y bueno mejor para ellas, pero yo no me lo creo, porque en toda familia hay momentos que desesperan, con la pareja se discute un montón por el tema de los niños, y eso agota. Yo no me puedo quejar ni del embarazo, ni del parto. Pero si del no dormir, hasta los 2 y medio no ha dormido del tirón y eso cansa, pero lo bueno que tiene esto, como digo yo es que por las mañanas ya se te ha pasado todo.

  • Responder
    Natalia S.
    10 mayo, 2018 at 10:57

    Coincido plenamente contigo. Y mira si me ha gustado la maternidad que he tenido 3 y en un intervalo de 4 años y medio en total. Y no tengo más porque no puedo económica ni físicamente. Todo depende del cristal con que se mire. Cada uno vive su propia realidad y reconozco que en mi caso los niños duermen y los partos y embarazos han sido muy buenos. Tanto que mis partos son exprés y sin puntos, excepto el primero, que me dieron 2.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    10 mayo, 2018 at 12:39

    a mi siempre me sorprende cuando oigo cosas como estas de que la maternidad no es como se la contaron: ¿Que no leían blogs? jajaja
    Pero en serio, muchas veces parece que explicar las cosas tal y como son no queda bien y hay gente que sólo les gusta decir las cosas buenas. De hecho dos de mis primas acaban de ser madres y mi hermana y yo les contábamos todos nuestros males y mi padre nos decía que no les dijéramos esas cosas que las asustaríamos. Sinceramente creo que lo mejor es que sepan que estas cosas pasan a veces. Yo por ejemplo tuve una bebé que a los 9 meses dormía más de 12 horas y luego tengo a mi hijo que con 26 es un infierno que se despierta cada 3h y yo soy la misma madre.
    En fin cada maternidad es un mundo como lo es cada niño, lo único que creo que todas estamos de acuerdo es que tu vida no va a ser igual, pero sinceramente ¿quien pensaba que lo sería?
    Aunque a veces me desbordan no cambiaría a mis hijos por nada.

  • Responder
    M. Mercè
    10 mayo, 2018 at 13:01

    Oé por tu post, amore!! Yo tengo dos pekes, y tanto los 2 embarazos como los 2 partos como los 2 post-partos no tuvieron nada que ver! Hay cosas en que coincido totalmente contigo, otras que no… ¡Pero es que cada situación es un mundo! ¿Y sabes qué? No cambiaría a mis pekes por nada por muy agotada, estresada, hasta los mis… que pueda estar. ¡Cómo me ha gustado tu punto número 10! Un besazo!!

  • Responder
    mamagnomo
    11 mayo, 2018 at 07:24

    El postparto es la muerte en vida. Cuando se te pasa es como si renacieras. Pero yo es que me siento atropellada por un tren ya sabes. Parto caca y postparto infernal. Para mí es como una enfermedad y ya he pasado tantos que he aprendido a recuperarme y llevo 7 meses sin salir de casa casi y durmiendo hasta las 12 a diario! A la porra lo que digan los demás. Yo necesito recomponerme.

  • Responder
    Clei
    11 mayo, 2018 at 11:30

    Yo alucino con las que se arrepienten de la maternidad, porque dicen que no es lo que esperaban, a ver no se acuerdan de como les cuidaban sus propias madres. Y más de las famosillas que tienen cuidadoras

  • Responder
    MarOna
    11 mayo, 2018 at 16:47

    Yo estoy deacuerdo con la mayoría de puntos.
    Tuve un embarazo estupendo, y un parto bueno.. mi hija se porta muy bien. Pero tb creo q depende mucho del caracter de las madres; yo he tenido noches de no dormir hasta las 6am, xo si me preguntan q tal es la maternidad diré q estupenda. No pq quiera engañar, o no contar lo malo, sino pq casi nunca me acuerdo de los malos momentos q pasamos…
    Aunque mucha gente puede sentirse engañada, solo falta mirar alguna pelicula donde salgan bebes o niños pequeños (sobre todo comedias) y se ve claramente q no es fácil!
    A parte, a mi me contaron infinidad de experiencias negativas… y me da la sensación que quien dice sentirse engañada puede q no escuchara a su entorno o que pensara q no sería xa tanto… nosé.. tener hijos es sacrificar parte de tu vida. Veo muy de lógica q durante un buen tiempo puede q no puedas ir al cine o salir de fiesta, xo a cambio tienes otras cosas mucho mejores..

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.