Crianza

Cepillar el primer diente del bebé ¡y todos los demás! Compartiendo fallos

Cepillar el primer diente del bebé ¡y todos los demás! Compartiendo fallos

Hace unas semanas estuve en una charla impartida por el servicio de odontopediatría del Hospital de Nens de Barcelona, organizada por Madresfera y Amalia Arce, La mamá pediatra. El saber no ocupa lugar, y lo que es mejor ¡puede ahorrarnos muchos disgustos y dinero a largo plazo! Cuando nació mi bichilla, tenía claro que hay que cepillar el primer diente del bebé desde el momento en el que hace aparición en este mundo, pero ¿y antes de eso? En el grupo de crianza nos indicaban que lo ideal sería lavarle la boca con una gasa humedecida con agua y frotarle las encías tras cada toma de leche. ¿De verdad? De día, estando todos despiertos, esto sería un trastorno importante pero ¿y de noche? Yo me había dado al colecho y la lactancia simplemente para poder descansar, y no iba a pasarme las noches en vela frotando encías desdentadas. Así es que este consejo no fue bien recibido en casa. Al empezar a cepillar el primer diente del bebé ¡también lo hicimos mal! Pensábamos que esos estimuladores en forma de palo con protuberancias, y esos cepillos en forma de dedal con cerdas blandas de silicona, serían lo ideal para ese momento. Pero no. Para estos artilugios ya íbamos tarde, puesto que están diseñados para que los mochuelos se vayan acostumbrando a las cosas que van a pasar por su boca cuando llegue el momento de empezar con la higiene dental. ¿Y cuando he averiguado la de veces que hemos estado metiendo la pata hasta el día de hoy? Pues justo en esta charla impartida por odontopediatras. No puedo resumir toda la información de interés que se mencionó allí, así es que voy a poner lo más básico y general, pero si os surgen dudas ¡pedid cita! No hay que ir al dentista cuando duele o cuando se ve que hay algún daño, sino que debemos acostumbrarnos a acudir a las revisiones igual que lo hacemos con las estándar del pediatra, estando los niños sanos y sin necesidad de que enfermen.

odontopediatría hospital de nens barcelona

1. Mitos sobre lactancia y caries. Es frecuente oír argumento en contra de la lactancia materna cuando el bebé tiene más de 6 meses: que si esa leche ya no alimenta, que si es un vicio, que si le va a deformar los dientes y le producirá caries… La doctora Ruth Mayné nos explicó que, en realidad, para que se produzca una caries deben entrar en contacto el azúcar con las bacterias de la boca. La leche materna tiene azucares, claro, igual que la de fórmula, que los cereales de las papillas infantiles y que tantos otros alimentos que consumen los niños de forma habitual. Si existe una correcta higiene bucal, desde el nacimiento (algo que cuesta muchísimo asimilar) y nos acostumbramos a cepillar el primer diente del bebé y todos los que vayan apareciendo, la caries no debería ser un problema, ni mucho menos habrá que destetar al niño por miedo a que la padezca. Hay quien achaca a la lactancia caries de niños que comen muchísimas chucherías o que sin saberlo, se atiborran de azúcares ocultos en otros alimentos procesados: zumos, galletas infantiles, yogures para bebés, fruta triturada en bolsitas…

2. ¿Cómo hay que cepillar el primer diente del bebé? Lo ideal, ya sea para bebés, niños o adultos hechos y derechos, sería realizar una primera higiene cepillando solo con agua. Aclarar y escupir. Pasar el hilo dental. Y finalmente, usar pasta de dientes, sin mojar el cepillo, cepillar al modo tradicional, durante al menos 2 minutos, y escupir los restos sin aclaranos la boca con agua. Esto después de cada comida, o al menos 2 veces al día, o al menos un cepillado medio en condiciones por la mañana y este pack completo de instrucciones por la noche. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Vamos, en esta casa estamos en el paso 3 y con mucho agua de por medio. O sea, que lo estamos haciendo todo rematadamente mal, por lo que debemos haber consumido ya todas las dosis de suerte extra en lo que a los dientes se refiere. La niña sólo ha ido al dentista de la Seguridad Social a raíz de sus 2 golpes en el mismo diente de leche, y no sé si allí nos hubieran informado en el caso de haberle visto alguna caries en la radiografía que le hicieron.

Cepillar el primer diente del bebé ¡y todos los demás! Compartiendo fallos

3. ¿Lavar los dientes de leche con o sin pasta de dientes? Seguro que habéis escuchado que es mejor lavarlos sólo con agua, o con pastas de dientes bajas en flúor. Lo cierto es que desde que sale el primer diente, lo ideal es cepillarlos con cepillos de cerdas normales y con pasta de al menos 1.000 ppm de flúor, porque las pastas con menos concentración no ayudan en nada y sería similar a lavarlos sólo con agua. La pasta de dientes deberíamos dosificarla como si fuera un medicamento. ¿Verdad que a nuestros niños no les damos paracetamol a chorro? Pues a los menores de 3 años hay que ponerles pasta de dientes del tamaño de una lenteja en el cepillo, y entre los 3-6 años del tamaño de un guisante. Impedir siempre que se traguen la pasta de dientes y supervisar su cepillado por lo menos hasta los 8 años. Por muy bien que pensemos que lo hacen nuestras criaturas por sí solas de forma autónoma. Con los bebés, es más sencillo cepillarlos nosotros si los sentamos en nuestro regazo y lo hacemos desde atrás.

4. ¿Cuándo ir por primera vez al dentista? O mejor aún, al odontopediatra e incluso al odontobebé. Lo ideal sería hacerlo al salir el primer diente, lo que suele ocurrir entre lo 6-12 meses de vida. En cualquier caso, todos los niños deberían haber sido revisados antes de cumplir los 3 años. Lo razonable sería acudir a consulta cada 6 meses, de forma que el dentista se convierta en una persona conocida y relacionada con la salud general del niño. No llevarlos sólo cuando tienen algún problema, ya que la prevención es mucho más importante ¡y más barata! Esto es especialmente importante para los niños con necesidades especiales (diabéticos, autistas, trastornos de la personalidad, diversidad funcional…) que requieren un tratamiento más cercano, para evitar que sientan que su mundo conocido se tambalea. Cuando más trato tengan con sus odontopediatras, más sencillas serán las visitas y los tratamientos, sin tener que llegar al extremo de necesitar anestesia general para procedimientos rutinarios.

descuento madresfera odontopediatría

5. Maloclusiones en los niños. En mi época, nos solían decir que era mejor no poner aparatos en los dientes para corregir problemas al menos hasta los 18 años, porque con el crecimiento no se sabía cómo quedaría finalmente formada la boca. Hoy en día esto ha cambiado mucho, y la odontopediatría se encarga de atajar problemas en la formación bucal que se pueden tratar de manera sencilla a edades tempranas, cuando la mandíbula y encías aún son modelables, y evitar ortodoncias complicadas de mayores. Las maloclusiones (mordidas imperfectas) son un ejemplo de estos defectos que se pueden solucionar con unos 6 meses de aparatos en los niños, que no son fijos, no duelen y que sólo deben llevarlos durante determinadas horas al día. Se evitan también problemas al comer, e incluso al respirar, así como la posible fractura de dientes que han nacido fuera de su espacio y que no quedan bien protegidos.

Si estáis en Barcelona, con el código Madresfera os harán un 10% de descuento durante todo el año 2018 en el área de odontopediatría del Hospital de Nens. ¿Cómo andáis de puestos en este tema? ¿Vuestros hijos van al odontopediatra? ¿O al dentista estándar? ¿O a ninguna parte? ¿Cuántos pasos del cepillado diario habéis estado haciendo mal?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Madre preocupada
    25 mayo, 2018 at 16:27

    Saludos! Me ha encantado la precisión y detalle con que comentas el tema del primer diente. A mi hija ya le salió y la verdad es que no fui tan cuidadosa como veo que tú lo has sido. Pero no hay mal que por bien no venga: ahora vuelvo a estar embarazada y espero otro niño. Esta vez sí seguiré los previos para un cuidado perfecto. Gracias por tu texto! Julia

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.