Crianza

Lengua geográfica del bebé. ¡Con la boca hecha un mapa!

Lengua geográfica del bebé

Mi churumbelito me está creciendo con una de mini cositas insignificantes, pero nuevas para nosotros, que nos va a mantener en el status de padres primerizos de por vida como siga introduciendo novedades en su crianza. Lo último ha sido esto de saber que de vez en cuando le vienen unos brotes de lengua geográfica del bebé. ¿Sabéis qué es? Este es el nombre de andar por casa para una cosa que se llama realmente glositis migratoria. El nombre para familias lo mola todo, porque literalmente eso es lo que ves en el hocico del niño: en la lengua sana y roja se empiezan a dibujar unas formas blanquecinas hasta que acaba literalmente como si fuera un mapa. ¿Iba a ir yo al médico sólo por esto? Claramente no, con lo poco de visitas que soy y teniendo en cuenta que al niño no parece molestarle para nada. Pero como tuvo su primera bronquitis polémica sin antibióticos, justo cuando estaba mostrando un brote de esa lengua geográfica del bebé, aprovechamos para hacer la consulta al pediatra y esto es lo que hemos aprendido.

1. La lengua geográfica del bebé no es una enfermedad. En principio. Viene y va porque sí, o al menos eso es lo que le pasa al mío. Puede pasarse semanas sin ella y de pronto le surge un brote que se soluciona en 2-3 días. Él no se queja, ni se entera de que tiene la lengua así. No tiene un origen claro, pero parece ser que las papilas gustativas cambian como reación a un alimento demasiado caliente, o picante (yo juro y perjuro que estas causas no son las nuestras), una reacción alérgica o el resultado de haber tenido herpes o una carencia grave de vitamina B. En casos peores sí pueden ser indicio de que hay una enfermedad oculta, pero por ahora no hay nada que nos lleve a pensar de forma pesimista.

2. ¿No serán hongos? Oye, esto es lo primero en lo que pensé. Porque tras un par de brotes a los que no les di ninguna importancia, uno de ellos coincidió con la aparición de mi eczema en el pezón, complicándome mucho la lactancia. Como por aquel entonces no tenía ni idea de lo que me pasaba, valoré si no sería algún tipo de hongo que hubiera pasado de la boca del niño a la teta, o al revés. Pero nos tocaba su revisión al neonatólogo al cumplir un año y aquel hombre no vio hongos por ninguna parte, así es que la lengua geográfica del bebé no es contagiosa. Además, es curioso como el mapa cambia de un rato para otro, que lo mismo tiene un país en un lado y a las pocas horas Australia está casi en Canadá.

3. ¿Necesita tratamiento? Pues no. Parece ser una curiosidad que viene y va sin pena ni gloria. Como el niño no tiene molestias, hace vida normal, no nos lo puede contagiar, nada de medicar a los mochuelos a lo loco. Nos sentamos a esperar a que pase el brote y andando. Es una peculiaridad de niños menores de 6 años que desaparece con el crecimiento. Puede asustar un poco, porque al inflamarse las papilas gustativas da la sensación de que la lengua estuviera en carne viva, pero eso no es real. Como mis mochuelos suelen estar sanos, pero a mí me dan pánico todas las enfermedades que pululan por alrededor, reconozco que si hubiera visto al niño chupando un juguete, con esa lengua tan peculiar, que luego chupara su hermana ¡ay, ay, ay! Me hubiera puesto en lo peor.

No he conseguido hacerle una foto digna a mi churumbelito, porque entre mi arte para la fotografía y que cualquiera le mete el móvil dentro de la boca (porque voluntariamente no va a sacar la lengua cuando yo lo necesite) me ha resultado imposible aportar un documento propio. Y eso que el mío tenía un mapa preciso, bien definido y de colores brillantes ¡digno de pasar a la posteridad! Así es que os dejo este enlace a las fotos de Google, menos vistosas pero muy realistas, para que entendáis cómo es y no entréis en pánico si las veis aparecer en el morrín de vuestras criaturas.

¿Conocíais esto de la lengua geográfica? ¿Pensabais que era algo peor? ¿O contagioso?

Foto slide lengua geográfica de Ángel Simón vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Paula M Romero Muñoz
    30 mayo, 2018 at 22:33

    Holaa!!
    Mi peque, que ya tiene 3 y medio, la tienen tambien. Y todavia le sale. A él le coincide mucho con momentos de estres. Cuando empezo el cole, me lo han operaado dos veces de las manos y cada vez que vamos al materno a revisión le sale, y con los cambios.
    Asi que desde mi experiencia de madre primeriza y con niño con lengua greográfica se lo veras mucho 😉.

    No me he presentado, me llamo Paula mi peque Ángel y somos de Málaga y me encantas. 😍😍😘😘😘

  • Responder
    Minimar Bcn
    30 mayo, 2018 at 23:07

    Me acabas de dar una alegría. Mateo lo tiene y yo no le daba importancia pero el padre insistía en que le revisasen. Veo que hice bien en no ir!

  • Responder
    Ella
    31 mayo, 2018 at 14:55

    Yo tengo lengua geográfica desde niña! También mi padre y una de mis tías. Es decir, que por lo visto no siempre desaparece con el crecimiento. Por ahora mis peques no parece, pero claramente hay un componente hereditario ahí. Nunca he logrado descifrar a qué responden mis brotes, así que en eso no puedo ayudarte. Por lo demás, para tranquilizarte una vez que habéis descartado que no es otra cosa y por si a tu bichito no se le pasa, decirte que solo es ligeramente molesto el día que el brote está a tope. Escuece un poco cuando comes ciertas cosas (en mi caso naranja, tomate, helados…) pero desde pequeña aprendes a evitarlas esos días. Y realmente no es para tanto. No recuerdo momentos de dolor.
    Lo curioso es que yo sigo teniendo la misma lengua que tenía a los cinco años. Con los mismos mapas 🙂

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.