Ocio y viajes

Rebajando las expectativas para pasar el verano con niños. ¡Qué paz!

Como ya he dejado claro anteriormente que no me caracterizo por ser una madre molona, tampoco se me va a caer la cara de vergüenza al confesar que tras vivir el año pasado mi primer verano como bimadre, he optado por no hacer planes grandes o pequeños de los que ya sospeche de antemano que no habremos hecho cuando nos plantemos en octubre. Así es que os animo a ir rebajando las expectativas para pasar el verano con niños, a fin de tener un poco de paz mental, porque al final resulta que me estresa más el no haber sido capaz de ponerme a hacer un collar de macarrones con la niña, plantar garbanzos, o enseñarle más números de los que ha aprendido durante el curso escolar, que el hecho de pasar con ambos mochuelos las 24 horas del día de junio a septiembre. O sea, otras familias tienen como problema el no poder conciliar horarios de trabajo con las vacaciones escolares, y voy a venir yo a vivir agobiada porque los puedo tener bajo supervisión, pero no que disfruten a lo loco de cada segundo de sus vidas. Así es que os dejo la lista de cosas que tenemos agendadas para hacer ¡y que ya sé que voy a cumplir! Que no me va a dar pereza, que no me va a faltar tiempo o que no voy a ser incapaz de gestionarlas. Si las listas de actividades mega molonas para el verano os traen por la calle de la amargura ¡este es vuestro sitio!

1. Repetimos en el campamento urbano. Aquí le llaman casal, y el año pasado no teníamos muy claro si a la niña le gustaría la idea de seguir yendo al colegio pero a otros espacios, con otros compañeros, con otros monitores. La cosa salió genial ¡y aún recuerda las actividades que hacía! Al preguntarle si querría repetir en el campamento urbano cuando se acabe el cole, le faltó tiempo para decir que sí y que sí, saltando de contenta. Con esa aceptación, será un mes completo que pasará las mañanas ocupadas haciendo cosas chulas que no podríamos hacer con ella en casa, por el horario laboral y por estar yo sola con los dos. Su hermano suele ser muy pequeño para casi todo lo que a ella le gustaría planear. Así es que de vuelta al casal, que enlazará justo con el inicio de nuestras vacaciones familiares. A lo tonto, esto nos salvan 4 semanas, las vacaciones nos salvarán 3 y ya sólo nos quedarán otras 4 en las que quebrarnos la cabeza, pero sin obsesionarnos.

2. ¡A la piscina! Este verano sí. Vamos, no creo que se frustre la idea. Desde que nació la niña, el precio exageradísimo de la entrada a la piscina municipal (12 euros por persona los días laborables y 15 los fines de semana y festivos) nos ha tenido sin estar a remojo. El verano pasado, pensé en comprar un bono de esos familiares (a 300 euros la broma, que tampoco es que lo regalasen por ir en familia) pero con mi churumbelito sin haber cumplido ni 6 meses, no veía factible jugar con ambos a la vez estando yo sola con ellos en la piscina. Este año, entre manguitos, flotadores y niño que ya puede estar a remojo todo lo que quiera sin entrar en hipotermia, muy mal se me tiene que dar la gestión de los pimpollos en el medio acuático para que no vayamos ¡todos los días! ¡Síiiii! Llamadme loca, pero mi plan es sacrificarme por los niños ¡y de paso coger moreno! Esto lo tengo que cumplir sí o sí.

niños haciendo maleta trunki

3. Vacaciones familiares. ¡Y ya podemos dar gracias de hacerlas! Espero que ellos lo disfruten porque este año hemos planeado ir en un crucero de esos gigantescos a descubrir ciudades del Mediterráneo cercano y eso ¡no se vive todos los días! Vamos, que si el resto del verano se aburren una mijita, que echen mano de los recuerdos de comer lo que quieran, surcar los mares, darnos de codazos con otros turistas en una mini piscina en el hotel flotante… Que de recuerdos también se vive, lo tenemos comprobado desde la experiencia de esta navidad en Montreux, porque la niña ya se cree Suiza de adopción. Aquí es donde echaremos los restos, haremos todo lo que esté en nuestra mano para que se diviertan y mi bichilla guarde un recuerdo genial de este verano. Pero el resto del tiempo no será todo una fiesta constante.

pasar el verano con niños expectativas

4. Vida normal. O sea, que los chiquillos se van a tener que esperar a que acabemos de trabajar para ir a hacer la compra, o al parque, o a alguna actividad especial durante las fiestas del pueblo, pero poco más. La vida normal está infravalorada, oye. Levantarse tarde, desayunar con calma, zanganear en pijama por casa, salir a sitios cercanos, ir un día con la abuela, como si aquella casa en la calle de al lado fuera un lugar misterioso que visitar…

¿Cómo visualizáis vuestro verano? ¿Abarrotado de mega planes agotadores? ¿De DiY a tope? ¿O en plan que sea lo que buenamente se pueda y vamos a relajarnos?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Mamagnomo
    4 junio, 2018 at 09:07

    El mío siempre ha sido de vida normal y luego a la playa dependiendo del año, más o menos tiempo y una u otra playa.
    Este año ya podemos mandar a las tres al mismo campamento de verano con piscina y esa es mi idea de Julio. Piscina por la mañana, si está de tarde y luego paseito a 45* a un centro comercial !!!

  • Responder
    Annabel
    4 junio, 2018 at 09:25

    Tia los precios de la piscina son de morirse!! pues yo me he flipado y vamos a aprender a programar en casa, como un casal de verano xD

  • Responder
    Marta | La agenda de mamá
    5 junio, 2018 at 03:47

    veo que no soy la única estresada de la vida por tener a los niños “aburridos” mientras trato de trabajar a su lado por las mañanas… A ver qué tal se nos da! De todos modos, eres una valiente! yo aún no tengo claro que me atreva a ir con los dos sola a la piscina.
    Annabel, qué chulo! qué/cómo vais a programar? a mi me encantaría enseñarle a Miss L, pero ella tiene otros intereses por ahora.
    un abrazo!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.