Juguetes

Piscina de bolas para niños. ¡La locura entra en tu casa!

Hace casi un año que la primera (y juro que última) piscina de bolas para niños llegó a nuestra casa. Concretamente a nuestro salón, cuando mi churumbelito aún no sabía ni sentarse solo, como una especie de parque de bebé en el que se pasaría horas y horas rodeado de sus pelotas de plástico en una fiesta sin fin. Si los últimos cumpleaños de mi bichilla los hemos hecho en salas de fiestas con parque de bolas ¿cómo no iba a ser buena idea traer toda esa diversión a casa? La nuestra es un modelo de Imaginarium, de tela flexible, con una protección interior inflable y con 100 bolas, 100. ¿Os podéis creer que en cuanto abrí el paquete tuve la impresión de que 100 bolas no eran nada? Vamos, que me lancé a la web de la juguetería para ver si me vendían otros cuantos cientos más. Y sí, vendían bolas por separado, pero hoy doy gracias a todo lo divino por haber tenido la paciencia de esperar para comprobar cómo sería nuestra vida con la piscina de bolas para niños sólo con las decenas que ya venían de serie. En la actualidad, no he comprado más bolas ni las pienso comprar. Porque esa imagen que yo tenía en la cabeza de una piscina en la que los niños entran y salen pero las bolas no hacen lo mismo, era completamente irreal. Su máxima diversión es sacarlas todas del corral, pero no encuentran igual de gracioso devolverlas a su sitio, con lo cual, a las pocas semanas de tener el invento en casa, rebusqué bolas por todas partes, desarmé la estructura y la guardé.

Hasta que hace unos cuantos días se me ocurrió que podríamos recuperarla, ahora que ambos niños son algo mayores y jugarían de otra manera con ella. ¡Error! Siguen haciendo lo mismo, con el agravante de que encima el niño sabe salirse de la piscina, plegarla y desparramar todas las bolas a la vez. Pero no quiero ser yo la que os quite la ilusión de vivir en vuestras carnes lo que es tener una piscina de bolas para niños en casa, así es que os dejo unas cuantas ideas para que valoréis lo que queréis gastar y el mal que permitiréis hacer a los mochuelos.

piscina de bolas para niños con clase

1. Piscina de bolas para niños con glamour. Igual es porque es cara, pero en un evento mi churumbelito se pasó 2 horas “a remojo” en esta pisicina de bolas fashion de Experiencia bebé y sí, sacó un par de bolas para lanzarlas al exterior, pero ni punto de comparación con los tinglados que me monta a mí en casa. Es un modelo genial porque el formato de la estructura queda firme pero blando, por lo que los niños no pueden sacar tan alegremente las pelotas, ni levantar toda la piscina en volandas, ni desplazarla con su propio movimiento dentro. Además, los colores son más elegantes y hasta te decora el salón en lugar de convertírtelo en un puestecito de feria chillón. No ocupa una barbaridad de espacio y el tejido es de color sufrido, encima de que es fácil de limpiar en caso de catástrofe porque se desenfunda y se echa a la lavadora. Eso sí, barata no es y se te va el regalo a 110 euros, pero es una preciosidad completamente ideal.

piscina de bolas barata amazon

2. Si queremos empezar por lo barato… Venga, que lo que cuenta es la ilusión de los niños y no el disloque que vamos a tener en casa en cuanto volquemos las bolas en su interior. Si no estáis muy convencidos de que la piscina de bolas para niños sea el juguete estrella de vuestra casa, mejor empezar por un modelo más asequible. Por menos de 13 euros, incluso por menos de 10 si prescindimos de la pieza en forma de canasta, podéis hacer experimentos en casa con este modelo súper alegre, unisex en cuanto a colores, y grande como la propia cuna del niño, con su 1,2 metros de diámetro. Más vale que sobre que no que falte. De serie, te viene sin pelotas, pero no os preocupéis, que por pocos euros más os las compráis de 50 en 50 o de 100 en 100, todo depende del entusiasmo con el que hayáis desembarcado ante la fiebre de la piscinita.

piscina de bolas patrulla canina

3. Los dibujos animados preferidos. Sí, para los niños las licencias de dibujos animados son lo más de sus pequeñas vidas, así es que si vais a tirar la casa por la ventana, ojo al mamotreto hinchable de La patrulla canina, que lo mismo te vale de piscina de bolas, que de agua para el verano, visto el fondo que tiene y el diseño que le han dado. No es excesivamente cara, (28 euros) pero sólo trae 10 bolas para ese tamaño tan grande que muestra. Parece gigantesca pero es todo engañoso, porque en realidad es más pequeña que la anterior y mide 1 metro de largo por 60 centímetros de ancho.

pisicina de bolas alta con gatera

4. Más alta ¿y más ordenada? No sabría decirlo, pero juraría que no. Este modelo en forma de cubo podría estar genial si la única abertura estuviera en la parte superior, porque así los niños tendrían más difícil el sacar las bolas de ese espacio. Pero ademá de ese agujero, tiene un lateral completamente abierto, para que puedan entrar y salir desde que aprenden a gatear. La idea de darles esta autonomía es muy buena, pero yo sólo veo un mega hoyo por el que me van a lanzar todas las pelotas. Eso sí, este diseño queda súper recogido y se puede plegar para guardar incluso con las bolas dentro ¡si es que las encontráis todas! Cuesta 44 euros e incluye 100 pelotas con las que seguro que tendréis suficiente diversión, al menos para empezar.

¿Vosotros resistís a la tentación? ¿O ya habéis vivido la desquiciante experiencia de tener piscinita con bolas en casa?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    5 junio, 2018 at 07:40

    Pues tuvimos una heredada más parecida a la última y bueno… hubo de todo jaja

    Eso si, la primera, la cara es ideal! Con sus bolitas en colores elegantes la puedes tener en el salón sin problema 😅

  • Responder
    Alicia
    5 junio, 2018 at 11:36

    Yo quería comprarle una a mi piquiñielo pero también tengo miedo de pasarme el día recogiendo las pelotas y pocas ganas tengo de eso.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.